Seleccionar página

Una anomalía cardiaca es una afección que se presenta cuando el corazón no es capaz de bombear eficazmente sangre rica en oxígeno para satisfacer la necesidad de oxígeno de los tejidos y los órganos del cuerpo.

La insuficiencia cardíaca en niños puede ocurrir cuando:

  • El músculo del corazón de su hijo se debilita y no puede bombear (expulsar) muy bien la sangre fuera del corazón.
  • El músculo del corazón de su hijo está rígido y el corazón no se llena de sangre tan fácilmente.

Causas

El corazón está compuesto de dos sistemas de bombeo independientes. Uno se encuentra al lado derecho, el otro, al izquierdo. Cada uno tiene dos cámaras, una aurícula y un ventrículo. Los ventrículos son las principales bombas cardíacas. El sistema derecho recibe sangre de las venas de todo el cuerpo. Se trata de sangre «azul», que es pobre en oxígeno y rica en dióxido de carbono. El sistema izquierdo recibe sangre de los pulmones. Esta es sangre «roja» que ahora está llena de oxígeno. La sangre sale del corazón a través de la aorta, la arteria principal que lleva la sangre a todo el cuerpo. Las válvulas son aletas musculares que se abren y se cierran para que la sangre fluya en la dirección adecuada; el corazón tiene cuatro válvulas.

Una manera común en la que se ocurre la insuficiencia cardíaca en niños, es cuando la sangre del lado izquierdo del corazón se mezcla con el lado derecho. Esto conlleva a un desbordamiento de sangre en los pulmones o en una o más cámaras del corazón. Esto ocurre con más frecuencia debido a defectos congénitos del corazón o de los principales vasos sanguíneos. Estos incluyen:

  • Un orificio entre las cámaras superiores del lado derecho o izquierdo o las cámaras inferiores del corazón
  • Un defecto en las arterias principales
  • Válvulas cardíacas defectuosas que son permeables o estrechas
  • Un defecto en la formación de las cámaras del corazón

El desarrollo anormal o el daño al músculo cardíaco es la otra causa común de insuficiencia cardíaca. Esto puede deberse a:

  • Infección a causa de virus o bacterias que provocan daño en el músculo o en las válvulas cardíacas
  • Medicamentos para otras afecciones, más frecuentemente medicamentos contra el cáncer
  • Ritmo cardíaco anormal
  • Trastornos musculares, tales como distrofia muscular
  • Trastornos genéticos que provocan el desarrollo anormal del músculo cardíaco