..:: RETINÓLOGOS EN MERIDA::..

Un Retinólogo es aquel médico especialista en Oftalmología con una sub especialidad para tratar los problemas de la Retina.

Dr. Juan Manuel Cabañas Lizama

Miembro de la Sociedad Mexicana de oftalmología
Miembro del Colegio de Oftalmólogos de Mérida.

  • Alta especialidad en retina y vitreo
  • Manejo de retinopatía Diabética (Quirúrgico ó Laser)
  • Retinopatia del prematuro
  • Láser y cirugía macular
  • Cirugía de catarata.
  • Cirugía Refractiva
  • Cirugía de Glaucoma
  • Pterigión
  • Cirugía para corrección de miopia, astigmatismo y presbicia.
  • Tratamiento láser en retinopatía diabetica y lesiones retinianas.

 

Centro Medico Pensiones
Consultorio 315. Calle 7 #215 A x32 y 34

Tel. (999) 920 1145 | (999) 924 3918 | (999) 920 1686

Urgencias 24hrs. 9999 49 17 38
Enviar whatsapp

Visita nuestro sitio web

Rejuvenece tu mirada sin arriesgar tu salud ocular

Rejuvenece tu mirada sin arriesgar tu salud ocular

La mirada es uno de los mecanismos más importantes con el que transmitimos nuestros sentimientos, incluso en ocasiones más que la palabra. La forma de nuestros ojos, la posición de los párpados y las cejas determinan la expresión de nuestra mirada. Ésta con el paso...

Los 9 mitos y verdades que afectan a tus ojos

Los 9 mitos y verdades que afectan a tus ojos

El doctor González especialista en Oftalmología en la Clínica Ophtalteam de Madrid, escribe un artículo sobre 9 mitos y afirmaciones que afectan a la salud ocular de cualquier persona. A lo largo del texto, el doctor desmiente algunas frases como que la presión sobre...

Degeneración macular y envejecimiento

Degeneración macular y envejecimiento

Las causas principales de la ceguera en países desarrollados se asocian a numerosas patologías de la retina. La Dra. Álvarez García explica cómo afecta la degeneración macular en las personas mayores.La retina es la parte del ojo que recibe los impulsos de luz, que...

¿Por qué veo puntos negros flotando?

¿Por qué veo puntos negros flotando?

La visión de puntos negros flotando o moscas volantes es algo relativamente común en la población. Nuestro especialista en Oftalmología, el Dr. Pedro Amat, explica cómo afectan a la tercera edad. Se debe a que el ojo está relleno de un gel transparente (gel vítreo)...

Cómo elegir unas lentes de contacto y cómo mantenerlas

Cómo elegir unas lentes de contacto y cómo mantenerlas

Una lente de contacto es una pieza muy fina y curvada que se coloca delante de la córnea (parte anterior del ojo) para corregir los defectos refractivos: miopía, hipermetropía y astigmatismo. Ventajas de las lentes de contacto Las lentes de contacto aportan una serie...

¿Se puede prevenir el glaucoma?

¿Se puede prevenir el glaucoma?

El glaucoma es un conjunto de enfermedades que afectan al nervio óptico generando una acelerada pérdida de las fibras nerviosas, lo que produce defectos en el campo visual, pudiendo, incluso, llevar a una posible ceguera. A día de hoy, el glaucoma es uno de los...

Salud ocular y nutrición

Salud ocular y nutrición

A lo largo de la historia, los seres humanos han utilizado sus ojos en condiciones relativamente constantes, en las que solo se disponía de luz natural y estas horas de luz estaban limitadas al horario solar propio de cada año. Así, las características físicas de la...

¿Cómo detectar si mi hijo no ve bien?

¿Cómo detectar si mi hijo no ve bien?

En las patologías oculares infantiles hay que diferenciar entre los defectos refractivos o de binocularidad y las patologías oculares. Así, esta sería la diferencia entre ellos y el tratamiento más adecuado en cada caso: Defectos refractivos o de binocularidad:...

Aprende más sobre la epífora

Aprende más sobre la epífora

La epífora es un motivo de consulta médica muy frecuente y que ha aumentado considerablemente en los últimos años debido por una parte al envejecimiento de la población, y por otra a los nuevos hábitos de vida y factores ambientales. El cierre del conducto lagrimal,...

Rejuvenece tu mirada sin arriesgar tu salud ocular

Rejuvenece tu mirada sin arriesgar tu salud ocular

La mirada es uno de los mecanismos más importantes con el que transmitimos nuestros sentimientos, incluso en ocasiones más que la palabra. La forma de nuestros ojos, la posición de los párpados y las cejas determinan la expresión de nuestra mirada. Ésta con el paso del tiempo no expresa realmente lo que sentimos.

 

¿Cuáles son los signos del envejecimiento en la mirada?

  • Los ojos son los primeros en mostrar signos de envejecimiento a nivel facial. Cada persona parpadea alrededor de 10.000 veces a lo largo de un día, lo que supone que con los años, la delicada piel del párpado pierda elasticidad, los músculos se debiliten y la grasa se mueva desde la órbita hacia adelante. Esta laxitud de la piel y los músculos, junto con el prolapso de la grasa orbitaria (bolsas) son los responsables de que la expresión de los ojos sea de cansancio o tristeza permanente.
  • Otros signos de envejecimiento son las líneas de expresión más profundas y visibles, que aparecen aunque no estemos gesticulando, como por ejemplo, las arrugas en el entrecejo, frente y las denominadas patas de gallo.
  • Las ojeras oscuras pueden ser hereditarias y debidas al exceso de melanina, pero también pueden ser ocasionadas por el afinamiento de la piel y el descenso de la grasa en la mejilla o por bolsas de grasa prominentes. Esto puede suceder a edades muy tempranas por factores genéticos, o estar relacionado con la falta continuada de sueño, exposición a radiación UV, tabaco, mala alimentación, retención de líquido o enfermedades.

¿Qué tratamientos existen para rejuvenecer la mirada?

La blefaroplastia es el tratamiento más popular y a menudo la forma más efectiva de rejuvenecer la mirada cuando hay exceso de piel y bolsas grasas. Actualmente se realiza la cirugía con láser de CO2 que disminuye el tiempo del postoperatorio, los hematomas y permite que el paciente se incorpore rápidamente a sus actividades diarias.

Los tratamientos más vanguardistas también incluyen métodos de rejuvenecimiento sin cirugía, ya que existen muchas herramientas que proporcionan excelentes resultados. Entre ellas, destacan el relleno de ojeras con ácido hialurónico, que mejora de manera casi mágica el surco de la ojera y cuyo efecto es visible de inmediato tras su infiltración. La carboxiterapia, útil en ojeras de pacientes con la piel muy afinada en la cual se transparenta la red vascular subyacente. Para las líneas de expresión como arrugaspatas de galloentrecejo y frente se utiliza la toxina botulínica y rellenos, cuya combinación da efectos muy naturales; se logra atenuar las arrugas sin perder expresividad.

Los peelings y el láser son también ayudan a rejuvenecer la piel del contorno de los ojos.

Muchos pacientes también utilizan estos procedimientos con un objetivo funcional, además del estético, como por ejemplo la cirugía de párpados caídos, restaurando el campo visual que había perdido por alguna enfermedad o por el paso de los años.

 

Riesgos y complicaciones

Los tratamientos para rejuvenecer la mirada requieren de especial pericia, ya que se trata de una zona muy delicada, cercana al globo ocular.

Los oftalmólogos especializados en Cirugía Plástica Ocular comprenden la compleja anatomía de la región periocular y pueden ayudar a los pacientes a revertir los signos del envejecimiento en esta región sin arriesgar la salud ocular.

 

¿Qué medidas se pueden tomar para prevenir el envejecimiento periocular?

Los defectos estéticos no se pueden prevenir cuando están ligados a causas genéticashereditarias o de envejecimiento. Sin embargo, pueden tomarse medidas para evitar la aceleración de los procesos degenerativos cutáneos. Las medidas básicas para ayudar a mantener un aspecto saludable en la zona periocular son:

  • Protección del sol mediante gafas de sol, cremas protectoras, exposición controlada a los rayos UV etc.
  • Beber agua diariamente.
  • Tener una dieta equilibrada.
  • Dormir las horas necesarias para recuperarnos del desgaste del día.
  • Practicar deporte de forma regular.
  • Buenos hábitos: evitar el tabaco, no abusar del alcohol.

En la actualidad también se utilizan la toxina botulínica y el ácido hialurónico como métodos preventivos, ya que utilizados de manera correcta nos ayudan a retrasar el envejecimiento periocular.

 

Al final la recomendación es visitar a su Oftalmólogo o en su defecto visitar nuestro sitio web https://medicosenmerida.mx/medicos-en-merida/oftalmologos/ para encontrar el especialista que mejor se adapte a sus necesidades.

 

Los 9 mitos y verdades que afectan a tus ojos

Los 9 mitos y verdades que afectan a tus ojos

El doctor González especialista en Oftalmología en la Clínica Ophtalteam de Madrid, escribe un artículo sobre 9 mitos y afirmaciones que afectan a la salud ocular de cualquier persona. A lo largo del texto, el doctor desmiente algunas frases como que la presión sobre el ojo produce derrames, o por el contrario afirma que un ojo seco produce un lagrimeo constante.

 

1. “El uso de pantallas puede dañar los ojos”

Utilizar el ordenador, teléfono móvil o cualquier otro tipo de dispositivos digitales durante un tiempo prolongado ocasiona que la persona parpadee con menos frecuencia, y favorece la evaporación de la lágrima que recubre el ojo. Esto puede producir sequedad y síntomas como pesadez, cansancio, irritación y enrojecimiento. No es el ordenador en sí el que por sus radiaciones, como muchos creen, cause daño a nuestra vista. Las personas con defectos refractivos (especialmente hipermetropía, astigmatismo y presbicia-vista cansada) deben realizarse controles periódicos de su graduación y revisión oftalmológica, pues una incorrecta graduación puede favorecer los síntomas de fatiga visual y ocasionar dolores ovulares y de cabeza.

 

2. “Los ojos se desgastan si los usas demasiado”

Si tus ojos están sanos, los cuidas, y realizas controles oftalmológicos de forma regular podrán seguir así buena parte de tu vida. Dejar de leer o trabajar con ellos no ayudará ni perjudicará tu vista.

 

3. “Acostumbrarse a las gafas aumenta la graduación”

En general, esta frase no es cierta. El papel de las gafas o lentes de contacto consiste en llevar el foco de la imagen, previamente desenfocada, a la retina. Al quitarlos, únicamente deja de hacer su función. El usarlos o el dejar de hacerlo no va a influir en que el problema aumente o disminuya, sólo hay algunos casos de miopía en que con el uso de lentes de contacto puede detenerla, pero sólo en algunos casos que ésta avance. En el caso de la presbicia o vita cansada, el uso de gafa cuando es necesario no favorece un aumento precoz de la graduación. 

4. “Si tengo problemas en la vista, mis hijos lo heredarán”

Por desgracia en muchos casos esto es cierto. Especialmente en casos de altas miopías e hipermetropías y enfermedades con alta carga genética como el glaucoma o le degeneración macular.

 

5. “A través de los ojos se puede detectar si tienes alguna enfermedad”

Cierto, hay personas que desconocen ser diabéticas o padecer hipertensión, lupus u otras patologías sistémicas y que en un examen oftalmológico se identifica que padecen alguna de estas enfermedades.

 

6. “Si me opero la vista con láser en el futuro no podré operarme de cataratas”

Esta afirmación es totalmente falsa. Cada vez con más frecuencia se realizan cirugías de cataratas en pacientes previamente intervenidos de cirugía refractiva con láser en el pasado. Además con los nuevos láser excímer (Amaris) y femtosegundo (Intralase) la cirugía es mucho más segura y los resultados más precisos y fiables.

 

7. “El lagrimeo constante puede ser consecuencia de ojo seco”

Contrariamente a lo que piensa mucha gente, uno de los síntomas más frecuentes de ojo seco es un constante e incómodo lagrimeo, por lo tanto esta afirmación es cierta. Este se produce cuando el ojo, para compensar esa falta de lágrima o como respuesta a la irritación, aumenta de forma puntual esa producción de lágrima que rebosa. Para solucionarlo se puede utilizar de manera periódica lágrimas artificiales (gotas lubricantes de la superficie ocular).

 

8. “Los derrames en los ojos, se relacionan con la presión intraocular”

Esta frase se trata de un mito, los derrames o hiposfagmas, se producen por la rotura de un pequeño vaso sanguíneo de la superficie ocular (conjuntiva), suelen ocasionarse como consecuencia de un golpe o roce, de esfuerzos físicos (toser, levantar pesos) y por elevaciones puntuales de la tensión arterial pero en ningún caso se relacionan con la elevación de la presión intraocular o el glaucoma.

 

9. “Tengo antecedentes familiares de glaucoma, ¿cómo puedo prevenirlo?”

El glaucoma es una enfermedad generalmente crónica y asintomática, es decir que no produce alteraciones visuales ni molestias oculares hasta muy avanzada la enfermedad. En muchos casos se relaciona con un aumento de la presión intraocular (que tampoco suele dar síntomas) aunque hay casos que presentan tensión ocular normal. Por todo ello, la única manera de detectar esta patología es acudir periódicamente al oftalmólogo a partir de los 35-40 años para realizar una exploración completa y pruebas complementarias, si procede. En aquellos casos con presión intraocular elevada, el único tratamiento posible es reducir dicha presión con colirios, y si estos fallaran puede usarse técnicas con láser o cirugía. Existen casos en el que la cirugía de cataratas puede favorecer una disminución de la presión intraocular y no es extraño retirar los tratamientos después de la cirugía.

 

Al final la recomendación es visitar a su Oftalmólogo o en su defecto visitar nuestro sitio web https://medicosenmerida.mx/medicos-en-merida/oftalmologos/ para encontrar el especialista que mejor se adapte a sus necesidades.

Degeneración macular y envejecimiento

Degeneración macular y envejecimiento

Las causas principales de la ceguera en países desarrollados se asocian a numerosas patologías de la retina. La Dra. Álvarez García explica cómo afecta la degeneración macular en las personas mayores.La retina es la parte del ojo que recibe los impulsos de luz, que después se transforman en señales eléctricas y posteriormente se trasladan al cerebro. La mácula, a pesar de ser una zona muy pequeña en la retina, es el punto de máxima visión y se encarga de la discriminación fina de los objetos, lo que permite actividades tan importantes como la lectura y la escritura.

El factor de riesgo principal para la mácula es el envejecimiento de la retina. Asimismo, son también muy importantes los factores genéticos, una mala alimentación, el tabaquismo, algunos tóxicos y la radiación ultravioleta.

La detección precoz es importante, ya que es una enfermedad indolora pero que tiene como resultado una lesión en el campo visual central irreversible que puede afectar a múltiples actividades cotidianas como la lectura, la escritura, el reconocimiento de las caras, la conducción,etc. Además, la prevención de este tipo de enfermedades en la población mayor tiene una repercusión directa a la calidad de vida de la sociedad. Por lo tanto, es importante realizar un buen examen visual.

¿Cuándo me tengo que revisar la vista?

Al ser una enfermedad asociada a la edad, se deben realizar exámenes visuales a partir de los 40 años, especialmente si hay antecedentes en la familia o si es fumador. Uno de los primeros síntomas es apreciar que las líneas rectas están onduladas o deformadas, como por ejemplo marcos de puertas, farolas etc. También puede producir la sensación de tener una mancha borrosa en el centro de la visión y cambiar la percepción de los colores.

 

Técnicas de diagnóstico de la degeneración macular

En el caso de detectarlo tarde, la lesión en la retina puede suponer un problema significativo e irreversible. Actualmente, las técnicas de diagnóstico que permiten valorar esta patología son:

  • la tomografía de coherencia óptica (OCT), la angiografía con fluoresceína (AFG) o con verde de indocianina (AVI) y la novedosa Angio-OCT.
  • La tomografía de coherencia óptica permite obtener imágenes de resolución elevada mediante cortes transversales micrométricos. Es una prueba no invasiva en la que se requieren medios oculares transparentes. Esto permite llevar un diagnóstico y monitorización de la patología gracias a las imágenes de la retina que se van obteniendo cada vez que el paciente acude a la consulta.
  • La angiografía con fluoresceína es una técnica invasiva que permite estudiar los vasos sanguíneos. Se realiza mediante una inyección intravenosa de fluoresceína y posterior obtención de fotografías del fondo de ojo y lleva a cabo la valoración del flujo sanguíneo en la retina, lo que permite ver las fugas o daños en los vasos. De igual manera funciona el colorante verde de indocianina, pero éste permite llegar a capas más profundas de la retina.
  • La Angio-OCT es un sistema de imagen no invasivo que ofrece una visualización detallada de la vascularización retiniana y coroidea. La ventaja principal de la Angio-OCT frente a la angiografía con fluoresceína (FFA) es que proporciona información funcional de alta resolución tanto de la retina como de la coroides sin necesidad de inyectar colorantes por vía intravenosa. Esto promete revolucionar la tecnología de imagen para el diagnóstico de la retina, reduciendo la necesidad de realizar pruebas invasivas.

Las nuevas pruebas diagnósticas y métodos para explorar la retina están ganando peso en la prevención y diagnóstico precoz de patologías invalidantes, especialmente entre las personas más mayores de la sociedad. El objetivo de estos métodos es la precisión en la observación de la retina para poder detectar la enfermedad de manera precoz y poder después realizar una monitorización de las alteraciones retinianas y su respuesta a los tratamientos. Por tanto, es importante la realización de exploraciones anuales para poder prevenir o detectar patologías asociadas a la edad, como la degeneración macular, una alteración incapacitante y que afecta gravemente a la calidad de vida de cada vez un mayor número de personas.

 

Al final la recomendación es visitar a su Oftalmólogo o en su defecto visitar nuestro sitio web https://medicosenmerida.mx/medicos-en-merida/oftalmologos/ para encontrar el especialista que mejor se adapte a sus necesidades.

 

¿Por qué veo puntos negros flotando?

¿Por qué veo puntos negros flotando?

La visión de puntos negros flotando o moscas volantes es algo relativamente común en la población. Nuestro especialista en Oftalmología, el Dr. Pedro Amat, explica cómo afectan a la tercera edad. Se debe a que el ojo está relleno de un gel transparente (gel vítreo) que permite que mantenga la forma esférica y así las propiedades físicas correctas para la visión. Este gel está compuesto de fibras de colágeno y en él se encuentran células fagocíticas que ayudan a eliminar desechos para poder mantener la transparencia de esta cavidad. Si los desechos pasan por el eje visual vemos las moscas volantes y el término médico usado para nombrarlas es miodesopsias.

Normalmente la visión de las moscas volantes es variable. Se pueden percibir más sobrefondos claros y luminosos, paredes de color blanco o cielos azules; además se acentúa con la edad. Las sensaciones que producen no afectan por igual a todos los pacientes, se perciben de manera individual y subjetiva.

Pero hay casos en los que hay que solicitar atención urgente, por ejemplo, si las moscas volantes aumentan o aparecen de manera repentina. Estos síntomas pueden estar asociados a roturas en la retina, con o sin desprendimiento, que puede implicar en caso de no tratarse a tiempo, la pérdida de visión de manera irreversible.

Causas de las moscas volantes

Ya hemos visto que las moscas volantes pueden aparecer con el paso del tiempo simplemente por los procesos naturales que se suceden en el ojo. Son cambios oculares que se relacionan con la edad y que afectan a la calidad de la visión.

Pero hay otras maneras de aparición, cuando de forma súbita observamos moscas en forma de círculo flotando en el campo de visión, eso suele deberse a que el gel vítreo se ha desprendido de la parte posterior de la retina adoptando formas anulares. Aunque generalmente no tienen importancia, deben ser vistas por el oftalmólogo. Este fenómeno se llama desprendimiento posterior del vítreo.

La uveítis, patología ocular que consiste en la inflamación de una o varias partes internas del ojo, también puede desencadenar la aparición de moscas volantes sobre todo cuando la uveítis aparece en la parte posterior del ojo ya que las células inflamatorias que flotan en el vítreo transparente producen este efecto.

El gel vítreo está unido en algunas zonas a la retina. A veces esta unión es demasiado fuerte y hace que, en determinadas ocasiones se pueda rasgar la retina produciendo un desgarro. Normalmente el paciente que está sufriendo este proceso presentará de forma súbita la visión de moscas volantes y la visión de luces. Si no se trata en un corto espacio de tiempo mediante la aplicación de láser puede desembocar en la aparición de un desprendimiento de retina, patología mucho más grave que requiere cirugía mediante vitrectomía.

Los paciente diabéticos que llevan muchos años de enfermedad generalmente presentan retinopatía diabética. Cuando está avanzada se puede favorecer el sangrado dentro de la cavidad vítrea. Si la hemorragia es leve se observarán las moscas volantes. Dicho sangrado también se puede producir al romperse la retina.

Los principales factores de riesgo son la edad, la miopía, los traumatismos oculares e incluso la cirugía de cataratas o la retinopatía diabética entre otros.

 

Tratamiento para las moscas volantes

Es importante consultar a un especialista en Oftalmología para poder descartar enfermedades graves que deben ser tratadas.

En caso de no presentar enfermedad grave, esta patología no requiere un tratamiento específico, salvo en los casos en los que la visión de miodesopsias afecte a la calidad de vida de los pacientes. En estos casos se puede valorar la realización de una vitrectomía, que consiste en sustituir el humor vítreo del ojo por una solución preparada para mantener la consistencia del ojo. Generalmente se reserva para casos extremos de intolerancia completa a la visión de estas manchas flotantes. Aunque gracias a los avances tecnológicos y a la mayor especialización, la vitrectomía es muy segura, siempre hay que comprender que el riesgo cero no existe, por ello, se recomienda que el paciente entienda muy bien las opciones y alternativas.

El objetivo principal no es eliminar las miodesopsias, lo importante es descartar patologías graves que las provocan y realizar un tratamiento adecuado en cada caso, siempre por un profesional y de acuerdo a las características de cada ojo.

 

Al final la recomendación es visitar a su Oftalmólogo o en su defecto visitar nuestro sitio web https://medicosenmerida.mx/medicos-en-merida/oftalmologos/ para encontrar el especialista que mejor se adapte a sus necesidades.

 

 

Cómo elegir unas lentes de contacto y cómo mantenerlas

Cómo elegir unas lentes de contacto y cómo mantenerlas

Una lente de contacto es una pieza muy fina y curvada que se coloca delante de la córnea (parte anterior del ojo) para corregir los defectos refractivos: miopía, hipermetropía y astigmatismo.

Ventajas de las lentes de contacto

Las lentes de contacto aportan una serie de beneficios al paciente que las utiliza. Así:

  • Le permiten apreciar un campo visual total, algo que no ocurre utilizando gafas, donde el campo visual se ve limitado por la montura.
  • No hay distorsiones laterales, ya que las lentes se mueven con el ojo, aportando buena visión en todas las posiciones de mirada. Esto no ocurre con las gafas donde, en posiciones laterales, el paciente puede tener una visión distorsionada.
  • Las lentes de contacto no se empañan o desajustan como las gafas.
  • Pueden permitir al paciente una tolerancia de graduación completa si tiene diferencia de graduación entre los dos ojos.
  • Si el paciente practica algún deporte, siempre les será más cómodo, especialmente si es un deporte de contacto donde no puede utilizar gafas.
  • Aportan mayor estética.

¿Qué tipos de lentes de contacto existen y cada cuánto deben reemplazarse?

Según el material del que están hechas encontramos diferentes tipos de lentes de contacto: semirígidas, blandas e híbridas.

 

Las lentes de contacto blandas son de plástico hidrofílico (capta el agua). Son las más usadas por su comodidad. Dentro de las lentes de contacto blandas hay dos grandes grupos: hidrogel e hidrogel de silicona. Esta última es la lente que transmite más oxígeno al ojo y, por tanto, la más recomendada en la mayoría de los casos.

Las lentes de contacto semirrígidas están fabricadas con plásticos rígidos. Actualmente se emplean en casos más específicos como refracciones elevadas y/o córneas irregulares.

En las lentes de contacto híbridas, usadas en casos muy concretos, el centro es como una lente de contacto semirrígida y la periferia como la lente blanda. Se usan en pacientes que necesitan los beneficios de la lente semirrígida y no las toleran por la incomodidad que supone.

También hay lentes distintas según su reemplazo. En las lentes de contacto blandas hay desde reemplazo diario (usar y tirar), hasta de reemplazo anual. Por norma general, y por higiene, las lentes de contacto blandas suelen ser de reemplazo diario y mensual. Por el contrario, las lentes de contacto semirrígidas suelen ser de reemplazo anual.

 

¿Cómo deben mantenerse las lentes de contacto?

El cuidado y mantenimiento de las lentes de contacto es muy importante. Siguiendo estas recomendaciones las lentes de contacto continuarán en plenas condiciones:

  • Lavar y enjuagar bien las manos antes de manipular cualquier lente de contacto.
  • Emplear el líquido de mantenimiento recomendado por el especialista en Oftalmología para conservar y limpiar las lentes cuando no estén en los ojos del paciente. Nunca se debe emplear agua u otros líquidos.
  • Es muy importante limpiar también el portalentes, que debe ser reemplazado cada 3 meses.
  • Según la lente de contacto y la superficie ocular es necesario emplear un tipo de solución concreta que debe decidir el especialista.

 

Preguntas frecuentes sobre las lentes de contacto

  1. ¿Puedo utilizar lentes de contacto si tengo astigmatismo? Sí. En la exploración con el optometrista se realiza una topografía para comprobar el estado de la córnea y poder hacer una adaptación personalizada, según el ojo y su refracción. Pacientes con astigmatismos elevados suelen tener mejor visión con lentes de contacto semirrígidas.
  2. ¿Puedo usar lentes de contacto multifocales? Probablemente. Actualmente existen lentes de contacto multifocales con gran variedad de graduaciones y parámetros para adaptarse a la mayoría de ojos. Se aconseja hacer previamente una revisión para comprobar si el paciente tiene una buena salud ocular y entonces empezar con la adaptación. En ella se valora que la lente quede bien colocada en el ojo y que las visiones de lejos, cerca e intermedia sean buenas.
  3. ¿Puedo llevar lentes de contacto si tengo ojo seco? Sí pero se recomienda hacer previamente una evaluación de la película lagrimal para saber el motivo de la sequedad ocular del paciente y poder ofrecer lentes de contacto específicas para pacientes con ojo seco. En estos casos, cuando se emplean lentes de contacto, es recomendable combinar con lágrimas artificiales para aumentar el confort, ya que es imprescindible una buena hidratación que mantenga la elasticidad y la transparencia del ojo.
  4. ¿A partir de qué edad puede mi hijo llevar lentes de contacto? No existe una edad para poder adaptar lentes de contacto. Es algo que depende totalmente de las habilidades del niño para hacer una buena manipulación y mantenimiento de las lentes. En estos casos se les debe enseñar a los padres y niños las pautas a seguir y se aconseja una supervisión por parte de los adultos en casa durante los primeros meses. Durante los primeros años utilizando las lentes se recomienda aumentar la frecuencia de los controles.
  5. ¿Puedo usar lentes de contacto en la oficina? Estar delante del ordenador interfiere en la frecuencia del parpadeo, disminuyéndola. Si el paciente lleva lentes de contacto cuando está delante del ordenador es muy probable que sienta sequedad ocular. Los consejos en estos casos serían:
    • Humidificar el despacho o zona de trabajo con humidificadores.
    • Aumentar la frecuencia de parpadeo de forma consciente.
    • Humedecer las lentes de contacto con lágrimas artificiales compatibles.

 

Al final la recomendación es visitar a su Oftalmólogo o en su defecto visitar nuestro sitio web https://medicosenmerida.mx/medicos-en-merida/oftalmologos/ para encontrar el especialista que mejor se adapte a sus necesidades.

 

¿Se puede prevenir el glaucoma?

¿Se puede prevenir el glaucoma?

El glaucoma es un conjunto de enfermedades que afectan al nervio óptico generando una acelerada pérdida de las fibras nerviosas, lo que produce defectos en el campo visual, pudiendo, incluso, llevar a una posible ceguera. A día de hoy, el glaucoma es uno de los causantes de ceguera o pérdida visual para un alto número de personas de todo el mundo.

 

La O.M.S. indica que se trata de la segunda causa de ceguera. Casi un millón de personas padecen glaucoma en España y de éstos el 50% no están diagnosticados debido a la falta de síntomas en las primeras etapas de la enfermedad. Y si observamos los datos mundiales encontramos más de 60 millones de personas afectadas por el glaucoma.

 

Esta enfermedad puede ser controlada y se pueden prevenir sus complicaciones, pero siempre y cuando sea detectado y tratado a tiempo. El daño de esta enfermedad progresa de forma muy lenta, por lo que hasta etapas avanzadas el paciente no percibe dolencias. Este daño no es reversible, una vez se detecta únicamente se puede intentar mantener el porcentaje de visión que quede o hacer más lenta la pérdida visual, pero en ningún caso recuperar visión. Lo más usual en esta enfermedad es que al principio se pierda el campo visual periférico y más adelante el central, en fases avanzadas.

¿Cómo prevenir el glaucoma? 

La presión del líquido intraocular suele presentar altos niveles en la mayoría de casos, así que comprobándola de forma regular podemos descubrir y tratar a personas afectadas por glaucoma o con riesgo de sufrirlo. Otros factores a los que se asocia serían una baja presión arterial o problemas vasculares. Además, también se tiene en cuenta la edad y el historial médico familiar. A partir de los 40 años es recomendable revisar la presión intraocular, ya que el riesgo de sufrir glaucoma aumenta con la edad. Se recomienda una revisión cada dos años a partir de los 40 y anualmente a partir de los 60. En las personas con miopía alta el glaucoma presenta características distintas, por lo que su diagnóstico es más difícil aún. Existen dos pruebas, la HRT y la OCT-HD de nervio óptico, capaces de detectar el daño glaucomatoso.

 

Tipos de glaucoma

  • Glaucoma primario de ángulo abierto es el más común. Actualmente se desconocen las causas exactas, pero sí que se conocen las formas de frenarlo y controlarlo a través de la reducción de la presión intraocular. Se suelen utilizar medicamentos en forma de colirios. El paciente tiene que ser consciente en todo momento que el glaucoma se puede tratar, pero que no se puede curar. Además es probable que no perciba mejoría, únicamente en las revisiones periódicas podrá conocer si la enfermedad está siendo controlada.
  • Glaucoma agudo por cierre angular es menos frecuente, pero más grave. Este tipo de glaucoma causa dolor y pérdida de visión rápidamente. Al ser tan grave necesita un tratamiento urgente para impedir la pérdida de visión irreversible. Suele afectar a hipermétropes, personas con los ojos pequeños y también se dan más casos en mujeres que en hombres. La dilatación pupilar producida por un entorno oscuro o por medicamentos suele ser el factor desencadenante de este tipo de glaucoma. Aunque sí que es cierto que para que se produzca este tipo de glaucoma el ojo tiene que estar predispuesto. Los ojos con un estrecho ángulo entre el iris y la córnea tienen más riesgo de padecerlo. Esto es común en las personas con hipermetropía alta y en los ojos con iris “en meseta”. En general, este tipo de glaucoma podría ser prevenido en la mayoría de los casos si se detectan los factores de riesgo en una prueba exploratoria oftalmológica corriente y si el oftalmólogo trata de forma preventiva al paciente. Las pruebas que se realizan normalmente para detectarlo son la gonioscopia y la OCT, ambas indoloras.

 

Tratamiento para el glaucoma

Existen medicamentos para evitar el glaucoma o el empeoramiento de este, pero tienen algunos efectos secundarios como visión borrosa, sabor metálico, sequedad de boca, ojos rojos, picores, alergia, escozor, etc. Cada medicamento presenta unos efectos secundarios concretos y no siempre se manifiestan de forma molesta. El oftalmólogo tiene que saber los fármacos y medicamentos que el paciente está tomando para evitar interacciones perjudiciales y dar un adecuado tratamiento antiglaucomatoso.

  • La Trabeculoplastia Selectiva con Láser (SLT) es una opción alternativa a los colirios. La SLT es una forma inofensiva de tratar el glaucoma pudiendo llegar a suprimir o reducir el uso de medicamentos antiglaucomatosos durante un largo tiempo. Es efectivo en 3 de cada 4 casos.
  • Cirugías: con prótesis y sin prótesis están enfocadas a facilitar el drenaje del líquido intraocular y, de este modo, conseguir un descenso de la presión intraocular. A pesar de que todos los tratamientos mencionados son beneficiosos para evitar el avance del glaucoma y frenar la pérdida visual, con ninguno de ellos se recupera la vista.

 

A día de hoy no existe tratamiento para volver a conseguir la visión perdida. Desafortunadamente, en torno al 5-10% de las personas que son tratadas adecuadamente contra el glaucoma continúan perdiendo progresivamente agudeza visual. El glaucoma puede darse de forma congénita, en estos casos se necesita atender con cirugía lo más urgentemente posible. Cuando surge vinculado con otra enfermedad ocular (inflamatorias, traumáticas, etc.) es posible que requiera tratamiento específico. A grandes rasgos, relativo al glaucoma hay que destacar que un diagnóstico precoz y un tratamiento inmediato, con su debido seguimiento, son primordiales para conseguir evitar el importante daño visual irreversible que puede producir.

Los pacientes afectados por glaucoma han de comprender que se tiene que cumplir rigurosamente con el tratamiento indicado para no sufrir daños irreversibles en los nervios ópticos ni verse perjudicados por sus graves consecuencias funcionales.

 

Al final la recomendación es visitar a su Oftalmólogo o en su defecto visitar nuestro sitio web https://medicosenmerida.mx/medicos-en-merida/oftalmologos/ para encontrar el especialista que mejor se adapte a sus necesidades.

 

 

Salud ocular y nutrición

Salud ocular y nutrición

A lo largo de la historia, los seres humanos han utilizado sus ojos en condiciones relativamente constantes, en las que solo se disponía de luz natural y estas horas de luz estaban limitadas al horario solar propio de cada año.

Así, las características físicas de la radiación solar eran estables, estando la actividad visual limitada a la luz natural y la alimentación estaba basada en el consumo de productos naturales que no habían sido elaborados de forma industrial.

No obstante, en el último siglo todo ha cambiado. El individuo tiene cada vez más demanda del sistema visual, una exigencia mayor conforme al rendimiento y diferentes fuentes de iluminación que incluyen distintas radiaciones. En resumen, el esfuerzo al que se somete a los ojos cada día es elevado, y se estima que seguirá aumentando.

Para compensar de alguna forma este estrés visual, el individuo tendría que cuidar más de sus ojos. No obstante, parece que hasta la alimentación es distinta, aumentando el número de carbohidratos que se consumen, así como la de carbonos y grasas. Por el contrario, el consumo de verdura y fruta ha disminuido.

A su vez, la alteración de la capa de ozono y el incremento del número de pantallas ha aumentado la ex posición ocular a la radiación ultravioleta, la polución… Cabe destacar también que hábitos como el tabaquismo favorecen el envejecimiento ocular.

El futuro que se nos presenta no parece esperanzador, pero se puede trabajar para detener el deterioro de nuestro sistema visual.

 

¿Cómo se pueden proteger los ojos?

En la medida de lo posible, es importante tratar de controlar los factores de riesgo. Por un lado, se ha de evitar la exposición a la radiación UV, el consumo de tabaco y tratar de consumir un mayor número de alimentos ricos en vitaminas C, E, Zinc, Selenio y Ácidos grasos poliinsaturados (AGP), como los Omega 3 y Omega 6. Salvo los AGP, éstos actúan como antioxidantes naturales, y éstos se consideran como una forma efectiva de reducir el riesgo de padecer enfermedades crónicas que pueden limitar la calidad de vida.

¿Cómo actúan? ¿Dónde se pueden encontrar?

Tanto la vitamina C como la E actúan como potentes antioxidantes que llevan a cabo la función celular y la del sistema inmune. Su función es combatir el estrés oxidativo que puede causar enfermedades oculares, tales como la degeneración macular o las cataratas.

  • Alimentos ricos en vitamina C: cítricos, fresas, pimiento, kiwi, brócoli, tomate, coliflor
  • Alimentos ricos en vitamina E: semillas de girasol, almendras, cacahuetes, piñones, albaricoques, espinacas

Por su parte, el zinc ayuda a liberar vitamina A del hígado y a su absorción para que esta llegue al tejido ocular. Se trata de un mineral imprescindible para el correcto de la retina.

  • Alimentos ricos en Zinc: semillas de calabaza, chocolate negro, cordero, cangrejo

Por su parte, el Selenio lleva a cabo su acción antioxidante como la vitamina E, ayudando a absorberla y retrasando el envejecimiento en los tejidos oculares, previniendo enfermedades de tipo degenerativo.

  • Alimentos que aportan Selenio: avena, nueces, champiñones, judías, ajo, pepino, levadura de cerveza

Estructuralmente, los carotenoides se clasifican en: carotenos, xantofilas y licopeno. El alfa-caroteno, beta-caroteno y beta-criptoxantina son carotenoides pro vitamina A, que pueden convertirse en retinol o en vitamina A. Los alimentos que más alfa-caroteno aportan son mandarinas y naranjas, tomates y zanahorias. La beta-criptoxantina se encuentra en papaya, pimentón y mandarinas.

La luteína y la xeaxantina tienen una alta capacidad para absorber la energía lumínica y se concentran en capas internas de la mácula. Estas dan protección al ojo de los deslumbramientos, mejorando la agudeza visual. Disminuyen el riesgo de enfermedades oculares que se asocian a la edad.

Los alimentos con un mayor contenido de luteína y xeaxantina son las hortalizas verdes, tales como espinacas, acelgas, judías, pimientos…

El licopeno, por su parte, no tiene actividad provitamina A, pero tiene una capacidad antioxidante dos veces mayor que el beta-caroteno, por lo que forme parte de la dieta es interesante.

Los ácidos poliinsaturados (AGP) se antojan indispensables para el organismo, aunque existen dos que el organismo no es capaz de sintetizar y que se deben obtener a partir de la dieta.  Se trata del ácido linoleico y el ácido alfa-linoleico. En este, el organismo los convierte en EPA y DHA, fundamentales para la visión.

La ingesta de ácidos Omega-3 y Omega-6, como nueces, soja o pescados grasos favorecen el tratamiento de la sequedad ocular y las alteraciones de la córnea.

Para más información, consultar con un especialista en Oftalmología.

 

Al final la recomendación es visitar a su Oftalmólogo o en su defecto visitar nuestro sitio web https://medicosenmerida.mx/medicos-en-merida/oftalmologos/ para encontrar el especialista que mejor se adapte a sus necesidades.

¿Cómo detectar si mi hijo no ve bien?

¿Cómo detectar si mi hijo no ve bien?

En las patologías oculares infantiles hay que diferenciar entre los defectos refractivos o de binocularidad y las patologías oculares. Así, esta sería la diferencia entre ellos y el tratamiento más adecuado en cada caso:

Defectos refractivos o de binocularidad:

  • Ambliopía (comúnmente conocida como ojo vago), es causada por un mal desarrollo de la visión en uno de los ojos, ocasionando diferente agudeza visual entre un ojo y el otro. Puede ser debido a una diferencia de la graduación entre ambos ojos, una desviación de uno de ellos o una patología ocular. Es muy importante detectarla en etapas tempranas para el buen desarrollo ocular y de aprendizaje de nuestros niños. Se suelen tratar con prescripción de gafas, oclusión y/o ejercicios.
  • Estrabismo: esta ambliopía anteriormente nombrada puede ser resultado de un estrabismo, que consiste en la falta de alineación o paralelismo de los ojos. Ambos ojos no miran al mismo objeto al mismo tiempo y las señales de estos ojos mal alineados son activadas y desactivadas por el cerebro. Este, para evitar doble visión, puede anular la de uno de estos ojos, haciendo que el niño al final utilice únicamente el ojo con mejor visión, ocasionando ambliopía u ojo vago. El tratamiento suele ser con oclusión, con gafas, con ejercicios y, en algunas ocasiones, acaban en cirugía.
  • Defectos refractivos: la hipermetropía infantil (incorrecta visión de cerca), la miopía (no ver bien de lejos) y el astigmatismo (defecto de curvatura corneal) son los problemas visuales más frecuentes en la niñez. De hecho, la hipermetropía fisiológica se considera normal durante el desarrollo visual (o proceso de emetropización) hasta aproximadamente los 9 años (+/- 1 año). Se solucionan con la prescripción de gafas.
  • Otros trastornos de binocularidad o acomodación. Los ojos deben trabajar conjuntamente, ya sea en alineación como en enfoque. Si esto no se produce el sistema visual no trabaja bien, por lo que los niños tienen problemas en la lectoescritura y aprendizaje. Es importante su detección para no influir en su etapa escolar. Se solucionan con la prescripción de gafas y/o ejercicios visuales.

Patologías y afecciones más comunes:

  • Daltonismo: alteración en la forma de distinguir colores, generalmente se presenta como confusión entre un par de tonalidades de color, en los que el verde y el rojo son los más frecuentes. El daltonismo no puede prevenirse, ya que es un defecto congénito. No tiene ningún tratamiento.
  • Conjuntivitis: puede referirse a una infección viral o bacteriana (ambas muy contagiosas) o a una reacción alérgica, que no es contagiosa. Se tratan generalmente con instilación de colirios a nivel local.
  • Chalazion: tiene la apariencia de un pequeño bulto en el párpado y normalmente es producido cuando se tapona una glándula de Meibomio, que es una glándula del párpado que produce aceite. No es debido a ninguna infección y suele tratarse con colirios locales.
  • Orzuelo: a diferencia del chalazion, el orzuelo es un bultito doloroso que aparece cerca del borde el parpado y que es debido a la infección de un folículo de una pestaña. Se suelen tratar con colirios locales pero, en ocasiones, si se enquistan, es necesario la extirpación mediante una sencilla cirugía.
  • Obstrucción del conducto lagrimal: esta obstrucción parcial o total. Suele ser muy frecuente en los primeros meses de vida y, por el simple desarrollo, desaparecen solas. Al no poder evacuar la lágrima hace que el ojo llore y se irrite. Se recomienda masajear la zona el punto lagrimal y, en caso de presentar infecciones recurrentes, acudir al especialista en Oftalmología. En algunas ocasiones es necesaria la intervención quirúrgica.
  • Ptosis: implica la caída de un párpado superior que, al cubrir el ojo, ya sea parcial o totalmente, bloquea la visión. El tratamiento es control evolutivo pero, si impide la visión del ojo implicado, puede acabar en cirugía.
  • Catarata infantil: es la pérdida de transparencia del cristalino (lente natural del ojo), ocasionando borrosidad o nulidad de la visión. En niños puede provocar problemas de visión a largo plazo. Por ese motivo, la detección y el tratamiento temprano pueden prevenir una pérdida de visión permanente en niños con cataratas. Su tratamiento es quirúrgico, en función del tipo de catarata y de la afectación de la visión en cada caso.
  • Patologías de fondo de ojo: A nivel de retina existen patologías infantiles, generalmente de carácter genético. Tales como la degeneración macular infantil, deformaciones de nervio óptico o fibras nerviosas mielinizadas. Su tratamiento suele ser control evolutivo, en la mayoría de los casos.

 

Cómo detectar que nuestro hijo no ve bien o que sufre alguna enfermedad visual

La observación de nuestros hijos cuando juegan, cuando dibujan, cuando escriben, cuando leen o incluso cuando van mirando por la ventanilla del coche es importante para darnos cuenta de que algo puede ir mal. Ante cualquiera de estos síntomas es recomendable una revisión con el oftalmólogo:

  • Bajo rendimiento escolar
  • Falta de atención y concentración
  • El niño evita actividades como leer, pintar, dibujar o juegos que requieren enfocar de cerca
  • Posiciones no naturales de la cabeza (ladea la cabeza para enfocar), o cierra un ojo
  • Dificultad para distinguir los colores
  • Dolor de cabeza frontal recurrente
  • Enrojecimiento de los ojos
  • Manchas blanquecinas en la zona de la pupila

 

¿Cómo se diagnostican las patologías oculares infantiles?

Las patologías anteriormente nombradas se diagnostican con una visita exhaustiva al oftalmólogo. Se realizarán pruebas de:

  • Agudeza visual monocular y binocular (para detectar ambliopías)
  • Refracción subjetiva y refracción bajo cicloplégico (para detectar si el niño necesita corrección con gafas)
  • Motilidad ocular (para detectar desviaciones)
  • Acomodación (para detectar problemas de enfoque)
  • Exploración de salud ocular (para detectar problemas de conjuntivitis, chalazión, orzuelo, ptosis, cataratas, obstrucción lagrimal)
  • Exploración del fondo de ojo (para detectar problemas en coroides y retina) En algunas ocasiones es necesario la realización de pruebas complementarias.

 

¿Por qué es importante tratar las patologías oculares infantiles cuanto antes? ¿Qué problemas derivados se podrán evitar?

La buena visión es esencial para el desarrollo físico y cognitivo de nuestros pequeños, ya sea en su proceso de aprendizaje en la larga etapa escolar como en sus relaciones sociales. Es por ello que el diagnóstico y tratamiento temprano son esenciales para manejar la salud ocular de nuestros hijos.

El máximo desarrollo del sistema visual se produce hasta aproximadamente los 9 años de edad, por tanto, muchas de la afecciones anteriormente comentadas, una vez pasados estos años, son complicadas o imposibles de resolver con éxito.

Son recomendables revisiones rutinarias a partir de los 3 o 4 años y hasta la adolescencia. Aunque, en caso de presentar algunos de los síntomas anteriormente indicados, hay que acudir antes.

 

Al final la recomendación es visitar a su Oftalmólogo o en su defecto visitar nuestro sitio web https://medicosenmerida.mx/medicos-en-merida/oftalmologos/ para encontrar el especialista que mejor se adapte a sus necesidades.

Aprende más sobre la epífora

Aprende más sobre la epífora

La epífora es un motivo de consulta médica muy frecuente y que ha aumentado considerablemente en los últimos años debido por una parte al envejecimiento de la población, y por otra a los nuevos hábitos de vida y factores ambientales.
El cierre del conducto lagrimal, una de las causas de epífora, suele ocurrir a partir de los 50 años afectando más a mujeres que hombres, y su frecuencia va en aumento en relación con la edad. El uso de pantallas, factores ambientales como el aire acondicionado y la calefacción, y el mayor contacto con diferentes productos químicos, son las causas más frecuentes de epífora al provocar hipersecreción lagrimal.
La epífora ocurre cuando el exceso de lágrima desborda la superficie ocular y cae por la mejilla. Cuando existe un exceso de lágrima pero sin caída de la misma hablamos de “ojo acuoso”. El exceso de lágrima además de ser molesto para el paciente, puede afectar a la visión y dificultar algunas actividades habituales como leer y conducir. También puede provocar irritación crónica de la piel del párpado. 

Diferentes tipos de epífora

Epífora por hipersecreción: existe un exceso de producción de lágrima que supera la capacidad de drenaje de la vía lagrimal. La epífora por hipersecreción está en relación principalmente con patología inflamatoria de la superficie ocular (conjuntivitis alérgica, blefaritis…), factores ambientales y determinados hábitos. En todos estos casos el tratamiento es principalmente médico.
Epífora reactiva: cada vez es más frecuente la epífora relacionada con factores ambientales o por una alteración autolimitada del equilibrio de la lágrima y la superficie ocular, que suele remitir sin tratamiento en pocos meses. Son casos de epífora reactiva intermitente, observándose en la consulta un ojo sin exceso de lágrima, sin hiperemia conjuntival y con una lágrima limpia. Son causas frecuentes de epífora reactiva:

  • Sindrome de ojo seco
  • Alteraciones de la película lagrimal
  • Conjuntivitis alérgica
  • Blefaritis y disfunción de glándulas de meibomio
  • Síndrome de floppy y Síndrome de parpado laxo
  • Parálisis facial

La epífora que se acompaña de sensación de arenilla y sólo ocurre al utilizar pantallas o leer, suele mejorar con el uso de lágrimas artificiales. También es frecuente, autolimitada y que mejora con el uso de lágrimas artificiales, la epífora en los primeros 6 meses tras cirugía de catarata.

Es indicativo de epífora reactiva: lágrima limpia, hiperemia conjuntival, menisco lagrimal normal o bajo, y cuando ésta es intermitente.

Epifora por disminución del drenaje: Puede ser obstructiva o funcional. Es obstructiva cuando existe una alteración anatómica en la vía lagrimal que impide el paso de la lágrima. Esta obstrucción puede ocurrir a nivel de los canalículos (alta) o a nivel del canal lacrimonasal (baja). Cuando la vía lagrimal es normal en su anatomía, pero no existe paso de la lágrima, hablamos de epífora funcional. Puede ser debida a fallo de la bomba lagrimal o por alteraciones de la ventilación nasal.

Es indicativo de obstrucción de la vía lagrimal: epífora unilateral y constante, presencia de secreción crónica sin hiperemia conjuntival, dolor a la presión del saco lagrimal, salida por el punto lagrimal de moco o material purulento a la presión del saco lagrimal, y el antecedente de alguna DCA.

La obstrucción de la vía lagrimal en un adulto joven suele ser secundaria a traumatismos o inflamaciones/infecciones a nivel de los canalículos. A partir de la 6ª década de la vida, la obstrucción se produce en la mayoría de los casos por cierre del conducto lacrimonasal.

Cuando existe una obstrucción de la vía lagrimal posterior al saco lagrimal, a nivel del conducto lacrimonasal (obstrucción baja), ésta puede provocar inflamación crónica del saco lagrimal, dacriocistitis crónica (DCC), con secreción frecuente, irritación ocular y mayor sensibilidad a la presión del saco lagrimal. También se puede producir la infección aguda del saco lagrimal, dacriocistitis aguda (DCA), que requiere tratamiento antibiótico oral. La DCA puede complicarse con una celulitis preseptal, y menos frecuentemente, con una celulitis orbitaria.

Con el objetivo de evitar complicaciones mayores, se aconseja valoración por oftalmólogo cuando la epífora tenga una evolución mayor a tres meses.

 

Al final la recomendación es visitar a su Oftalmólogo o en su defecto visitar nuestro sitio web https://medicosenmerida.mx/medicos-en-merida/oftalmologos/ para encontrar el especialista que mejor se adapte a sus necesidades.

La importancia de las revisiones oftalmológicas: ¿cuándo debo hacerlas?

La importancia de las revisiones oftalmológicas: ¿cuándo debo hacerlas?

La vista es uno de los cinco sentidos. En concreto, la vista nos permite interactuar con el mundo merced a un complejo sistema neurológico. Para una visión correcta, se necesita que tanto el ojo como el cerebro y sus conexiones estén íntegras y funcionen correctamente.

Para mantener este funcionamiento es recomendable y necesario la realización de revisiones oftalmológicas periódicas que, en función de la edad del paciente, incluirán unas u otras exploraciones, aunque todas ellas con el mismo objetivo: que sigamos disfrutando de los colores que nos ofrece el mundo.

 

Revisiones oftalmológicas en edad pediátrica

Los programas de revisión oftalmológica pediátrica son muy importantes. De hecho, los niños no acostumbran a quejarse de dificultad visual por dos motivos: por su corta edad o porque, al tener el déficit de visión desde su nacimiento, no son conscientes de que se puede ver mejor.

Así, existe en torno a un 205 de defectos refractivos, como miopía, hipermetropía o astigmatismo entre los adolescentes. En edades más tempranas se encuentra un 4% de estrabismo y un 2% de ambliopías, es decir, ojo vago.

Las tres enfermedades son tratables, aunque el diagnóstico temprano es importante, ya que una buena visión se antoja imprescindible para el desarrollo y el aprendizaje. Por ejemplo, un niño con un ojo vago no se va a quejar, ya que con el otro ojo ve bien. Aquí es donde radica la importancia de las revisiones, ya que la ambliopía tiene un ratio de recuperación muy alto, aunque necesita un diagnóstico precoz.

En el caso de que el pediatra detecte alguna señal de alarma, derivará al niño a un especialista en oftalmología, aunque se recomienda realizar una primera exploración a los 18 meses y una segunda a los tres años, para posteriormente hacer una revisión anual.

Hasta alcanzar la mayoría de edad, el estado refractivo del ojo puede variar, pudiendo aparecer los defectos refractivos que se mencionaban anteriormente.

Revisiones oftalmológicas en el adulto joven

Entre los 20 y los 40 años el ojo acostumbra a estar estable, sin cambios en el nivel de graduación y sin molestias. No obstante, hay casos en los que se recomienda hacer revisiones periódicas:

  • Altos miopes: con miopías superiores a las cinco dioptrías tiene riesgo de padecer desgarros o desprendimientos de retina.
  • Usuarios de lentes de contacto: se debe hacer una evaluación del estado de la córnea de forma periódica.
  • Antecedentes familiares de glaucoma: el glaucoma presenta un dalo en el nervio óptico que tiene un componente marcado genéticamente. EL paciente no nota la pérdida de visión hasta que la enfermedad se encuentra avanzada, por lo que se debe controlar la presión intraocular a partir de los 30 años.
  • Diabéticos: el nivel alto de azúcar en sangre puede dañar la retina y comprometer la visión, pudiendo, sin tratamiento, ocasionar ceguera.
  • Cefalea: algunos dolores de cabeza están relacionados con defectos refractivos u otra patología ocular.

Revisiones a partir de los 40

Una vez superados o alcanzados los 40 años es cuando puede aparecer la presbicia o la vista cansada. Se comienza a notar cierta dificultad en la visión próxima. Se deben hacer revisiones de la presión para evitar glaucoma, aunque no existan antecedentes familiares.

Motivo frecuente de consulta son las miodesopsias o las moscas volantes, que en ocasiones se asocia con patología grave de retina.

Conforme pasan los años pueden aparecer otras causas de pérdida de visión, siendo las más conocidas la degeneración macular asociada a la edad (DMAE) y las cataratas, siendo nuevamente muy importante un diagnóstico precoz.

En el caso de las cataratas, el diagnóstico precoz permitirá elegir el mejor momento para llevar a cabo la cirugía. En el caso de la DMAE, la velocidad con la que se determinen las primeras lesiones, más efectivo será el tratamiento.

 

Al final la recomendación es visitar a su Oftalmólogo o en su defecto visitar nuestro sitio web https://medicosenmerida.mx/medicos-en-merida/oftalmologos/ para encontrar el especialista que mejor se adapte a sus necesidades.