Seleccionar página

..:: CARDIÓLOGOS EN MÉRIDA::..

La cardiología en Mérida Yucatán es la rama de la medicina interna,que se ocupa de las afecciones del corazón y del aparato circulatorio. Se incluye dentro de las especialidades médicas, es decir que no abarca la cirugía, aun cuando muchas enfermedades cardiológicas son de sanción quirúrgica, por lo que un equipo cardiológico suele estar integrado por cardiologos, cirujano cardíaco y fisiatra, integrando además a otros especialistas cuando el terreno del paciente así lo requiere.

Dr. Gilmer Cetina Domínguez

Cardiología – Hemodinamia

Ced. Prof. 4281288

Ced. Esp. 6544809Manejo de hipertensión arterial | Arrítmias | Angioplastia Coronaria

Servicios
  • Manejo de hipertensión arterial
  • Arrítmias
  • Angioplastia Coronaria
  • Angina de pecho
  • Infarto Miocárdico
  • Enfermedades Valvulares
  • Colocación y revisión de Marcapaso Cardiaco
  • Cateterismos de Corazón

Estudios Cardiológicos:

  • Electrocardiograma.
  • Prueba de Esfuerzo.
  • Ecocardiografía.
  • Holter de ritmo cardiaco.
  • Monitoreo ambulatorio de presión arterial.
  • Prueba de inclinación

Star Médica. (matutino)
Consultorio 830, piso 8.
Calle 26 199, Col. Altabrisa, 97133 Mérida, Yuc.

Tel. (999) 6117517

Centro Médico Pensiones (Vespertino)
Consultorio 326 3er piso
Calle 7 # 215-A x 32 y 34 García Ginerés

Tel. (999) 920 0070

 

www.cardiologocetina.enmerida.com.mx

Dr. Gilberto Sierra Canto

Cardiólogo Clínico e Intervencionista

Ced. Prof.3491879 UADY
Esp.5088440 UNAM
Egresado de la Universidad Autónoma de Barcelona

Servicios
  • Consulta de Cardiología
  • Prueba de esfuerzo Ecocardiograma
  • Monitoreo de Holter de 24h
  • Cateterismo cardíaco diagnóstico
  • Angioplastia Coronaria Percutanea
  • Colocación de stent en aorta, cierre percutáneo de defectos intracardiacos congénitos en adultos.
  • Implante percutáneo de válvulas.
  • Colocación de Marcapasos así como dispositivos intracardíacos especiales como desfibrilador automático implantable y resincronizadores.
Rehabilitación posterior a procedimientos percutáneos como angioplastia con stent, cirugía cardíaca o incluso pacientes que no sean candidatos a cirugía.
Clínica de Mérida
Consultorio 502

C. 27 #220-B x 30y32 Col. García Ginerés. Mérida Yuc.

Cel. 9997385723

Ver pagina web

Dr. Carlos R. Rodas Cáceres

Cardiólogo Intervencionista.

Ced. Prof.4213395 / Ced Esp.6880593

Servicios y padecimientos

Padecimientos:

  • Infartos al corazón
  • Arritmias Cardiacas
  • Hipertensión Arterial
  • Insuficiencia Cardiaca
  • Enfermedades de válvulas cardiacas
  • Cateterismo cardiaco con colocación de stent
  • Implantes de marcapasos definitivos
  • Tratamiento de cardiopatías congénitas del adulto.

Calle 26 #199 x 15 y 7 Col. Altabrisa Consultorio 521.

Hospital Star Médica Mérida

Tel.(999)349 0768

Urgencias. 9992972647
Enviar whatsapp

drrodas@hotmail.com

www.cardiologodrrodas.com

Centro Cardiovascular y Arritmias del Sureste

Dr. Sergio Adrian Pacheco Ancona

Cardiólogo / Electrofisiólogo

Ced. Prof. 8630723 UNAM
Certificado por el Consejo Mexicano de Cardiología y Electrofisiología.

Servicios
  • Consulta
  • Ablación de arritmias
  • Ablación de Fibrilacion Auricular (con radiofreciencia o Crioablacion)
  • Implante de marcapasos.
  • Implante de desfibrilador automatico para prevención de muerte subita
  • Implante de Resincronizador en insuficiencia cardíaca.
  • Atención integral a pacientes con cardiopatia isquemica.
  • Check Up Cardiovascular.
  • Electrocardiograma.
  • Prueba de Esfuerzo.
  • Holter de 24 hrs.
  • Monitoreo ambulatorio de presión arterial.

Edificio Platino Consultorio 6. CMA

Calle 54 No. 365 x 33-A y Av. Pérez Ponce, Mérida, Yucatán, México.

Tel. Consultorio. 688-95-01

Próximamente en el
Hospital El Faro del Mayab 

Cel. 9991 45 92 29

Correo: spa_0503@hotmail.com

www.cardioarritmias.com.mx

MEDINCAR

Dr. José Manuel Gutiérrez García

Cirujano Cardiovascular
Céd. Prof. 3947467, Céd. Esp. 6880496 INCICh-UNAM
Consejo Nacional de Cirugía del Tórax: 313

Cel. 9999 70 0770
Enviar whatsapp

E-mail: drgutierrez.cardiocirugia@gmail.com

Dr. Luis Daniel Lizama Rodríguez

Cirujano Cardiovascular
Céd. Prof. 4518692, Céd. Esp. 8129183 Ministerio de Sanidad, España
Cel. 9991 73 8679
Enviar whatsapp
E-mail: dr.luislizama@gmail.com

Dr. Rodrigo Mariscal Morales

Anestesia Cardiotorácica 
Ced. Prof . 3592538 Ced Esp. 5452623

Cel. 9992 71 4661
Enviar whatsapp

 

Servicios
  • Rehabilitación cardiaca.
  • Cirugía de revascularización coronaria: sin o con circulación extracorporea, arterial.
  • Sustitución o reparación valvular aórtica,  mitral, y tricuspídea.
  • Cirugía de las cardiopatías congénitas, neonatos, niños, adultos (casos seleccionados).
  • Cirugía de la patología pericárdica.
  • Cirugía abierta, endovascular o mixta de la Aorta Torácica.
  • Implante de prótesis valvulares aórticas percutáneas (TAVI). Vía transapical y transfemoral.
  • Escleroterapia para tratamiento de várices

Hospital Star Medica Mérida 

Consultorio #719

Calle 26 #199, Col. Altabrisa, 97133 Mérida, Yuc.

Citas: (999)7501692
Cel citas: 9991 33 24 77

www.medincar.com.mx

Dr. Jorge A. Flores Ocampo

Cardiología y Electrofisiología Cardiaca.

Ced.Prof.3984122 Ced. Esp.6167158

Servicios
  • Especialista en arritmias y estimulación cardiaca.
  • Implante de Marcapasos cardiaco.
  • Desfibrilador automático implantable
  • Ablación con cateter de arritmias cardiacas.
  • Atención a síncope o desmayos.

    Hospital Star médica 4° piso
    Consultorio 424
    Calle 26 #199 x 15 y 7 Col. Altabrisa

      drflorescardio@gmail.com

      www.arritmias-sureste.com

      arritmiascardiacas.enmerida.com.mx

      Dr. Nurivan López Madrigal

      Cardiología Clínico e Intervencionista Certificado

      Ced.Prof.4442562
      Ced. Esp.6384220

      Servicios

      Estudios de Gabinete

      • Monitoreo ambulatorio de la Presión Arterial
      • Electrocardiograma en reposo
      • Monitoreo Holter de 24 hrs a 168 hrs continuas de grabación
      • Cateterismo Cardiaco
      • Angioplastia y colocación del Stent
      • Valoración Cardiovascular Perioperatoria
      • Cuidados Postquirúrgicos Cardiovasculares
      • Ecocardiograma transtorácico
      • Ecocardiograma estrés con dobutamina

      Padecimientos

      • Hipertensión Arterial
      • Angina de pecho e Infarto del miocardio
      • Colesterol y Triglicéridos altos
      • Diabetes Mellitus

      Procedimientos

      • Colocación de válvulas percutáneas transcateter
      • Implante de marcapasos

      Calle 33 frente a calle 39 Num 167-A
      x 14 y 16 García Ginerés

      nurivanlm@yahoo.com.mx

      nuriloma@hotmail.com

       

      Dr. Enrique Antonio Manjarrez González

      Cardiólogo (Ecocardiografía)

      Mérida – La herradura II, Ciudad Caucel: Consulta privada

      Dr. Rafael Aguilar Romero

      Cardiólogo (Ecocardiografía)

      Mérida – Centro: Centro Médico de las Américas

      Dr. José Martín Santa Cruz Ruiz

      Cardiólogo (Cardiopatía Isquémica)

      Mérida – Centro: Consulta privada

      Dr. Wabi Dogre Carlos Humberto

      Cardiólogo

      Mérida – Garcia Gineres:Consulta privada

      Dr. Julio Gonzalez Jaramillo

      Cardiólogo

      Mérida – Altabrisa :Consulta privada

      Dr. Pedro Gorocica Buenfil

      Cardiólogo (Cardiología Intervencionista)

      Mérida – Garcia Gineres: Consulta privada

      Dr. Alejandro Diaz Cabañas

      Cardiólogo

      Hospital Star Médica Mérida

      Dr. Roberto Betancourt Ortiz

      Cardiólogo

      Mérida – Hospital Star Médica

      Dr. Javier Flores Mendoza

      Cardiólogo

      Mérida – Hospital Star Médica

      Dr. Julio Ivan Farjat Ruiz

      Cardiólogo

      Mérida – Centro: Consulta privada

      Dr. Manuel De Los Reyes Barrera Bustillo

      Cardiólogo

      Mérida – Garcia Gineres: Consulta privada

      Dr. Sergio Alonso Villarreal Umaña

      Cardiólogo

      Mérida – Centro: Consulta privada

      Dr. Francisco Parra Bracamonte

      Cardiólogo

      Mérida – García Ginerés: Centro Medico Pensiones

      Dr. Joaquín Jiménez Noh

      Cardiólogo

      Mérida – García Ginerés: Consulta privada

      Dr. Amonario Olivera Mar

      Cardiólogo

      Mérida – Centro: Clinica Santa Maria

      Dr. Alvaro de Jesus Marin Ordoñez

      Cardiólogo (Hemodinamia) Internista

      Mérida – Hospital Star Médica

      Dr. Aguiar Sierra Matias

      Cardiólogo

      Mérida – Centro: Consulta privada

      Dr. Salvador Padilla Morales

      Cardiólogo

      Mérida – Merida Centro: Centro Médico de las Américas

      Dr. Eddie Alberto Favela Perez

      Cardiólogo

      Mérida – Hospital Star Médica

      Dr. Eduardo Patron Amador

      Cardiólogo

      Mérida – Hospital Star Médica

      Dr. Ernesto Becker Rodriguez

      Cardiólogo

      Mérida – Hospital Star Médica

      Dr. Luis Fernando Herrera Sanchez

      Cardiólogo

      Mérida – Hospital Star Médica

      Dra. Felicia Millan Gomez

      Cardiólogo

      Mérida – Hospital Star Médica

      Rubén Omar Yza Villanueva

      Cardiólogo

      Mérida – Centro: Centro Médico de las Américas

      Dr. Humberto Gutierrez Flota

      Cardiólogo

      Mérida – Garcia Gineres: Clínica de Merida

      Los síntomas de un ataque cardíaco varían

      No todas las personas que tienen ataques cardíacos tienen los mismos síntomas o presentan la misma gravedad de síntomas. Algunas personas tienen un dolor leve; otras presentan un dolor más grave. Algunas personas no presentan síntomas; para otras, el primer signo puede ser un paro cardíaco repentino. Sin embargo, si tienes más signos y síntomas, mayor es la probabilidad de que tengas un paro cardíaco.

      ¿Qué hacer si ves que una persona podría estar teniendo un ataque cardíaco?

      Si ves que alguien está inconsciente y crees que está sufriendo un ataque cardíaco, primero llama a la asistencia médica de emergencia. Luego, verifica si la persona está respirando y tiene pulso. Si la persona no respira o no le encuentras pulso, comienza a realizarle reanimación cardiopulmonar (RCP) para mantener el flujo sanguíneo.

      Presiona rápido y con fuerza el pecho de la persona, a un ritmo relativamente rápido: entre 100 y 120 compresiones por minuto.

      Si no has recibido capacitación para hacer una RCP, los médicos recomiendan realizar solo compresiones en el pecho. Si has recibido capacitación para hacer una RCP, abre las vías respiratorias y proporciona respiración de rescate.

      ¿Qué es RCP y cómo se aplica?

      RCP significa reanimación cardiopulmonar. Es un procedimiento de emergencia para salvar vidas que se realiza cuando alguien ha dejado de respirar o el corazón ha cesado de palpitar. Esto puede suceder después de una descarga eléctrica, un ataque cardíaco o ahogamiento.

      ¿Qué es la enfermedad cardiovascular?

      Las enfermedades cardiovasculares constituyen un conjunto de entidades que afectan el corazón y los vasos sanguíneos. Cuando afecta los vasos sanguíneos puede comprometer órganos como el cerebro (enfermedad cerebrovascular), los miembros inferiores, los riñones y el corazón. Dentro de las enfermedades cardiovasculares las de mayor ocurrencia son la enfermedad coronaria y la enfermedad cerebrovascular.

      ¿Cuáles son sus causas?

      Existen varios factores reconocidos que aumentan el riesgo a desarrollar enfermedad cardiovascular, muchos de los cuales son modificables. Un factor de riesgo modificable es aquel que se puede prevenir, eliminar o controlar. Entre ellos se encuentran:

      • Niveles elevados de colesterol, triglicéridos y otras sustancias grasas en la sangre.
      • Presión arterial elevada.
      • Elevados niveles de ácidos úrico en la sangre (ocasionados principalmente por dietas
      • con un alto contenido proteico).
      • Ciertos desórdenes metabólicos, como la diabetes.
      • Obesidad.
      • Tabaquismo.
      • Falta de ejercicio físico
      • Estrés crónico

      ¿Cómo se puede prevenir?

      • Deje de fumar
      • Evite la exposición pasiva al humo de tabaco
      • Reduzca el consumo de alimentos con un contenido alto de grasas saturadas, azúcar y sal
      • Aumente el consumo de frutas y hortalizas
      • Cocine sin agregar sal. Reemplácela por perejil, albahaca, tomillo, romero y otros condimentos
      • Sume al menos 30 MINUTOS diarios de actividad física de manera continua o acumulada: use escaleras, camine, baile, ande en bicicleta, etc.
      • Limite el consumo de alcohol.

      El colesterol se transporta en la sangre, adherido a las proteínas. Esta combinación de proteínas y colesterol se llama lipoproteína. Existen diferentes tipos de colesterol, que dependen de qué transporta la lipoproteína. Ellos son:

      • Lipoproteína de baja densidad (LDL). El colesterol LDL, o «malo», transporta las partículas de colesterol por todo el cuerpo. El colesterol LDL se acumula en las paredes de las arterias, lo que genera su endurecimiento y estrechamiento.
      • Lipoproteínas de alta densidad (HDL). El colesterol HDL, o «bueno», recoge el exceso de colesterol y lo lleva de nuevo al hígado.

      Algunos de los factores que aumentan el riesgo de tener colesterol malo son:

      ·         Mala alimentación. Comer grasas saturadas, que se encuentran en productos animales, y grasas trans, que se encuentran en algunas galletas, bizcochos comerciales y palomitas de maíz para microondas, puede elevar el nivel de colesterol. Las comidas con alto contenido de colesterol, como la carne roja y los productos lácteos enteros, también aumentan el colesterol.

      ·         Obesidad. Tener un índice de masa corporal (IMC) de 30 o más aumenta el riesgo de tener colesterol alto.

      ·         Falta de ejercicio. El ejercicio te ayuda a aumentar el colesterol HDL (colesterol «bueno») a la vez que aumenta el tamaño de las partículas que componen el colesterol LDL (colesterol «malo»), lo que lo hace menos nocivo.

      ·         Tabaquismo. Fumar cigarrillos daña las paredes de los vasos sanguíneos y los hace más propensos a acumular depósitos de grasa. Fumar también podría bajar el nivel de colesterol HDL, o colesterol «bueno».

      ·         La edad. Debido a que la química del cuerpo cambia a medida que pasan los años, sube el riesgo de tener colesterol alto. Por ejemplo, a medida que envejeces, el hígado puede cada vez menos eliminar el colesterol LDL.

      ·         Diabetes. Un nivel alto de azúcar en sangre contribuye a niveles superiores de un colesterol peligroso denominado lipoproteína de muy baja densidad (VLDL) y a bajar el colesterol HDL. El nivel alto de azúcar en sangre también daña el revestimiento de las arterias.

      Complicaciones.

      El colesterol alto puede producir una peligrosa acumulación de colesterol y otros depósitos en las paredes de las arterias (ateroesclerosis). Estos depósitos (placas) pueden reducir el flujo sanguíneo a través de las arterias, lo que puede provocarte complicaciones tales como:

      • Dolor en el pecho. Si las arterias que suministran sangre al corazón (arterias coronarias) se ven afectadas, podrías sufrir dolor en el pecho (angina de pecho) y otros síntomas de enfermedad de las arterias coronarias.
      • Ataque cardíaco. Si las plaquetas se desgarran o se rompen, puede formarse un coágulo sanguíneo en el sitio de rotura; este coágulo puede bloquear el flujo sanguíneo o desprenderse y taponar una arteria. Si se suspende el flujo sanguíneo a una parte de tu corazón, tendrás un ataque cardíaco.
      • Accidente cerebrovascular. De manera similar a un ataque cardíaco, un accidente cerebrovascular se produce cuando se bloquea el flujo sanguíneo a una parte del cerebro debido a un coágulo sanguíneo.

      Prevención.
      Los cambios de estilo de vida saludable para el corazón que pueden reducir el colesterol son los mismos que los que pueden ayudar a que no tengas colesterol alto, en primer lugar. Para ayudar a prevenir el colesterol alto, puedes hacer lo siguiente:

       

      ·         Sigue una dieta baja en sal, que ponga énfasis en el consumo de frutas, vegetales y cereales integrales.

      ·         Limita la cantidad de grasas de origen animal y usa las grasas buenas con moderación.

      ·         Baja de peso y mantén un peso saludable.

      ·         Dejar de fumar.

      ·         Realiza ejercicio la mayoría de los días de la semana durante, por lo menos, treinta minutos.

      ·         Si bebes alcohol, hazlo con moderación.

      ·         Controlar el estrés.

      Los huevos de gallina, ¿son buenos o malos para el colesterol?

      Los huevos de gallina tienen un alto contenido de colesterol, pero el efecto del consumo de huevos en el colesterol en sangre es mínimo si se lo compara con el efecto de las grasas trans y las grasas saturadas.

      El riesgo de enfermedad cardíaca puede estar más relacionado con los alimentos que acompañan los huevos en un desayuno estadounidense tradicional; por ejemplo, el sodio del tocino, las salchichas y el jamón, y la grasa saturada o los aceites con grasas trans usados para freír los huevos y las papas doradas.

      La mayoría de las personas sanas puede consumir hasta siete huevos por semana sin ningún tipo de aumento del riesgo de enfermedad cardíaca. Algunos estudios han demostrado que este nivel de consumo de huevos puede en realidad evitar algunos tipos de accidentes cerebrovasculares.

      Sin embargo, la historia puede ser diferente en el caso de las personas que tienen diabetes. En esta población cada vez mayor, algunas investigaciones demuestran que consumir siete huevos por semana aumenta considerablemente el riesgo de sufrir una enfermedad cardíaca. Otros estudios han demostrado que el consumo de huevos no afecta los factores de riesgo de enfermedad cardíaca. Se necesita investigar más para demostrar la relación entre el consumo de huevos y la aparición de una enfermedad cardíaca en las personas con diabetes.

      Dietary Guidelines for Americans (Pautas Alimentarias de Estados Unidos) recomienda consumir solamente entre 100 y 300 miligramos de colesterol por día, según tu nivel calórico. De acuerdo con el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos, un huevo grande contiene unos 186 mg de colesterol, que se encuentra en su totalidad en la yema.

      Si te gusta el huevo pero no deseas el colesterol adicional, usa solamente la clara. La clara de huevo no contiene colesterol. También puedes utilizar sustitutos de huevo sin colesterol, que están hechos con claras de huevo.

       

       

      Síncope vasovagal

      Síncope vasovagal

      El síncope vasovagal ocurre cuando te desmayas porque el cuerpo reacciona de manera desproporcionada a ciertos factores desencadenantes, como ver sangre o sentir mucha angustia emocional. También puede llamarse síncope neurocardiogénico. El factor que desencadena el...

      leer más
      Síncope vasovagal

      Miocarditis

      La miocarditis es la inflamación del músculo cardíaco (miocardio). La miocarditis puede afectar el músculo cardíaco y el sistema eléctrico del corazón, lo que reduce la capacidad del corazón de bombear y producir ritmos cardíacos rápidos o anormales (arritmias). Por...

      leer más
      Síncope vasovagal

      Pericarditis

      La pericarditis es la inflamación y la irritación del pericardio, la membrana delgada con forma de saco que rodea el corazón. A menudo, la pericarditis causa dolor en el pecho y, a veces, otros síntomas. El dolor agudo en el pecho asociado a la pericarditis se produce...

      leer más
      Síncope vasovagal

      Síndrome de disfunción sinusal

      El síndrome de disfunción sinusal, también conocido como «enfermedad del nódulo sinusal» o «disfunción del nódulo sinusal», es un grupo de problemas en el ritmo cardíaco (arritmias) en el que el marcapasos natural del corazón (nódulo sinusal) no funciona...

      leer más
      Síncope vasovagal

      Enfermedad de Buerger

        La enfermedad de Buerger (tromboangitis obliterante) es una afección poco frecuente de las arterias y venas de los brazos y las piernas. En la enfermedad de Buerger, los vasos sanguíneos se inflaman, se hinchan y pueden bloquearse con coágulos sanguíneos...

      leer más
      Enfermedad de Kawasaki

      Enfermedad de Kawasaki

        La enfermedad de Kawasaki produce la inflamación de las paredes de las arterias medianas de todo el organismo. Afecta principalmente a los niños. La inflamación tiende a afectar las arterias coronarias que suministran sangre al músculo cardíaco. En ocasiones,...

      leer más
      Síncope vasovagal

      Enfermedad de Raynaud

        La enfermedad de Raynaud causa que algunas zonas del cuerpo (por ejemplo, los dedos de los pies y de las manos) se sientan dormidas y frías en respuesta a temperaturas frías o al estrés. En la enfermedad de Raynaud, las arterias pequeñas que irrigan la piel se...

      leer más
      Síncope vasovagal

      Tórax en embudo

      El tórax en embudo es un trastorno en el que el esternón de una persona se hunde en el pecho. En casos graves, el tórax en embudo puede parecer como si el centro del pecho se ha vaciado y ha dejado un surco profundo. Si bien el esternón hundido, a menudo, es notable...

      leer más
      Síncope vasovagal

      Síndrome del corazón izquierdo hipoplásico

      El síndrome del corazón izquierdo hipoplásico es un defecto cardíaco complejo y poco frecuente que se presenta al nacer (congénito). El lado izquierdo del corazónestá gravemente subdesarrollado en los casos del síndrome del corazón izquierdo hipoplásico. Si tu bebé...

      leer más
      Enfermedad de Kawasaki

      Síndrome del corazón roto

      Descripción general El síndrome del corazón roto es una afección cardíaca temporaria que frecuentemente surge por situaciones de mucho estrés, como la muerte de un ser querido. Esta afección también puede ser provocada por una enfermedad física grave o una cirugía....

      leer más
      Enfermedad de Kawasaki

      Síndrome del corazón izquierdo hipoplásico

      Descripción general El síndrome del corazón izquierdo hipoplásico es un defecto cardíaco complejo y poco frecuente que se presenta al nacer (congénito). El lado izquierdo del corazón está gravemente subdesarrollado en los casos del síndrome del corazón izquierdo...

      leer más
      Enfermedad de Kawasaki

      Síndrome de Wolff-Parkinson-White

      Descripción general Síndrome de Wolff-Parkinson-White (WPW) En el síndrome de Wolff-Parkinson-White, una vía eléctrica extra entre las cavidades superiores e inferiores del corazón causa un latido del corazón rápido. La vía extra está presente al nacer y es poco...

      leer más
      Enfermedad de Kawasaki

      Pericarditis

      Descripción general Pericarditis La pericarditis es la inflamación y la irritación del pericardio, la membrana delgada con forma de saco que rodea el corazón. A menudo, la pericarditis causa dolor en el pecho y, a veces, otros síntomas. El dolor agudo en el pecho...

      leer más
      Enfermedad de Kawasaki

      Prolapso de la válvula mitral

      Descripción general Prolapso de la válvula mitral e insuficiencia valvular El prolapso de la válvula mitral ocurre cuando las valvas de la válvula mitral sobresalen (prolapso) como un paracaídas en la cavidad superior izquierda del corazón (aurícula izquierda) durante...

      leer más
      Enfermedad de Kawasaki

      Taquicardia supraventricular

      Descripción general La taquicardia supraventricular, también conocida como «taquicardia supraventricular paroxística», se refiere a los latidos del corazón anormalmente rápidos. Es un término amplio que comprende muchas formas de problemas en la frecuencia cardíaca...

      leer más
      Síncope vasovagal

      Síncope vasovagal

      El síncope vasovagal ocurre cuando te desmayas porque el cuerpo reacciona de manera desproporcionada a ciertos factores desencadenantes, como ver sangre o sentir mucha angustia emocional. También puede llamarse síncope neurocardiogénico. El factor que desencadena el...

      Síncope vasovagal

      Miocarditis

      La miocarditis es la inflamación del músculo cardíaco (miocardio). La miocarditis puede afectar el músculo cardíaco y el sistema eléctrico del corazón, lo que reduce la capacidad del corazón de bombear y producir ritmos cardíacos rápidos o anormales (arritmias). Por...

      Síncope vasovagal

      Pericarditis

      La pericarditis es la inflamación y la irritación del pericardio, la membrana delgada con forma de saco que rodea el corazón. A menudo, la pericarditis causa dolor en el pecho y, a veces, otros síntomas. El dolor agudo en el pecho asociado a la pericarditis se produce...

      Síncope vasovagal

      Síndrome de disfunción sinusal

      El síndrome de disfunción sinusal, también conocido como «enfermedad del nódulo sinusal» o «disfunción del nódulo sinusal», es un grupo de problemas en el ritmo cardíaco (arritmias) en el que el marcapasos natural del corazón (nódulo sinusal) no funciona...

      Síncope vasovagal

      Enfermedad de Buerger

        La enfermedad de Buerger (tromboangitis obliterante) es una afección poco frecuente de las arterias y venas de los brazos y las piernas. En la enfermedad de Buerger, los vasos sanguíneos se inflaman, se hinchan y pueden bloquearse con coágulos sanguíneos...

      Enfermedad de Kawasaki

      Enfermedad de Kawasaki

        La enfermedad de Kawasaki produce la inflamación de las paredes de las arterias medianas de todo el organismo. Afecta principalmente a los niños. La inflamación tiende a afectar las arterias coronarias que suministran sangre al músculo cardíaco. En ocasiones,...

      Síncope vasovagal

      Enfermedad de Raynaud

        La enfermedad de Raynaud causa que algunas zonas del cuerpo (por ejemplo, los dedos de los pies y de las manos) se sientan dormidas y frías en respuesta a temperaturas frías o al estrés. En la enfermedad de Raynaud, las arterias pequeñas que irrigan la piel se...

      Síncope vasovagal

      Tórax en embudo

      El tórax en embudo es un trastorno en el que el esternón de una persona se hunde en el pecho. En casos graves, el tórax en embudo puede parecer como si el centro del pecho se ha vaciado y ha dejado un surco profundo. Si bien el esternón hundido, a menudo, es notable...

      Síncope vasovagal

      Síndrome del corazón izquierdo hipoplásico

      El síndrome del corazón izquierdo hipoplásico es un defecto cardíaco complejo y poco frecuente que se presenta al nacer (congénito). El lado izquierdo del corazónestá gravemente subdesarrollado en los casos del síndrome del corazón izquierdo hipoplásico. Si tu bebé...

      Enfermedad de Kawasaki

      Síndrome del corazón roto

      Descripción general El síndrome del corazón roto es una afección cardíaca temporaria que frecuentemente surge por situaciones de mucho estrés, como la muerte de un ser querido. Esta afección también puede ser provocada por una enfermedad física grave o una cirugía....

      Enfermedad de Kawasaki

      Síndrome del corazón izquierdo hipoplásico

      Descripción general El síndrome del corazón izquierdo hipoplásico es un defecto cardíaco complejo y poco frecuente que se presenta al nacer (congénito). El lado izquierdo del corazón está gravemente subdesarrollado en los casos del síndrome del corazón izquierdo...

      Enfermedad de Kawasaki

      Síndrome de Wolff-Parkinson-White

      Descripción general Síndrome de Wolff-Parkinson-White (WPW) En el síndrome de Wolff-Parkinson-White, una vía eléctrica extra entre las cavidades superiores e inferiores del corazón causa un latido del corazón rápido. La vía extra está presente al nacer y es poco...

      Enfermedad de Kawasaki

      Pericarditis

      Descripción general Pericarditis La pericarditis es la inflamación y la irritación del pericardio, la membrana delgada con forma de saco que rodea el corazón. A menudo, la pericarditis causa dolor en el pecho y, a veces, otros síntomas. El dolor agudo en el pecho...

      Enfermedad de Kawasaki

      Prolapso de la válvula mitral

      Descripción general Prolapso de la válvula mitral e insuficiencia valvular El prolapso de la válvula mitral ocurre cuando las valvas de la válvula mitral sobresalen (prolapso) como un paracaídas en la cavidad superior izquierda del corazón (aurícula izquierda) durante...

      Enfermedad de Kawasaki

      Taquicardia supraventricular

      Descripción general La taquicardia supraventricular, también conocida como «taquicardia supraventricular paroxística», se refiere a los latidos del corazón anormalmente rápidos. Es un término amplio que comprende muchas formas de problemas en la frecuencia cardíaca...

      Síncope vasovagal

      Síncope vasovagal

      El síncope vasovagal ocurre cuando te desmayas porque el cuerpo reacciona de manera desproporcionada a ciertos factores desencadenantes, como ver sangre o sentir mucha angustia emocional. También puede llamarse síncope neurocardiogénico.

      El factor que desencadena el síncope vasovagal hace que la frecuencia cardíaca y la presión arterial disminuyan abruptamente. Como consecuencia, el flujo sanguíneo al cerebro disminuye y tú pierdes el conocimiento por un momento.

      En general, el síncope vasovagal es inofensivo y no requiere tratamiento. Sin embargo, es posible que te lastimes durante un episodio de síncope vasovagal. El médico puede pedirte que te realices pruebas para descartar otras causas más graves de desmayo, como trastornos cardíacos.

      Síntomas

      Antes de desmayarte debido a un síncope vasovagal, podrías sentir lo siguiente:

      • Piel pálida
      • Aturdimiento
      • Visión de túnel: el campo de la visión se estrecha hasta ver solo lo que está enfrente
      • Náuseas
      • Sensación de calor
      • Sudor frío y húmedo
      • Bostezos
      • Visión borrosa

      Durante un episodio de síncope vasovagal, los observadores pueden notar:

      • Movimientos bruscos y anormales
      • Pulso lento y débil
      • Pupilas dilatadas

      Por lo general, la recuperación después de un síncope vasovagal comienza en menos de un minuto. Sin embargo, si te pones de pie demasiado pronto después del desmayo (en alrededor de 15 a 30 minutos) corres el riesgo de desmayarte de nuevo.

      Cuándo consultar al médico

      El desmayo puede ser un signo de una afección más grave, como un trastorno cardíaco o cerebral. Se recomienda que consultes con el médico después de un desmayo, en especial, si nunca has tenido uno antes.

      Causas

      El síncope vasovagal ocurre cuando la parte del sistema nervioso que regula la frecuencia cardíaca y la presión arterial funciona incorrectamente en respuesta a un factor desencadenante, como puede ser ver sangre.

      La frecuencia cardíaca disminuye y los vasos sanguíneos de las piernas se dilatan. Esto puede hacer que se acumule sangre en las piernas, lo que hace que disminuya la presión arterial. Una presión arterial más baja en combinación con una frecuencia cardíaca más lenta reduce rápidamente el flujo de sangre hacia el cerebro y, en consecuencia, te desmayas.

      A veces el síncope vasovagal no tiene un factor desencadenante específico; no obstante, algunos desencadenantes frecuentes son:

      • Estar de pie durante períodos prolongados
      • Estar expuesto a una fuente de calor
      • Ver sangre
      • Someterse a una extracción de sangre
      • Tener miedo de sufrir una lesión física
      • Hacer esfuerzo, por ejemplo en una evacuación intestinal

      Prevención

      No siempre puedes evitar un episodio de síncope vasovagal. Si sientes como si pudieras desmayarte, recuéstate y levanta las piernas.

      Esto permite que la gravedad mantenga el flujo de sangre al cerebro. Si no puedes recostarte, siéntate y coloca la cabeza entre las rodillas hasta que te sientas mejor.

       

      Al final la recomendación es visitar a su CARDIOLOGO o en su defecto visitar nuestro sitio web https://medicosenmerida.mx/medicos-en-merida/cardiologos/ para encontrar el especialista que mejor se adapte a sus necesidades.

       

      Síncope vasovagal

      Miocarditis

      La miocarditis es la inflamación del músculo cardíaco (miocardio). La miocarditis puede afectar el músculo cardíaco y el sistema eléctrico del corazón, lo que reduce la capacidad del corazón de bombear y producir ritmos cardíacos rápidos o anormales (arritmias).

      Por lo general, la miocarditis se produce a raíz de una infección viral, pero puede ser consecuencia de una reacción a un medicamento o parte de una afección inflamatoria más general. Los signos y síntomas comprenden dolor en el pecho, fatiga, dificultad para respirar y arritmias.

      La miocarditis grave debilita el corazón, de modo que el resto del cuerpo no recibe suficiente sangre. Se pueden formar coágulos en el corazón que podrían provocar un accidente cerebrovascular o un ataque cardíaco.

      El tratamiento de la miocarditis depende de la causa.

      Síntomas

      Si tienes un caso moderado de miocarditis o si estás atravesando las primeras etapas, es posible que no tengas síntomas o que estos sean leves, como dolor de pecho o dificultad para respirar.

      En casos graves, los signos y síntomas de miocarditis varían según la causa de la enfermedad. Los signos y síntomas frecuentes de la miocarditis son:

      • Dolor en el pecho
      • Ritmos cardíacos anormales o acelerados (arritmias)
      • Dificultad para respirar, en reposo o durante la actividad física
      • Retención de líquidos con hinchazón de las piernas, los tobillos y los pies
      • Fatiga
      • Otros signos y síntomas de una infección viral, como dolor de cabeza, dolores corporales, dolor en las articulaciones, fiebre, dolor de garganta o diarrea

      Miocarditis en niños

      Cuando los niños contraen miocarditis, pueden tener algunos de los siguientes signos y síntomas:

      • Fiebre
      • Desmayo
      • Dificultades para respirar
      • Respiración rápida
      • Ritmos cardíacos anormales o acelerados (arritmias)

      Cuándo consultar al médico

      Comunícate con el médico si tienes síntomas de miocarditis, en particular, dolor en el pecho y dificultad para respirar. Si has tenido una infección, mantente alerta a posibles síntomas de miocarditis y, si aparecen, avísale a tu médico. Si tienes síntomas graves, ve a la sala de urgencias o llama para recibir ayuda médica de urgencia.

      Causas

      Con frecuencia, no es posible identificar la causa de la miocarditis. Si bien hay varias causas posibles, la probabilidad de presentar miocarditis es baja. Algunas de las causas potenciales son:

      • Muchos virus se asocian frecuentemente con la miocarditis, entre ellos, los virus que causan el resfriado (adenovirus); la hepatitis B y C; el parvovirus, que provoca una erupción leve, usualmente en los niños (la quinta enfermedad); y el virus del herpes simple.

      Las infecciones gastrointestinales (virus ECHO), la mononucleosis (virus de Epstein-Barr) y el sarampión alemán (rubéola) también pueden provocar miocarditis. También es frecuente en las personas con VIH, el virus que causa el sida.

      • Hay numerosas bacterias que pueden provocar miocarditis, entre ellas, estafilococos, estreptococos, la bacteria que causa la difteria y la bacteria transmitida por la garrapata, responsable de la enfermedad de Lyme.
      • Parásitos.Entre estos, hay parásitos como el Trypanosoma cruzi y el toxoplasma, incluso algunos transmitidos por insectos y que pueden causar una enfermedad llamada «enfermedad de Chagas». Esta enfermedad es mucho más frecuente en América Central y América del Sur que en Estados Unidos, pero puede aparecer en viajeros e inmigrantes de esas partes del mundo.
      • Las infecciones producidas por hongos levaduriformes, como la cándida; mohos, como los aspergillus; y otros hongos, como el histoplasma, que se encuentra a menudo en el excremento de las aves, en ocasiones pueden causar miocarditis, particularmente, en las personas con el sistema inmunitario debilitado.

      A veces, la miocarditis puede aparecer si te expones a lo siguiente:

      • Medicamentos o drogas ilegalesque podrían causar una reacción alérgica o tóxica. Estos comprenden los medicamentos que se utilizan para tratar el cáncer; antibióticos, como penicilina y sulfonamida; algunos medicamentos anticonvulsivos; y algunas sustancias ilegales, como la cocaína.
      • Sustancias químicas o radiación.La exposición a ciertas sustancias químicas, como el monóxido de carbono y la radiación, en ocasiones pueden causar miocarditis.
      • Otras enfermedades.Estas comprenden trastornos como lupus, granulomatosis de Wegener, arteritis de células gigantes y arteritis de Takayasu.

      Complicaciones

      La miocarditis grave puede dañar, de manera permanente, el músculo del corazón, lo que puede provocar:

      • Insuficiencia cardíaca.Si no se trata, la miocarditis puede dañar el músculo del corazón, de manera que no pueda bombear sangre eficazmente. En casos graves, la insuficiencia cardíaca relacionada con la miocarditis puede requerir un dispositivo de asistencia ventricular o un trasplante de corazón.
      • Ataque cardíaco o accidente cerebrovascular.Si se daña el músculo del corazón y no puede bombear sangre, la sangre que se acumula en el corazón puede formar coágulos. Si un coágulo bloquea una de las arterias del corazón, puedes tener un ataque cardíaco. Si un coágulo de sangre en el corazón viaja hasta una arteria que va al cerebro antes de atascarse, puedes tener un accidente cerebrovascular.
      • Ritmos cardíacos anormales o acelerados (arritmias).El daño al músculo del corazón puede causar arritmias.
      • Muerte súbita por ataque cardíaco.Es posible que ciertas arritmias graves hagan que el corazón deje de latir (paro cardíaco repentino). Puede ser mortal si no se trata de inmediato.

      Prevención

      No hay prevención específica para la miocarditis. Sin embargo, tomar las siguientes medidas para prevenir infecciones podría ayudar:

      • Evita estar con personas que tengan una enfermedad viral o síntomas similares a la influenza hasta que se hayan recuperado.Si tienes síntomas de una enfermedad viral, trata de evitar exponer a otras personas.
      • Practica buenos hábitos de higiene.El lavado de manos frecuente puede ayudar a prevenir la propagación de enfermedades.
      • Evita comportamientos riesgosos.A fin de reducir las probabilidades de contraer una infección del miocardio relacionada con el VIH, practica sexo seguro y no uses drogas ilegales.
      • Minimiza la exposición a las garrapatas.Si pasas tiempo en zonas infestadas con garrapatas, usa camisas de mangas largas y pantalones largos para tapar la mayor parte del cuerpo que sea posible. Aplica repelentes para garrapatas o para insectos que contengan DEET.
      • Aplícate las vacunas.Mantente al día con las vacunas recomendadas, entre ellas, aquellas que te protejan contra la rubéola y contra la influenza —enfermedades que pueden causar miocarditis—.

       

      Al final la recomendación es visitar a su CARDIOLOGO o en su defecto visitar nuestro sitio web https://medicosenmerida.mx/medicos-en-merida/cardiologos/ para encontrar el especialista que mejor se adapte a sus necesidades.

      Síncope vasovagal

      Pericarditis

      La pericarditis es la inflamación y la irritación del pericardio, la membrana delgada con forma de saco que rodea el corazón. A menudo, la pericarditis causa dolor en el pecho y, a veces, otros síntomas. El dolor agudo en el pecho asociado a la pericarditis se produce cuando las capas irritadas del pericardio se frotan entre sí.

      Por lo general, la pericarditis comienza de forma repentina, pero no dura mucho tiempo (aguda). Cuando los síntomas se manifiestan de manera más gradual o continúan, la pericarditis se considera crónica.

      La mayoría de los casos son leves y, por lo general, mejoran sin tratamiento. El tratamiento de los casos más graves puede comprender la administración de medicamentos y, rara vez, cirugía. El diagnóstico y tratamiento tempranos pueden ayudar a reducir el riesgo de tener complicaciones a largo plazo a causa de la pericarditis.

      Síntomas

      La pericarditis tiene distintos tipos de clasificaciones en función del patrón y la duración de los síntomas. La pericarditis aguda normalmente dura menos de tres semanas. La pericarditis incesante dura entre cuatro y seis semanas, pero menos de tres meses, y es continua.

      La pericarditis se describe como recurrente si se manifiesta aproximadamente de cuatro a seis semanas después de una pericarditis aguda con un intervalo sin síntomas entre ambos episodios. La pericarditis se considera crónica si los síntomas duran más de tres meses.

      Si tienes pericarditis aguda, el síntoma más frecuente es un dolor punzante intenso en el pecho, detrás del esternón o del lado izquierdo del pecho. Sin embargo, algunas personas que tienen pericarditis aguda describen el dolor en el pecho como leve y constante o como una sensación de presión, y de intensidad variable.

      El dolor de la pericarditis aguda puede trasladarse al hombro izquierdo y al cuello. A menudo, se intensifica cuando toses, te acuestas o inhalas profundamente. Estar sentado e inclinarse hacia adelante suele aliviar el dolor. A veces, puede ser difícil distinguir el dolor en el pericardio del dolor a causa de un ataque cardíaco.

      Por lo general, la pericarditis crónica se asocia a la inflamación crónica y puede generar la aparición de líquido alrededor del corazón (derrame pericárdico). El síntoma más frecuente de la pericarditis crónica es el dolor en el pecho.

      Según el tipo, los signos y síntomas de la pericarditis pueden comprender algunos de los siguientes o todos ellos:

      • Dolor de pecho punzante e intenso, en el centro o el lado izquierdo del pecho, por lo general más intenso al inhalar
      • Dificultad para respirar al reclinarse
      • Palpitaciones cardíacas
      • Poca fiebre
      • Sensación general de debilidad, fatiga o náuseas
      • Tos
      • Hinchazón abdominal o en las piernas

      Cuándo consultar al médico

      Busca atención médica inmediata si tienes síntomas nuevos de dolor en el pecho.

      Muchos de los síntomas de la pericarditis son similares a los de otras afecciones cardíacas y pulmonares. Cuanto antes te evalúen, más temprano podrás recibir el diagnóstico y tratamiento adecuados. Por ejemplo, si bien la causa del dolor agudo en el pecho puede ser la pericarditis, la causa original pudo haber sido un ataque cardíaco o un coágulo en los pulmones (émbolo pulmonar).

      Causas

      Bajo circunstancias normales, el saco pericárdico de dos capas que rodea el corazón contiene una pequeña cantidad de líquido lubricante. En la pericarditis, el saco se inflama y la fricción resultante del saco inflamado produce dolor en el pecho.

      Con frecuencia, la causa de la pericarditis es difícil de determinar. En la mayoría de los casos, los médicos no pueden determinar una causa (idiopática) o sospechan que hay una infección viral.

      La pericarditis también puede manifestarse poco después de un ataque cardíaco grave, a causa de la irritación del músculo cardíaco dañado subyacente. Además puede haber una manifestación tardía de pericarditis semanas después de un ataque cardíaco o de una cirugía cardíaca.

      Esta pericarditis tardía se conoce como Síndrome de Dressler. El síndrome de Dressler también se denomina «síndrome pospericardiotomía», «síndrome de infarto postmiocardial» y «síndrome de lesión poscardíaca».

      Otras causas de pericarditis son:

      • Trastornos inflamatorios sistémicos.Estos pueden comprender lupus y artritis reumatoide.
      • Las lesiones en el corazón o el tórax pueden deberse a un accidente en un vehículo, u otro tipo de accidente.
      • Otros trastornos de salud.Estos pueden comprender insuficiencia renal, sida, tuberculosis y cáncer.
      • Ciertos medicamentos.Aunque es poco frecuente, algunos medicamentos pueden causar pericarditis.

      Complicaciones

      Las complicaciones de la pericarditis pueden comprender:

      • Pericarditis constrictiva.Aunque es poco frecuente, algunas personas que padecen pericarditis, en especial quienes sufren de inflamación a largo plazo y recurrencias crónicas, pueden presentar engrosamiento, cicatrización y contracción del pericardio.

      En estos casos, el pericardio pierde mucha elasticidad y se asemeja a una caja rígida ajustada alrededor del corazón, lo que evita que el corazón trabaje correctamente. Este trastorno se llama «pericarditis constrictiva» y a menudo produce hinchazón intensa de piernas y abdomen, y también dificultad para respirar.

      • Taponamiento cardíaco.Cuando se acumula demasiado líquido en el pericardio, puede presentarse un trastorno muy peligroso llamado «taponamiento cardíaco».

      El exceso de líquido produce presión en el corazón y no le permite llenarse correctamente. Eso significa que fluye menos sangre del corazón y esto causa una caída importante de la presión arterial. El taponamiento cardíaco puede ser mortal si no se lo trata con urgencia.

      Por lo general, el diagnóstico y tratamiento tempranos reducen el riesgo de complicaciones a largo plazo.

       

      Al final la recomendación es visitar a su CARDIOLOGO o en su defecto visitar nuestro sitio web https://medicosenmerida.mx/medicos-en-merida/cardiologos/ para encontrar el especialista que mejor se adapte a sus necesidades.

      Síncope vasovagal

      Síndrome de disfunción sinusal

      El síndrome de disfunción sinusal, también conocido como «enfermedad del nódulo sinusal» o «disfunción del nódulo sinusal», es un grupo de problemas en el ritmo cardíaco (arritmias) en el que el marcapasos natural del corazón (nódulo sinusal) no funciona adecuadamente.

      El nódulo sinusal es una zona de células especializadas en la cavidad derecha superior del corazón que controla el ritmo del corazón. Normalmente, el nódulo sinusal produce un ritmo constante de impulsos eléctricos regulares. Cuando se padece del síndrome de disfunción sinusal, estas señales se producen de manera anormal.

      Los ritmos cardíacos de una persona con síndrome de disfunción sinusal pueden ser muy rápidos, muy lentos, interrumpidos por pausas prolongadas, o una combinación alternada de estos problemas en el ritmo. Este síndrome es relativamente poco frecuente, aunque el riesgo de padecerlo aumenta con la edad.

      Muchas personas con síndrome de disfunción sinusal, con el tiempo, pueden necesitar un marcapasos para mantener un ritmo regular del corazón.

      Síntomas

      La mayoría de las personas que padecen síndrome de disfunción sinusal tienen, en principio, pocos síntomas o ninguno. En algunos casos, los síntomas son intermitentes.

      Cuando se manifiestan, los signos y síntomas del síndrome del seno enfermo pueden ser lo siguientes:

      • Menor pulso que el normal (bradicardia)
      • Fatiga
      • Mareos o aturdimiento
      • Desmayos o estado cercano al desmayo
      • Falta de aire
      • Dolores en el pecho
      • Confusión
      • Una sensación de latidos del corazón rápidos (palpitaciones)

      Cuándo consultar al médico

      Si tienes aturdimiento, mareos, desmayos, fatiga, falta de aire o palpitaciones, habla con el médico. Muchas enfermedades pueden causar estos signos y síntomas —incluido el síndrome de disfunción sinusal—, por lo que es importante identificar el problema.

      Causas

      Latidos cardíacos normales

      El corazón está formado por cuatro cavidades: dos superiores (aurículas) y dos inferiores (ventrículos). El ritmo cardíaco suele estar controlado por el «nódulo sinusal», que es una zona de células especializadas ubicadas en la aurícula derecha.

      Este marcapasos natural produce los impulsos eléctricos que generan cada latido del corazón. Desde el nódulo sinusal, los impulsos eléctricos atraviesan las aurículas hacia los ventrículos y hacen que estos se contraigan y bombeen sangre a los pulmones y al cuerpo.

      Si tienes el síndrome de disfunción sinusal, el nódulo sinusal no funciona de forma adecuada, lo que hace que la frecuencia cardíaca sea muy lenta (bradicardia), muy rápida (taquicardia) o irregular.

      Los tipos del síndrome de disfunción sinusal y sus causas son los siguientes:

      • Bloqueo sinoauricular.Las señales eléctricas se desplazan demasiado lento a través del nódulo sinusal, lo cual causa una frecuencia cardíaca anormalmente lenta.
      • Paro sinusal.Se pausa la actividad del nódulo sinusal, lo que provoca interrupciones en los latidos.
      • Síndrome de bradicardia-taquicardia.La frecuencia cardíaca se alterna entre ritmos anormalmente bajos y altos, a menudo con una pausa larga (asistolia) entre los latidos del corazón.

      ¿Qué hace que el nódulo sinusal no funcione adecuadamente?

      Las enfermedades y los trastornos que causan cicatrices o daños al sistema eléctrico del corazón pueden ser la razón. El tejido cicatricial de una cirugía cardíaca anterior también puede ser la causa, en particular en los niños. En raras ocasiones, es posible que la causa sea genética.

      El síndrome de disfunción sinusal puede ser desenmascarado por medicamentos, como los bloqueadores de los canales de calcio o los betabloqueadores usados para tratar la presión arterial alta, o por otras afecciones que causan latidos del corazón más lentos o más rápidos de lo normal. En la mayoría de los casos, el nódulo sinusal no funciona de forma adecuada debido al desgaste natural del músculo del corazón relacionado con la edad.

      Factores de riesgo

      El síndrome de disfunción sinusal puede ocurrir a cualquier edad, hasta en los bebés. Debido a que suele presentarse en el transcurso de muchos años, es más frecuente en personas mayores de 65 años.

      En casos excepcionales, es posible relacionar el síndrome de disfunción sinusal con ciertas afecciones, como la distrofia muscular y otras enfermedades que pueden afectar el corazón.

      Complicaciones

      Cuando el marcapasos natural del corazón no funciona bien, el corazón no puede desempeñarse de forma tan eficiente como debería. Esto puede provocar lo siguiente:

      • Fibrilación auricular, un ritmo caótico de las cavidades superiores del corazón
      • Insuficiencia cardíaca
      • Accidente cerebrovascular
      • Paro cardíaco

      Al final la recomendación es visitar a su CARDIOLOGO o en su defecto visitar nuestro sitio web https://medicosenmerida.mx/medicos-en-merida/cardiologos/ para encontrar el especialista que mejor se adapte a sus necesidades.

      Síncope vasovagal

      Enfermedad de Buerger

       

      La enfermedad de Buerger (tromboangitis obliterante) es una afección poco frecuente de las arterias y venas de los brazos y las piernas. En la enfermedad de Buerger, los vasos sanguíneos se inflaman, se hinchan y pueden bloquearse con coágulos sanguíneos (trombos).

      Esto finalmente daña o destruye los tejidos de la piel y puede conducir a infección y gangrena. La enfermedad de Buerger suele mostrarse primero en las manos y los pies y, con el tiempo, puede afectar zonas más grandes de los brazos y las piernas.

      Prácticamente todas las personas a las que se diagnostica la enfermedad de Buerger fuman cigarrillos o consumen otras formas de tabaco, como tabaco para mascar. La única forma de detener la enfermedad de Buerger es dejar todas las formas de tabaco. Para quienes no lo dejan, a veces es necesaria la amputación de toda o parte de una extremidad.

      Síntomas

      Los síntomas de la enfermedad de Buerger comprenden:

      • Dolor en las piernas y los pies o en los brazos y las manos que puede aparecer y desaparecer. Este dolor puede producirse cuando usas las manos o los pies y se alivia cuando dejas de hacer esa actividad (claudicación) o cuando estás en reposo
      • Inflamación a lo largo de una vena justo por debajo de la superficie de la piel (debido a un coágulo sanguíneo en la vena)
      • Dedos de los pies y de las manos que se vuelven pálidos cuando se exponen al frío (fenómeno de Raynaud)
      • Llagas abiertas dolorosas en los dedos de las manos y de los pies

      Cuándo consultar al médico

      Consulta con tu médico si crees que tienes signos y síntomas de la enfermedad de Buerger.

      Causas

      Se desconoce la causa exacta de la enfermedad de Buerger. Si bien es evidente que el consumo de tabaco desempeña un papel en el desarrollo de la enfermedad de Buerger, se desconoce cómo lo hace.

      Los expertos sospechan que algunas personas pueden tener una predisposición genética a la enfermedad. También es posible que la enfermedad sea causada por una respuesta autoinmune en la que el sistema inmunitario del cuerpo ataca por error el tejido sano.

      Factores de riesgo

      Consumo de tabaco

      Fumar cigarrillos aumenta, en gran medida, el riesgo de sufrir la enfermedad de Buerger. Pero la enfermedad de Buerger puede producirse en las personas que consumen cualquier forma de tabaco, por ejemplo, cigarros y tabaco para mascar. Las personas que fuman cigarrillos de liar con tabaco crudo pueden correr el mayor riesgo de enfermedad de Buerger.

      No queda claro cómo el consumo de tabaco aumenta el riesgo de la enfermedad de Buerger, pero prácticamente todas las personas a las que se diagnostica la enfermedad de Buerger consumen tabaco. Se cree que los productos químicos en el tabaco pueden irritar el recubrimiento de los vasos sanguíneos, lo que los hace hincharse. Las tasas de la enfermedad de Buerger son más altas en las zonas del Mediterráneo, Oriente Medio y Asia, donde es más frecuente fumar en gran cantidad.

      Enfermedad crónica de las encías

      La infección a largo plazo de las encías también está vinculada con la aparición de la enfermedad de Buerger.

      Sexo

      La enfermedad de Buerger es mucho más frecuente en hombres que en mujeres. Sin embargo, esta diferencia puede estar relacionada con mayores tasas de tabaquismo en los hombres.

       

      Edad

      La enfermedad a menudo aparece primero en personas menores de 45 años de edad.

      Complicaciones

      Si la enfermedad de Buerger empeora, disminuye el flujo sanguíneo a los brazos y las piernas. Esto se debe a bloqueos que dificultan la llegada de la sangre a las puntas de los dedos de las manos y de los pies. Los tejidos que no reciben sangre no obtienen el oxígeno y los nutrientes que necesitan para sobrevivir.

      Esto puede hacer que la piel y el tejido de los extremos de los dedos de las manos y los pies mueran (gangrena). Los signos y síntomas de la gangrena comprenden piel negra o azul, pérdida de sensación en el dedo de la mano o del pie afectado y olor desagradable de la zona afectada. La gangrena es una afección grave que, por lo general, requiere la amputación del dedo de la mano o del pie afectado.

      Prevención

      Deja el consumo de tabaco en cualquier forma

      Casi todas las personas que tienen la enfermedad de Buerger han consumido alguna forma de tabaco; en su mayoría, cigarrillos. Para evitar la enfermedad de Buerger, es importante no consumir tabaco.

      Dejar de fumar puede ser difícil. Si eres como la mayoría de las personas que fuman, es probable que hayas intentado dejar en el pasado. Nunca es tarde para intentar de nuevo. Habla con el médico acerca de las estrategias para ayudarte a dejar de fumar.

       

      Al final la recomendación es visitar a su CARDIOLOGO o en su defecto visitar nuestro sitio web https://medicosenmerida.mx/medicos-en-merida/cardiologos/ para encontrar el especialista que mejor se adapte a sus necesidades.

      Enfermedad de Kawasaki

      Enfermedad de Kawasaki

       

      La enfermedad de Kawasaki produce la inflamación de las paredes de las arterias medianas de todo el organismo. Afecta principalmente a los niños. La inflamación tiende a afectar las arterias coronarias que suministran sangre al músculo cardíaco.

      En ocasiones, la enfermedad de Kawasaki es llamada síndrome de los ganglios linfáticos mucocutáneos porque también afecta los ganglios linfáticos, la piel y las membranas mucosas en el interior de la boca, la nariz y la garganta.

      Los signos de la enfermedad de Kawasaki, como la fiebre alta y la descamación de la piel, pueden ser alarmantes. Las buenas noticias son que la enfermedad de Kawasaki generalmente es tratable y la mayoría de los niños se recuperan sin sufrir problemas graves.

      Síntomas

      Los síntomas de la enfermedad de Kawasaki generalmente se manifiestan en tres etapas.

      Primera etapa

      Los signos y síntomas de la primera fase son:

      • Una fiebre que frecuentemente es superior a los 102.2°F (39°C) y dura más de tres días
      • Ojos extremadamente enrojecidos (conjuntivitis) sin flujo espeso
      • Una erupción en la parte principal del cuerpo (tronco) y en la zona genital
      • Labios rojos, secos y agrietados, y lengua muy roja e hinchada (lengua de fresa)
      • Piel de las palmas de las manos y de las plantas de los pies roja e hinchada
      • Ganglios linfáticos del cuello y quizá de otra zona inflamados
      • Irritabilidad

      Segunda etapa

      En la segunda fase de la enfermedad, tu hijo puede presentar:

      • Descamación de la piel de las manos y de los pies, sobre todo en las puntas de los dedos, a menudo, en forma de láminas grandes
      • Dolor articular
      • Diarrea
      • Vómitos
      • Dolor abdominal

      Tercera etapa

      En la tercera fase de la enfermedad, los signos y síntomas desaparecen lentamente, a menos que se manifiesten complicaciones. Es posible que transcurran hasta ocho semanas antes de que los niveles de energía parezcan normales de nuevo.

      Cuándo consultar al médico

      Consulta con el médico de tu hijo si tiene fiebre durante más de tres días o si tiene fiebre junto con cuatro o más de los siguientes signos y síntomas:

      • Enrojecimiento en ambos ojos
      • Lengua muy roja e hinchada
      • Enrojecimiento de las palmas de las manos o de las plantas de los pies
      • Descamación de la piel
      • Erupción
      • Ganglios linfáticos inflamados

      Tratar la enfermedad de Kawasaki dentro de los 10 días desde su aparición puede reducir significativamente las posibilidades de sufrir daños permanentes.

      Causas

      Nadie conoce las causas de la enfermedad de Kawasaki, pero los científicos no creen que esta enfermedad se pueda transmitir de una persona a otra. Algunas teorías relacionan la enfermedad con la bacteria, virus u otros factores ambientales, pero ninguno ha sido probado. Ciertos genes pueden aumentar la susceptibilidad del niño para contraer la enfermedad de Kawasaki.

      Factores de riesgo

      Se conocen tres factores que aumentan el riesgo del niño de contraer la enfermedad de Kawasaki; estos son:

      • La edad.Los niños menores de 5 años tienen más riesgo de contraer la enfermedad de Kawasaki.
      • El sexo.Los niños tienen un poco más de posibilidades que las niñas de contraer la enfermedad de Kawasaki.
      • El origen étnico.Los niños de ascendencia asiática o de las Islas del Pacífico, como los japoneses o coreanos, tienen niveles más altos de enfermedad de Kawasaki.

       

      Complicaciones

      La enfermedad de Kawasaki es la principal causa de enfermedad cardíaca en los niños, pero si se trata de manera eficaz, solo un pequeño porcentaje de los niños sufre un daño permanente.

      Las complicaciones cardíacas incluyen lo siguiente:

      • Inflamación de los vasos sanguíneos (vasculitis), generalmente de las arterias coronarias que suministran sangre al corazón
      • Inflamación del músculo cardíaco (miocarditis)
      • Problemas de válvula cardíaca

      Cualquiera de estas complicaciones puede dañar el corazón del niño. Inflamación de las arterias coronarias que puede provocar debilitamiento e hinchazón de la pared arterial (aneurisma). Los aneurismas aumentan el riesgo de formación de coágulos y bloqueo de la arteria, lo que podría provocar un ataque cardíaco o una hemorragia interna potencialmente mortal.

      Para un porcentaje muy pequeño de niños que padecen problemas de la arteria coronaria, la enfermedad de Kawasaki es mortal, incluso con tratamiento.

       

      Al final la recomendación es visitar a su CARDIOLOGO o en su defecto visitar nuestro sitio web https://medicosenmerida.mx/medicos-en-merida/cardiologos/ para encontrar el especialista que mejor se adapte a sus necesidades.

       

      Síncope vasovagal

      Enfermedad de Raynaud

       

      La enfermedad de Raynaud causa que algunas zonas del cuerpo (por ejemplo, los dedos de los pies y de las manos) se sientan dormidas y frías en respuesta a temperaturas frías o al estrés. En la enfermedad de Raynaud, las arterias pequeñas que irrigan la piel se estrechan, limitando la circulación de la sangre a las zonas afectadas (vasoespasmo).

      Las mujeres son más propensas que los hombres a padecer la enfermedad de Raynaud, también conocida como «Raynaud», «fenómeno de Raynaud» o «síndrome de Raynaud». Al parecer, es más frecuente en personas que viven en climas fríos.

      El tratamiento de la enfermedad de Raynaud depende de su gravedad y de si tienes otras enfermedades. Para la mayoría de las personas, la enfermedad de Raynaud no es incapacitante, pero puede afectar la calidad de vida.

      Síntomas

      Enfermedad de Raynaud

      Los signos y síntomas de la enfermedad de Raynaud son:

      • Dedos de las manos y de los pies fríos
      • Cambios en el color de la piel en respuesta al frío o al estrés
      • Entumecimiento, sensación de hormigueo o ardor al calentarse o aliviar el estrés

      Durante un ataque de Raynaud, la piel de las zonas afectadas, por lo general, primero se torna blanca. Luego, se suelen tornar azules y se sienten frías, así como entumecidas. A medida que entras en calor y mejora la circulación, las zonas afectadas pueden tornarse rojas, palpitar, picar o hincharse.

      Pese a que la enfermedad de Raynaud afecta, con mayor frecuencia, los dedos de las manos y de los pies, también puede afectar otras zonas del cuerpo, como la nariz, los labios, las orejas e incluso los pezones. Después de entrar en calor, el regreso del flujo sanguíneo normal a la zona puede demorar 15 minutos.

      Cuándo consultar al médico

      Consulta inmediatamente al médico si tienes antecedentes de enfermedad de Raynaud grave y presentas lastimaduras o una infección en uno de los dedos afectados de la mano o del pie.

      Causas

      Los médicos aún no saben la causa de los ataques de Raynaud (fenómeno de Raynaud), pero los vasos sanguíneos de las manos y de los pies parecen reaccionar en exceso a las temperaturas frías o al estrés.

      Espasmo de los vasos sanguíneos

      En un episodio de Raynaud (Fenómeno de Raynaud), las arterias de los dedos de las manos y de los pies entran en un vasoespasmo cuando se exponen al frío o al estrés, estrechando los vasos y limitando temporalmente la provisión de sangre. Con el tiempo, estas pequeñas arterias pueden engrosarse un poco, lo que restringe aún más el flujo de sangre.

      Las temperaturas frías son las que más probablemente desencadenen un ataque. La exposición al frío, como meter las manos en agua fría, sacar algo de un congelador o estar en un entorno de aire frío, es el detonante más probable. En algunas personas, el estrés emocional puede desencadenar un episodio.

      Raynaud primario vs Secundario

      Existen dos tipos principales de este trastorno.

      • Raynaud primario.Esta forma más frecuente, también llamada «enfermedad de Raynaud», no se produce a causa de una afección asociada. Puede ser tan leve que muchas personas con Raynaud primario no buscan un tratamiento. Además, es posible que se resuelva solo.
      • Raynaud secundario.También llamado fenómeno de Raynaud, esta forma es causada por un problema no diagnosticado. A pesar de que el Raynaud secundario es menos frecuente que la forma primaria, tiende a ser más grave.

      Por lo general, los signos y síntomas del Raynaud secundario aparecen alrededor de los 40 años, más tarde que los del Raynaud primario.

      Las causas del Raynaud secundario son:

      • Enfermedades del tejido conjuntivo.La mayoría de las personas que tiene una rara enfermedad que conduce a la formación de endurecimientos y cicatrices en la piel (esclerodermia) tiene Raynaud. Otras enfermedades que aumentan el riesgo de Raynaud son el lupus, la artritis reumatoide y el síndrome de Sjögren.
      • Enfermedades de las arterias.Estas comprenden la acumulación de placas en los vasos sanguíneos que alimentan al corazón (ateroesclerosis), el trastorno en el que los vasos sanguíneos de las manos y de los pies se inflaman (enfermedad de Buerger) y un tipo de presión arterial alta que afecta las arterias de los pulmones (hipertensión pulmonar primaria).
      • Síndrome del túnel carpiano.Esta afección ejerce presión sobre un nervio principal de la mano que causa entumecimiento y dolor, lo que hace que la mano sea más sensible a temperaturas bajas.
      • Acciones repetitivas o vibraciones.Escribir con un teclado, tocar el piano o hacer movimientos similares durante largos períodos y operar herramientas que vibran, como taladros, pueden provocar lesiones por uso excesivo.
      • Fumar contrae los vasos sanguíneos.
      • Lesiones en las manos o los pies.Estas comprenden fracturas, cirugía o congelación de la muñeca.
      • Ciertos medicamentos.Estos comprenden betabloqueantes, que se usan para tratar la presión arterial alta, medicamentos para la migraña que contienen ergotamina o sumatriptán, medicamentos para el trastorno de déficit de atención con hiperactividad, algunos agentes quimioterapéuticos y medicamentos que causan que los vasos sanguíneos se contraigan, como algunos medicamentos de venta libre para los resfríos.

      Factores de riesgo

      Los factores de riesgo del fenómeno de Raynaud primario son:

      • Se ven afectadas más mujeres que hombres.
      • A pesar de que cualquiera puede padecer este trastorno, el fenómeno de Raynaud primario frecuentemente aparece entre los 15 y los 30 años de edad.
      • Este trastorno también es más frecuente en personas que viven en climas fríos.
      • Antecedentes familiares.Un familiar de primer grado, como un padre, un hermano, una hermana o un hijo, que padezca la enfermedad también parece aumentar el riesgo de tener el fenómeno de Raynaud primario.

      Los factores de riesgo del síndrome de Raynaud secundario son:

      • Enfermedades asociadas.Estas comprenden enfermedades como la esclerodermia y el lupus.
      • Determinadas ocupaciones.Estas comprenden empleos que causan traumatismos reiterados, como el uso de herramientas que vibran.
      • La exposición a ciertas sustancias.Esto comprende fumar, tomar medicamentos que afectan los vasos sanguíneos y estar expuesto a ciertas sustancias químicas, como el cloruro de vinilo.

      Complicaciones

      Si el fenómeno de Raynaud secundario es grave, lo cual es raro, la disminución del flujo sanguíneo a los dedos de las manos o de los pies podría provocar daños a los tejidos.

      La obstrucción total de una arteria puede provocar la formación de llagas (úlceras de la piel) o tejido muerto (gangrena); dos afecciones que pueden ser difíciles de tratar. Rara vez, los casos extremos no tratados podrían requerir la extracción de la parte afectada del cuerpo (amputación).

      Prevención

      Para ayudar a prevenir los ataques de Raynaud (Fenómeno de Raynaud), haz lo siguiente:

      • Abrígate cuando estés a la intemperie.Cuando haga frío, ponte un gorro, una bufanda, calcetines y botas, y dos pares de guantes antes de salir. Usa un abrigo con puños ceñidos que envuelvan los guantes para evitar que el aire frío llegue a las manos.

      Usa calentadores químicos de manos. Usa orejeras y una máscara facial si la punta de la nariz y los lóbulos de las orejas son sensibles al frío.

      • Enciende la calefacción de tu automóvil.Enciende la calefacción del automóvil durante unos minutos antes de conducir en el clima frío.
      • Toma precauciones en tu casa.Ponte calcetines. Cuando saques alimentos del refrigerador o del congelador, usa guantes o manoplas de horno. Algunas personas encuentran útil ponerse guantes y calcetines para irse a dormir durante el invierno.

      Debido a que el aire acondicionado puede desencadenar ataques, ajusta tu aire acondicionado a mayor temperatura. Usa vasos con aislación térmica.

       

      Al final la recomendación es visitar a su CARDIOLOGO o en su defecto visitar nuestro sitio web https://medicosenmerida.mx/medicos-en-merida/cardiologos/ para encontrar el especialista que mejor se adapte a sus necesidades.

      Síncope vasovagal

      Tórax en embudo

      El tórax en embudo es un trastorno en el que el esternón de una persona se hunde en el pecho. En casos graves, el tórax en embudo puede parecer como si el centro del pecho se ha vaciado y ha dejado un surco profundo.

      Si bien el esternón hundido, a menudo, es notable poco después del nacimiento, la gravedad del tórax en embudo suele empeorar durante el período de crecimiento en la adolescencia.

      El tórax en embudo es más frecuente en los niños que en las niñas. Los casos graves de tórax en embudo pueden interferir a la larga en la función del corazón y de los pulmones. Sin embargo, los casos leves de tórax en embudo pueden hacer que los niños se sientan acomplejados por su apariencia. La cirugía puede corregir la deformidad.

      Síntomas

      En muchas personas con tórax en embudo, el único signo o síntoma que manifiestan es un leve hundimiento en el pecho. En algunas personas, la profundidad del hundimiento empeora al comienzo de la adolescencia y puede seguir empeorando en la adultez.

      En los casos graves de tórax en embudo, el esternón puede comprimir los pulmones y el corazón. Algunos de los signos y síntomas son:

      • Menor tolerancia al ejercicio
      • Palpitaciones o latidos del corazón acelerados
      • Infecciones respiratorias recurrentes
      • Silbido al respirar o tos
      • Dolor en el pecho
      • Soplo cardíaco
      • Fatiga

      Causas

      Si bien se desconoce la causa exacta del tórax en embudo, puede ser un trastorno hereditario porque, a veces, viene de familia.

      Factores de riesgo

      El tórax en embudo es más frecuente en los niños que en las niñas. También ocurre más seguido en personas que además tienen las siguientes afecciones:

      • Síndrome de Marfan
      • Síndrome de Ehlers-Danlos
      • Osteogénesis imperfecta
      • Síndrome de Noonan
      • Síndrome de Turner

      Complicaciones

      Los casos graves de tórax en embudo pueden comprimir los pulmones y el corazón o empujar este último hacia un costado. Incluso los casos leves de tórax en embudo pueden causar problemas de autoestima.

      Problemas cardíacos y pulmonares

      Si la profundidad de la hendidura esternal es grave, puede reducir la cantidad de espacio que tienen los pulmones para expandirse. Esta compresión también puede contraer el corazón y empujarlo hacia la izquierda del pecho, lo que reduce su capacidad de bombear de manera eficiente.

      Problemas de autoestima

      Los niños que tienen tórax en embudo también suelen tener una postura encorvada, con las costillas y los omóplatos acampanados. Muchos sienten tanta vergüenza de su aspecto que evitan actividades como nadar, donde la hendidura en el pecho es más difícil de camuflar con la ropa.

       

      Al final la recomendación es visitar a su CARDIOLOGO o en su defecto visitar nuestro sitio web https://medicosenmerida.mx/medicos-en-merida/cardiologos/ para encontrar el especialista que mejor se adapte a sus necesidades.

      Síncope vasovagal

      Síndrome del corazón izquierdo hipoplásico

      El síndrome del corazón izquierdo hipoplásico es un defecto cardíaco complejo y poco frecuente que se presenta al nacer (congénito). El lado izquierdo del corazónestá gravemente subdesarrollado en los casos del síndrome del corazón izquierdo hipoplásico.

      Si tu bebé nace con el síndrome del corazón izquierdo hipoplásico, el lado izquierdo del corazón no puede bombear sangre al cuerpo de manera efectiva. Por lo tanto, el lado derecho del corazón debe bombear sangre a los pulmones y al resto del cuerpo.

      Para tratar el síndrome del corazón izquierdo hipoplásico, se necesitan medicamentos para prevenir que la conexión (conducto arterial) se bloquee entre los lados derecho e izquierdo, seguidos de una cirugía o un trasplante de corazón. Con los avances en los cuidados médicos, el pronóstico para los bebés que nacen con el síndrome del corazón izquierdo hipoplásico es mejor que en el pasado.

      Síntomas

      Por lo general, los bebés nacidos con el síndrome de hemicardio izquierdo hipoplásico se enferman gravemente poco después de nacer. Los síntomas del síndrome de hemicardio izquierdo hipoplásico incluyen los siguientes:

      • Piel de color grisáceo o azul (cianosis)
      • Respiración rápida y dificultad para respirar
      • Alimentación escasa
      • Manos y pies fríos
      • Pulso débil
      • Estar inusualmente somnoliento o inactivo

      Si se permite que las conexiones naturales entre los lados izquierdo y derecho del corazón (foramen oval y conducto arterioso) se cierren en los primeros días de vida de un bebé con síndrome de hemicardio izquierdo hipoplásico, el bebé puede entrar en choque y, posiblemente, morir. Los signos de choque incluyen los siguientes:

      • Piel fría y viscosa, pálida o de color gris
      • Pulso débil y rápido
      • Respiración anormal que puede ser lenta y superficial o muy rápida
      • Ojos apagados que parecen mirar fijamente

      Un bebé en choque puede estar consciente o inconsciente. Si sospechas que tu bebé está en choque, llama inmediatamente al 911 o a tu número de emergencia local.

      Cuándo consultar al médico

      Es posible que tu bebé sea diagnosticado con síndrome del corazón izquierdo hipoplásico, ya sea antes de nacer o al poco tiempo. Sin embargo, deberías buscar ayuda médica si notas que tu bebé tiene los siguientes síntomas:

      • Color azul grisáceo en la piel
      • Respiración agitada y con dificultad
      • Mala alimentación
      • Manos y pies fríos
      • Pulso débil
      • Está inusualmente somnoliento o inactivo

      Si tu bebé tiene alguno de los signos de shock que se describen a continuación, llama al 911 o al número de emergencia local de inmediato:

      • Piel fría y húmeda que puede ser pálida o gris
      • Pulso acelerado y débil
      • Respiración anormal que puede ser lenta y superficial o muy acelerada
      • Mirada perdida y sin expresión

      Causas

      Cámaras y válvulas del corazón

      El síndrome del hemicardio izquierdo hipoplásico ocurre durante el crecimiento fetal, cuando el corazón del bebé se está desarrollando. Se desconoce la causa. Sin embargo, si en tu familia hay un niño con síndrome del hemicardio izquierdo hipoplásico, aumenta el riesgo de tener otro con una enfermedad similar.

      Un corazón normal tiene cuatro cavidades, dos ubicadas en el lado derecho y dos en el izquierdo. Al realizar su función básica (bombear sangre por todo el cuerpo), el corazón usa los lados izquierdo y derecho para distintas tareas.

      El lado derecho del corazón impulsa la sangre hacia los pulmones. En los pulmones, el oxígeno enriquece la sangre, que luego circula hacia el lado izquierdo del corazón. El lado izquierdo del corazón bombea sangre hacia un gran vaso llamado aorta, que hace circular la sangre rica en oxígeno al resto del cuerpo.

      Qué sucede en el síndrome del corazón izquierdo hipoplásico

      Síndrome de hipoplasia del ventrículo izquierdo

      Cuando hay síndrome del corazón izquierdo hipoplásico, el lado izquierdo del corazón no puede suministrar adecuadamente sangre al cuerpo porque la cámara inferior izquierda (ventrículo izquierdo) es demasiado pequeña o, en algunos casos, ni siquiera existe. Además, las válvulas del lado izquierdo del corazón (válvula aórtica y válvula mitral) no funcionan correctamente y la arteria principal que sale del corazón (aorta) es más pequeña de lo normal.

      Durante los primeros días de vida, el lado derecho del corazón puede bombear sangre tanto a los pulmones como al resto del cuerpo a través de un vaso sanguíneo que conecta la arteria pulmonar directamente a la aorta (conducto arterial). La sangre rica en oxígeno regresa al lado derecho del corazón a través de una abertura natural (agujero oval) entre las cámaras derechas del corazón (aurículas). Cuando el agujero oval y el conducto arterial están abiertos, se denominan “persistentes”.

      Si el conducto arterial y el agujero oval se cierran, lo que normalmente sucede después del primer o segundo día de vida, el lado derecho del corazón no tiene forma de bombear sangre hacia el cuerpo. Mantener estas conexiones abiertas con medicamentos es necesario para la supervivencia en los primeros días de vida en bebés con síndrome del corazón izquierdo hipoplásico. De esta manera, la sangre seguirá fluyendo hacia el cuerpo hasta que se realice la cirugía cardíaca.

      Factores de riesgo

      Si ya tienes un niño con el síndrome del corazón izquierdo hipoplásico, tienes un mayor riesgo de tener otro niño con esta enfermedad o una similar.

      Aparte de la historia clínica familiar, no existen factores de riesgo claros para el síndrome del corazón izquierdo hipoplásico.

      Complicaciones

      Sin cirugía, el síndrome del corazón izquierdo hipoplásico es mortal, generalmente en las primeras semanas de vida.

      Con tratamiento, muchos bebés sobreviven, aunque la mayoría tendrá complicaciones en el futuro. Algunas de las complicaciones pueden incluir:

      • Cansarse fácilmente al practicar deportes u otros ejercicios
      • Anomalías de la frecuencia cardíaca (arritmias)
      • Acumulación de líquido en los pulmones, el abdomen, las piernas y los pies (edema)
      • Limitación de crecimiento
      • Formación de coágulos de sangre que pueden provocar una embolia pulmonar o un accidente cerebrovascular
      • Problemas de desarrollo relacionados con el cerebro y el sistema nervioso
      • La necesidad de someterse a una cirugía cardíaca adicional o un trasplante

      Prevención

      No existe una causa conocida del síndrome del hemicardio izquierdo hipoplásico, por lo que no hay una manera conocida de prevenir la enfermedad. Si tienes antecedentes familiares de defectos cardíacos, o si tienes un hijo con un defecto cardíaco congénito, antes de buscar un embarazo considera hablar con un consejero especializado en genética y un cardiólogo con experiencia en defectos cardíacos congénitos.

       

      Al final la recomendación es visitar a su CARDIOLOGO o en su defecto visitar nuestro sitio web https://medicosenmerida.mx/medicos-en-merida/cardiologos/ para encontrar el especialista que mejor se adapte a sus necesidades.

      5 maneras de diagnosticar la presión arterial alta

      5 maneras de diagnosticar la presión arterial alta

      La hipertensión es muy común en nuestra sociedad. A la edad de 60 años, la mitad de nuestra población tiene presión arterial alta. Es importante mantener un control de su nivel actual de presión arterial porque puede cambiar con el tiempo. El destacado cardiólogo profesor Jamil Mayet explica:

      Causas y síntomas de la hipertensión.

       

      La presión arterial alta está asociada con muchos aspectos de la vida moderna, como el alto contenido de sal en nuestros alimentos, el ejercicio insuficiente y el alto consumo de alcohol, además de tener un elemento hereditario. Ocasionalmente puede haber una enfermedad subyacente específica causándola.

      La presión arterial alta es importante porque aumenta el riesgo de accidentes cerebrovasculares , ataques cardíacos y muerte prematura . A menudo, los pacientes no tienen síntomas, pero pueden causar dolores de cabeza y otros síntomas vagos de sentirse mal en general.

       

      Diagnóstico de hipertensión

       

      Es muy importante asegurarse de que el diagnóstico de presión arterial alta es correcto y las pautas enfatizan la importancia del monitoreo de la presión arterial durante las 24 horas y también de verificar si hay cambios en el corazón y otras partes del cuerpo asociados con la presión arterial alta. Estas pruebas pueden ayudar a determinar si hay presión arterial alta sostenida que necesita tratamiento y, en caso afirmativo, si es razonable tratar solo con cambios en el estilo de vida en primer lugar o también para tratar temprano con medicamentos.

      Las pruebas que pueden ser útiles para evaluar a los pacientes con presión arterial alta incluyen:

       

      1.  Electrocardiograma (ECG)

      Esto da información sobre el ritmo del corazón . También puede dar una indicación de si el corazón puede haber sido afectado por la presión arterial alta.

       

      2.  Ecocardiograma (una prueba de ultrasonido del corazón )

      Esto puede evaluar la condición del corazón , su capacidad para bombear sangre y también la condición de las válvulas. Las paredes del corazón pueden engrosarse debido a la presión arterial alta y la forma de la arteria principal que sale del corazón, la aorta, también puede verse afectada. Estos pueden ser cambios importantes que ayudan a indicar si debemos aconsejar el tratamiento con medicamentos ahora o si es razonable probar primero los cambios en el estilo de vida para controlar la presión arterial.

       

      3.  Monitor de presión arterial de 24 horas (este es un monitor de presión arterial conectado a un brazalete que se lleva a casa)

      Por lo general, mide su presión arterial cada media hora durante el día y cada hora durante la noche para calcular los promedios de presión arterial durante el día y la noche . Esta información puede ayudar a guiar si usted tiene hipertensión sostenida o la llamada hipertensión de “bata blanca” donde su presión arterial tiende a subir cuando un médico o una enfermera la miden.

       

      4.  Pruebas de sangre 

      Por lo general, nos gusta ver una serie de análisis de sangre en pacientes con sospecha de presión arterial alta. La función renal y el nivel de algunas sales , como el sodio y el potasio en la sangre son particularmente importantes, y pueden ayudar a dar pistas sobre si podría haber una causa subyacente inusual para la hipertensión. Por lo general, verificamos que no haya signos de diabetes y también evaluamos el colesterol y otros niveles de lípidos para ayudar a evaluar el riesgo general de futuros ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares.

       

      5.  Prueba de ejercicio

      A veces puede ser útil evaluar los niveles de presión arterial y cardíaca durante y después del ejercicio . El cambio de la presión arterial con el ejercicio es otra medida que puede ayudar a distinguir la hipertensión sostenida de un efecto de «bata blanca».

       

      Tratamiento de la presión arterial alta

       

      Por suerte, hay muchas maneras de bajar la presión arterial . En algunos pacientes es posible que los tratamientos sin medicamentos, como reducir la ingesta de sal , reducir el consumo de alcohol y / o realizar un ejercicio regular puedan disminuir significativamente la presión arterial sin la necesidad de medicación. Si necesita medicación , hay muchas opciones para encontrar el tratamiento que más le convenga.

      Para aquellos pacientes que reciben tratamiento para la presión arterial alta, puede valer la pena comprobar si sus niveles actuales de presión arterial siguen siendo óptimos para reducir su riesgo futuro de accidentes cerebrovasculares y ataques cardíacos. Un gran estudio reciente de EE. UU. Ha sugerido que los objetivos tradicionales para la presión arterial pueden ser más altos de lo ideal. Se necesita tiempo para que los nuevos hallazgos de la investigación se adapten a las pautas clínicas y puede valer la pena una evaluación especializada para verificar que su nivel de presión arterial sea óptimo.

       

      Al final la recomendación es visitar a su CARDIOLOGO PEDIATRA o en su defecto visitar nuestro sitio web https://medicosenmerida.mx/medicos-en-merida/cardiologos-pediatras/ para encontrar el especialista que mejor se adapte a sus necesidades.

      5 maneras de diagnosticar la presión arterial alta

      Mi hijo tiene dolor en el pecho! ¿Debería preocuparme por su corazón?

      El cofre está lleno de muchas estructuras vitales y, por lo tanto, no es sorprendente que el dolor de pecho en un niño o adolescente sea muy preocupante para los padres. ¿Cuándo debería consultar a un médico? El cardiólogo pediatra líder, el Dr. Alessandro Giardini, está aquí para explicarlo.

      El dolor torácico en niños y adolescentes es una preocupación común para los padres y constituye una gran parte del trabajo de un cardiólogo pediátrico.

      El corazón y los pulmones ocupan el espacio del pecho y están envueltos y literalmente protegidos por una estructura compleja compuesta de hueso (costillas y hueso del pecho o esternón frontal), cartílago y músculos (músculos pectorales y músculos intercostales). Esta estructura, la pared torácica, es el sitio más común de dolor torácico en niños y adolescentes.

      El dolor de la pared torácica generalmente es agudo y puede durar desde unos pocos segundos hasta unos pocos días, cambiando con la respiración, la tos o la compresión del tórax. A menudo mejora con medicamentos como el paracetamol o el ibuprofeno que mejoran la inflamación.

       

      Causas no cardíacas de dolor torácico en niños.

      La tensión en el músculo y los huesos, el trauma y la inflamación son las causas más probables.

      Otras causas no cardíacas de dolor en el pecho incluyen:

      • Infecciones virales o bacterianas en el pecho, especialmente si el niño tiene una tos intensa
      • Reflujo ácido: algunos niños que tienen reflujo ácido del estómago al esófago (tubo de alimentación) no pueden describir sus síntomas de otra manera más articulada.
      • Estrés / ansiedad: el dolor o la opresión en el pecho se asocian con un ritmo cardíaco más rápido como resultado del estado de ansiedad.

      Con la excepción del reflujo ácido, que a veces puede ser provocado por el ejercicio, el dolor torácico no cardíaco generalmente ocurre en reposo.

       

      Causas cardíacas de dolor en el pecho.

      Las causas cardíacas de dolor en el pecho son menos comunes y generalmente se asocian con otros síntomas:

      • Fatiga
      • Disnea
      • Mareos / desmayos, especialmente durante o inmediatamente después del ejercicio
      • Vómito
      • Pérdida de apetito
      • Palidez / cianosis
      • Ritmo cardiaco rapido

      Las afecciones cardíacas que pueden causar dolor en el pecho en un niño o adolescente incluyen:

      • Pericarditis (inflamación del espacio alrededor del corazón)
      • Miocarditis (inflamación del corazón)
      • Arritmias
      • Aumento de la tensión en las cámaras del corazón (por ejemplo, relacionado con una válvula estrecha)
      • Insuficiente suministro de oxígeno al corazón como consecuencia de un aumento del requerimiento de oxígeno (aumento de la masa muscular, como en la miocardiopatía hipertrófica) o del estrechamiento u otro problema con las arterias coronarias (las arterias pequeñas que transportan sangre rica en oxígeno al tejido del corazón) debido Ya sea para anomalías congénitas o problemas adquiridos como en la enfermedad de Kawasaki.

      Como el corazón y los pulmones son esenciales para la vida, los padres a menudo se preocupan de que pueda haber un problema con el corazón o los pulmones cuando su hijo se queja de dolor en el pecho. Sin embargo, el dolor torácico de origen cardíaco es menos común que las causas musculoesqueléticas y en la mayoría de los niños se pueden identificar otras causas para el dolor torácico que no sea cardíaco.

      Nunca debe ignorar el dolor en el pecho en un niño, especialmente durante el ejercicio, si hay otros síntomas o si hay antecedentes familiares de problemas cardíacos.

       

      El trabajo de los cardiólogos pediátricos.

      Un hecho tranquilizador es que los cardiólogos pediátricos experimentados pueden identificar fácilmente las causas cardíacas del dolor torácico . En general, basta con hacer una historia detallada de la queja y un examen completo para sugerir una causa no cardíaca. Si el médico de cabecera o el pediatra que examina al niño no están seguros de la causa del dolor en el pecho, su hijo será remitido a un cardiólogo pediátrico para una evaluación especializada.

      El cardiólogo pediátrico escuchará el corazón de su hijo y le hará preguntas a usted y a su hijo sobre las circunstancias asociadas con el dolor de pecho, el historial médico anterior y reciente de su hijo y el historial médico de la familia. En general, también realizará un ECG (un registro de la actividad eléctrica del corazón de su hijo) y un ecocardiograma (una ecografía detallada del corazón) para confirmar una anatomía y función normal del corazón.

      A veces, el cardiólogo pediátrico puede recomendar algunas pruebas adicionales, como una prueba de esfuerzo con ejercicio, un registro más prolongado del ritmo cardíaco de su hijo (ECG 24 horas) o una imagen más detallada del corazón. Sin embargo, la mayoría de los niños no necesitarán más pruebas ya que probablemente se encontrará que tienen un corazón completamente normal.

       

      Al final la recomendación es visitar a su CARDIOLOGO PEDIATRA o en su defecto visitar nuestro sitio web https://medicosenmerida.mx/medicos-en-merida/cardiologos-pediatras/ para encontrar el especialista que mejor se adapte a sus necesidades.

      5 maneras de diagnosticar la presión arterial alta

      Ritmo cardíaco: latidos y alteraciones

      La mayoría de las arritmias cardíacas, trastornos de la actividad rítmica del corazón, no son graves. La Dra. Luca Santini, experta en cardiología en Roma , habla sobre las arritmias y las consecuencias que pueden causar.

      ¿Qué es una arritmia?

      Nuestro corazón es un motor real formado por un sistema mecánico, representado por cuatro cámaras cardíacas, atrios y ventrículos, que tienen la tarea de bombear sangre en circulación, desde un sistema eléctrico, que permite su activación y funcionamiento. y un sistema hidráulico que lleva oxígeno al corazón a través de la sangre a través de las arterias coronarias.

      Una arritmia cardíaca es una alteración de la secuencia regular y fisiológica de los latidos del corazón, por lo tanto, una alteración del ritmo normal del corazón (llamado «ritmo sinusal») debido a un problema del sistema eléctrico de este motor.

      ¿Cuáles son los principales tipos de arritmias?

      Las principales arritmias se pueden dividir en:

      • Arritmias : el corazón late demasiado lento, de manera irregular o regular, pero de manera inadecuada, con una frecuencia cardíaca demasiado baja. Muchas bradicardia-arritmias se deben a un mal funcionamiento del «nódulo sinusal auricular», la verdadera batería del corazón, que consiste en un grupo de células especializadas ubicadas en el techo de la aurícula derecha (al nivel de la salida de la vena cava superior) y que Tiene la tarea de generar impulsos eléctricos, o nuestro ritmo cardíaco. Con el tiempo, esta batería podría descargarse (al igual que con nuestro automóvil).

      El nodo sinusal también puede ajustar la frecuencia de acuerdo con las necesidades del cuerpo. Por ejemplo, cuando durante una carrera necesitas una frecuencia más alta para enviar sangre a todos los músculos involucrados en el esfuerzo físico, la batería generará más pulsos acelerados. Por lo tanto, una «batería defectuosa» puede no realizar correctamente esta función reguladora.

      El primer tipo de arritmias brady se refiere a las representadas por un defecto en la formación del impulso eléctrico por el nodo sinusal. Es decir, consiste en no generar, a veces, un latido. Las características principales son, por lo tanto, la interrupción del ritmo y la muy baja frecuencia.

      El segundo tipo de arritmias son causadas por defectos de conducción del impulso y están representadas por interrupciones reales de la progresión del impulso. Los más frecuentes son los que ocurren a nivel del nódulo ventricular del atrio, una especie de estación grande, entre los atrios y los ventrículos, y es el único punto donde la electricidad puede pasar del primero al segundo.

      Ambas condiciones pueden ser asintomáticas o involucrar síntomas, las principales son fatiga, dificultad para tolerar los esfuerzos físicos, mareos y una sensación de pesadez en la cabeza, hasta un verdadero síncope (pérdida de conciencia). La mejor terapia está representada por la implantación de un marcapasos, un estimulador artificial que, al escuchar los latidos del corazón, resuelve el problema de la pausa mediante la estimulación del corazón, siempre que se produce el problema.

      • Taquiarritmias : se caracterizan por un aumento injustificado y anormal de la frecuencia cardíaca, las más frecuentes y menos graves son las que afectan a las aurículas (supraventriculares).

      La más importante de las taquiarritmias auriculares es la fibrilación auricular , una arritmia.que afecta a alrededor del 3-5% de la población general con una prevalencia que aumenta con la edad (alrededor del 10-12% después de los 75 años). Representa la principal causa de hospitalización por arritmia. La prevalencia de la fibrilación auricular ciertamente aumentará en las próximas décadas debido al rápido envejecimiento de la población. Se caracteriza por ritmos totalmente irregulares, a menudo de alta frecuencia, que no siguen una secuencia rítmica fisiológica. La fibrilación auricular puede determinarse por una patología cardíaca subyacente, pero a menudo también se manifiesta en corazones mecánicamente sanos, debido a un problema eléctrico primitivo y exclusivamente eléctrico.

      En algunos casos, la fibrilación auricular es asintomática y el paciente no siente ningún trastorno en particular, a menudo se manifiesta con palpitaciones, malestar, astenia y sibilancias y, a veces, puede causar o agravar una condición de insuficiencia cardíaca.

      La fibrilación auricular puede detenerse espontáneamente, a menudo dentro de las 48 horas. En este caso se denomina fibrilación auricular paroxística. En otros casos, por otro lado, puede tener una naturaleza más sostenida, autosostenida y perpetuarse hasta que los médicos intervengan para interrumpirla con un procedimiento llamado cardioversión ; En este caso se llama fibrilación auricular persistente .

      Debe recordarse que una de las características principales de la fibrilación auricular es que se repita con nuevos episodios (fibrilación auricular recurrente). Para evitar las recaídas de la fibrilación auricular, los pacientes generalmente toman terapia profiláctica con fármacos antiarrítmicos o pueden realizar terapia no farmacológica por ablación . En algunos casos, las terapias disponibles, tanto farmacológicas como no farmacológicas, no logran mantener el ritmo sinusal y el médico, de acuerdo con el paciente, puede decidir hacerlo crónico o rendirse a él, aceptándolo, comprobando periódicamente que el corazón tiene Una frecuencia adecuada y después de un tratamiento anticoagulante de por vida. En estos casos, la fibrilación auricular se vuelve estable y crónica y se define.Fibrilación auricular permanente.

      • Taquicardias supraventriculares paroxísticas : son arritmias no peligrosas caracterizadas por palpitaciones particularmente molestas, que a menudo ocurren en sujetos más jóvenes. Se deben a un «contacto falso» causado por la presencia congénita de una «vía doble», una variante anatómica que significa que, en algunas condiciones, un cortocircuito eléctrico real capaz de perpetuar arritmias autosuficientes muy rápidas. La terapia ablativa, es decir, la interrupción, de la conducción eléctrica en uno de los dos cables que constituyen la «doble vía», en este caso, representa la mejor solución al problema.
      • Arritmias ventriculares: son potencialmente peligrosas porque la función del ventrículo es permitir el flujo de sangre a todos los órganos. Si se produce un problema a nivel ventricular, se podría producir un paro cardíaco y el cese de la actividad electromecánica del corazón. A menudo, las arritmias ventriculares pueden ocurrir en presencia de una patología estructural cardíaca como las cardiomiopatías dilativas primarias o la cardiopatía isquémica.

      Por ejemplo, los pacientes que han tenido ataques cardíacos son más propensos a las arritmias ventriculares. Un infarto es causado por la obstrucción de uno de los vasos que suministran al corazón (vasos coronarios). Al no recibir más oxígeno debido a la obstrucción, una parte de ella está sufriendo necrosis (esta parte del tejido muere debido a la falta de nutrición). Por lo tanto, se forma una cicatriz que pierde la capacidad de conducir la electricidad, creando circuitos anormales que pueden dar lugar a arritmias. Estos pueden degenerar en fibrilación ventricular y por lo tanto en paro cardíaco. En este caso, es necesario intervenir inmediatamente a través de la desfibrilación , el único medio que puede marcar la diferencia entre la vida y la muerte.

      La desfibrilación es un procedimiento muy similar a la cardioversión descrita anteriormente, con la única diferencia de que usualmente usa descargas en energías más altas y se pone en práctica especialmente en emergencias, donde la vida del paciente se encuentra en grave peligro; es decir, la desfibrilación no es una intervención planificada, mientras que la cardioversión eléctrica es un procedimiento programado electivo.

      ¿Por qué se requiere tratamiento anticoagulante en presencia de fibrilación auricular?

      La fibrilación auricular aumenta el riesgo de sufrir un derrame cerebralisquemia cerebral (necrosis de las células del cerebro) que se llama «cardio-embólica». De hecho, la incidencia de accidente cerebrovascular isquémico es del orden del 5% al ​​año en pacientes con fibrilación auricular, considerablemente más alta en comparación con el 0,2 – 1,4% de los sujetos sin antecedentes de arritmia. Esto significa que un paciente con fibrilación auricular tiene un riesgo de tener un derrame cerebral hasta 5 veces más alto que aquellos que no tienen una arritmia. No solo eso, el accidente cerebrovascular asociado con la fibrilación auricular suele ser más grave que el debido a otras causas, con un 50% de probabilidad de muerte al año y una discapacidad del 60% en caso de supervivencia. La razón por la que esta arritmia se asocia con un riesgo tan alto de experimentar un evento embólico cerebral es que, en presencia de fibrilación auricular,el caos de los impulsos eléctricos que pasan a través de los atrios hace que la contracción mecánica sea inefectiva, con la consecuencia de que la sangre contenida en ella se puede estancar y con el tiempo (después de al menos 24-48 horas) coagularse. Por lo tanto, el riesgo es que algunos fragmentos de trombo (corpúsculos sólidos de la sangre coagulada) puedan desprenderse y seguir la corriente circulatoria obstruya los vasos más pequeños del cerebro, causando la muerte de las células que deben recibir oxígeno y alimento de los mismos vasos.

      Por lo tanto, está claro que reconocer y diagnosticar la fibrilación auricular lo antes posible es la herramienta más poderosa disponible para la prevención del accidente cerebrovascular cardio-embólico y sus consecuencias clínicas, ya que nos permite comenzar de inmediato la terapia de anticoagulación oral con fármacos capaces de Fluidificar la sangre y por lo tanto reducir significativamente el riesgo de coagulación.

      ¿Cómo se puede realizar la cardioversión?

      La cardioversión es un procedimiento que restablece la actividad eléctrica del corazón., favoreciendo la reanudación del control de la situación por el nodo sinusal y por lo tanto la restauración del ritmo sinusal. Se puede realizar tomando medicamentos antiarrítmicos, por vía intravenosa o por vía oral, pero es un procedimiento más lento (cardioversión farmacológica) o mediante la administración de una descarga eléctrica potente (cardioversión eléctrica). En este último caso, el paciente está conectado a electrodos (placas o piezas de mano) colocados en el tórax y a través de ellos, durante una sedación fugaz (1 o 2 minutos) para evitar el dolor al paciente; se administra una descarga eléctrica con una cantidad de energía. Lo suficientemente alto como para alcanzar el corazón y «extinguir» todas las células que se activaron de manera anormal. Por lo tanto, se produce instantáneamente un silencio eléctrico dentro del corazón (reinicio eléctrico ), que permite que el nodo sinusal comience a generar pulsos de forma regular y fisiológica. La efectividad de este método es muy alta (alrededor del 95%) y lo mismo se aplica a la seguridad de su ejecución.

      Si la fibrilación auricular ha durado más de veinticuatro horas, para poder realizar la cardioversión de forma segura debe asegurarse de que el paciente ya esté adecuadamente anticoagulado, de lo contrario, corre el riesgo de ingrese en la corriente circulatoria cualquier fragmento de sangre coagulada (trombos) previamente formada debido a la inactividad mecánica de la aurícula. Al reanudarse la contracción regular de la aurícula y, por lo tanto, de la aurícula, de hecho, cualquier coágulo de sangre que se forme, podría ser arrastrado por el flujo de sangre circulante y obstruir los pequeños vasos cerebrales, causando así un derrame cerebral. En los casos en que existan dudas sobre la duración precisa de la fibrilación auricular o sobre la correcta ejecución de la anticoagulación en los días anteriores, es recomendable realizar un ecocardiograma transesofágico antes de la cardioversión que permita resaltar posibles coágulos en los oídos y, por lo tanto, bloquear la ejecución. procedimiento.

      ¿Qué es la ablación?

      La ablación transcatéter consiste en una técnica que consiste en la introducción en el corazón, por vía percutánea a través de las venas femorales y luego bajo anestesia local, un tubo cuya punta se calienta y puede quemar los tejidos (electrocatéter de descamación). El electrocatéter avanza hacia la aurícula izquierda y se maniobra para posicionarse en contacto con el tejido a la salida de las cuatro venas pulmonares en la aurícula izquierda (los puntos desde los cuales salen los impulsos eléctricos anormales con mayor probabilidad de generar fibrilación auricular). En este punto, a través de los electrodos muy pequeños presentes en la punta del electrocatéter, se entrega una cantidad de energía térmica que es capaz de «quemar» de forma seleccionada y contigua el tejido que rodea la salida de las venas pulmonares. Aislándolos eléctricamente del resto del atrio. En quepor lo tanto, los impulsos que comenzarán desde el interior de las venas, no podrán alcanzar el atrio y excitarlo prematuramente, ya que serán detenidos por la cicatriz creada por la ablación. Para maniobrar correctamente las derivaciones dentro del corazón, se utiliza una técnica especial de mapeo tridimensional que, utilizando el campo electromagnético generado por las señales eléctricas cardíacas, permite la reconstrucción de la anatomía cardíaca completa del paciente, destacando en particular los orificios de las venas pulmonares y Confirmando la continuidad de las quemaduras realizadas. Una técnica de ablación alternativa es la de la llamada crioablación, cuyo principio es similar a la «ablación térmica», a diferencia del hecho de que el tubo utilizado tiene un pequeño globo en la punta que, Una vez introducido en las venas pulmonares, se infla con líquido o gas refrigerante, lo que lleva la temperatura al nivel del tejido en contacto con el globo hasta – 70 °, una temperatura a la que las células auriculares no pueden sobrevivir, y generando así también en este caso una pequeña cicatriz capaz de aislar eléctricamente las venas pulmonares. La ablación, con ambas técnicas, es ahora un procedimiento muy seguro, aunque no está exento de complicaciones importantes, pero tiene una eficacia que no supera el 70-80% en los casos de fibrilación auricular paroxística y es considerablemente menor. En aquellos con fibrilación auricular persistente o permanente. La terapia con medicamentos antiarrítmicos generalmente se continúa incluso después de la ablación para aumentar su éxito. se infla con líquido o gas refrigerante, lo que eleva la temperatura al nivel del tejido en contacto con el globo hasta -70 °, una temperatura a la que las células auriculares no pueden sobrevivir, generando también en este caso una pequeña cicatriz en Capaz de aislar eléctricamente las venas pulmonares. La ablación, con ambas técnicas, es ahora un procedimiento muy seguro, aunque no está exento de complicaciones importantes, pero tiene una eficacia que no supera el 70-80% en los casos de fibrilación auricular paroxística y es considerablemente menor. En aquellos con fibrilación auricular persistente o permanente. La terapia con medicamentos antiarrítmicos generalmente se continúa incluso después de la ablación para aumentar su éxito. se infla con líquido o gas refrigerante, lo que eleva la temperatura al nivel del tejido en contacto con el globo hasta -70 °, una temperatura a la que las células auriculares no pueden sobrevivir, generando también en este caso una pequeña cicatriz en Capaz de aislar eléctricamente las venas pulmonares. La ablación, con ambas técnicas, es ahora un procedimiento muy seguro, aunque no está exento de complicaciones importantes, pero tiene una eficacia que no supera el 70-80% en los casos de fibrilación auricular paroxística y es considerablemente menor. En aquellos con fibrilación auricular persistente o permanente. La terapia con medicamentos antiarrítmicos generalmente se continúa incluso después de la ablación para aumentar su éxito. que lleva la temperatura al nivel del tejido en contacto con el globo hasta -70 °, una temperatura a la que las células auriculares no pueden sobrevivir, y así genera también en este caso una pequeña cicatriz capaz de aislar eléctricamente las venas pulmonares. La ablación, con ambas técnicas, es ahora un procedimiento muy seguro, aunque no está exento de complicaciones importantes, pero tiene una eficacia que no supera el 70-80% en los casos de fibrilación auricular paroxística y es considerablemente menor. En aquellos con fibrilación auricular persistente o permanente. La terapia con medicamentos antiarrítmicos generalmente se continúa incluso después de la ablación para aumentar su éxito. que lleva la temperatura al nivel del tejido en contacto con el globo hasta -70 °, una temperatura a la que las células auriculares no pueden sobrevivir, y así genera también en este caso una pequeña cicatriz capaz de aislar eléctricamente las venas pulmonares. La ablación, con ambas técnicas, es ahora un procedimiento muy seguro, aunque no está exento de complicaciones importantes, pero tiene una eficacia que no supera el 70-80% en los casos de fibrilación auricular paroxística y es considerablemente menor. En aquellos con fibrilación auricular persistente o permanente. La terapia con medicamentos antiarrítmicos generalmente se continúa incluso después de la ablación para aumentar su éxito. una temperatura a la que las células auriculares no pueden sobrevivir y, por lo tanto, también generan una pequeña cicatriz en este caso capaz de aislar eléctricamente las venas pulmonares. La ablación, con ambas técnicas, es ahora un procedimiento muy seguro, aunque no está exento de complicaciones importantes, pero tiene una eficacia que no supera el 70-80% en los casos de fibrilación auricular paroxística y es considerablemente menor. En aquellos con fibrilación auricular persistente o permanente. La terapia con medicamentos antiarrítmicos generalmente se continúa incluso después de la ablación para aumentar su éxito. una temperatura a la que las células auriculares no pueden sobrevivir y, por lo tanto, también generan una pequeña cicatriz en este caso capaz de aislar eléctricamente las venas pulmonares. La ablación, con ambas técnicas, es ahora un procedimiento muy seguro, aunque no está exento de complicaciones importantes, pero tiene una eficacia que no supera el 70-80% en los casos de fibrilación auricular paroxística y es considerablemente menor. En aquellos con fibrilación auricular persistente o permanente. La terapia con medicamentos antiarrítmicos generalmente se continúa incluso después de la ablación para aumentar su éxito. es un procedimiento muy seguro, aunque no está exento de complicaciones importantes, pero tiene una eficacia no superior al 70-80% en los casos de fibrilación auricular paroxística y considerablemente inferior en aquellos con fibrilación auricular persistente o permanente. La terapia con medicamentos antiarrítmicos generalmente se continúa incluso después de la ablación para aumentar su éxito. es un procedimiento muy seguro, aunque no está exento de complicaciones importantes, pero tiene una eficacia no superior al 70-80% en los casos de fibrilación auricular paroxística y considerablemente inferior en aquellos con fibrilación auricular persistente o permanente. La terapia con medicamentos antiarrítmicos generalmente se continúa incluso después de la ablación para aumentar su éxito.

       

      Al final la recomendación es visitar a su CARDIOLOGO PEDIATRA o en su defecto visitar nuestro sitio web https://medicosenmerida.mx/medicos-en-merida/cardiologos-pediatras/ para encontrar el especialista que mejor se adapte a sus necesidades.

      5 maneras de diagnosticar la presión arterial alta

      Cardiólogo Pediatra

      ¿Qué es un cardiólogo pediátrico?

      Si su pediatra tiene alguna inquietud relacionada con el corazón de su hijo, es probable que lo refiera a un cardiólogo pediátrico. Los cardiólogos pediátricos se especializan en el diagnóstico y el tratamiento de problemas cardíacos en niños. En casos de niños que pudieran necesitar cirugía cardíaca, los cardiólogos pediátricos trabajarán codo a codo con los cirujanos cardíacos pediátricos para determinar qué tratamientos e intervenciones son mejores.

      Hay varias afecciones cardíacas que pueden afectar a los niños. Algunas son diferencias estructurales con las que nacen. Otras tienen que ver con el sistema eléctrico que controla los latidos. Los cardiólogos pediátricos están especialmente capacitados para diagnosticar y manejar estos problemas. Si tiene alguna preocupación relacionada con el corazón de su hijo, hable con su pediatra sobre la necesidad de un referido a un cardiólogo pediátrico.

      ¿Qué tipo de capacitación tienen los cardiólogos pediátricos?

      Los cardiólogos pediátricos son médicos que han completado:

      • Por lo menos cuatro años de facultad de medicina
      • Tres años de residencia pediátrica
      • Tres años o más de capacitación en el programa de cardiología pediátrica

      Algunos cardiólogos pediátricos pasan los últimos 1 o 2 años de su especialización concentrándose en aptitudes especiales para diagnosticar y tratar problemas cardíacos en niños. Entre las áreas de enfoque comunes se incluyen

      • Métodos avanzados de imagenología, tales como la resonancia magnética (RM), la tomografía computarizada (TC) y la ecografía
      • Procedimientos de cateterismos e intervenciones cardíacas
      • Sistema eléctrico del corazón (electrofisiología, o «EP» por sus siglas en inglés)
      • Insuficiencia cardíaca y trasplante de corazón
      • Atención de los niños en la UCI cardíaca
      • Adultos con diferencias cardíacas con las que nacieron (cardiopatía congénita del adulto, «ACHD» por sus siglas en inglés)

      ¿Qué tipos de tratamientos brindan los cardiólogos pediátricos?

      Los cardiólogos pediátricos diagnostican, tratan y manejan problemas cardíacos en niños, tales como:

      • «Cardiopatías congénitas» (diferencias cardíacas con las que los niños nacen), como agujeros entre las cámaras (cavidades) del corazón, problemas en las válvulas y vasos sanguíneos anormales.
      • «Arritmias» o ritmos cardíacos anormales causados por el sistema eléctrico que controla los latidos.

      Algunos cardiólogos pediátricos también tratan la «hipertensión pulmonar» (presión arterial alta en los pulmones), pero en algunas regiones del país la hipertensión pulmonar la tratan los neumólogos pediátricos (especialistas en los pulmones).

      Algunos cardiólogos pediátricos tal vez traten la «hipertensión sistémica» (presión arterial alta en el cuerpo), pero en algunas regiones del país la hipertensión sistémica la tratan los nefrólogos pediátricos (especialistas en riñones).

      ¿Dónde puedo encontrar un cardiólogo pediátrico?

      Los cardiólogos pediátricos trabajan en diversos establecimientos médicos, tales como hospitales de niños, centros médicos de universidades, grandes hospitales comunitarios y consultorios privados de todo el país. Su pediatra puede ayudarle a buscar un cardiólogo pediátrico certificado por la Junta Médica.

      Cardiólogos pediátricos: la mejor atención para los niños

      Los niños no son pequeños adultos. Los tipos de problemas cardíacos que tienen los niños son muy diferentes a los de los adultos. Por ejemplo, los niños son más propensos a ser diagnosticados con diferencias cardíacas con las que nacen, pero es muy raro que tengan infartos. Los cardiólogos pediátricos están específicamente capacitados para detectar problemas cardíacos que afectan a los niños.

      Los cardiólogos pediátricos trabajan en estrecha colaboración con los pediatras de cabecera para brindar una atención coordinada e integral. Dado que los problemas cardíacos a veces pueden ser complejos y estar acompañados de otras dificultades en los niños, los cardiólogos pediátricos también trabajan a menudo en equipo con otros profesionales médicos. Entre ellos se incluyen cirujanos cardíacos pediátricos, anestesiólogos cardíacos,  especialistas en neonatología, intensivistas cardíacos pediátricosradiólogos pediátricos, enfermeras pediátricas, nutricionistas, terapeutas del habla, terapeutas ocupacionales y fisioterapeutas. Estos equipos cuentan con excelente capacitación y vasta experiencia en las necesidades especiales de los niños con problemas cardíacos y están particularmente sintonizados con sus necesidades.

      Los cardiólogos pediátricos tienen una vasta capacitación y experiencia relacionándose con los niños y con el tratamiento de niños con problemas cardíacos. Si el pediatra sugiere que su hijo vea a un cardiólogo pediátrico, puede estar seguro de que su hijo recibirá la mejor asistencia posible.

       

      Al final la recomendación es visitar a su CARDIOLOGO PEDIATRA o en su defecto visitar nuestro sitio web https://medicosenmerida.mx/medicos-en-merida/cardiologos-pediatras/ para encontrar el especialista que mejor se adapte a sus necesidades.

      5 maneras de diagnosticar la presión arterial alta

      Cardiopatías

      Cardiopatías: enfermedades más comunes en niños

      Existen 2 tipos de enfermedades de corazón en niños, las congénitas y las adquiridas. De estas, las congénitas son las más frecuentes y generalmente se tratan a través de procedimientos de cateterismo o a través de cirugía.

      enfermedades del corazon

      Tipos de cardiopatías

      Los niños pueden tener dos tipos de enfermedadescongénitas, que son enfermedades que se adquieren desde antes de nacer o genéticamente, y enfermedades adquiridas, que son enfermedades que se adquieren después del nacimiento como la fiebre reumática, por ejemplo. Estos padecimientos deben de ser diagnosticados y tratados por un cardiólogo pediatra.

      Enfermedades congénitas, las más frecuentes

      Las enfermedades del corazón congénitas, es decir las que se adquieren antes del nacimiento, son más frecuentes. Se calcula que entre el 0.9 y el 2% de los recién nacidos tienen una enfermedad congénita del corazón. Son más frecuentes por ejemplo que el labio paladar hendido, que las hernias o que el cáncer.

      Son la segunda causa de muerte en niños menores de 1 año de edad y la segunda causa de muerte en menores de 1 a 4 años. La atención oportuna de estos bebés permite que alcancen la vida adulta sin ningún problema o complicación. Es importante que el diagnóstico se haga tempranamente para poder ser tratados oportunamente y que alcancen una vida plena.

      Cardiología intervencionista, base del tratamiento

      El tratamiento de las cardiopatías congénitas del corazón habitualmente tiene que ser mecánico, es decir a través de procedimientos que se hacen con cateterismo, lo que se conoce como cardiología intervencionista, o a través de cirugías que corrijan aquellos defectos o alteraciones anatómicas del corazón. No es muy frecuente que el tratamiento sea médico porque son defectos precisamente en la estructura de la formación del corazón. La mayor parte de ellos, el 80% de los niños con enfermedad de corazón, pueden recuperarse casi en su totalidad y con muy buen pronóstico con un solo procedimiento, aunque aquellos que padecen de patologías más complejas pueden requerir 2, 3 o hasta 4 cirugías para quedar correctamente atendidos.

      Enfermedades heredada y propiciadas por factores externos

      Las enfermedades congénitas tienen su origen habitualmente en problemas genéticos, infecciones o alteraciones que se dan durante el embarazo. Se le llaman genéticas a aquellas donde en los genes se hereda la enfermedad, y por teratógenos, a aquellas que se adquieren por infecciones durante el embarazo, la toma o consumo de productos o sustancias tóxicas y por factores ambientales que pueden afectar el desarrollo del bebé.

      La prevención de la cardiopatía se dirige al cuidado de las madres embarazadas; evitar el consumo de alcohol, drogas, tabaco o cualquier otro medicamento que pueda causar trastornos en el desarrollo del bebé. Se debe fomentar una buena nutrición y una condición de vida favorable para las mujeres embarazadas, además llevar una atención gineco obstétrica adecuada durante la gestación, para detectar in útero a aquellos niños con posible cardiopatía congénita.

      Para una atención oportuna

      Cuando se sospecha o se tiene el diagnóstico en el útero de una enfermedad en el corazón del bebé, lo correcto para prevenir problemas es que la madre sea trasladada antes del nacimiento a un lugar donde pueda ser atendida adecuadamente, es decir hospitales de tercer nivel en el que al momento del nacimiento ya se esté esperando al bebito con cardiopatía para que cualquier problema o eventualidad que presente sea resuelto y para que la atención sea oportuna, de manera que pueda recuperarse pronto y reinstalarse en una vida plena.

       

      Al final la recomendación es visitar a su CARDIOLOGO PEDIATRA o en su defecto visitar nuestro sitio web https://medicosenmerida.mx/medicos-en-merida/cardiologos-pediatras/ para encontrar el especialista que mejor se adapte a sus necesidades.

      5 maneras de diagnosticar la presión arterial alta

      Estudiando el corazón antes del nacimiento

      Hoy en día disponemos de la tecnología necesaria para conocer la anatomía del corazón fetal en épocas cada vez más precoces del embarazo. Es especialmente importante la semana 20 de gestación en la que se van a poder detectar la mayoría de las malformaciones, no solo cardiacas sino también a nivel del resto de Órganos y Sistemas. La tecnología empleada es la ultrasonografía de alta resolución aplicada a la Ecocardiografía Doppler-color fetal. Dicha técnica no se realiza a todos los fetos, únicamente a aquellos en los que el especialista detecte patología en la ecografía obstétrica general y en aquellos con factores conocidos que aumenten el riesgo de padecer una malformación cardiaca como ciertas enfermedades maternas, exposición materna a drogas o medicamentos, infecciones, historial de enfermedades congénitas en familiares cercanos, etcétera.

       

      Utilidad de la ecocardiografía fetal

       

      Los estudios de la anatomía y el funcionamiento del corazón del feto permiten detectar enfermedades en fase muy precoz de su desarrollo. Gracias a ello, en algunos casos se consigue tratar el problema intraútero cuando aún no ha llegado a tener consecuencias más graves, como es el caso de las arritmias fetales, e incluso evitar la falta de desarrollo de un ventrículo al intervenir mediante catéteres sobre las estenosis críticas de la válvula aórtica y pulmonar.

       

      El conocimiento preciso de las anomalías del corazón fetal con la suficiente antelación permite también al profesional transmitir a los padres las posibilidades de tratamiento y el pronóstico de supervivencia y calidad de vida del futuro bebé. Con esta información, los padres podrán tomar la difícil decisión de interrumpir el embarazo en los casos más graves y con peor pronóstico dentro de los plazos legales para la interrupción voluntaria del embarazo ante feto con malformaciones graves. Por otro lado, en el caso de decidir continuar adelante con el embarazo, se podrá establecer la estrategia a seguir de cara al parto, así como elegir el Centro hospitalario donde nacerá el bebé que ha de ser el más capacitado para atender al recién nacido de acuerdo con el grado de complejidad de su cardiopatía.

      Cómo y cuándo se debe realizar

       

      En las semanas 13-14 de gestación se pueden obtener imágenes precisas de las 4 cámaras cardiacas y de las grandes arterias a pesar de su reducido tamaño. En este periodo la imagen del corazón del feto no se encuentra dificultada por el aire de los pulmones ni por las costillas como sí ocurre en fases más avanzadas. En las semanas 18 y 22 las válvulas cardiacas se encuentran plenamente desarrolladas, siendo el mejor momento para su evaluación. Existen una serie de planos estandarizados que constituyen distintos cortes de las estructuras cardiovasculares. Los ultrasonidos rebotan sobre la anatomía cardiaca y “dibujan” dicha anatomía que se representa en una pantalla gracias a una sonda que actúa de transductor.

       

      Problemas cardiacos detectados en la ecocardiografía fetal

       

      Las malformaciones congénitas representan la principal causa de mortalidad entre los recién nacidos y de ellas, las más frecuentes, son las que afectan al corazón. Aproximadamente 1 de cada 100 recién nacidos estará afecto por algún tipo de malformación cardiaca.

      Dentro de los defectos comúnmente detectados mediante la ecocardiografía fetal se encuentran los defectos de septación, es decir, defectos a nivel de los tabiques del corazón (comunicaciones interventriculares e interauriculares y defectos aurículo-ventriculares), los defectos valvulares (válvulas estrechas, malformadas, ausencia total de una válvula, defectos de cierre valvulares, hendiduras…) ,así como defectos más complejos por asociación de varías anomalías como la Tetralogía de Fallot, la hipoplasia de cavidades derechas o izquierdas, la transposición de grandes vasos, etc.

      La ecocardiografía fetal permite también valorar características funcionales del corazón fetal como son la fuerza de contracción, la presencia de signos de sobrecarga cardiaca así como la detección de trastornos del ritmo debidos a la disfunción del sistema eléctrico, ya sea, ritmos demasiado lentos (bradicardia fetal) o ritmos demasiado rápidos (taquicardia fetal), o pérdida del ritmo normal por existencia de impulsos eléctricos anómalos (extrasistolias).

       

      ¿Qué podemos hacer?…del diagnóstico al tratamiento

       

      El tratamiento de las enfermedades del corazón fetal aun está en desarrollo. La cirugía correctora intrauterina forma parte de los objetivos futuros. Sin embargo, ya se ha logrado hoy en día, realizar con éxito algunas técnicas de intervencionismo sobre el corazón fetal consiguiendo cambiar la historia natural de las cardiopatías y mejorando considerablemente su pronóstico y calidad de vida postnatal. El ejemplo más significativo es el caso de las estenosis severas de la válvula aórtica y en menor medida de la válvula pulmonar. En estos casos, actuando precozmente, alrededor de la 20 semana de gestación, y con una minuciosa y estricta selección de los pacientes candidatos, se consiguen porcentajes de éxito en continuo aumento.

       

      Explicación de la técnica

      En esencia la técnica consiste en introducir un catéter a través de la pared abdominal materna, pasando por la pared uterina , tórax fetal y finalmente penetrar el pericardio y el corazón fetal para atravesar el anillo valvular y dilatarlo mediante un balón inserto en la punta del catéter y que se infla una vez se encuentra en la posición deseada. Todo este procedimiento se realiza mediante control ecográfico. Previamente se anestesia el punto de inoculación de la pared abdominal materna y se inyecta en el muslo del feto un sedante para evitar que se mueva durante la realización de la técnica. Si el resultado es satisfactorio, la sangre volverá a salir sin dificultad por la válvula previamente estrecha y eso repercutirá directamente sobre el grado de sobrecarga del ventrículo encargado de bombear la sangre a través de dicha válvula, disminuyéndolo y evitando que el ventrículo se deteriore y no se continúe desarrollando adecuadamente intraútero.

      En el caso de la estenosis aórtica severa, cada vez es mayor el porcentaje de éxito,consiguiéndose prevenir la progresión hacia un ventrículo izquierdo hipoplásico, no viable en el periodo postnatal y que aboca a una corrección quirúrgica univentricular (el ventrículo derecho queda como único ventrículo funcionante). La actuación precoz sobre la válvula aórtica disminuye el estrés sobre el ventrículo izquierdo y permite que se desarrolle en mayor medida haciendo posible la siempre preferible corrección quirúrgica biventricular postnatal.

      También se está desarrollando la misma técnica en el caso de la estenosis de la válvula pulmonar consiguiéndose prevenir en algunos casos la progresión a ventrículo derecho hipoplásico y en otros, la instauración de una insuficiencia cardiaca fetal.

      Una tercera situación en la que resulta útil el intervencionismo fetal es en el caso de ventrículos izquierdos hipoplásicos con foramen oval restrictivo. En este caso, la apertura de dicho foramen oval permite una menor presión en las venas pulmonares y previene la instauración de una hipertensión pulmonar precoz en el periodo neonatal inmediato mejorando significativamente la hemodinámica fetal.

      Y por último, el tratamiento de las arritmias fetales constituye otro avance importante con la posibilidad de inyectar fármacos antiarrítmicos directamente en el cordón umbilical cuando la administración de dichos fármacos a la madre no consigue controlar la arritmia, o la posibilidad de detectar precozmente un bloqueo aurículo-ventricular con bradicardia fetal debido a autoanticuerpos anti-Ro maternos en las madres afectas de enfermedades autoinmunes como el Lupus Eritematoso Sistémico. En este último caso, la administración de corticoides e inmunoglobulinas a las madres, en fases precoces de la gestación, junto con técnicas de plasmaféresis , han conseguido prevenir la progresión del bloqueo del corazón fetal y por tanto la necesidad de implantar un marcapasos postnatal.

       

      Al final la recomendación es visitar a su CARDIOLOGO PEDIATRA o en su defecto visitar nuestro sitio web https://medicosenmerida.mx/medicos-en-merida/cardiologos-pediatras/ para encontrar el especialista que mejor se adapte a sus necesidades.

      5 maneras de diagnosticar la presión arterial alta

      Dolor torácico en niños: cómo actuar

      Dolor torácico en niños: cómo actuar

      El dolor torácico es un síntoma que asusta mucho. Sin embargo, en niños casi nunca tiene causas cardíacas si no va asociado a otros síntomas. No obstante, el cardiólogo infantil siempre hará pruebas como electrocardiograma, ecografía o prueba de esfuerzo para diagnosticar con exactitud la patología o no cardíaca que pueda sufrir el niño.

      Qué hacer cuando un niño tiene dolor torácico

      Depende de la situación que lo produce y del estado clínico del niño cuando tiene el dolor. No es lo mismo tener dolor torácico mientras estás realizando deporte, acompañada de palpitaciones o pérdida de conocimiento, que mientras estás relajado viendo tu programa favorito sin otros síntomas incapacitantes.

       

      Dolor torácico en niños: ¿puede significar una cardiopatía o problemas de corazón?

      El dolor torácico es un síntoma que nos asusta mucho por su significado en personas mayores, que suele deberse a un infarto de miocardio (músculo del corazón) o angina de pecho. Pero en niños no tienen causas cardíacas, sobre todo si no va asociado a otros síntomas, tales como palpitaciones o sensación de falta de aire.
      Los síntomas anginosos son muy llamativos, con síntomas vegetativos como sudoración y palidez de cara y, más que dolor, suele describirse como opresión en todo el pecho con dificultad para respirar y el dolor puede irradiarse hacia el brazo izquierdo o el cuello.
      Los dolores torácicos en niños se deben, principalmente, a dolores musculares o del esternón, que es el hueso que une por delante la parrilla costal. Los niños suelen situarlo a punta de dedo en un sitio concreto del pecho, que aumenta con el movimiento o la respiración profunda y que disminuye estando quietos y desaparece en poco tiempo, sin otros síntomas como palpitaciones (lo cual nos orientaría hacia una arritmia).

       

      Pruebas diagnósticas de posibles patologías

      Lo principal es la historia clínica, que nos orientará, en la mayor parte de los casos, hacia algo benigno.
      Luego confirmaremos nuestras sospechas mediante pruebas complementarias como electrocardiograma (ECG), ecografía cardíaca y, en ocasiones, una prueba de esfuerzo, que realizará el experto en Cardiología Infantil. Dependiendo de los hallazgos, podemos afinar mediante un cateterismo cardiaco con contraste para descartar posibles malformaciones de las arterias coronarias que puedan dar síntomas de tipo anginoso por falta de riego en el corazón, Holter para intentar captar algún tipo de arritmia, etc.

       

      Tratamiento en caso de encontrar alguna patología del corazón

      El tratamiento, como siempre, va a depender del origen del dolor o patología.
      Si se debe a una arritmia, por ejemplo, la trataremos con medicamentos o podemos destruir la vía eléctrica anómala que la produce con calor o frío mediante cateterismo, para evitar nuevos episodios de taquicardias.
      Si realmente se trata de un dolor tipo anginoso habrá que ver la causa que lo produce:
      Hay que descartar un engrosamiento del músculo cardiaco (lo que denominamos miocardiopatía hipertrófica) y ver a qué se debe.
      Aunque a veces ese engrosamiento es genético, puede deberse a una obstrucción de la sangre a través de la salida del ventrículo izquierdo por una malformación valvular por ejemplo o hipertensión arterial crónica haciendo que el corazón trabaje con más carga de la normal.
      Si no se puede corregir la causa como en la estenosis valvular o la hipertensión arterial, empezaremos por ofrecer tratamiento sintomático con fármacos para relajar ese músculo y que trabaje con menos carga para evitar la cirugía.

       

      ¿Qué hacer si repiten los dolores torácicos, tras recibir tratamiento?

      Si se repiten esos dolores y son debidos a causas potencialmente peligrosas, como la miocardiopatía hipertrófica mencionada anteriormente, pasaremos al siguiente estadio en el tratamiento como es la cirugía, resecando o recortando parte del músculo engrosado y liberar así la obstrucción que producen esos síntomas.

       

      Al final la recomendación es visitar a su CARDIOLOGO PEDIATRA o en su defecto visitar nuestro sitio web https://medicosenmerida.mx/medicos-en-merida/cardiologos-pediatras/ para encontrar el especialista que mejor se adapte a sus necesidades.

      5 maneras de diagnosticar la presión arterial alta

      La práctica deportiva en relación con cardiopatías

      En España son muchos los niños y adolescentes que realizan actividades deportivas. De hecho, el grupo de trabajo “Actividad Física” de la Asociación Española de Pediatría recomienda la realización de actividad física moderada durante al menos 60 minutos diarios tres días a la semana.

      Desde junio de 2013, se estableció una ley para proteger la salud del deportista y luchar contra el dopaje en la actividad deportiva. De este modo, el máximo organismo del deporte en nuestro país, la Agencia Española de Protección de la Salud en el Deporte, determinará, progresivamente, la obligación de realizar chequeos médicos antes de obtener la licencia federativa para aquellos deportes en que se considere. Esta medida no afectará a la práctica de deporte no federado y que llevan a cabo una gran cantidad de niños y adolescentes.

       

      Muerte súbita de origen cardíaco

      Los especialistas en Cardiología Infantil consideramos muerte súbita de origen cardiaco aquella que sucede durante el ejercicio físico o en la hora posterior a su finalización. Además, cabe destacar que la mayoría de los eventos cardiovasculares se producen durante la práctica de deporte a nivel recreativo. En cualquier caso, los imprevistos cardiovasculares vinculados con la actividad deportiva son afortunadamente muy poco frecuentes en la edad pediátrica y se relacionan con las miocardiopatías y anomalías congénitas de arterias coronarias, las canalopatías y síndromes de preexcitación, las valvulopatías, la disección aórtica, la miocarditis y la commotio cordis.
      De este modo, parece razonable establecer un protocolo de control predeportivo que permita detectar enfermedades cardiovasculares potencialmente letales. En ese sentido, en febrero de 2015 la Sociedad Española de Cardiología Pediátrica y Cardiopatías Congénitas (SECPyCC), el Consejo Superior de Deportes y la Agencia Española de Protección de la Salud en el Deporte han elaborado una «Guía Clínica de Evaluación Cardiovascular previa a la práctica deportiva en pediatría».

       

      Valoración cardiovascular preventiva

      A modo de prevención, los especialistas en Cardiología Pediátrica aconsejan la realización de una valoración cardiovascular previa a la práctica deportiva en niños y adolescentes. Esta evaluación comprende una completa historia clínica, que incluyan antecedentes de soplo cardíacos, hipertensión arterial, toma de medicamentos de forma prolongada en los dos últimos años, crisis convulsivas no aclaradas u otras enfermedades que el niño o su familia perciban como un peligro potencial. Además, se interroga acerca de los antecedentes familiares de problemas cardiacos, miocardiopatías, arritmias o muerte súbita antes de los 50 años de edad.
      Otro de los datos a tener en cuenta son los síntomas del niño: si se ha quejado de dolor en el pecho en situaciones de esfuerzo, la presencia de síncope o presíncope o la sensación de corazón muy rápido, palpitaciones o latidos irregulares. También preguntaremos si el paciente se fatiga habitualmente antes que el resto de sus compañeros al practicar deporte.
      El siguiente paso es realizar una exploración física completa que incluya antropometría con peso, talla e índice de masa corporal, la toma de tensión arterial, la auscultación cardiopulmonar y la palpación de los pulsos periféricos. Prestaremos especial atención a la presencia de deformidades torácicas como el pectus excavatum o el pectus carinatum y a la búsqueda de estigmas de síndrome de Marfan.
      Siempre realizaremos un electrocardiograma de 12 derivaciones, que nos permita una lectura sistemática del mismo. En ella podremos advertir pequeñas alteraciones frecuentes en la edad pediátrica que no precisan ninguna limitación para la práctica el deporte, pero también alteraciones más severas, cuya evaluación puede precisar la realización de exploraciones complementarias.

       

      Avances en el control preventivo

      Para la realización de un examen más riguroso, el Dr. Centeno Malfaz incorpora en él la realización de una ecocardiografía 2D doppler color. Esta prueba permite realizar una valoración de la anatomía cardiaca, así como de la manera en que el corazón está funcionando. De esta manera realizamos una observación cardiovascular profunda, dejando la aplicación de otras pruebas como la ergometría, el holter-ECG o la cardiorresonancia para pacientes seleccionados que presenten alteraciones en esta primera evaluación.
      Por último, recordar que recomendamos repetir la evaluación cada dos años siempre que los resultados sugieran la ausencia de patología cardiovascular. En caso contrario, pueden ser necesarias revisiones con mayor frecuencia.

       

      Al final la recomendación es visitar a su CARDIOLOGO PEDIATRA o en su defecto visitar nuestro sitio web https://medicosenmerida.mx/medicos-en-merida/cardiologos-pediatras/ para encontrar el especialista que mejor se adapte a sus necesidades.

      Enfermedad de Kawasaki

      Síndrome del corazón roto

      Descripción general

      El síndrome del corazón roto es una afección cardíaca temporaria que frecuentemente surge por situaciones de mucho estrés, como la muerte de un ser querido. Esta afección también puede ser provocada por una enfermedad física grave o una cirugía. Las personas con síndrome del corazón roto pueden tener dolor repentino en el pecho o pensar que tienen un ataque cardíaco.

      En el síndrome del corazón roto, hay una alteración temporaria del funcionamiento de bombeo normal del corazón en una de las áreas de este. El resto del corazón funciona normalmente o incluso con contracciones más fuertes. El síndrome del corazón roto puede ser causado por una reacción del corazón a un estallido de hormonas del estrés.

      Los médicos también llaman a esta afección cardiomiopatía de takotsubo, síndrome de abombamiento apical o cardiomiopatía por estrés. Los síntomas del síndrome del corazón roto son tratables y la afección normalmente puede revertirse sola en días o semanas.

      Síntomas

      Los síntomas del síndrome del corazón roto pueden ser similares a los de un ataque cardíaco. Los síntomas frecuentes son los siguientes:

      • Dolor en el pecho
      • Dificultad para respirar

      Cualquier dolor persistente en el pecho o que dure mucho tiempo podría ser un signo de ataque cardíaco, por lo que es importante considerarlo seriamente y llamar al 911 si tienes dolor en el pecho.

      Cuándo consultar al médico

      Si tienes cualquier dolor en el pecho, latidos del corazón muy rápidos o irregulares, o dificultad para respirar después de un suceso estresante, llama inmediatamente al 911 o a un servicio de asistencia médica de urgencia.

      Causas

      La causa exacta del síndrome del corazón roto no está bien definida. Se piensa que una explosión de hormonas del estrés, como la adrenalina, pueden dañar temporalmente el corazón de algunas personas.

      No está bien definido de qué manera estas hormonas pueden dañar el corazón o si existe otra causa. Se sospecha que la constricción temporal de las arterias más importantes o de las pequeñas arterias del corazón puede ser una causa.

      El síndrome del corazón roto generalmente es precedido por un evento físico o emocional intenso. Algunos desencadenantes posibles del síndrome del corazón roto son los siguientes:

      • Noticias sobre la muerte inesperada de un ser querido
      • Un diagnóstico médico aterrador
      • Maltrato doméstico
      • Perder o, incluso ganar, mucho dinero
      • Discusiones fuertes
      • Una fiesta sorpresa
      • Tener que actuar en público
      • Perder el empleo
      • Divorcio
      • Factores de estrés físico, como un ataque de asma, un accidente de auto o una cirugía compleja

      También es posible que algunos medicamentos, en raras ocasiones, causen el síndrome del corazón roto al provocar una explosión de hormonas del estrés. Los medicamentos que podrían contribuir al síndrome del corazón roto incluyen los siguientes:

      • Epinefrina (EpiPen, EpiPen Jr.), que se usa para tratar las reacciones alérgicas graves o un ataque grave de asma
      • Duloxetina (Cymbalta), un medicamento para tratar los problemas nerviosos en las personas con diabetes o para el tratamiento de la depresión
      • Venlafaxina (Effexor XR), un tratamiento para la depresión
      • Levotiroxina (Synthroid, Levoxyl), que es un medicamento que se indica para las personas cuyas glándulas tiroides no funcionan correctamente

      ¿Qué distingue el síndrome del corazón roto de un ataque cardíaco?

      Los ataques cardíacos suelen producirse por un bloqueo total o casi total de la arteria cardíaca. Esta obstrucción se debe a un coágulo de sangre que se forma en el sitio de estrechamiento debido a la acumulación de grasa (ateroesclerosis) en la pared de la arteria. En el caso del síndrome del corazón roto, las arterias cardíacas no están bloqueadas, si bien el flujo sanguíneo en las arterias del corazón puede ser reducido.

      Factores de riesgo

      Existe un número de factores de riesgo conocidos para el síndrome del corazón roto que incluyen lo siguiente:

      • El sexo. Este trastorno afecta a las mujeres con mucha más frecuencia que a los hombres.
      • La edad. Aparentemente, la mayoría de las personas que tienen el síndrome del corazón roto son mayores de 50 años.
      • Antecedentes de un trastorno neurológico. Las personas con trastornos neurológicos, como una lesión en la cabeza o un trastorno de convulsiones (epilepsia), tienen un riesgo mayor de padecer el síndrome del corazón roto.
      • Un trastorno psiquiátrico anterior o actual. Si has tenido trastornos, como ansiedad o depresión, probablemente tengas un riesgo mayor de padecer el síndrome del corazón roto.

      Complicaciones

      En raras ocasiones, el síndrome del corazón roto es mortal. Sin embargo, muchos de los que padecen el síndrome del corazón roto se recuperan rápidamente y no sufren efectos de largo plazo.

      Otras complicaciones del síndrome del corazón roto incluyen:

      • Acumulación de líquidos en los pulmones (edema pulmonar)
      • Presión arterial baja (hipotensión)
      • Latido irregular del corazón
      • Insuficiencia cardíaca

      También es posible que padezcas nuevamente del síndrome del corazón roto si tienes otro episodio estresante. Sin embargo, las probabilidades de que esto suceda son escasas.

      Prevención

      Existe una pequeña posibilidad de que el síndrome del corazón roto vuelva a ocurrir después de un primer episodio. No existe un tratamiento de eficacia que pueda prevenir otros episodios.

      Muchos médicos recomiendan tratamientos de largo plazo con betabloqueantes o medicamentos similares que bloquean los posibles efectos dañinos de las hormonas del estrés al corazón. Reconocer y controlar el estrés en tu vida también podría ser importante para ayudarte a prevenir el síndrome del corazón roto, incluso cuando no hay evidencia de que esto sea realmente así.

       

      Al final la recomendación es visitar a su CARDIOLOGO o en su defecto visitar nuestro sitio web https://medicosenmerida.mx/medicos-en-merida/cardiologos/ para encontrar el especialista que mejor se adapte a sus necesidades.

      Enfermedad de Kawasaki

      Síndrome del corazón izquierdo hipoplásico

      Descripción general

      El síndrome del corazón izquierdo hipoplásico es un defecto cardíaco complejo y poco frecuente que se presenta al nacer (congénito). El lado izquierdo del corazón está gravemente subdesarrollado en los casos del síndrome del corazón izquierdo hipoplásico.

      Si tu bebé nace con el síndrome del corazón izquierdo hipoplásico, el lado izquierdo del corazón no puede bombear sangre al cuerpo de manera efectiva. Por lo tanto, el lado derecho del corazón debe bombear sangre a los pulmones y al resto del cuerpo.

      Para tratar el síndrome del corazón izquierdo hipoplásico, se necesitan medicamentos para prevenir que la conexión (conducto arterial) se bloquee entre los lados derecho e izquierdo, seguidos de una cirugía o un trasplante de corazón. Con los avances en los cuidados médicos, el pronóstico para los bebés que nacen con el síndrome del corazón izquierdo hipoplásico es mejor que en el pasado.

      Síntomas

      Por lo general, los bebés nacidos con el síndrome de hemicardio izquierdo hipoplásico se enferman gravemente poco después de nacer. Los síntomas del síndrome de hemicardio izquierdo hipoplásico incluyen los siguientes:

      • Piel de color grisáceo o azul (cianosis)
      • Respiración rápida y dificultad para respirar
      • Alimentación escasa
      • Manos y pies fríos
      • Pulso débil
      • Estar inusualmente somnoliento o inactivo

      Si se permite que las conexiones naturales entre los lados izquierdo y derecho del corazón (foramen oval y conducto arterioso) se cierren en los primeros días de vida de un bebé con síndrome de hemicardio izquierdo hipoplásico, el bebé puede entrar en choque y, posiblemente, morir. Los signos de choque incluyen los siguientes:

      • Piel fría y viscosa, pálida o de color gris
      • Pulso débil y rápido
      • Respiración anormal que puede ser lenta y superficial o muy rápida
      • Ojos apagados que parecen mirar fijamente

      Un bebé en choque puede estar consciente o inconsciente. Si sospechas que tu bebé está en choque, llama inmediatamente al 911 o a tu número de emergencia local.

      Cuándo consultar al médico

      Es posible que tu bebé sea diagnosticado con síndrome del corazón izquierdo hipoplásico, ya sea antes de nacer o al poco tiempo. Sin embargo, deberías buscar ayuda médica si notas que tu bebé tiene los siguientes síntomas:

      • Color azul grisáceo en la piel
      • Respiración agitada y con dificultad
      • Mala alimentación
      • Manos y pies fríos
      • Pulso débil
      • Está inusualmente somnoliento o inactivo

      Si tu bebé tiene alguno de los signos de shock que se describen a continuación, llama al 911 o al número de emergencia local de inmediato:

      • Piel fría y húmeda que puede ser pálida o gris
      • Pulso acelerado y débil
      • Respiración anormal que puede ser lenta y superficial o muy acelerada
      • Mirada perdida y sin expresión

      Causas

      El síndrome del hemicardio izquierdo hipoplásico ocurre durante el crecimiento fetal, cuando el corazón del bebé se está desarrollando. Se desconoce la causa. Sin embargo, si en tu familia hay un niño con síndrome del hemicardio izquierdo hipoplásico, aumenta el riesgo de tener otro con una enfermedad similar.

      Un corazón normal tiene cuatro cavidades, dos ubicadas en el lado derecho y dos en el izquierdo. Al realizar su función básica (bombear sangre por todo el cuerpo), el corazón usa los lados izquierdo y derecho para distintas tareas.

      El lado derecho del corazón impulsa la sangre hacia los pulmones. En los pulmones, el oxígeno enriquece la sangre, que luego circula hacia el lado izquierdo del corazón. El lado izquierdo del corazón bombea sangre hacia un gran vaso llamado aorta, que hace circular la sangre rica en oxígeno al resto del cuerpo.

      Qué sucede en el síndrome del corazón izquierdo hipoplásico

      Cuando hay síndrome del corazón izquierdo hipoplásico, el lado izquierdo del corazón no puede suministrar adecuadamente sangre al cuerpo porque la cámara inferior izquierda (ventrículo izquierdo) es demasiado pequeña o, en algunos casos, ni siquiera existe. Además, las válvulas del lado izquierdo del corazón (válvula aórtica y válvula mitral) no funcionan correctamente y la arteria principal que sale del corazón (aorta) es más pequeña de lo normal.

      Durante los primeros días de vida, el lado derecho del corazón puede bombear sangre tanto a los pulmones como al resto del cuerpo a través de un vaso sanguíneo que conecta la arteria pulmonar directamente a la aorta (conducto arterial). La sangre rica en oxígeno regresa al lado derecho del corazón a través de una abertura natural (agujero oval) entre las cámaras derechas del corazón (aurículas). Cuando el agujero oval y el conducto arterial están abiertos, se denominan “persistentes”.

      Si el conducto arterial y el agujero oval se cierran, lo que normalmente sucede después del primer o segundo día de vida, el lado derecho del corazón no tiene forma de bombear sangre hacia el cuerpo. Mantener estas conexiones abiertas con medicamentos es necesario para la supervivencia en los primeros días de vida en bebés con síndrome del corazón izquierdo hipoplásico. De esta manera, la sangre seguirá fluyendo hacia el cuerpo hasta que se realice la cirugía cardíaca.

      Síndrome del corazón izquierdo hipoplásico: la perspectiva de un niño

      Factores de riesgo

      Si ya tienes un niño con el síndrome del corazón izquierdo hipoplásico, tienes un mayor riesgo de tener otro niño con esta enfermedad o una similar.

      Aparte de la historia clínica familiar, no existen factores de riesgo claros para el síndrome del corazón izquierdo hipoplásico.

      Complicaciones

      Sin cirugía, el síndrome del corazón izquierdo hipoplásico es mortal, generalmente en las primeras semanas de vida.

      Con tratamiento, muchos bebés sobreviven, aunque la mayoría tendrá complicaciones en el futuro. Algunas de las complicaciones pueden incluir:

      • Cansarse fácilmente al practicar deportes u otros ejercicios
      • Anomalías de la frecuencia cardíaca (arritmias)
      • Acumulación de líquido en los pulmones, el abdomen, las piernas y los pies (edema)
      • Limitación de crecimiento
      • Formación de coágulos de sangre que pueden provocar una embolia pulmonar o un accidente cerebrovascular
      • Problemas de desarrollo relacionados con el cerebro y el sistema nervioso
      • La necesidad de someterse a una cirugía cardíaca adicional o un trasplante

      Prevención

      No existe una causa conocida del síndrome del hemicardio izquierdo hipoplásico, por lo que no hay una manera conocida de prevenir la enfermedad. Si tienes antecedentes familiares de defectos cardíacos, o si tienes un hijo con un defecto cardíaco congénito, antes de buscar un embarazo considera hablar con un consejero especializado en genética y un cardiólogo con experiencia en defectos cardíacos congénitos.

       

      Al final la recomendación es visitar a su CARDIOLOGO o en su defecto visitar nuestro sitio web https://medicosenmerida.mx/medicos-en-merida/cardiologos/ para encontrar el especialista que mejor se adapte a sus necesidades.

      Enfermedad de Kawasaki

      Síndrome de Wolff-Parkinson-White

      Descripción general

      En el síndrome de Wolff-Parkinson-White, una vía eléctrica extra entre las cavidades superiores e inferiores del corazón causa un latido del corazón rápido. La vía extra está presente al nacer y es poco frecuente.

      Por lo general, los episodios de latidos del corazón rápidos no ponen en riesgo la vida, pero pueden generar problemas cardíacos graves. El tratamiento puede detener o evitar episodios de latidos del corazón rápidos. Un procedimiento con catéter (ablación) puede corregir de forma permanente los problemas del ritmo cardíaco.

      La mayoría de las personas con una vía eléctrica extra no experimenta latidos del corazón rápidos. Este trastorno, denominado «patrón de Wolff-Parkinson-White», se descubre solo por casualidad durante un examen cardíaco. Aunque el patrón de Wolff-Parkinson-White a menudo es inofensivo, los médicos pueden recomendar más evaluaciones antes de que los niños con este patrón participen en deportes de gran intensidad.

       

      Síntomas

      Personas de todas las edades, inclusive niños, pueden tener los síntomas relacionados con Wolff-Parkinson-White.

      Los síntomas del síndrome de Wolff-Parkinson-White son el resultado de una frecuencia cardíaca rápida. A menudo, estos aparecen por primera vez en adolescentes o en personas de entre 20 y 30 años. Los síntomas frecuentes del síndrome de Wolff-Parkinson-White son los siguientes:

      • Sensación de latidos del corazón rápidos, con aleteos o golpeteos (palpitaciones)
      • Mareos o aturdimiento
      • Dificultad para respirar
      • Desmayo
      • Fatiga
      • Ansiedad

      Un episodio de latido del corazón muy rápido puede comenzar de forma repentina y durar por algunos segundos o varias horas. Los episodios pueden ocurrir mientras haces ejercicio o mientras descansas. La cafeína u otros estimulantes y el alcohol pueden ser un desencadenante para algunas personas.

      Con el tiempo, los síntomas de Wolff-Parkinson-White pueden desaparecer en el 25 por ciento de las personas que los padecen.

      Síntomas en los casos más graves

      Entre el 10 y el 30 por ciento de las personas con síndrome de Wolff-Parkinson-White ocasionalmente tiene un tipo de latido del corazón irregular conocido como «fibrilación auricular». En estas personas, algunos signos y síntomas de Wolff-Parkinson-White pueden ser:

      • Dolor en el pecho
      • Opresión en el pecho
      • Dificultad para respirar
      • Desmayo

      Síntomas en lactantes

      Algunos signos y síntomas en bebés con Wolff-Parkinson-White pueden ser:

      • Color cenizo
      • Agitación o irritabilidad
      • Respiración rápida
      • Alimentación deficiente

      Cuándo consultar al médico

      Hay varios trastornos que pueden provocar latidos del corazón irregulares (arritmia). Es importante obtener un diagnóstico rápido y preciso, y la atención médica adecuada. Consulta con tu médico si tú o tu hijo manifiestan síntomas asociados con el síndrome de Wolff-Parkinson-White.

      Llama al 911 o al número local de emergencias si tienes cualquiera de los siguientes síntomas durante más de unos minutos:

      • Latidos del corazón acelerados o irregulares
      • Dificultad para respirar
      • Dolor en el pecho

      Causas

      La vía eléctrica extra en el corazón que causa un latido del corazón rápido está presente al nacer. Un gen anormal es la causa de un pequeño porcentaje de personas con Wolff-Parkinson-White. El síndrome también se puede asociar con algunas formas de enfermedad cardíaca congénita, como la anomalía de Ebstein.

      Por otra parte, se sabe muy poco sobre la razón por la cual se forma la vía extra. Wolff-Parkinson-White es más frecuente en hombres que en mujeres.

      Sistema eléctrico cardíaco normal

      El corazón consta de cuatro cavidades: dos cavidades superiores (aurículas) y dos cavidades inferiores (ventrículos). El ritmo del corazón se controla normalmente mediante una masa de tejido en la aurícula derecha (nódulo sinusal). El nódulo sinusal produce impulsos eléctricos que generan cada latido del corazón.

      Estos impulsos eléctricos pasan por las aurículas, lo que hace que las contracciones musculares bombeen sangre a los ventrículos. Después, los impulsos eléctricos llegan a un grupo de células denominadas «nódulo auriculoventricular», generalmente la única vía por la que las señales van desde las aurículas hacia los ventrículos. El nódulo auriculoventricular disminuye la señal eléctrica antes de enviarla a los ventrículos.

      Este leve retraso permite que los ventrículos se llenen de sangre. Cuando los impulsos eléctricos llegan a los ventrículos, las contracciones musculares bombean sangre hacia los pulmones y al resto del cuerpo.

      Sistema eléctrico anormal en Wolff-Parkinson-White

      En el síndrome de Wolff-Parkinson-White, una vía eléctrica extra conecta las aurículas y los ventrículos, lo que permite que los impulsos eléctricos eviten el nódulo auriculoventricular. Cuando los impulsos eléctricos usan este desvío hacia el corazón, los ventrículos se activan demasiado pronto.

      La vía eléctrica extra puede ocasionar dos tipos importantes de alteraciones del ritmo:

      • Impulsos eléctricos en bucle. En Wolff-Parkinson-White, los impulsos eléctricos del corazón van hacia abajo, ya sea por la vía normal o por la vía extra, y hacia arriba por la otra vía, lo que crea un bucle completo de señales eléctricas. Esta enfermedad (taquicardia por reentrada auriculoventricular) envía impulsos a los ventrículos a una frecuencia muy rápida. Como consecuencia, los ventrículos bombean muy rápido, lo que provoca latidos del corazón rápidos.
      • Impulsos eléctricos desorganizados. Si los impulsos eléctricos no comienzan correctamente en la aurícula derecha, pueden ir a través de las aurículas de modo desorganizado, lo que causa fibrilación auricular. Las señales desorganizadas y la vía extra de Wolff-Parkinson-White también pueden provocar que los ventrículos latan más rápido. Como consecuencia, los ventrículos no tienen tiempo de llenarse de sangre y no bombean sangre al cuerpo.

      Complicaciones

      En muchas personas, el síndrome de Wolff-Parkinson-White no causa problemas significativos. Sin embargo, pueden ocurrir complicaciones y no siempre es posible conocer cuál es el riesgo en situaciones graves relacionadas con el corazón. Si el trastorno no se trata y, especialmente, si tienes otras enfermedades cardíacas, puedes experimentar:

      • Desmayos
      • Latidos del corazón rápidos
      • En raras ocasiones, muerte súbita

       

      Al final la recomendación es visitar a su CARDIOLOGO o en su defecto visitar nuestro sitio web https://medicosenmerida.mx/medicos-en-merida/cardiologos/ para encontrar el especialista que mejor se adapte a sus necesidades.

      Enfermedad de Kawasaki

      Pericarditis

      Descripción general

      La pericarditis es la inflamación y la irritación del pericardio, la membrana delgada con forma de saco que rodea el corazón. A menudo, la pericarditis causa dolor en el pecho y, a veces, otros síntomas. El dolor agudo en el pecho asociado a la pericarditis se produce cuando las capas irritadas del pericardio se frotan entre sí.

      Por lo general, la pericarditis comienza de forma repentina, pero no dura mucho tiempo (aguda). Cuando los síntomas se manifiestan de manera más gradual o continúan, la pericarditis se considera crónica.

      La mayoría de los casos son leves y, por lo general, mejoran sin tratamiento. El tratamiento de los casos más graves puede comprender la administración de medicamentos y, rara vez, cirugía. El diagnóstico y tratamiento tempranos pueden ayudar a reducir el riesgo de tener complicaciones a largo plazo a causa de la pericarditis.

       

      Síntomas

      La pericarditis tiene distintos tipos de clasificaciones en función del patrón y la duración de los síntomas. La pericarditis aguda normalmente dura menos de tres semanas. La pericarditis incesante dura entre cuatro y seis semanas, pero menos de tres meses, y es continua.

      La pericarditis se describe como recurrente si se manifiesta aproximadamente de cuatro a seis semanas después de una pericarditis aguda con un intervalo sin síntomas entre ambos episodios. La pericarditis se considera crónica si los síntomas duran más de tres meses.

      Si tienes pericarditis aguda, el síntoma más frecuente es un dolor punzante intenso en el pecho, detrás del esternón o del lado izquierdo del pecho. Sin embargo, algunas personas que tienen pericarditis aguda describen el dolor en el pecho como leve y constante o como una sensación de presión, y de intensidad variable.

      El dolor de la pericarditis aguda puede trasladarse al hombro izquierdo y al cuello. A menudo, se intensifica cuando toses, te acuestas o inhalas profundamente. Estar sentado e inclinarse hacia adelante suele aliviar el dolor. A veces, puede ser difícil distinguir el dolor en el pericardio del dolor a causa de un ataque cardíaco.

      Por lo general, la pericarditis crónica se asocia a la inflamación crónica y puede generar la aparición de líquido alrededor del corazón (derrame pericárdico). El síntoma más frecuente de la pericarditis crónica es el dolor en el pecho.

      Según el tipo, los signos y síntomas de la pericarditis pueden comprender algunos de los siguientes o todos ellos:

      • Dolor de pecho punzante e intenso, en el centro o el lado izquierdo del pecho, por lo general más intenso al inhalar
      • Dificultad para respirar al reclinarse
      • Palpitaciones cardíacas
      • Poca fiebre
      • Sensación general de debilidad, fatiga o náuseas
      • Tos
      • Hinchazón abdominal o en las piernas

      Cuándo consultar al médico

      Busca atención médica inmediata si tienes síntomas nuevos de dolor en el pecho.

      Muchos de los síntomas de la pericarditis son similares a los de otras afecciones cardíacas y pulmonares. Cuanto antes te evalúen, más temprano podrás recibir el diagnóstico y tratamiento adecuados. Por ejemplo, si bien la causa del dolor agudo en el pecho puede ser la pericarditis, la causa original pudo haber sido un ataque cardíaco o un coágulo en los pulmones (émbolo pulmonar).

      Causas

      Bajo circunstancias normales, el saco pericárdico de dos capas que rodea el corazón contiene una pequeña cantidad de líquido lubricante. En la pericarditis, el saco se inflama y la fricción resultante del saco inflamado produce dolor en el pecho.

      Con frecuencia, la causa de la pericarditis es difícil de determinar. En la mayoría de los casos, los médicos no pueden determinar una causa (idiopática) o sospechan que hay una infección viral.

      La pericarditis también puede manifestarse poco después de un ataque cardíaco grave, a causa de la irritación del músculo cardíaco dañado subyacente. Además puede haber una manifestación tardía de pericarditis semanas después de un ataque cardíaco o de una cirugía cardíaca.

      Esta pericarditis tardía se conoce como Síndrome de Dressler. El síndrome de Dressler también se denomina «síndrome pospericardiotomía», «síndrome de infarto postmiocardial» y «síndrome de lesión poscardíaca».

      Otras causas de pericarditis son:

      • Trastornos inflamatorios sistémicos. Estos pueden comprender lupus y artritis reumatoide.
      • Traumatismo. Las lesiones en el corazón o el tórax pueden deberse a un accidente en un vehículo, u otro tipo de accidente.
      • Otros trastornos de salud. Estos pueden comprender insuficiencia renal, sida, tuberculosis y cáncer.
      • Ciertos medicamentos. Aunque es poco frecuente, algunos medicamentos pueden causar pericarditis.

      Complicaciones

      Las complicaciones de la pericarditis pueden comprender:

      • Pericarditis constrictiva. Aunque es poco frecuente, algunas personas que padecen pericarditis, en especial quienes sufren de inflamación a largo plazo y recurrencias crónicas, pueden presentar engrosamiento, cicatrización y contracción del pericardio.

        En estos casos, el pericardio pierde mucha elasticidad y se asemeja a una caja rígida ajustada alrededor del corazón, lo que evita que el corazón trabaje correctamente. Este trastorno se llama «pericarditis constrictiva» y a menudo produce hinchazón intensa de piernas y abdomen, y también dificultad para respirar.

      • Taponamiento cardíaco. Cuando se acumula demasiado líquido en el pericardio, puede presentarse un trastorno muy peligroso llamado «taponamiento cardíaco».

        El exceso de líquido produce presión en el corazón y no le permite llenarse correctamente. Eso significa que fluye menos sangre del corazón y esto causa una caída importante de la presión arterial. El taponamiento cardíaco puede ser mortal si no se lo trata con urgencia.

      Por lo general, el diagnóstico y tratamiento tempranos reducen el riesgo de complicaciones a largo plazo.

       

      Al final la recomendación es visitar a su CARDIOLOGO o en su defecto visitar nuestro sitio web https://medicosenmerida.mx/medicos-en-merida/cardiologos/ para encontrar el especialista que mejor se adapte a sus necesidades.

      Enfermedad de Kawasaki

      Prolapso de la válvula mitral

      Descripción general

      El prolapso de la válvula mitral ocurre cuando las valvas de la válvula mitral sobresalen (prolapso) como un paracaídas en la cavidad superior izquierda del corazón (aurícula izquierda) durante la contracción cardíaca.

      El prolapso de la válvula mitral a veces hace que la sangre fluya en dirección contraria, hacia la aurícula izquierda, un trastorno llamado «insuficiencia de la válvula mitral».

      En la mayor parte de los casos, el prolapso de la válvula mitral no pone en riesgo la vida y no necesita tratamiento ni cambios en el estilo de vida. Sin embargo, algunas personas con prolapso de la válvula mitral requieren tratamiento.

      Síntomas

      Si bien el prolapso de la válvula mitral, por lo general, es un trastorno de por vida, muchas personas que lo padecen nunca manifiestan síntomas. Cuando se lo diagnostican, muchas personas se sorprenden al descubrir que tienen una enfermedad cardíaca.

      Cuando los signos y síntomas se manifiestan, puede deberse a que la sangre se filtra hacia atrás a través de la válvula (regurgitación). Los síntomas del prolapso de la válvula mitral pueden variar mucho según la persona. Suelen ser leves y manifestarse de forma gradual. Los síntomas pueden ser:

      • Latidos del corazón acelerados o irregulares (arritmia)
      • Mareos o aturdimiento
      • Problemas o dificultad para respirar, en general, al estar recostado o durante la actividad física
      • Fatiga
      • Dolor en el pecho que no se debe a un ataque cardíaco o a la enfermedad de las arterias coronarias

      Cuándo consultar al médico

      Si crees tener cualquiera de los síntomas mencionados antes, pide una consulta con tu médico.

      Muchas otras enfermedades provocan los mismos síntomas que el prolapso de la válvula mitral, por lo que solo una consulta con tu médico puede determinar la causa de tus síntomas. Si sientes dolor en el pecho y no estás seguro de si podría ser un ataque cardíaco, busca atención médica de urgencia de inmediato.

      Si ya te diagnosticaron prolapso de la válvula mitral, consulta con tu médico si tus síntomas empeoran.

      Causas

      Cuando el corazón funciona de manera adecuada, la válvula mitral se cierra por completo durante la contracción del ventrículo izquierdo y evita que la sangre vuelva a la cavidad superior izquierda del corazón (aurícula izquierda).

      Sin embargo, en algunas personas que tienen prolapso de la válvula mitral, cada vez que el corazón se contrae, una o ambas valvas (aletas) de la válvula mitral tienen un tejido adicional que sobresale (protruye) como un paracaídas en el interior de la aurícula izquierda.

      Esta protuberancia puede impedir que la válvula se cierre en forma hermética. La insuficiencia de la válvula mitral se produce cuando la sangre se filtra en sentido inverso a través de la válvula.

      Si solo una pequeña cantidad de sangre se filtra en sentido contrario hacia la aurícula, es posible que esto no cause problemas. Una insuficiencia de la válvula mitral más grave puede provocar síntomas, como dificultad para respirar, fatiga o aturdimiento.

      Al prolapso de la válvula mitral también se lo conoce como «síndrome de clic-soplo». Cuando un médico escucha el corazón con un estetoscopio, es posible que escuche un sonido parecido a un clic a medida que las valvas de la válvula se inflan, seguido de un soplo producido por la sangre que fluye de vuelta hacia la aurícula. Otros nombres para describir el prolapso de la válvula mitral son:

      • Síndrome de Barlow
      • Síndrome de válvula flácida
      • Síndrome de inflamación de la válvula mitral
      • Enfermedad de la válvula mitral mixomatosa

      Factores de riesgo

      El prolapso de la válvula mitral es un trastorno que puede aparecer en cualquier persona de cualquier edad.

      Los síntomas graves del prolapso de la válvula mitral suelen aparecer con mayor frecuencia en hombres mayores de 50 años.

      El prolapso de la válvula mitral puede ser hereditario y estar asociado a varios trastornos diferentes; por ejemplo:

      • Síndrome de Marfan
      • Síndrome de Ehlers-Danlos
      • Anomalía de Ebstein
      • Distrofia muscular
      • Enfermedad de Graves
      • Escoliosis

      Complicaciones

      Si bien la mayoría de las personas con prolapso de la válvula mitral nunca tiene problemas, es posible que se presenten complicaciones. Estas pueden ser:

      • Insuficiencia de la válvula mitral. La complicación más frecuente es una enfermedad en la cual la válvula filtra sangre de regreso hacia la aurícula izquierda (insuficiencia de la válvula mitral).

        Ser hombre o tener presión arterial alta aumenta el riesgo de padecer insuficiencia de la válvula mitral.

        Si la insuficiencia es grave, es posible que necesites una cirugía para reparar o reemplazar la válvula a fin de prevenir una insuficiencia cardíaca.

      • Problemas en el ritmo cardíaco (arritmias). Los ritmos cardíacos irregulares ocurren, con mayor frecuencia, en las cavidades superiores del corazón. Aunque puedan ser molestos, no suelen ser mortales.

        Las personas con insuficiencia o deformidad graves de la válvula mitral corren un mayor riesgo de sufrir problemas en el ritmo cardíaco, los cuales pueden afectar el flujo sanguíneo a través del corazón.

      • Infección de las válvulas cardíacas (endocarditis). El interior del corazón está revestido con una membrana delgada llamada «endocardio». La endocarditis es una infección de esta membrana interna.

        Una válvula mitral con anomalías aumenta las probabilidades de contraer endocarditis causada por bacterias, lo que puede dañar aún más la válvula mitral.

        A las personas con alto riesgo de padecer endocarditis se les puede recetar antibióticos antes de ciertos procedimientos dentales o médicos para reducir el riesgo de infecciones.

      Prevención

      No puedes prevenir el prolapso de la válvula mitral. Sin embargo, puedes reducir las posibilidades de manifestar las complicaciones asociadas a ella al asegurarte de tomar los medicamentos, si los hubiera, según las indicaciones.

       

      Al final la recomendación es visitar a su CARDIOLOGO o en su defecto visitar nuestro sitio web https://medicosenmerida.mx/medicos-en-merida/cardiologos/ para encontrar el especialista que mejor se adapte a sus necesidades.

      Enfermedad de Kawasaki

      Taquicardia supraventricular

      Descripción general

      La taquicardia supraventricular, también conocida como «taquicardia supraventricular paroxística», se refiere a los latidos del corazón anormalmente rápidos. Es un término amplio que comprende muchas formas de problemas en la frecuencia cardíaca (arritmias cardíacas) que se originan sobre los ventrículos (supraventricular) de la aurícula o del nódulo auriculoventricular.

      Una frecuencia cardíaca normal es de 60 a 100 latidos por minuto. Una frecuencia cardíaca superior a los 100 latidos por minuto se denomina «taquicardia». Ocurre cuando los impulsos eléctricos que coordinan los latidos del corazón no funcionan correctamente. Puede sentirse como una vibración o aceleración en el corazón.

      La mayoría de las personas que padecen episodios poco frecuentes de taquicardia supraventricular tienen vidas saludables sin restricciones ni intervenciones. Para otras personas, los tratamientos y los cambios en el estilo de vida, a menudo, pueden controlar o eliminar los latidos del corazón rápidos.

      Tipos

      1. Taquicardia auricular
      2. Taquicardia por reentrada del nódulo auriculoventricular

      Síntomas

      La taquicardia supraventricular puede aparecer y desaparecer repentinamente, con períodos de frecuencia cardíaca normal en el medio. Los síntomas pueden durar de unos minutos a algunos días, y algunas personas ni siquiera padecen síntomas.

      La taquicardia supraventricular se convierte en un problema cuando ocurre con frecuencia y es constante, particularmente si tienes un daño cardíaco u otros problemas de salud concurrentes.

      Los signos y síntomas de taquicardia supraventricular pueden ser:

      • Agitación en el pecho
      • Latidos del corazón rápidos (palpitaciones)
      • Dificultad para respirar
      • Aturdimiento o mareos
      • Sudoración
      • Sensación de golpeteos en el cuello
      • Desmayo (síncope) o desvanecimiento

      En el caso de bebés y niños muy pequeños, los signos y síntomas pueden ser difíciles de identificar. La sudoración, una alimentación deficiente, piel pálida y, en los bebés, un pulso cardíaco superior a 200 latidos por minuto pueden indicar taquicardia supraventricular.

      Cuándo consultar al médico

      Por lo general, la taquicardia supraventricular no es mortal, a menos que padezcas otros trastornos cardíacos; sin embargo, es necesario que hables con el médico si presentas síntomas molestos.

      Algunos signos y síntomas, como dificultad para respirar, debilidad, mareos, aturdimiento y desmayo o sensación de desmayo, pueden estar relacionados con una enfermedad grave.

      Busca atención médica de urgencia si presentas de repente o con frecuencia cualquiera de estos signos y síntomas en algún momento en que no esperas sentirlos.

      En casos extremos, un episodio de taquicardia supraventricular puede provocar pérdida de conocimiento.

      Causas

      Para algunas personas, los episodios de taquicardia supraventricular están relacionados con un desencadenante evidente, como el estrés psicológico, la falta de sueño o la actividad física. En otras, es posible que no haya un desencadenante evidente. Algunos factores que pueden provocar o causar un episodio son:

      • Insuficiencia cardíaca
      • Enfermedad tiroidea
      • Enfermedad cardíaca
      • Enfermedad pulmonar crónica
      • Tabaquismo
      • Beber demasiado alcohol
      • Consumir demasiada cafeína
      • Uso de drogas, como la cocaína y las metanfetaminas
      • Ciertos medicamentos, como los medicamentos contra el asma y los de venta libre, tanto para el resfrío como para las alergias
      • Cirugía
      • Embarazo
      • Ciertas enfermedades, como el síndrome de Wolff-Parkinson-White

      ¿Qué es un latido normal del corazón?

      El corazón está formado por cuatro cavidades: dos cavidades superiores (aurículas) y dos cavidades inferiores (ventrículos). Normalmente, el ritmo del corazón es controlado por un marcapasos natural (el nódulo sinusal), que está ubicado en la aurícula derecha. El nódulo sinusal produce impulsos eléctricos que normalmente dan comienzo a cada latido del corazón.

      Desde el nódulo sinusal, los impulsos eléctricos atraviesan las aurículas haciendo que sus músculos se contraigan y bombeen sangre a los ventrículos.

      Luego, los impulsos eléctricos llegan a un grupo de células llamado «nódulo auriculoventricular», que normalmente es la única vía para que las señales pasen de las aurículas a los ventrículos.

      El nódulo auriculoventricular reduce la velocidad de la señal eléctrica antes de enviarla a los ventrículos. Este leve retraso permite que los ventrículos se llenen de sangre. Cuando los impulsos eléctricos llegan a los músculos de los ventrículos, estos se contraen, lo cual hace que bombeen sangre hacia los pulmones o hacia el resto del cuerpo.

      Cuando el corazón está sano, este proceso suele desarrollarse con fluidez, lo cual da como resultado una frecuencia cardíaca normal en reposo de 60 a 100 latidos por minuto.

      La taquicardia supraventricular ocurre cuando las conexiones eléctricas defectuosas del corazón o las zonas anormales de actividad eléctrica provocan y mantienen un ritmo cardíaco anormal. Cuando esto sucede, la frecuencia cardíaca se acelera demasiado y no da tiempo suficiente para que el corazón se llene antes de volver a contraerse. Estas contracciones ineficaces del corazón pueden hacer que te sientas aturdido o mareado, debido a que el cerebro no recibe suficiente sangre y oxígeno.

      Tipos de taquicardia supraventricular

      Existen tres tipos principales de taquicardia supraventricular:

      • Taquicardia por reentrada del nódulo auriculoventricular. Es el tipo más frecuente de taquicardia supraventricular tanto en hombres como mujeres de cualquier edad, aunque suele ocurrir con más frecuencia en mujeres jóvenes.
      • Taquicardia recíproca auriculoventricular. La taquicardia recíproca auriculoventricular es el segundo tipo más frecuente de taquicardia supraventricular. Se diagnostica con mayor frecuencia en personas jóvenes.
      • Taquicardia auricular. Este tipo de taquicardia supraventricular se diagnostica, con mayor frecuencia, en personas con una enfermedad cardíaca concomitante. Mientras la taquicardia por reentrada del nódulo auriculoventricular y la taquicardia recíproca auriculoventricular siempre involucran al nódulo auriculoventricular como parte de la conexión defectuosa, la taquicardia auricular no involucra dicho nódulo.

      Otros tipos de taquicardia supraventricular son:

      • Taquicardia sinusal
      • Taquicardia sinusal inapropiada
      • Taquicardia auricular multifocal
      • Taquicardia ectópica de la unión
      • Taquicardia de la unión no paroxística

      Factores de riesgo

      La taquicardia supraventricular es el tipo más frecuente de arritmia en bebés y niños. También suele ocurrir con el doble de frecuencia en mujeres, especialmente en embarazadas, aunque puede presentarse en ambos sexos.

      Otros factores que pueden aumentar el riesgo de tener taquicardia supraventricular son:

      • Edad. Algunos tipos de taquicardia supraventricular son más frecuentes en personas de mediana edad o mayores.
      • Enfermedad de las arterias coronarias, otros problemas cardíacos y cirugía previa del corazón. Las arterias estrechadas del corazón, un ataque cardíaco, las válvulas cardíacas anormales, una cirugía previa del corazón, una insuficiencia cardíaca, una cardiomiopatía y otros daños cardíacos aumentan el riesgo de sufrir taquicardia supraventricular.
      • Enfermedad cardíaca congénita. Nacer con una anomalía en el corazón puede afectar el ritmo cardíaco.
      • Problemas de tiroides. Tener una glándula tiroides hipoactiva o hiperactiva puede aumentar el riesgo de padecer taquicardia supraventricular.
      • Medicinas y suplementos. Ciertos medicamentos antigripales y para la tos de venta libre, así como determinados medicamentos recetados, pueden contribuir a la aparición de un episodio de taquicardia supraventricular.
      • Ansiedad o estrés emocional
      • Fatiga física
      • Diabetes. El riesgo de sufrir enfermedad de las arterias coronarias y presión arterial alta aumenta, en gran medida, cuando la diabetes no se controla.
      • Apnea obstructiva del sueño. Este trastorno, en el cual se interrumpe la respiración durante el sueño, puede aumentar el riesgo de padecer taquicardia supraventricular.
      • Uso de nicotina y drogas ilegales. La nicotina y las drogas ilegales, como las anfetaminas y la cocaína, pueden afectar profundamente el corazón y provocar un episodio de taquicardia supraventricular.

      Complicaciones

      Con el paso del tiempo, los episodios frecuentes y sin tratar de taquicardia supraventricular pueden debilitar el corazón y dar lugar a una insuficiencia cardíaca, particularmente si tienes otras enfermedades concomitantes.

      En casos extremos, un episodio de taquicardia supraventricular puede provocar pérdida del conocimiento o un paro cardíaco.

      Prevención

      A fin de evitar un episodio de taquicardia supraventricular, es importante saber cuáles son los desencadenantes de los episodios e intentar evitarlos. Tal vez, quieras intentar:

      • Seguir una dieta saludable para el corazón
      • Aumentar la actividad física
      • Evitar fumar
      • Mantener un peso saludable
      • Limitar o evitar el consumo de alcohol
      • Reducir el estrés
      • Descansar mucho
      • Utilizar medicamentos de venta libre con precaución, ya que algunos medicamentos contra el resfriado y la tos contienen estimulantes que pueden provocar latidos rápidos del corazón
      • Evitar el consumo de drogas estimulantes, como la cocaína y las metanfetaminas

      Para la mayoría de las personas que sufren taquicardia supraventricular, beber una cantidad moderada de cafeína no desencadena un episodio. Sin embargo, deben evitar beber grandes cantidades de cafeína.

      Considera llevar un diario para identificar los desencadenantes. Controla la frecuencia, actividad y síntomas cardíacos en el momento en que sufras un episodio de taquicardia supraventricular.

       

      Al final la recomendación es visitar a su CARDIOLOGO o en su defecto visitar nuestro sitio web https://medicosenmerida.mx/medicos-en-merida/cardiologos/ para encontrar el especialista que mejor se adapte a sus necesidades.

      Enfermedad de Kawasaki

      Taquicardia ventricular

      Descripción general

      La taquicardia ventricular es un trastorno del ritmo cardíaco (arritmia) causado por señales eléctricas anormales en las cavidades inferiores del corazón (ventrículos).

      Las señales eléctricas que se envían a través de los tejidos del corazón regulan la frecuencia cardíaca. Normalmente, el corazón de un adulto sano late de 60 a 100 veces por minuto cuando la persona está en reposo, y se define por las señales que se originan en las cavidades superiores del corazón (aurículas).

      En la taquicardia ventricular, las señales eléctricas anormales en los ventrículos provocan que el corazón lata más rápido de lo normal, por lo general, 100 o más latidos por minuto, sin estar sincronizado con las cavidades superiores.

      Cuando eso ocurre, el corazón no puede bombear suficiente sangre al organismo y a los pulmones porque las cavidades laten tan rápido y sin sincronización entre ellas que no tienen tiempo de llenarse adecuadamente.

      La taquicardia ventricular puede ser breve, durar solo unos pocos segundos y no causar ningún síntoma. O bien, puede durar mucho más y causar síntomas como mareos, aturdimiento, palpitaciones o incluso la pérdida del conocimiento.

      En algunos casos, la taquicardia ventricular puede hacer que el corazón se detenga (paro cardíaco repentino), lo que constituye una emergencia médica potencialmente mortal. Este trastorno suele darse en personas que tienen otros trastornos del corazón, como aquellas que han tenido un ataque cardíaco previamente u otras enfermedades cardíacas estructurales (cardiomiopatía).

      Fibrilación ventricular

      Una enfermedad peligrosa relacionada con la taquicardia ventricular es la fibrilación ventricular. En esta última, las cavidades cardíacas inferiores se contraen con mucha rapidez y falta de coordinación.

      A veces, este ritmo puede producirse como consecuencia de la taquicardia ventricular que se degenera en una fibrilación ventricular, o puede originarse a partir de latidos ventriculares únicos. Este ritmo anormal se presenta, con mayor frecuencia, en personas con enfermedades cardíacas establecidas o que hayan tenido un ataque cardíaco previamente. También puede ocurrir debido a anomalías en los electrolitos (como niveles altos o bajos de potasio) o, en raras ocasiones, en corazones normales en los demás aspectos.

      La fibrilación ventricular también puede provocar un paro cardíaco repentino y producir la muerte si no se trata de inmediato.

      ¿Qué es la taquicardia ventricular?

      El Dr. Suraj Kapa, cardiólogo de Mayo Clinic, aclara las ideas equivocadas frecuentes sobre la taquicardia ventricular.

      Síntomas

      En el caso de algunas personas, los episodios breves de taquicardia ventricular pueden no causar ningún síntoma. Otras pueden sufrir:

      • Mareos
      • Dificultad para respirar
      • Aturdimiento
      • Sensación de que el corazón está acelerado (palpitaciones)
      • Dolor en el pecho (angina de pecho)
      • Convulsiones

      Los episodios sostenidos o más graves de taquicardia ventricular pueden provocar:

      • Pérdida de conciencia o desmayo
      • Paro cardíaco (muerte súbita)

      Cuándo consultar al médico

      La taquicardia ventricular puede deberse a distintos trastornos. Es importante obtener un diagnóstico rápido y preciso, y la atención médica adecuada. Consulta con el médico si tu hijo o tú tienen algún síntoma de taquicardia ventricular.

      Si te desmayas, tienes dificultades para respirar o sientes dolor en el pecho durante más de unos minutos, busca atención de urgencia, o llama al 911 o al número local de emergencias. Busca atención de urgencia si alguien tiene estos síntomas.

      Causas

      La causa de la taquicardia ventricular es una interrupción en los impulsos eléctricos normales que controlan el ritmo de bombeo de los ventrículos.

      Muchas cosas pueden causar o contribuir a causar los problemas del sistema eléctrico del corazón. Entre ellos:

      • Falta de oxígeno para el corazón debido a daños en los tejidos a causa de una enfermedad cardíaca
      • Vías eléctricas anormales en el corazón presentes al momento del nacimiento (enfermedades cardíacas congénitas, como el síndrome de QT largo)
      • Enfermedad cardíaca estructural (cardiomiopatía)
      • Efectos secundarios de los medicamentos
      • Una enfermedad inflamatoria que afecta la piel u otros tejidos (sarcoidosis)
      • Abuso de drogas recreativas, como cocaína
      • Desequilibrio de electrolitos, sustancias relacionadas con minerales necesarias para la conducción de los impulsos eléctricos

      En algunos casos, no puede determinarse la causa exacta de la taquicardia ventricular (taquicardia ventricular idiopática).

      El sistema eléctrico del corazón

      Para comprender las causas de los problemas en la frecuencia o el ritmo cardíaco, como la taquicardia ventricular, resulta útil entender cómo funciona el sistema eléctrico interno del corazón.

      El corazón está formado por cuatro cavidades: dos cavidades superiores (aurículas) y dos cavidades inferiores (ventrículos). Normalmente, el ritmo del corazón es controlado por un marcapasos natural llamado «nódulo sinusal», que está ubicado en la aurícula derecha. El nódulo sinusal produce impulsos eléctricos que normalmente dan comienzo a cada latido del corazón.

      Desde el nódulo sinusal, los impulsos eléctricos atraviesan las aurículas haciendo que sus músculos se contraigan y bombeen sangre a los ventrículos.

      Luego, los impulsos eléctricos llegan a un grupo de células llamado «nódulo auriculoventricular», que normalmente es la única vía para que las señales pasen de las aurículas a los ventrículos.

      El nódulo auriculoventricular reduce la velocidad de la señal eléctrica antes de enviarla a los ventrículos. Este leve retraso permite que los ventrículos se llenen de sangre. Cuando los impulsos eléctricos llegan a los músculos de los ventrículos, estos se contraen, lo cual hace que bombeen sangre hacia los pulmones o hacia el resto del cuerpo.

      Cuando algo altera este complejo sistema, puede hacer que el corazón bombee demasiado rápido (taquicardia), demasiado lento (bradicardia) o con un ritmo irregular.

      Factores de riesgo

      Toda enfermedad que provoque mucha tensión en el corazón o que dañe el tejido cardíaco puede aumentar el riesgo de sufrir taquicardia ventricular. Los cambios en el estilo de vida o el tratamiento médico disminuyen el riesgo asociado a los siguientes factores:

      • Enfermedades cardíacas (por ejemplo, un ataque cardíaco previo, cardiomiopatía hipertrófica, enfermedades inflamatorias del corazón o enfermedades genéticas)
      • Consumo de drogas recreativas
      • Anomalías graves en los electrolitos
      • Efectos secundarios de los medicamentos

      Otros factores de riesgo

      Si tienes antecedentes familiares de taquicardia ventricular o de otros trastornos del ritmo cardíaco, es posible que corras mayor riesgo de padecer taquicardia ventricular.

      Complicaciones

      Las complicaciones de la taquicardia ventricular varían en gravedad, según factores como la velocidad y la duración de la frecuencia cardíaca acelerada, la frecuencia con la que se produce y la presencia de otros trastornos cardíacos. Las posibles complicaciones son:

      • Incapacidad del corazón para bombear suficiente sangre (insuficiencia cardíaca)
      • Desmayos o pérdida de la conciencia frecuentes
      • Muerte súbita causada por un paro cardíaco

      Prevención

      La forma más eficaz de prevenir la taquicardia ventricular es reducir el riesgo de contraer una enfermedad cardíaca. Si ya tienes una enfermedad cardíaca, hazte controlar y sigue el plan de tratamiento para reducir el riesgo de sufrir taquicardia ventricular.

      En algunos casos, la taquicardia ventricular puede ocurrir en ausencia de una enfermedad cardíaca (taquicardia ventricular idiopática).

      Prevenir enfermedades cardíacas

      Hazte tratar o elimina los factores de riesgo que pueden provocarlas. Toma las siguientes medidas:

      • Haz ejercicio y sigue una dieta saludable. Lleva un estilo de vida saludable para el corazón: haz ejercicio de manera regular y sigue una dieta saludable con bajo contenido de grasa que sea rica en frutas, vegetales y cereales integrales.
      • Mantén un peso saludable. El sobrepeso aumenta el riesgo de padecer enfermedades cardíacas.
      • Mantén bajo control la presión arterial y los niveles de colesterol. Haz cambios en tu estilo de vida y toma medicamentos según las indicaciones del médico para corregir la presión arterial alta (hipertensión) o el colesterol alto.
      • Deja de fumar. Si fumas y no puedes dejar por tus propios medios, habla con tu médico sobre las estrategias o los programas para ayudarte a abandonar el hábito.
      • Bebe con moderación. Si eliges tomar alcohol, hazlo con moderación. Para los adultos sanos, esto significa hasta una copa por día para las mujeres de todas las edades y para los hombres mayores de 65 años, y hasta dos copas por día para los hombres menores de 65 años. Para algunos trastornos, es recomendable que evites por completo el alcohol.

        Pídele al médico consejos específicos para tu enfermedad. Si no puedes controlar el consumo de alcohol, habla con el médico sobre un programa para dejar de beber y modificar otros comportamientos relacionados con el abuso de alcohol.

      • No consumas drogas recreativas. No consumas estimulantes, como la cocaína. Consulta con el médico sobre un programa adecuado para ti si necesitas ayuda para dejar de consumir drogas recreativas.
      • Usa los medicamentos de venta libre con precaución. Algunos medicamentos para el resfrío o la tos contienen estimulantes que pueden desencadenar latidos del corazón acelerados. Pregúntale al médico qué medicamentos tienes que evitar.
      • Limita la cafeína. Si consumes bebidas con cafeína, hazlo con moderación (no más de una a dos bebidas por día).
      • Controla el estrés. Evita el estrés innecesario y aprende técnicas de control para manejar el estrés normal de una manera saludable.
      • Asiste a los controles programados. Hazte exploraciones físicas regulares e informa al médico sobre cualquier signo o síntoma.

      Hazte controlar y tratar las enfermedades cardíacas existentes

      Si ya tienes una enfermedad cardíaca, puedes tomar medidas para reducir el riesgo de sufrir taquicardia ventricular u otra arritmia:

      • Sigue el plan. Asegúrate de entender el plan de tratamiento y toma todos los medicamentos como se te indique.
      • Informa los cambios de inmediato. Si los síntomas cambian o empeoran, o si tienes nuevos síntomas, informa al médico de inmediato.

       

      Al final la recomendación es visitar a su CARDIOLOGO o en su defecto visitar nuestro sitio web https://medicosenmerida.mx/medicos-en-merida/cardiologos/ para encontrar el especialista que mejor se adapte a sus necesidades.

      Enfermedad de Kawasaki

      Tetralogía de Fallot

      Descripción general

      La tetralogía de Fallot es una afección poco frecuente que se produce a causa de una combinación de cuatro defectos cardíacos presentes al momento del nacimiento (congénita).

      Estos defectos, que afectan la estructura del corazón, hacen que este órgano irrigue sangre con una cantidad insuficiente de oxígeno hacia el resto del cuerpo. En general, los bebés y los niños que padecen tetralogía de Fallot tienen la piel azulada porque la sangre no transporta suficiente oxígeno.

      A menudo, la tetralogía de Fallot se diagnostica durante el primer año de vida o inmediatamente después. Sin embargo, es posible que la tetralogía de Fallot solo se detecte más adelante en la vida en el caso de algunos adultos, según la gravedad de los defectos y de los síntomas.

      Si se diagnostica temprano y se hace un tratamiento quirúrgico adecuado, la mayoría de los niños y adultos que padecen la tetralogía de Fallot pueden llevar una vida relativamente normal, aunque necesitarán atención médica de manera periódica durante toda la vida y, quizá, deban restringir la actividad física.

      Síntomas

      Los síntomas de la tetralogía de Fallot varían según el grado de obstrucción del flujo sanguíneo que va del ventrículo derecho a los pulmones. Algunos de los signos y síntomas son:

      • Coloración azulada en la piel causada por un bajo nivel de oxígeno en la sangre (cianosis)
      • Dificultad para respirar y respiración rápida, especialmente al comer y al hacer ejercicio
      • Pérdida del conocimiento (desmayo)
      • Dedos de las manos y de los pies en palillo de tambor: lechos ungueales con una forma redonda anormal
      • Aumento de peso deficiente
      • Cansancio fácil al jugar o al hacer ejercicio
      • Irritabilidad
      • Llanto prolongado
      • Soplo cardíaco

      Episodios de tetralogía

      A veces, los bebés que padecen tetralogía de Fallot presentan, de manera repentina, un color azul oscuro en la piel, en las uñas y en los labios después de llorar o de comer, o cuando se agitan.

      Estos episodios se denominan «episodios cianóticos» y se deben a una disminución rápida de la cantidad de oxígeno en la sangre. Los episodios cianóticos son más frecuentes en los bebés más pequeños, entre los 2 y los 4 meses de edad. Los niños pequeños o los más grandes pueden colocarse en cuclillas de manera instintiva cuando tienen dificultad para respirar. La posición en cuclillas aumenta el flujo sanguíneo a los pulmones.

      Cuándo consultar al médico

      Busca ayuda médica si adviertes que tu bebé tiene los siguientes síntomas:

      • Dificultad para respirar
      • Cambios de color en la piel, que se vuelve azulada
      • Desmayos o convulsiones
      • Debilidad
      • Irritabilidad inusual

      Si la piel de tu bebé se vuelve azul (cianótica), colócalo de costado y lleva sus rodillas hacia el pecho. Esto ayuda a aumentar el flujo sanguíneo a los pulmones. Llama al 911 o al número local de emergencias inmediatamente.

      Causas

      La tetralogía de Fallot aparece durante el crecimiento fetal, cuando el corazón del bebé se está formando. Aunque algunos factores, como la desnutrición materna, una enfermedad viral o los trastornos genéticos, pueden aumentar el riesgo de padecer esta enfermedad, en la mayoría de los casos se desconoce la causa.

      Las cuatro anormalidades que componen este trastorno comprenden:

      • Estenosis de la válvula pulmonar. La estenosis de la válvula pulmonar es el estrechamiento de esta válvula —la que separa la cavidad inferior derecha del corazón (ventrículo derecho) del principal vaso sanguíneo que conduce a los pulmones (arteria pulmonar)—.

        El estrechamiento (constricción) de la válvula pulmonar reduce el flujo sanguíneo hacia los pulmones. También podría afectar el músculo que se encuentra debajo de ella. En algunos casos graves, la válvula pulmonar no se forma correctamente (atresia pulmonar), lo que reduce el flujo de sangre a los pulmones.

      • Comunicación interventricular. Una comunicación interventricular es un orificio (comunicación) en la pared (tabique) que separa las dos cavidades inferiores del corazón, los ventrículos izquierdo y derecho. Este orificio permite que la sangre no oxigenada en el ventrículo derecho (la sangre que circuló por el organismo y que regresa a los pulmones para reponer el suministro de oxígeno) fluya dentro del ventrículo izquierdo y se mezcle con la sangre fresca y oxigenada de los pulmones.

        La sangre del ventrículo izquierdo también retrocede hacia el ventrículo derecho de forma ineficiente. La capacidad de la sangre de circular a través de la comunicación interventricular reduce la irrigación de sangre oxigenada hacia el organismo y finalmente puede debilitar el corazón.

      • Cabalgamiento de la aorta. Cuando es normal, la aorta (la principal arteria que sale hacia el cuerpo) se ramifica desde el ventrículo izquierdo. En la tetralogía de Fallot, la aorta se encuentra un poco desplazada hacia la derecha y se apoya justo encima de la comunicación interventricular.

        En esta posición recibe la sangre que proviene de los ventrículos derecho e izquierdo y mezcla la sangre poco oxigenada que sale del ventrículo derecho con la sangre rica en oxígeno del ventrículo izquierdo.

      • Hipertrofia ventricular derecha. Cuando el corazón trabaja demasiado para bombear la sangre, la pared muscular del ventrículo derecho se engrosa. Con el tiempo, esto podría causar que el corazón se endurezca, se debilite y que finalmente falle.

      Algunos niños o adultos que padecen tetralogía de Fallot pueden tener otros defectos cardíacos, como un orificio entre las cavidades superiores del corazón (comunicación interauricular), un arco aórtico recto o anomalías en las arterias coronarias.

      Factores de riesgo

      Aunque se desconoce la causa exacta de la tetralogía de Fallot, hay varios factores que pueden aumentar el riesgo de que un bebé nazca con la enfermedad. Estos factores de riesgo son:

      • Enfermedad viral durante el embarazo, por ejemplo, rubéola (sarampión alemán)
      • Alcoholismo durante el embarazo
      • Mala nutrición durante el embarazo
      • Madre mayor de 40 años
      • Uno de los padres tiene tetralogía de Fallot
      • La presencia del síndrome de Down o del síndrome de DiGeorge

      Complicaciones

      Todos los bebés que tienen tetralogía de Fallot necesitan cirugía correctiva. Sin tratamiento, tu bebé podría no crecer y ni desarrollarse de forma adecuada.

      También podría enfrentar un riesgo elevado de complicaciones graves, como la endocarditis infecciosa (una inflamación del recubrimiento interno del corazón o de una válvula cardíaca, causada por una infección bacteriana).

      Por lo general, los casos no tratados de tetralogía de Fallot tienen complicaciones graves con el paso del tiempo, que pueden ocasionar la muerte o una discapacidad al comienzo de la edad adulta.

       

      Al final la recomendación es visitar a su CARDIOLOGO o en su defecto visitar nuestro sitio web https://medicosenmerida.mx/medicos-en-merida/cardiologos/ para encontrar el especialista que mejor se adapte a sus necesidades.

      Enfermedad de Kawasaki

      Vasculitis

      Descripción general

      La vasculitis es la inflamación de los vasos sanguíneos. Provoca cambios en las paredes de los vasos sanguíneos, como el engrosamiento, el debilitamiento, el estrechamiento o la formación de cicatrices. Estos cambios pueden limitar el flujo sanguíneo y así ocasionar daños a los órganos y a los tejidos.

      Hay muchos tipos de vasculitis, y la mayoría de ellos es poco frecuente. La vasculitis podría afectar un solo órgano o varios. La afección puede ser de corta duración (aguda) o de larga duración (crónica).

      La vasculitis puede afectar a cualquier persona, aunque algunos tipos de vasculitis son más frecuentes entre ciertos grupos. Según el tipo que tengas, puedes mejorar sin tratamiento. Algunos tipos requieren medicamentos para controlar la inflamación y prevenir exacerbaciones.

      La vasculitis también se conoce como «angitis y arteritis».

       

      Síntomas

      Los signos y síntomas de la vasculitis varían mucho. Suelen estar relacionados con la disminución del flujo sanguíneo en todo el cuerpo.

      Signos y síntomas generales frecuentes en la mayoría de las vasculitis

      Los signos y síntomas generales de la vasculitis comprenden los siguientes:

      • Fiebre
      • Dolor de cabeza
      • Fatiga
      • Adelgazamiento
      • Molestias y dolores generales
      • Sudoraciones nocturnas
      • Erupción cutánea
      • Problemas en los nervios, como entumecimiento o debilidad

      Signos y síntomas de tipos específicos de vasculitis

      Otros signos y síntomas están relacionados solamente con determinados tipos de vasculitis. Los síntomas pueden manifestarse temprano y de forma rápida o en etapas posteriores de la enfermedad.

      • Enfermedad de Behçet. Esta enfermedad produce inflamación de las arterias y las venas. Los signos y síntomas consisten en úlceras bucales y genitales, inflamación en los ojos y lesiones en la piel parecidas al acné.
      • Enfermedad de Buerger. Esta enfermedad provoca inflamación y coágulos en los vasos sanguíneos de las manos y los pies, lo que ocasiona dolor y úlceras en estas zonas. Con poca frecuencia, la enfermedad de Buerger puede afectar los vasos sanguíneos del abdomen, el cerebro y el corazón. También se llama «tromboangitis obliterante».
      • Síndrome de Churg-Strauss (granulomatosis eosinofílica con poliangitis).Este trastorno es muy poco frecuente. Afecta, principalmente, los pulmones, la piel, los riñones, el corazón y los nervios de las extremidades. Los signos y síntomas varían mucho y comprenden asma, cambios en la piel, neuralgia y alergias nasales.
      • Crioglobulinemia. Esta enfermedad se debe a proteínas anormales en la sangre. Los signos y síntomas son erupción cutánea, dolor articular, debilidad y entumecimiento u hormigueo.
      • Arteritis de células gigantes. Esta enfermedad es una inflamación de las arterias de la cabeza, en especial de las sienes. La arteritis de células gigantes puede provocar dolores de cabeza, sensibilidad en el cuero cabelludo, dolor de mandíbula, visión borrosa o doble e incluso ceguera. También se conoce como «arteritis temporal».
      • Granulomatosis con poliangitis. Esta enfermedad causa inflamación de los vasos sanguíneos de la nariz, los senos paranasales, la garganta, los pulmones y los riñones. Los signos y síntomas comprenden congestión nasal, infecciones en los senos paranasales, sangrados nasales y, posiblemente, tos con sangre. Pero en la mayoría de las personas no se notan síntomas hasta que el daño está más avanzado.
      • Púrpura de Schoenlein-Henoch (vasculitis mediada por IgA). Esta enfermedad es más frecuente en niños que en adultos y causa inflamación de los vasos sanguíneos más pequeños (capilares) de la piel, las articulaciones, el intestino y los riñones. Los signos y síntomas comprenden dolor abdominal, sangre en la orina, dolor articular y erupción cutánea en los glúteos o en la parte inferior de las piernas.
      • Vasculitis de hipersensibilidad. El signo principal de esta enfermedad, también denominada «vasculitis alérgica», son manchas rojas en la piel, generalmente, en la parte inferior de las piernas. La puede desencadenar una infección o una reacción adversa a un medicamento.
      • Enfermedad de Kawasaki. Esta enfermedad afecta con mayor frecuencia a niños menores de 5 años. Los signos y síntomas son fiebre, erupción cutánea y enrojecimiento de los ojos. También se llama «síndrome de los ganglios linfáticos mucocutáneos».
      • Poliangitis microscópica. Esta forma de vasculitis afecta los vasos sanguíneos pequeños, generalmente, los que se encuentran en los riñones, los pulmones o los nervios. Puedes tener dolor abdominal y erupción cutánea, fiebre, dolor muscular y adelgazamiento. Si están afectados los pulmones, puedes toser con sangre.
      • Poliarteritis nudosa. Esta forma de vasculitis, por lo general, afecta a los riñones, el tubo digestivo, los nervios y la piel. Los signos y síntomas comprenden erupción cutánea, malestar general, adelgazamiento, dolor muscular y articular, dolor abdominal después de comer, presión arterial alta, dolor muscular y debilidad, y problemas renales.
      • Arteritis de Takayasu. Esta forma de vasculitis afecta las arterias más grandes del cuerpo, incluso la aorta. Los signos y síntomas pueden ser dolor articular, pérdida del pulso, presión arterial alta, sudoración nocturna, fiebre, malestar general, pérdida del apetito, dolores de cabeza y alteraciones visuales.

      Cuándo consultar al médico

      Pide una consulta con el médico si tienes algún signo o síntoma que te preocupe. Algunos tipos de vasculitis pueden empeorar rápidamente, por lo que el diagnóstico temprano es fundamental para obtener un tratamiento eficaz.

      Causas

      La causa exacta de la vasculitis no se comprende en su totalidad. Algunos tipos de vasculitis están relacionados con la composición genética de la persona. Otros se deben a que el sistema inmunitario ataca las células de los vasos sanguíneos por error. Los posibles detonantes de esta reacción del sistema inmunitario son los siguientes:

      • Infecciones, como la hepatitis B y la hepatitis C
      • Cáncer en la sangre
      • Enfermedades del sistema inmunitario, como artritis reumatoide, lupus y esclerodermia
      • Reacciones a ciertos medicamentos

      Los vasos sanguíneos afectados por la vasculitis pueden sangrar o inflamarse. La inflamación puede hacer que las capas de la pared de los vasos sanguíneos se engrosen. Esto estrecha los vasos sanguíneos y reduce la cantidad de sangre (y, por lo tanto, el oxígeno y nutrientes vitales) que llega a los tejidos y a los órganos del cuerpo.

      Factores de riesgo

      La vasculitis puede ocurrir a cualquier edad en personas de cualquier sexo o raza. Sin embargo, algunos factores pueden aumentar el riesgo, entre ellos:

      • Tabaquismo
      • Padecer infecciones crónicas por hepatitis B o C
      • Padecer algunos tipos de afecciones autoinmunitarias, como artritis reumatoide, esclerodermia o lupus

      Complicaciones

      Las complicaciones de la vasculitis dependen del tipo y de la gravedad de la enfermedad. También pueden estar relacionadas con efectos secundarios de los medicamentos con receta que usas para tratar la afección. Las complicaciones de la vasculitis comprenden lo siguiente:

      • Daño orgánico. Algunos tipos de vasculitis pueden ser graves, lo que provoca daño en los órganos principales.
      • Coágulos sanguíneos y aneurismas. Se puede formar un coágulo de sangre en un vaso sanguíneo, lo que obstruye el flujo sanguíneo. En raras ocasiones, la vasculitis causará que los vasos sanguíneos se debiliten y se presenten protuberancias, lo que provoca la formación de un aneurisma.
      • Pérdida de la visión o ceguera. Esta es una complicación posible de la arteritis de células gigantes sin tratar.
      • Infecciones. Estas comprenden enfermedades graves y que ponen en riesgo la vida, como la neumonía y la infección de la sangre (septicemia).

       

      Al final la recomendación es visitar a su CARDIOLOGO o en su defecto visitar nuestro sitio web https://medicosenmerida.mx/medicos-en-merida/cardiologos/ para encontrar el especialista que mejor se adapte a sus necesidades.

      Enfermedad de Kawasaki

      Venas varicosas

      Descripción general

      Las venas varicosas son venas retorcidas y agrandadas. Cualquier vena superficial puede volverse varicosa; sin embargo, las venas afectadas con mayor frecuencia son las de las piernas. Eso se debe a que estar de pie y caminar con una postura erguida aumenta la presión en las venas de la parte inferior del cuerpo.

      Para muchas personas, las venas varicosas y las arañitas, una variación leve frecuente de las venas varicosas, son simplemente un problema estético. Para otras personas, las venas varicosas pueden causar dolor y malestar. A veces, las venas varicosas causan problemas más graves.

      El tratamiento puede involucrar medidas de cuidado personal o procedimientos médicos para cerrar o retirar las venas.

      Síntomas

      Las venas varicosas pueden no causar ningún dolor. Algunos signos de que puedes tener venas varicosas son los siguientes:

      • Venas que son de color púrpura o azul oscuro
      • Venas que aparecen retorcidas y sobresalen; a menudo, son como cordones en las piernas

      Cuando se manifiestan signos y síntomas dolorosos, estos pueden comprender lo siguiente:

      • Una sensación de dolor o de pesadez en las piernas
      • Ardor, pulsación, calambres musculares e hinchazón en las extremidades inferiores
      • Empeoramiento del dolor después de estar sentado o de pie durante mucho tiempo
      • Picazón alrededor de una o de más venas
      • Decoloración de la piel alrededor de una vena varicosa

      Las arañitas son similares a las venas varicosas, pero son más pequeñas. Las arañitas se encuentran más cerca de la superficie de la piel y, a menudo, son rojas o azules.

      Las arañitas se producen en las piernas, pero también pueden encontrarse en la cara. Varían en tamaño y, a menudo, parecen una telaraña.

      Cuándo consultar al médico

      El cuidado personal —como ejercitarse, elevar las piernas o usar medias de compresión— puede ayudar a aliviar el dolor de las venas varicosas y puede impedir que empeoren. No obstante, si te preocupa el aspecto y la sensación de las venas, pero las medidas de cuidado personal no evitaron que la afección empeore, consulta con tu médico.

      Causas

      La debilidad o daño en las válvulas puede provocar venas varicosas. Las arterias llevan la sangre desde el corazón hacia el resto de los tejidos y las venas devuelven la sangre del resto del cuerpo al corazón para que la sangre pueda volver a circular. Para regresar la sangre al corazón, las venas de las piernas deben trabajar contra la gravedad.

      Las contracciones musculares en la parte inferior de las piernas actúan como bombas, y las paredes elásticas de las venas ayudan a que la sangre regrese al corazón. Las pequeñas válvulas de las venas se abren a medida que la sangre fluye hacia el corazón y luego se cierran para impedir que la sangre fluya hacia atrás. Si estas válvulas son débiles o están dañadas, la sangre puede retroceder y acumularse en la vena, lo que provoca que las venas se estiren o tuerzan.

      Factores de riesgo

      Estos factores aumentan el riesgo de padecer venas varicosas:

      • La edad. El riesgo de padecer venas varicosas aumenta con la edad. El envejecimiento causa desgaste de las válvulas en las venas que ayudan a regular el flujo sanguíneo. Finalmente, ese desgaste hace que las válvulas permitan que la sangre fluya de nuevo a las venas, donde se reúne en lugar de fluir hasta el corazón.
      • Sexo. Las mujeres tienen más probabilidades de padecer la enfermedad. Los cambios hormonales durante el embarazo, la premenstruación o la menopausia pueden ser un factor, debido a que las hormonas femeninas tienden a relajar las paredes de las venas. Los tratamientos con hormonas, tales como píldoras anticonceptivas, pueden aumentar el riesgo de venas varicosas.
      • Embarazo. Durante el embarazo, aumenta el volumen de sangre en tu cuerpo. Este cambio ayuda al feto en crecimiento, pero también puede producir un efecto secundario desafortunado: venas agrandadas en las piernas. Los cambios hormonales durante el embarazo también pueden afectarlas.
      • Antecedentes familiares. Si otros familiares tuvieron venas varicosas, existe una mayor probabilidad de que también las tengas.
      • Obesidad. Tener sobrepeso ejerce presión adicional en las venas.
      • Estar de pie o sentado durante períodos prolongados. La sangre no fluye tan bien si estás en la misma posición durante períodos prolongados.

      Complicaciones

      Las complicaciones de las venas varicosas, aunque poco frecuentes, comprenden:

      • Úlceras. Pueden formarse úlceras dolorosas en la piel cerca de las venas varicosas, en especial cerca de los tobillos. Por lo general, se observa una mancha descolorida en la piel antes de que se forme una úlcera. Consulta con tu médico de inmediato si sospechas que tienes una úlcera.
      • Coágulos sanguíneos. En algunas ocasiones, las venas profundas de las piernas se dilatan. En dichos casos, la pierna afectada puede empezar a doler e hincharse. Cualquier hinchazón o dolor persistente en la pierna justifica atención médica, ya que puede indicar un coágulo sanguíneo, un trastorno conocido médicamente como «tromboflebitis».
      • Sangrado. En algunas ocasiones, las venas que se encuentran muy cerca de la piel pueden explotar. Por lo general, esto solo causa un sangrado leve. Pero cualquier sangrado requiere de atención médica.

      Prevención

      No existe una manera de prevenir por completo las venas varicosas. Pero mejorar la circulación y el tono muscular puede reducir el riesgo de desarrollar venas varicosas o que se formen nuevas. Las mismas medidas que puedes tomar para tratar el malestar por las venas varicosas en el hogar pueden ayudar a prevenir las venas varicosas, entre ellas:

      • Hacer ejercicio
      • Controlar el peso
      • Seguir una dieta rica en fibras y con bajo contenido de sal
      • Evitar los tacos altos y los calcetines ajustados
      • Elevar las piernas
      • Cambiar la posición de sentado o de pie periódicamente

       

      Al final la recomendación es visitar a su CARDIOLOGO o en su defecto visitar nuestro sitio web https://medicosenmerida.mx/medicos-en-merida/cardiologos/ para encontrar el especialista que mejor se adapte a sus necesidades.

      Enfermedad de Kawasaki

      Comunicación interauricular

      Descripción general

      Una comunicación interauricular es un orificio en la pared entre las dos cavidades superiores del corazón (las aurículas). La afección está presente al momento del nacimiento (es congénita).

      Es posible que los pequeños defectos nunca causen un problema y, tal vez, se hallen por accidente. También es posible que las pequeñas comunicaciones interauriculares se cierren por sí mismas durante la infancia o durante los primeros años de la niñez.

      Las comunicaciones interauriculares grandes y a largo plazo pueden dañar el corazón y los pulmones. Un adulto que haya tenido una comunicación interauricular sin detectar durante décadas puede tener una expectativa de vida más corta, debido a la insuficiencia cardíaca o a la presión arterial alta que afecta las arterias en los pulmones (hipertensión pulmonar). Es posible que se requiera una cirugía de reparación de las comunicaciones interauriculares para evitar complicaciones.

       

      Síntomas

      Muchos bebés que nacen con comunicaciones interauriculares no padecen signos ni síntomas relacionados. En los adultos, los signos o síntomas pueden comenzar a alrededor de los 30 años, pero en algunos casos pueden no manifestarse hasta después de décadas.

      Los signos y síntomas de la comunicación interauricular pueden comprender los siguientes:

      • Falta de aire, especialmente al hacer ejercicio
      • Fatiga
      • Hinchazón de las piernas, los pies o el abdomen
      • Palpitaciones cardíacas o interrupciones en los latidos
      • Accidente cerebrovascular
      • Soplo cardíaco, un sonido sibilante que se puede escuchar a través de un estetoscopio

      Cuándo consultar al médico

      Comunícate con el médico si tú o tu hijo tiene alguno de los siguientes signos o síntomas:

      • Falta de aire
      • Cansancio fácil, especialmente después de una actividad
      • Hinchazón de las piernas, los pies o el abdomen
      • Palpitaciones cardíacas o interrupciones en los latidos

      Estos pueden ser signos o síntomas de insuficiencia cardíaca u otra complicación de las enfermedades cardíacas congénitas.

      Causas

      Cómo funciona normalmente el corazón

      El corazón está dividido en cuatro cavidades, dos en el dado derecho y dos en el izquierdo. Para bombear sangre a todo el organismo, el corazón usa los lados izquierdo y derecho para distintas tareas.

      El lado derecho del corazón impulsa la sangre hacia los pulmones por medio de vasos denominados «arterias pulmonares». En los pulmones, la sangre toma oxígeno y luego regresa al lado izquierdo del corazón por las venas pulmonares. Después, el lado izquierdo del corazón bombea la sangre a través de la aorta y hacia el resto del cuerpo.

      ¿Por qué se forman los defectos cardíacos?

      Los médicos saben que los defectos cardíacos que se presentan al momento del nacimiento (congénitos) surgen de errores durante las primeras etapas de desarrollo del corazón; sin embargo, no suele haber una causa evidente. La genética y los factores ambientales pueden influir.

      Cómo funciona el corazón con una comunicación interauricular

      Una comunicación interauricular permite que la sangre recién oxigenada fluya desde la cavidad superior izquierda (aurícula izquierda) hasta la cavidad superior derecha (aurícula derecha) del corazón. Allí, se mezcla con la sangre desoxigenada y se bombea hacia los pulmones, aunque ya se haya reabastecido de oxígeno.

      Si la comunicación interauricular es grande, este volumen adicional de sangre puede sobrecargar los pulmones y hacer que el lado derecho del corazón trabaje de más. Si no se trata, con el tiempo, el lado derecho del corazón se agranda y se debilita. Si este proceso continúa, también puede aumentar la presión arterial en los pulmones, lo que produce hipertensión pulmonar.

      Las comunicaciones interauriculares pueden ser de varios tipos, entre ellos:

      • De tipo secundum. Este es el tipo más frecuente de comunicación interauricular y ocurre en la mitad de la pared entre las aurículas (tabique interauricular).
      • De tipo primum. Este defecto ocurre en la parte baja del tabique interauricular y puede aparecer con otros problemas cardíacos congénitos.
      • Del seno venoso. Este defecto poco frecuente por lo general se produce en la parte superior del tabique interauricular.
      • Del seno coronario. En este defecto poco frecuente, está ausente una parte de la pared que se encuentra entre el seno coronario (que forma parte del sistema venoso del corazón) y la aurícula derecha.

      Factores de riesgo

      Se desconoce la causa de las comunicaciones interauriculares; sin embargo, al parecer, los defectos cardíacos congénitos son hereditarios y, en ocasiones, aparecen junto con otros problemas genéticos, como el síndrome de Down. Si tienes un defecto cardíaco o si tienes un hijo con un defecto cardíaco, un asesor en genética puede calcular las probabilidades de que otro hijo futuro tenga uno.

      Algunas afecciones que sufres o que aparecen durante el embarazo pueden aumentar el riesgo de tener un hijo con un defecto cardíaco, entre ellas:

      • Infección por rubéola. Si te infectas de rubéola (sarampión alemán) durante los primeros meses de embarazo, es posible que aumente el riesgo de que el feto tenga defectos cardíacos.
      • Consumo de alcohol, tabaco o drogas, o exposición a determinadas sustancias. El consumo de ciertos medicamentos, tabaco, alcohol o drogas, como la cocaína, durante el embarazo puede ser perjudicial para el feto en desarrollo.
      • Diabetes o lupus. Si tienes diabetes o lupus, tienes mayor probabilidad de tener un bebé con un defecto cardíaco.
      • Obesidad. Tener sobrepeso extremo (obesidad) puede influir en el aumento del riesgo de tener un hijo con un defecto congénito.
      • Fenilcetonuria. Si tienes fenilcetonuria y no estás siguiendo el plan de comidas indicado, tienes mayor probabilidad de tener un hijo con un defecto cardíaco.

      Complicaciones

      Es posible que una pequeña comunicación interauricular nunca cause problemas. Con frecuencia, las pequeñas comunicaciones interauriculares se cierran durante la infancia.

      Los defectos cardíacos más grandes pueden ocasionar problemas graves, entre ellos:

      • Insuficiencia cardíaca derecha
      • Anomalías en el ritmo cardíaco (arritmias)
      • Aumento del riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular
      • Expectativa de vida más corta

      Las complicaciones graves menos frecuentes pueden comprender:

      • Hipertensión pulmonar. Si se deja sin tratar un defecto del tabique auricular grande, el aumento del flujo sanguíneo a los pulmones aumenta la presión arterial en las arterias pulmonares (hipertensión pulmonar).
      • Síndrome de Eisenmenger. La hipertensión pulmonar puede provocar daño pulmonar permanente. Esta complicación, conocida como el «síndrome de Eisenmenger», generalmente se manifiesta con el paso de muchos años y ocurre de manera poco frecuente en personas con comunicaciones interauriculares grandes.

      El tratamiento puede prevenir o ayudar a controlar muchas de estas complicaciones.

      Comunicación interauricular y embarazo

      La mayoría de las mujeres con comunicación interauricular puede tolerar el embarazo sin problemas. Sin embargo, tener un defecto más grande o complicaciones como insuficiencia cardíaca, arritmia o hipertensión pulmonar puede aumentar el riesgo de sufrir complicaciones durante el embarazo. Los médicos recomiendan firmemente que las mujeres con el síndrome de Eisenmenger no queden embarazadas, ya que esto podría poner en peligro sus vidas.

      El riesgo de sufrir una enfermedad cardíaca congénita es mayor en niños cuyos padres tienen esta enfermedad, ya sea el padre o la madre. Cualquier persona con un defecto cardíaco congénito, reparado o no, que esté considerando formar una familia debe analizar esta situación de antemano y detenidamente con un médico. Es posible que se deba ajustar o suspender la toma de algunos medicamentos antes de que quedes embarazada, debido a que pueden causar problemas graves para el feto en desarrollo.

      Prevención

      En la mayoría de los casos, no se puede prevenir la comunicación interauricular. Si estás planeando quedar embarazada, programa una consulta con el proveedor de atención médica antes de concebir. Esta consulta debe consistir en lo siguiente:

      • Someterte a una prueba de inmunidad a la rubéola. Si no eres inmune, consulta al médico acerca de recibir la vacuna.
      • Repasar tus afecciones y medicamentos actuales. Deberás controlar con atención ciertos problemas de salud durante el embarazo. El médico también puede recomendarte que ajustes o suspendas la toma de determinados medicamentos antes de quedar embarazada.
      • Revisar tus antecedentes médicos familiares. Si tienes antecedentes familiares de defectos cardíacos o de otros trastornos genéticos, antes de quedar embarazada, considera hablar con un asesor en genética para determinar cuáles podrían ser los riesgos.

       

      Al final la recomendación es visitar a su CARDIOLOGO o en su defecto visitar nuestro sitio web https://medicosenmerida.mx/medicos-en-merida/cardiologos/ para encontrar el especialista que mejor se adapte a sus necesidades.

      Enfermedad de Kawasaki

      Coartación aórtica o estrechamiento de la aorta

      Descripción general

      La coartación aórtica o «estrechamiento de la aorta» es una constricción de la aorta, el vaso sanguíneo grueso que se ramifica desde el corazón y que abastece al organismo de sangre rica en oxígeno. Cuando esto ocurre, el corazón debe bombear con más fuerza para empujar la sangre a través de la parte estrecha de la aorta.

      En general, la coartación aórtica está presente al nacer (congénita). Esta afección puede variar de leve a grave, y es posible que no se detecte hasta la adultez, dependiendo de cuánto se haya estrechado la aorta.

      La coartación aórtica a menudo está acompañada de otros defectos cardíacos. Si bien el tratamiento suele ser exitoso, este trastorno requiere un seguimiento cuidadoso de por vida.

      Síntomas

      Los síntomas de la coartación aórtica dependen de la gravedad de la enfermedad. La mayoría de la gente no presenta síntomas. Los niños con estrechamiento grave de la aorta pueden mostrar signos y síntomas a una edad más temprana, pero es posible que los casos sin síntomas no se diagnostiquen hasta la adultez. Las personas también pueden tener signos o síntomas de otros defectos cardíacos que tengan junto con la coartación aórtica.

      Los bebés con coartación aórtica grave pueden comenzar a tener signos y síntomas poco después del nacimiento. Algunos de ellos son:

      • Piel pálida
      • Irritabilidad
      • Sudoración intensa
      • Dificultad para respirar
      • Dificultad para alimentarse

      Si no se trata, la coartación aórtica en bebés podría provocar insuficiencia cardíaca o la muerte.

      Los niños más grandes y los adultos con coartación aórtica generalmente no tienen síntomas, dado que es posible que el estrechamiento sea menos grave. Si tienes signos o síntomas que aparecen después de la infancia, lo más probable es que tengas presión arterial alta (hipertensión) en los brazos. Sin embargo, es posible que tu presión arterial sea inferior en las piernas. Algunos signos y síntomas son:

      • Presión arterial alta
      • Dolor de cabeza
      • Debilidad muscular
      • Calambres en las piernas o pies fríos
      • Sangrado nasal
      • Dolor en el pecho

      Cuándo consultar al médico

      Busca ayuda médica si tú o tu hijo tienen los siguientes signos o síntomas:

      • Dolor intenso en el pecho
      • Desmayo
      • Dificultad repentina para respirar
      • Presión arterial alta sin causa aparente

      Si bien sentir estos signos o síntomas no necesariamente significa que tienes un problema grave, es mejor que te examinen rápidamente. La detección y el tratamiento tempranos podrían salvarte la vida.

      Causas

      Los médicos no saben con certeza qué provoca la coartación aórtica (estrechamiento de la aorta). Debido a razones que se desconocen, una parte de la aorta se hace leve o gravemente más angosta. Aunque la coartación aórtica puede presentarse en cualquier parte de la aorta, generalmente, se manifiesta cerca de un vaso sanguíneo llamado «conducto arterial». Por lo general, la afección comienza antes del nacimiento (congénita). Los defectos cardíacos congénitos son los defectos congénitos más frecuentes.

      La coartación aórtica casi nunca se presenta posteriormente en la vida. Una lesión traumática puede causar la coartación aórtica. En raras ocasiones, el endurecimiento grave de las arterias (ateroesclerosis) o una enfermedad que causa inflamación de arterias (arteritis de Takayasu) pueden hacer que la aorta se vuelva más angosta y desencadenar así la coartación aórtica.

      La coartación aórtica, generalmente, se manifiesta más allá de los vasos sanguíneos que se ramifican hacia la parte superior del cuerpo y antes de los vasos sanguíneos que van hacia la parte inferior del cuerpo. Con frecuencia, esto puede causar presión arterial alta en los brazos y presión arterial baja en las piernas y en los tobillos.

      Debido a la coartación aórtica, la cavidad cardíaca inferior izquierda (ventrículo izquierdo) del corazón trabaja más arduamente para bombear sangre a través de la aorta estrechada, y la presión arterial aumenta en el ventrículo izquierdo. Esto puede hacer que la pared del ventrículo izquierdo se engrose (hipertrofia).

      Factores de riesgo

      La coartación aórtica a menudo se produce junto con otros defectos cardíacos de nacimiento, aunque los médicos desconocen qué es lo provoca la aparición conjunta de diversos defectos cardíacos. Esta afección es más frecuente en los hombres que en las mujeres. Tú o tu hijo pueden tener más probabilidades de sufrir coartación aórtica si tienen ciertas enfermedades cardíacas, entre ellas:

      • Válvula aórtica bicúspide. La válvula aórtica separa la cavidad izquierda inferior del corazón (ventrículo izquierdo) de la aorta. La válvula aórtica bicúspide tiene dos aletas (valvas) en lugar de las tres habituales. Muchas personas con coartación aórtica tienen una válvula aórtica bicúspide.
      • Conducto arterial persistente. Antes del nacimiento, el conducto arterial es un vaso sanguíneo que conecta la arteria pulmonar izquierda con la aorta, lo cual permite que la sangre eluda los pulmones.

        Poco después del nacimiento, el conducto arterial generalmente se cierra. Sin embargo, si permanece abierto, se llama «conducto arterial persistente».

      • Orificios en la pared que se encuentra entre los lados izquierdo y derecho del corazón. Al nacer, es posible que tengas un orificio en la pared (tabique) que se encuentra entre las cavidades superiores del corazón (comunicación interauricular) o entre las cavidades inferiores del corazón (comunicación interventricular).

        Esto hace que la sangre rica en oxígeno proveniente del lado izquierdo del corazón se mezcle con la sangre con poco oxígeno en el lado derecho del corazón.

      • Estenosis de la válvula aórtica. Consiste en el estrechamiento de la válvula que separa el ventrículo izquierdo del corazón de la aorta (válvula aórtica). Esto significa que el corazón tiene que bombear con más fuerza para que llegue suficiente sangre al cuerpo.

        Con el tiempo, esto puede provocar el engrosamiento del músculo cardíaco y puede dar lugar a síntomas como dolor de pecho, desmayos y dificultad para respirar o insuficiencia cardíaca.

      • Insuficiencia valvular aórtica. Esta se produce cuando la válvula aórtica no se cierra bien, lo que provoca fugas de sangre de regreso al ventrículo izquierdo.
      • Estenosis mitral. Consiste en el estrechamiento de la válvula (válvula mitral) entre la cavidad cardíaca superior izquierda (aurícula izquierda) y el ventrículo izquierdo, la cual permite que la sangre fluya a través del lado izquierdo del corazón.

        En esta enfermedad, la sangre puede retroceder y entrar a los pulmones, lo que causa dificultad para respirar o congestión pulmonar. Al igual que la estenosis de la válvula aórtica, esta enfermedad también puede provocar insuficiencia cardíaca.

      • Insuficiencia de la válvula mitral. Esta se produce cuando la válvula mitral no se cierra bien, lo que provoca fugas de sangre de regreso a la aurícula izquierda.

      La coartación aórtica es también más frecuente en personas que tienen ciertas enfermedades genéticas, como síndrome de Turner. Las mujeres y las niñas con síndrome de Turner tienen 45 cromosomas, con un cromosoma X faltante o incompleto, en lugar de 46. Cerca del 10 por ciento de las mujeres y las niñas con el síndrome de Turner tienen coartación aórtica.

      Habla con el médico si tú o tu hijo presentan alguno de estos factores de riesgo o si tienen antecedentes familiares de enfermedad cardíaca congénita.

      Complicaciones

      La coartación aórtica sin tratar suele generar complicaciones. Algunas complicaciones pueden deberse a la presión arterial alta de larga data causada por la coartación aórtica. También puede haber complicaciones luego del tratamiento de la coartación aórtica.

      Las complicaciones de la coartación aórtica comprenden:

      • Estrechamiento de la válvula aórtica (estenosis aórtica)
      • Presión arterial alta
      • Accidente cerebrovascular
      • Agrandamiento de una sección de la pared de la aorta (aneurisma)
      • Rotura o desgarro aórticos (disección)
      • Enfermedad prematura de las arterias coronarias (estrechamiento de los vasos sanguíneos que irrigan el corazón)
      • Insuficiencia cardíaca
      • Arteria debilitada o protuberante en el cerebro (aneurisma cerebral) o sangrado en el cerebro (hemorragia)

      Además, si la coartación aórtica es grave, el corazón quizás no pueda bombear suficiente sangre a los otros órganos. Esto puede dañar el corazón y también provocar insuficiencia renal o de otro órgano.

      Si te trataron la coartación aórtica cuando eras joven, existe el riesgo de que, con el tiempo, la aorta se vuelva a estrechar (recoartación). También corres mayor riesgo de sufrir presión arterial alta. Necesitarás seguimiento de por vida para la coartación aórtica y, posiblemente, requieras tratamientos adicionales.

      Prevención

      La coartación aórtica no se puede prevenir, porque, por lo general, está presente al momento del nacimiento (es congénita). Sin embargo, si tu hijo tiene una afección que aumenta el riesgo de tener coartación de la aorta, como el síndrome de Turner, válvula aórtica bicúspide u otro defecto cardíaco, o antecedentes familiares de enfermedad cardíaca congénita, la detección temprana puede ayudar. Analiza el riesgo de tener coartación de la aorta con tu médico.

       

      Al final la recomendación es visitar a su CARDIOLOGO o en su defecto visitar nuestro sitio web https://medicosenmerida.mx/medicos-en-merida/cardiologos/ para encontrar el especialista que mejor se adapte a sus necesidades.

      Enfermedad de Kawasaki

      Choque cardiógeno

      Descripción general

      El choque cardiógeno es una enfermedad en la que el corazón repentinamente no puede bombear sangre suficiente para satisfacer las necesidades del organismo. Esta afección se produce, generalmente, por un ataque cardíaco grave, pero no todas las personas que sufren un ataque cardíaco tienen un choque cardiógeno.

      El choque cardiógeno es poco frecuente, pero a menudo es mortal si no se trata de inmediato. Si se trata inmediatamente, casi la mitad de las personas que presentan la enfermedad sobreviven.

      Síntomas

      Los signos y síntomas del choque cardiógeno abarcan los siguientes:

      • Respiración rápida
      • Falta de aire grave
      • Latidos del corazón rápidos y repentinos (taquicardia)
      • Pérdida del conocimiento
      • Pulso débil
      • Presión arterial baja (hipotensión)
      • Sudoración
      • Piel pálida
      • Pies y manos fríos
      • No orinar u orinar menos de lo normal

      Síntomas de un ataque cardíaco

      Como el choque cardiógeno ocurre generalmente en personas que están teniendo un ataque cardíaco grave, es importante conocer los signos y síntomas de un ataque cardíaco. Estos incluyen los siguientes:

      • Presión, inflamación o dolor opresivo en el centro del pecho que dura más de unos pocos minutos
      • Dolor que se extiende al hombro, uno o los dos brazos, la espalda o incluso a los dientes y la mandíbula
      • Episodios crecientes de dolor en el pecho
      • Falta de aire
      • Sudoración
      • Aturdimiento o mareos repentinos
      • Náuseas y vómitos

      Busca atención médica rápidamente si presentas estos signos o síntomas para disminuir el riesgo de padecer un choque cardiógeno.

      Cuándo consultar al médico

      Cuando se trata rápidamente un ataque cardíaco, mejoran las posibilidades de supervivencia y se reduce al mínimo el daño al corazón. Si estás teniendo síntomas de un ataque cardíaco, llama al 911 o a otros servicios médicos de urgencia para obtener ayuda. Si no tienes acceso a servicios médicos de urgencia, pide a alguien que te lleve al hospital más cercano. No manejes tú.

      Causas

      En la mayoría de los casos, la falta de oxígeno en el corazón, generalmente por un ataque cardíaco, daña la cavidad principal de bombeo (el ventrículo izquierdo). Sin sangre rica en oxígeno que circule hacia esa zona del corazón, el músculo cardíaco puede debilitarse y llevar a un choque cardiógeno.

      Muy pocas veces, los daños en el ventrículo derecho del corazón, que envía la sangre a los pulmones para recibir oxígeno, provocan un choque cardiógeno.

      Otras causas posibles de choque cardiógeno incluyen las siguientes:

      • Inflamación del músculo cardíaco (miocarditis)
      • Infección de las válvulas cardíacas (endocarditis)
      • Debilitamiento cardíaco debido a cualquier causa
      • Sobredosis de un medicamento o envenenamiento con sustancias que pueden afectar la capacidad de bombeo del corazón

      Factores de riesgo

      Cuando tienes un ataque cardíaco, el riesgo de padecer un choque cardiógeno aumenta si:

      • Eres de edad avanzada
      • Tienes antecedentes de insuficiencia cardíaca o ataque cardíaco
      • Tienes bloqueos (enfermedad de las arterias coronarias) en varias de las principales arterias del corazón
      • Tienes diabetes o presión arterial alta
      • Eres mujer

      Complicaciones

      Si no se trata de inmediato, el choque cardiógeno puede ser mortal. Otra complicación grave es el daño al hígado, los riñones u otros órganos por falta de oxígeno, que puede ser permanente.

      Prevención

      La mejor forma de prevenir el choque cardiógeno es hacer cambios en el estilo de vida para mantener tu corazón saludable y la presión arterial bajo control.

      • No fumes y evita el tabaquismo pasivo. Varios años después de dejar de fumar, el riesgo de un accidente cerebrovascular es igual que el de una persona no fumadora.
      • Mantén un peso saludable. El sobrepeso contribuye a otros factores de riesgo de ataque cardíaco y choque cardiógeno, como presión arterial alta, enfermedades cardiovasculares y diabetes. Bajar tan solo 10 libras (4,5 kilos) de peso puede reducir la presión arterial y mejorar los niveles de colesterol.
      • Come menos colesterol y grasas saturadas. Limitar estas sustancias, sobre todo las grasas saturadas, puede reducir el riesgo de sufrir una enfermedad del corazón. Evita las grasas trans.
      • Limita el consumo de azúcar agregada y de alcohol. Esto te ayudará a evitar las calorías con bajo contenido de nutrientes, así como a mantener un peso saludable.
      • Haz ejercicio con regularidad. El ejercicio puede reducir la presión arterial, aumentar el nivel de colesterol de lipoproteínas de alta densidad (HDL) y mejorar la salud general de los vasos sanguíneos y del corazón. Haz gradualmente hasta 30 minutos de actividad (como caminar, trotar, nadar o andar en bicicleta) la mayoría de los días de la semana (si es que no puedes todos).

      Si tienes un ataque cardíaco, actuar con rapidez puede ayudar a prevenir un choque cardiógeno. Busca atención médica de urgencia si crees que tienes un ataque cardíaco.

       

      Al final la recomendación es visitar a su CARDIOLOGO o en su defecto visitar nuestro sitio web https://medicosenmerida.mx/medicos-en-merida/cardiologos/ para encontrar el especialista que mejor se adapte a sus necesidades.

      Enfermedad de Kawasaki

      Miocardiopatía hipertrófica

      Descripción general

      La cardiomiopatía hipertrófica es una enfermedad en la que el músculo del corazón (miocardio) tiene un engrosamiento anormal (hipertrofia). El engrosamiento del músculo del corazón puede dificultar que este último bombee sangre.

      A menudo, la cardiomiopatía hipertrófica no se diagnostica porque muchas personas que la padecen tienen pocos síntomas, si los tienen, y pueden llevar una vida normal sin problemas significativos. Sin embargo, en algunas personas que padecen una cardiomiopatía hipertrófica, el engrosamiento del músculo del corazón puede causar dificultad para respirar, dolor en el pecho o problemas en el sistema eléctrico del corazón, lo que tiene como consecuencia ritmos cardíacos anormales que pueden poner en riesgo la vida (arritmias).

      Síntomas

      Algunos de los signos y síntomas de la cardiomiopatía hipertrófica son:

      • Dificultad para respirar, especialmente al hacer ejercicio
      • Dolor en el pecho, especialmente al hacer ejercicio
      • Desmayo, especialmente durante el ejercicio o la exigencia o inmediatamente después
      • Sensación de que el corazón late demasiado rápido o en forma interrumpida (palpitaciones)
      • Soplo cardíaco, que el médico puede detectar escuchando tu corazón

      Cuándo consultar al médico

      Existen distintas enfermedades que pueden causar dificultad para respirar y palpitaciones cardíacas. Es importante obtener un diagnóstico rápido y preciso, y la atención médica adecuada. Consulta con tu médico si tienes alguno de los síntomas asociados a la cardiomiopatía hipertrófica.

      Llama al 911 o al número local de emergencias si experimentas cualquiera de los siguientes síntomas por más de unos pocos minutos:

      • Latidos del corazón irregulares o acelerados
      • Dificultad para respirar
      • Dolor en el pecho

      Causas

      Por lo general, la miocardiopatía hipertrófica es causada por genes anormales (mutaciones genéticas) que producen un engrosamiento anormal del músculo cardíaco. Las personas con miocardiopatía hipertrófica también presentan una disposición anormal de las células del músculo cardíaco (desorganización miofibrilar). En algunas personas, la desorganización miofibrilar puede provocar arritmia.

      La gravedad de la miocardiopatía hipertrófica varía ampliamente. La mayoría de las personas con miocardiopatía hipertrófica tienen una forma de la enfermedad en la que la pared (tabique) que separa las dos cavidades inferiores del corazón (ventrículos) se agranda y limita el flujo sanguíneo hacia afuera del corazón (miocardiopatía hipertrófica obstructiva).

      En ocasiones, la miocardiopatía hipertrófica no produce un bloqueo importante del flujo sanguíneo (miocardiopatía hipertrófica no obstructiva). Sin embargo, la cavidad de bombeo principal del corazón (ventrículo izquierdo) puede ponerse rígida, lo que reduce la cantidad de sangre que el ventrículo puede almacenar y la cantidad que bombea al cuerpo con cada latido.

      Factores de riesgo

      La miocardiopatía hipertrófica, por lo general, es hereditaria. Existe un 50 por ciento de probabilidades de que los hijos de padres con miocardiopatía hipertrófica hereden la mutación genética que provoca la enfermedad. Los familiares de primer grado (padres, hijos o hermanos) de una persona con miocardiopatía hipertrófica deberían consultar con sus médicos acerca de la necesidad de hacerse exámenes para la detección de la enfermedad.

      Complicaciones

      Muchas personas con miocardiopatía hipertrófica no presentan problemas de salud importantes. Sin embargo, algunas personas sufren complicaciones como:

      • Fibrilación auricular. El engrosamiento del músculo cardíaco, al igual que la estructura anormal de las células cardíacas, pueden alterar el funcionamiento normal del sistema eléctrico del corazón y ocasionar la aceleración o la irregularidad de los latidos del corazón. La fibrilación auricular también puede aumentar el riesgo de que se generen coágulos sanguíneos, que si se desplazan hasta el cerebro pueden ocasionar un accidente cerebrovascular.
      • Muerte cardíaca súbita. La taquicardia ventricular y la fibrilación ventricular pueden provocar una muerte cardíaca súbita. Si bien no es frecuente, las personas con miocardiopatía hipertrófica presentan un riesgo mayor de sufrir muerte cardíaca súbita por ataque cardíaco. Cada año, se estima que la muerte cardíaca súbita ocurre en el 1 por ciento de las personas con miocardiopatía hipertrófica. La miocardiopatía hipertrófica puede provocar muerte súbita por problemas cardíacos en personas de todas las edades, pero con más frecuencia la afección provoca la muerte cardíaca súbita en personas menores de 30 años.
      • Obstrucciones del flujo sanguíneo. En muchos casos, el engrosamiento del músculo cardíaco obstruye el flujo sanguíneo que sale del corazón. La obstrucción del flujo sanguíneo puede provocar falta de aire por esfuerzo, dolor de pecho, mareos y desmayos.
      • Miocardiopatía dilatada. Con el tiempo, en un porcentaje muy pequeño de personas con miocardiopatía hipertrófica, el músculo cardíaco engrosado puede volverse débil e ineficaz. El ventrículo se agranda (dilata) y pierde capacidad de bombeo.
      • Problemas en la válvula mitral. El engrosamiento del músculo cardíaco puede reducir el espacio para que fluya la sangre, lo que hace que la sangre fluya a través de las válvulas cardíacas más rápidamente y con más fuerza. Esta fuerza aumentada puede impedir que la válvula que está entre la aurícula izquierda y el ventrículo izquierdo (válvula mitral) se cierre correctamente. Como resultado, es posible que la sangre se filtre en sentido inverso hacia la aurícula izquierda (insuficiencia de la válvula mitral) y que, debido a esto, los síntomas empeoren.
      • Insuficiencia cardíaca. Con el tiempo, el músculo cardíaco engrosado puede ponerse demasiado rígido como para llenarse de sangre en forma eficaz. Como resultado, el corazón no puede bombear suficiente sangre para satisfacer las necesidades del cuerpo.

      Prevención

      Dado que la miocardiopatía hipertrófica es hereditaria, no existe forma de prevenirla. Pero es importante identificar la afección lo antes posible para guiar el tratamiento y evitar complicaciones.

      Prevención de la muerte súbita

      Se ha demostrado que el implante de un desfibrilador cardioversor puede prevenir la muerte súbita por ataque cardíaco, que afecta a aproximadamente al 1 por ciento de las personas que sufren de miocardiopatía hipertrófica.

      Desafortunadamente, debido a que muchas personas con miocardiopatía hipertrófica no se dan cuenta de que la padecen, existen casos en los que el primer signo de un problema es la muerte súbita por ataque cardíaco. Estos casos pueden producirse entre personas jóvenes aparentemente saludables, incluso entre deportistas universitarios y otros adultos jóvenes y activos. Las noticias acerca de este tipo de muerte tan inesperada generan una atención comprensible por ese mismo motivo, pero los padres deben tener presente que este tipo de muerte es poco frecuente.

      Pese a ello, los médicos especializados en anomalías cardíacas suelen recomendar que las personas con miocardiopatía hipertrófica no practiquen la mayoría de los deportes competitivos, con la posible excepción de ciertos deportes de baja intensidad. Analiza con tu cardiólogo las recomendaciones específicas.

       

      Al final la recomendación es visitar a su CARDIOLOGO o en su defecto visitar nuestro sitio web https://medicosenmerida.mx/medicos-en-merida/cardiologos/ para encontrar el especialista que mejor se adapte a sus necesidades.

      Enfermedad de Kawasaki

      Cardiomiopatía dilatada

      Descripción general

      La cardiomiopatía dilatada es una enfermedad del músculo del corazón, que, en general, comienza en la cavidad de bombeo principal del corazón (ventrículo izquierdo). El ventrículo se estira y se reduce (dilata), por lo que no puede bombear sangre de la misma manera que lo hace un corazón sano. «Cardiomiopatía» es un término genérico que alude a las anomalías del propio músculo cardíaco.

      La cardiomiopatía dilatada podría no causar síntomas, pero, para algunas personas, puede ser potencialmente mortal. Una causa frecuente de la insuficiencia cardíaca —incapacidad del corazón para suministrarle suficiente sangre al cuerpo— es la cardiomiopatía dilatada, que también puede generar latidos del corazón irregulares (arritmia), coágulos sanguíneos o muerte súbita.

      Este trastorno afecta a personas de todas las edades, incluso a bebés y niños, pero es más frecuente en hombres de entre 20 y 50 años.

      Síntomas

      Si tienes cardiomiopatía dilatada, es probable que tengas signos y síntomas de insuficiencia cardíaca o arritmias causadas por tu enfermedad. Algunos de los signos y síntomas son:

      • Fatiga
      • Dificultad para respirar (disnea) cuando estás activo o recostado
      • Capacidad reducida para hacer ejercicio
      • Hinchazón (edema) en las piernas, los tobillos y los pies
      • Hinchazón del abdomen debido a la acumulación de líquido (ascitis)
      • Dolor en el pecho
      • Sonidos raros o adicionales que se oyen cuando late el corazón (soplos cardíacos)

      Cuándo consultar al médico

      Si tienes dificultad para respirar u otros síntomas de cardiomiopatía dilatada, consulta con el médico lo antes posible. Llama al 911 o al número local de emergencias si sientes dolor en el pecho por más de unos pocos minutos o tienes dificultad grave para respirar.

      Si un familiar tiene cardiomiopatía dilatada, habla con tu médico para saber si tú o tus familiares deberían realizarse exámenes para detectar la enfermedad. La detección temprana mediante análisis genéticos puede beneficiar a las personas con formas hereditarias de cardiomiopatía dilatada que no tienen signos o síntomas evidentes.

      Causas

      A menudo, la causa de la cardiomiopatía dilatada no se puede determinar. Sin embargo, hay muchos factores que pueden hacer que el ventrículo izquierdo se dilate y se debilite, entre ellos:

      • Diabetes
      • Obesidad
      • Presión arterial alta (hipertensión)
      • Consumo excesivo de alcohol
      • Ciertos medicamentos contra el cáncer
      • Consumo y abuso de cocaína
      • Infecciones, como las causadas por bacterias, virus, hongos y parásitos
      • Exposición a toxinas, como el plomo, el mercurio y el cobalto
      • Arritmias
      • Complicaciones de la última etapa del embarazo

      Factores de riesgo

      La cardiomiopatía dilatada se presenta con mayor frecuencia en hombres de 20 a 50 años. No obstante, también puede manifestarse en mujeres. Otros factores de riesgo comprenden los siguientes:

      • Daño al músculo cardíaco derivado de un infarto de miocardio
      • Antecedentes familiares de cardiomiopatía dilatada
      • Inflamación del músculo cardíaco debido a trastornos del sistema inmunitario, como el lupus
      • Trastornos neuromusculares, como distrofia muscular

      Complicaciones

      Las complicaciones de una cardiomiopatía dilatada comprenden:

      • Insuficiencia cardíaca. Un flujo sanguíneo deficiente desde el ventrículo izquierdo puede derivar en una insuficiencia cardíaca. Es posible que tu corazón no esté en condiciones de suministrarle a tu cuerpo la sangre que necesita para funcionar correctamente.
      • Insuficiencia valvular cardíaca. El agrandamiento del ventrículo izquierdo puede dificultar el cierre de las válvulas cardíacas, y causar así un reflujo sanguíneo y reducir la eficacia de bombeo del corazón.
      • Acumulación de líquidos (edema). La acumulación de líquidos se puede producir en los pulmones, abdomen, piernas y pies (edema).
      • Ritmos cardíacos anormales (arritmias). Los cambios en la estructura cardíaca y en la presión de las cavidades del corazón pueden derivar en la aparición de arritmias.
      • Paro cardíaco repentino. Una cardiomiopatía dilatada puede hacer que el corazón deje de latir en forma súbita.
      • Coágulos sanguíneos (émbolos). El estancamiento de sangre (estasis) en el ventrículo izquierdo puede derivar en coágulos sanguíneos, los cuales pueden ingresar al torrente sanguíneo, cortar la circulación de la sangre hacia los órganos vitales y causar un accidente cerebrovascular, un ataque cardíaco o dañar otros órganos. Las arritmias también pueden causar coágulos sanguíneos.

      Prevención

      Los hábitos de un estilo de vida saludable ayudan a prevenir o minimizar los efectos de la cardiomiopatía dilatada. Si tienes cardiomiopatía dilatada:

      • No fumes.
      • No bebas alcohol o bebe con moderación.
      • No consumas cocaína u otras drogas ilegales.
      • Sigue una dieta saludable, en especial, una con bajo contenido de sal (sodio).
      • Mantén un peso saludable.
      • Sigue un régimen de ejercicios según las recomendaciones de tu médico.
      • Duerme y descansa lo suficiente.

       

      Al final la recomendación es visitar a su CARDIOLOGO o en su defecto visitar nuestro sitio web https://medicosenmerida.mx/medicos-en-merida/cardiologos/ para encontrar el especialista que mejor se adapte a sus necesidades.

      Enfermedad de Kawasaki

      Accidente Cerebrovascular

      Descripción general

      Un accidente cerebrovascular ocurre cuando se interrumpe o se reduce el suministro de sangre que va a una parte del cerebro, lo que impide que el tejido cerebral reciba oxígeno y nutrientes. En cuestión de minutos, las neuronas cerebrales empiezan a morir.

      Un accidente cerebrovascular es una urgencia médica. Es fundamental un tratamiento inmediato. La acción temprana puede reducir al mínimo el daño cerebral y la posibilidad de complicaciones.

      La buena noticia es que los accidentes cerebrovasculares pueden tratarse y prevenirse, y que, hoy en día, muere una cantidad considerablemente inferior de estadounidenses a causa de ellos en comparación con el pasado.

      Síntomas

      Observa estos signos y síntomas si crees que tú u otra persona pueden estar padeciendo un accidente cerebrovascular. Presta atención al momento en que comienzan los signos y síntomas. La duración de estos puede afectar tus opciones de tratamiento:

      • Problemas para hablar y comprender. Puedes tener confusión. Puedes arrastrar las palabras o tener dificultad para comprender el habla.
      • Parálisis o entumecimiento de la cara, los brazos o las piernas. Puedes padecer entumecimiento repentino, debilidad o parálisis en el rostro, los brazos o las piernas. Por lo general, esto ocurre en un solo lado del cuerpo. Trata de levantar los brazos por encima de la cabeza al mismo tiempo. Si un brazo empieza a caer, es posible que estés padeciendo un accidente cerebrovascular. Además, un lado de la boca puede caerse cuando tratas de sonreír.
      • Dificultades para ver con uno o ambos ojos. Es posible que de repente tengas la visión borrosa o ennegrecida en uno o en ambos ojos, o que veas doble.
      • Dolor de cabeza. Un dolor de cabeza intenso y repentino, que puede estar acompañado de vómitos, mareos o estado alterado de conciencia, puede indicar que estás padeciendo un accidente cerebrovascular.
      • Problemas para caminar. Puedes tropezar o tener mareos repentinos, pérdida del equilibrio o pérdida de coordinación.

      Cuándo consultar al médico

      Busca atención médica inmediata si observas algún signo o síntoma de accidente cerebrovascular, incluso si parecen fluctuar o desaparecer. Piensa «RÁPIDO» y haz lo siguiente:

      • Cara. Pide a la persona que sonría. ¿Un lado de la cara se cae?
      • Brazos. Pide a la persona que levante ambos brazos. ¿Uno de los brazos se baja? O bien, ¿no puedes levantar uno de los brazos?
      • Habla. Pide a la persona que repita una frase simple. ¿Arrastra las palabras o habla de manera extraña?
      • Tiempo. Si observas cualquiera de estos signos, llama al 911 de inmediato.

      Llama al 911 o al número local de emergencias de inmediato. No esperes a ver si los síntomas desaparecen. Cada minuto cuenta. Cuanto más tiempo se demore en tratar el accidente cerebrovascular, mayores serán las posibilidades de daño cerebral y discapacidad.

      Si sospechas que la persona con la que te encuentras está padeciendo un accidente cerebrovascular, vigílala cuidadosamente mientras esperas la atención de emergencia.

      Causas

      Un accidente cerebrovascular puede provocarse por una arteria bloqueada (accidente cerebrovascular isquémico) o por la pérdida de sangre o la rotura de un vaso sanguíneo (accidente cerebrovascular hemorrágico). Algunas personas pueden padecer solo una interrupción temporal del flujo sanguíneo al cerebro (accidente isquémico transitorio) que no provoca daño permanente.

      Accidente cerebrovascular isquémico

      Casi el 80 por ciento de los accidentes cerebrovasculares son isquémicos. Los accidentes cerebrovasculares isquémicos ocurren cuando se produce un estrechamiento o una obstrucción de las arterias que se dirigen al cerebro, lo cual causa una reducción grave del flujo sanguíneo (isquemia). Algunos de los accidentes cerebrovasculares más frecuentes son:

      • Accidente cerebrovascular trombótico. Se produce cuando se forma un coágulo sanguíneo (trombo) en una de las arterias que suministra sangre al cerebro. Un coágulo sanguíneo puede formarse por depósitos grasos (placa) que se acumulan en las arterias y causan una reducción del flujo sanguíneo (aterosclerosis) u otras afecciones de las arterias.
      • Accidente cerebrovascular embólico. Se produce cuando un coágulo sanguíneo u otras partículas se forman lejos del cerebro, con frecuencia en el corazón, y se trasladan a través del torrente sanguíneo para alojarse en arterias del cerebro más estrechas. Este tipo de coágulo sanguíneo se denomina «émbolo».

      Accidente cerebrovascular hemorrágico

      El accidente cerebrovascular hemorrágico ocurre cuando se produce una pérdida de sangre o una rotura en un vaso sanguíneo en el cerebro. Las hemorragias cerebrales pueden producirse por muchas afecciones que repercuten en los vasos sanguíneos. Algunas de estas pueden ser:

      • Presión arterial alta (hipertensión) no controlada
      • Sobretratamiento con anticoagulantes
      • Partes débiles en las paredes de los vasos sanguíneos (aneurismas)

      Una causa menos frecuente de hemorragia es la rotura de una maraña anormal de vasos sanguíneos con paredes débiles (malformación arteriovenosa). Los tipos de accidente cerebrovascular hemorrágico son los siguientes:

      • Hemorragia intracerebral. Durante una hemorragia intracerebral, se rompe un vaso sanguíneo del cerebro y se derrama sangre en el tejido cerebral que lo rodea, lo cual daña las neuronas cerebrales. Las neuronas cerebrales más alejadas de ese derrame no reciben sangre y también se dañan.

        La presión arterial alta, traumatismo, malformaciones vasculares, uso de medicamentos anticoagulantes y otras afecciones pueden producir una hemorragia intracerebral.

      • Hemorragia subaracnoidea. Durante una hemorragia subaracnoidea, se rompe una arteria ubicada sobre la superficie del cerebro o cerca de esta, y se derrama sangre en el espacio entre la superficie del cerebro y el cráneo. Este sangrado va generalmente acompañado por un síntoma de dolor de cabeza intenso y repentino.

        La hemorragia subaracnoidea se produce generalmente a causa de una rotura de un pequeño aneurisma con forma de saco o baya. Después de la hemorragia, los vasos sanguíneos del cerebro pueden dilatarse y estrecharse de forma imprevisible (vasoespasmo), lo cual hace que las células cerebrales se vean dañadas por limitar aún más el flujo sanguíneo.

      Accidente isquémico transitorio

      Un accidente isquémico transitorio, a veces conocido como «mini accidente cerebrovascular», es un período temporal de síntomas similares a aquellos que están presentes en un accidente cerebrovascular. Una disminución temporal del suministro de sangre a una parte del cerebro causa accidentes isquémicos transitorios, que pueden durar tan solo unos cinco minutos.

      Al igual que un accidente cerebrovascular isquémico, el accidente isquémico transitorio ocurre cuando un coágulo o partículas bloquean el flujo sanguíneo hacia una parte del sistema nervioso, pero no se produce daño permanente en los tejidos ni se manifiestan síntomas duraderos.

      Busca atención médica de emergencia aunque los síntomas aparentemente desaparezcan. Si has tenido un accidente isquémico transitorio, presentas un mayor riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular total, que provocará un daño permanente más adelante. Si has tenido un accidente isquémico transitorio, significa que es probable que tengas una arteria que se dirige al cerebro parcialmente obstruida o estrecha o una fuente de coágulos en el corazón.

      No es posible determinar si sufres un accidente cerebrovascular o un accidente isquémico transitorio únicamente basándose en los síntomas. Incluso cuando los síntomas duran menos de una hora, existe riesgo de daño permanente en los tejidos.

      Factores de riesgo

      Muchos factores pueden aumentar el riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular. Algunos factores también pueden aumentar las probabilidades de padecer un ataque cardíaco. Los factores de riesgo del accidente cerebrovascular que pueden tratarse son:

      Factores de riesgo relacionados con el estilo de vida

      • Sobrepeso u obesidad
      • Inactividad física
      • Episodios de consumo muy elevado de alcohol
      • Consumo de drogas ilegales, como cocaína y metanfetaminas

      Factores de riesgo médicos

      • Los valores de la presión arterial son mayores de 120/80 milímetros de mercurio (mmHg)
      • Tabaquismo o exposición al humo de segunda mano
      • Nivel de colesterol alto
      • Diabetes
      • Apnea obstructiva del sueño
      • Enfermedades cardiovasculares, como insuficiencia cardíaca, defectos cardíacos, infección cardíaca o ritmo cardíaco anormal
      • Antecedentes personales o familiares de accidente cerebrovascular, ataque cardíaco o accidente isquémico transitorio.

      Otros factores asociados a un riesgo más elevado de accidente cerebrovascular son:

      • Edad: las personas de 55 años o más tienen un riesgo de accidente cerebrovascular mayor que las personas más jóvenes.
      • Raza: los afroamericanos tienen mayor riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular que las personas de otras razas.
      • Sexo: los hombres tienen mayor riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular que las mujeres. Por lo general, las mujeres sufren un accidente cerebrovascular a mayor edad, y tienen menos probabilidades de sobrevivir a un accidente cerebrovascular que los hombres.
      • Hormonas: el uso de píldoras anticonceptivas o terapias hormonales que contienen estrógeno, así como el aumento de los niveles de estrógeno a causa del embarazo y del parto.

      Complicaciones

      Un accidente cerebrovascular puede, en ocasiones, producir discapacidades temporales o permanentes, dependiendo de la cantidad de tiempo que el cerebro no reciba flujo sanguíneo y de qué parte se haya visto afectada. Las complicaciones pueden ser las siguientes:

      • Parálisis o pérdida del movimiento muscular. Es posible que ocurra parálisis de un lado del cuerpo o que se pierda el control de ciertos músculos, como los de un lado de la cara o de un brazo. La fisioterapia puede ayudar a retomar las actividades, como caminar, comer o vestirse, que afecta la parálisis.
      • Dificultad para hablar o tragar. Un accidente cerebrovascular podría afectar el control de los músculos de la boca y de la garganta, lo cual puede hacer difícil que hables con claridad (disartria), que tragues (disfagia) o que comas. Es posible que también tengas dificultad con el lenguaje (afasia), como para hablar o para comprender lo que alguien dice, lee o escribe. Podría ser útil la terapia con un patólogo del lenguaje y del habla.
      • Pérdida de memoria o dificultades de razonamiento. Muchas personas que han tenido accidentes cerebrovasculares presentan pérdida de memoria. Otras tienen dificultades para pensar, hacer valoraciones, razonar y comprender conceptos.
      • Problemas emocionales. Las personas que han tenido accidentes cerebrovasculares pueden tener dificultad para controlar sus emociones, o bien pueden manifestar depresión.
      • Dolor. Puedes tener dolor, entumecimiento u otras sensaciones extrañas en las partes del cuerpo que se vieron afectadas por el accidente cerebrovascular. Por ejemplo, si un accidente cerebrovascular hace que se pierda la sensibilidad en el brazo izquierdo, es posible que el paciente empiece a sentir una sensación de hormigueo incómoda en ese brazo.

        Las personas también pueden ser sensibles a cambios de temperatura, especialmente al frío extremo, después de un accidente cerebrovascular. Se sabe que esta complicación es un dolor central o síndrome de dolor central causado por el accidente cerebrovascular. Esta afección generalmente se manifiesta varias semanas después de un accidente cerebrovascular y puede mejorar con el paso del tiempo. Sin embargo, debido a que el dolor está causado por un problema en el cerebro, en lugar de una lesión física, existen pocos tratamientos.

      • Cambios de comportamiento y capacidad de cuidado personal. Es posible que las personas que han tenido accidentes cerebrovasculares se vuelvan más introvertidas y antisociales o más impulsivas. Puede que necesiten ayuda para el aseo personal y las tareas cotidianas.

      Al igual que con cualquier lesión cerebral, el éxito del tratamiento contra estas complicaciones varía de una persona a otra.

       

      Al final la recomendación es visitar a su CARDIOLOGO o en su defecto visitar nuestro sitio web https://medicosenmerida.mx/medicos-en-merida/cardiologos/ para encontrar el especialista que mejor se adapte a sus necesidades.

      Enfermedad de Kawasaki

      Accidente Isquémico Transitorio

      Panorama general

      El accidente isquémico transitorio es como un accidente cerebrovascular, ya que produce síntomas similares, pero generalmente dura unos pocos minutos y no causa daño permanente.

      Con frecuencia llamado un mini accidente cerebrovascular, el accidente isquémico transitorio puede ser una advertencia. De 1 a 3 personas que tienen un accidente isquémico transitorio en algún momento tendrán un accidente cerebrovascular, la mitad dentro de un año luego del accidente isquémico transitorio.

      Un accidente isquémico transitorio puede servir tanto como advertencia y como oportunidad — una advertencia de un accidente cerebrovascular inminente, y una oportunidad de tomar medidas para evitarlo.

       

      Síntomas

      Los ataques isquémicos transitorios suelen durar unos minutos. La mayoría de los signos y síntomas desaparecen en una hora. Los signos y síntomas de un AIT se parecen a los que aparecen al principio de un accidente cerebrovascular y pueden incluir la aparición repentina de lo siguiente:

      • Debilidad, adormecimiento o parálisis en la cara, el brazo o la pierna, generalmente en un lado del cuerpo
      • Dificultad para hablar o para entender a otros
      • Ceguera en uno o ambos ojos, o visión doble
      • Mareo, pérdida del equilibrio o de la coordinación
      • Dolor de cabeza repentino e intenso sin causa aparente

      Es posible que tengas más de un AIT, y los signos y síntomas recurrentes pueden ser similares o diferentes según la zona del cerebro involucrada.

      Cuándo debes consultar con un médico

      Dado que los AIT ocurren con mayor frecuencia horas o días antes de un accidente cerebrovascular, es esencial buscar atención médica inmediatamente después de un presunto AIT. Busca atención médica inmediata si sospechas que has sufrido un ataque isquémico transitorio. La evaluación rápida y la identificación de las afecciones potencialmente tratables pueden ayudarte a prevenir un accidente cerebrovascular.

      Causas

      Un accidente isquémico transitorio tiene el mismo origen que un accidente cerebrovascular isquémico, el tipo más frecuente de accidente cerebrovascular. En un accidente cerebrovascular isquémico, un coágulo bloquea el flujo sanguíneo hacia una parte del cerebro. En un accidente isquémico transitorio, a diferencia de un accidente cerebrovascular, el bloqueo es breve y generalmente no hay daño permanente.

      La causa no aparente de un accidente isquémico transitorio con frecuencia es una acumulación de depósitos grasos que contienen colesterol llamados plaquetas (aterosclerosis) en una arteria, o una de sus ramificaciones, que suministra oxígeno y nutrientes al cerebro.

      Las plaquetas pueden disminuir el flujo de la sangre por la arteria o llevar a que se forme un coágulo. Un coágulo que viaja por una arteria, que lleva sangre al cerebro desde otra parte del cuerpo, generalmente del corazón, también puede provocar un accidente isquémico transitorio.

      Factores de riesgo

      Algunos factores de riesgo de ataque isquémico transitorio y accidente cerebrovascular no se pueden cambiar, pero otros se pueden controlar.

      Factores de riesgo que no puedes cambiar

      No puedes cambiar los factores de riesgo de ataque isquémico transitorio o accidente cerebrovascular que se mencionan a continuación. Sin embargo, saber que corres riesgo puede motivarte a cambiar tu estilo de vida a fin de reducir otros riesgos.

      • Antecedentes familiares. Tu riesgo puede ser mayor si uno de tus familiares ha tenido un ataque isquémico transitorio o un accidente cerebrovascular.
      • La edad. Tu riesgo aumenta a medida que envejeces, especialmente después de los 55 años.
      • Sexo. Las probabilidades de tener un ataque isquémico transitorio y un accidente cerebrovascular son levemente más altas en el caso de los hombres, pero más de la mitad de las muertes por accidentes cerebrovasculares se producen en mujeres.
      • Ataque isquémico transitorio previo. Si has tenido uno o más ataques isquémicos transitorios, tienes 10 veces más probabilidades de tener un accidente cerebrovascular.
      • Drepanocitosis. Un accidente cerebrovascular es una complicación frecuente de este trastorno hereditario, también denominado anemia drepanocítica. Los glóbulos rojos en forma de hoz transportan menos oxígeno y también suelen adherirse a las paredes de las arterias, lo que obstaculiza el flujo de sangre al cerebro. Sin embargo, con un tratamiento adecuado para la drepanocitosis, puedes reducir el riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular.
      • Raza. Las personas afroamericanas presentan un riesgo más alto de morir a causa de un accidente cerebrovascular, en parte debido a la mayor prevalencia de presión arterial alta y diabetes entre las personas de dicha raza.

      Factores de riesgo que puedes controlar

      Puedes controlar o tratar algunos factores, incluidas ciertas enfermedades y opciones de estilo de vida, que aumentan tu riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular. Tener uno o más de estos factores de riesgo no significa que sufrirás un accidente cerebrovascular, pero tu riesgo aumenta especialmente si tienes uno o más de ellos.

      Enfermedades

      • Presión arterial alta. El riesgo de accidente cerebrovascular comienza a aumentar con las lecturas de presión arterial superiores a 140/90 milímetros de mercurio (mm Hg). El médico te ayudará a determinar la tensión arterial deseada según tu edad, si tienes diabetes y otros factores.
      • Colesterol alto. Una alimentación con menos colesterol y grasas, especialmente grasas saturadas y grasas trans, puede reducir la cantidad de placas en las arterias. Si no puedes controlar el colesterol únicamente mediante los cambios en la alimentación, el médico puede recetarte estatinas u otro tipo de medicamento hipocolesterolémico.
      • Enfermedad cardiovascular. Esto incluye trastornos como insuficiencia cardíaca, defecto cardíaco, infección coronaria o ritmo cardíaco anormal.
      • Trastorno de carótida. Los vasos sanguíneos del cuello que llevan sangre al cerebro se obstruyen.
      • Enfermedad arterial periférica. Los vasos sanguíneos que llevan sangre a los brazos y las piernas se obstruyen.
      • Diabetes. La diabetes aumenta la gravedad de la aterosclerosis (el estrechamiento de las arterias debido a la acumulación de depósitos de grasa) y la velocidad con la que esta se desarrolla.
      • Niveles altos de homocisteína. Los niveles elevados de este aminoácido en la sangre pueden provocar que las arterias se engrosen y se cicatricen, lo que las vuelve más susceptibles a los coágulos.
      • Exceso de peso. Un índice de masa corporal de 25 o superior y una circunferencia de cintura mayor que 35 pulgadas (89 centímetros) en las mujeres o de 40 pulgadas (102 centímetros) en los hombres aumentan el riesgo.

      Opciones de estilo de vida

      • Tabaquismo. El tabaquismo aumenta el riesgo de formación de coágulos de sangre, eleva la presión arterial y contribuye a la formación de depósitos de grasa con colesterol en las arterias (aterosclerosis).
      • Falta de actividad física. Realizar 30 minutos de ejercicio de intensidad moderada casi todos los días ayuda a reducir el riesgo.
      • Nutrición deficiente. Una alimentación con mucho contenido de grasas y sal, en particular, aumenta el riesgo de sufrir un ataque isquémico transitorio y un accidente cerebrovascular.
      • Consumo excesivo de alcohol. Si bebes alcohol, limítate a no más de dos bebidas al día si eres hombre y una bebida al día si eres mujer.
      • Consumo de drogas ilícitas. Evita la cocaína y otras drogas ilícitas.
      • Uso de pastillas anticonceptivas. Todos los anticonceptivos orales aumentan el riesgo de accidente cerebrovascular, pero algunos pueden ser más peligrosos que otros. Si tomas pastillas anticonceptivas, consulta al médico cómo podrían incidir las hormonas en tu riesgo de sufrir un ataque isquémico transitorio y un accidente cerebrovascular.

       

      Al final la recomendación es visitar a su CARDIOLOGO o en su defecto visitar nuestro sitio web https://medicosenmerida.mx/medicos-en-merida/cardiologos/ para encontrar el especialista que mejor se adapte a sus necesidades.

      Enfermedad de Kawasaki

      Aneurisma de la aorta abdominal

      Descripción general

      Un aneurisma de la aorta abdominal es una región agrandada de la parte baja de la aorta, el vaso sanguíneo principal que suministra sangre a todo el cuerpo. La aorta, que tiene un grosor similar al de una manguera de jardín, se extiende desde el corazón hasta el centro del pecho y el abdomen.

      Debido a que la aorta es la principal encargada de suministrar sangre a todo el cuerpo, una rotura del aneurisma de la aorta abdominal puede producir un sangrado que podría poner en riesgo la vida.

      Según el tamaño y el ritmo de crecimiento del aneurisma de la aorta abdominal, el tratamiento puede variar desde una conducta expectante hasta una cirugía de urgencia.

      Una vez que se halla un aneurisma de la aorta abdominal, los médicos deben controlarlo con atención en caso de que sea necesario planificar una cirugía. La cirugía de urgencia en caso de rotura de un aneurisma de la aorta abdominal puede ser riesgosa.

      Síntomas

      A menudo, los aneurismas de la aorta abdominal crecen de forma lenta y, en general, sin síntomas, lo que dificulta su detección. Algunos aneurismas nunca se rompen. Muchos se manifiestan pequeños y permanecen así, aunque una gran cantidad puede expandirse con el paso del tiempo. Otros, se expanden rápidamente. Es difícil predecir con qué rapidez se puede agrandar un aneurisma de la aorta abdominal.

      A medida que se agranda un aneurisma de la aorta abdominal, algunas personas pueden observar lo siguiente:

      • Una sensación de pulsación cerca del ombligo
      • Dolor constante y profundo en el abdomen o al costado
      • Dolor de espalda

      Si tienes algunos de estos signos y síntomas, como dolor intenso repentino en la espalda o el abdomen, obtén ayuda de urgencia inmediatamente.

      Cuándo consultar al médico

      Debes consultar al médico si presentas cualquiera de los síntomas que se enumeran más arriba. Las siguientes recomendaciones son para aquellas personas que no tienen síntomas.

      Debido a que el hecho de ser hombre y fumar aumenta considerablemente el riesgo de aneurisma de la aorta abdominal, aquellos hombres de 65 a 75 años que han fumado cigarrillos deben someterse a un examen para detección de aneurisma de la aorta abdominal mediante una ecografía abdominal. Si eres un hombre de 65 a 75 años y nunca has fumado, tu médico decidirá si existe la necesidad de realizar una ecografía abdominal basándose generalmente en otros factores de riesgo, como antecedentes familiares de aneurisma. Es posible que se realice una ecografía a la edad de 60 años en aquellas personas con antecedentes familiares de aneurisma.

      No existe suficiente evidencia para determinar si las mujeres de 65 a 75 años que han fumado cigarrillos o que tienen antecedentes familiares de aneurisma de la aorta abdominal se beneficiarían con un examen para detección de este tipo de aneurisma. Pregúntale al médico si es necesario que te sometas a un examen para detección de la enfermedad mediante ecografía según tus factores de riesgo. Las mujeres que nunca han fumado generalmente no necesitan someterse a un examen de detección de la enfermedad.

      Causas

      La mayor parte de los aneurismas aórticos se producen en la parte de la aorta que está en el abdomen. Si bien se desconoce la causa exacta de los aneurismas de la aorta abdominal, una serie de factores podrían tener una función, entre ellos:

      • Consumo de tabaco. Fumar cigarrillos y otras formas de consumo de tabaco parecen aumentar el riesgo de padecer aneurismas aórticos. El tabaquismo puede ser perjudicial para la aorta y puede debilitar las paredes de la aorta.
      • Endurecimiento de las arterias (ateroesclerosis). La ateroesclerosis se produce cuando la grasa y otras sustancias se acumulan en el recubrimiento de un vaso sanguíneo. Esta afección puede aumentar el riesgo de un aneurisma.
      • Presión arterial alta. La presión arterial alta puede aumentar el riesgo de padecer aneurismas de la aorta abdominal, ya que puede dañar y debilitar las paredes de la aorta.
      • Enfermedades de los vasos sanguíneos en la aorta. Los aneurismas de la aorta abdominal pueden originarse en enfermedades que hacen que se inflamen los vasos sanguíneos.
      • Infección en la aorta. Las infecciones, como una infección bacteriana o fúngica, rara vez pueden causar aneurismas de la aorta abdominal.
      • Traumatismo. Los traumatismos, como aquellos causados por un accidente automovilístico, pueden producir aneurismas de la aorta abdominal.
      • Factor hereditario. En algunos casos, los aneurismas de la aorta abdominal pueden ser hereditarios.

      Los aneurismas pueden desarrollarse en cualquier lugar a lo largo de la aorta, pero cuando ocurren en la parte superior de la aorta, en el pecho, se denominan «aneurismas aórticos torácicos». Con más frecuencia, los aneurismas se forman en la parte inferior de la aorta y se denominan «aneurismas aórticos abdominales». A estos aneurismas también se los puede llamar «AAA».

      Factores de riesgo

      Los factores de riesgo del aneurisma de la aorta abdominal son los siguientes:

      • Edad. Los aneurismas de la aorta abdominal ocurren con mayor frecuencia en personas de más de 65 años.
      • Consumo de tabaco. El consumo de tabaco es un factor de riesgo importante para el desarrollo de un aneurisma de la aorta abdominal y un mayor riesgo de ruptura. Cuanto más hayas fumado o masticado tabaco y cuantos más cigarrillos fumes por día, mayor será tu riesgo.
      • Ser hombre. Los hombres padecen aneurismas de la aorta abdominal con mucha mayor frecuencia que las mujeres.
      • Ser de raza blanca. Las personas de raza blanca tienen un riesgo más alto de padecer aneurismas de la aorta abdominal.
      • Antecedentes familiares. Las personas que tienen antecedentes familiares de aneurismas de la aorta abdominal tienen un mayor riesgo de padecer la enfermedad.
      • Ateroesclerosis. La ateroesclerosis, acumulación de grasa y de otras sustancias que pueden dañar el recubrimiento de un vaso sanguíneo, aumenta el riesgo de sufrir un aneurisma.
      • Otros aneurismas. Las personas que tienen un aneurisma en otro vaso sanguíneo grande, como la arteria detrás de la rodilla o la aorta torácica en el tórax, pueden tener un mayor riesgo de desarrollar un aneurisma de la aorta abdominal.
      • Presión arterial alta. La presión arterial alta puede aumentar el riesgo de padecer un aneurisma aórtico abdominal.

      Complicaciones

      Los desgarros en una o más de las capas de la pared de la aorta (disección aórtica) o la rotura de un aneurisma aórtico son las principales complicaciones de los aneurismas de la aorta abdominal. La rotura de un aneurisma aórtico puede provocar un sangrado interno que ponga en riesgo tu vida. Por lo general, cuanto más grande es el aneurisma y más rápido crece, mayor es el riesgo de rotura.

      Los siguientes son los signos y síntomas de que el aneurisma de la aorta se ha roto:

      • Dolor repentino, intenso y persistente en el estómago o en la espalda, que puede describirse como una sensación de desgarro
      • Dolor que se extiende hasta la espalda o las piernas
      • Sudoración
      • Piel pegajosa
      • Mareos
      • Náuseas
      • Vómitos
      • Presión arterial baja
      • Pulso acelerado

      Otra complicación de los aneurismas aórticos es el riesgo de que se formen coágulos sanguíneos. Se pueden formar pequeños coágulos sanguíneos en la zona del aneurisma aórtico. Si se rompe un coágulo sanguíneo desde el interior de la pared de un aneurisma y bloquea un vaso sanguíneo en otro lado del cuerpo, puede causar dolor o bloquear el flujo sanguíneo a las piernas, los dedos de los pies, los riñones o los órganos abdominales.

       

      Al final la recomendación es visitar a su CARDIOLOGO o en su defecto visitar nuestro sitio web https://medicosenmerida.mx/medicos-en-merida/cardiologos/ para encontrar el especialista que mejor se adapte a sus necesidades.