..:: URÓLOGOS EN MERIDA::..

¿Que hace un Urólogo?

El Urologo se ocupan del estudio, diagnóstico y tratamiento de las patologías que afectan al aparato urinario, glándulas suprarrenales y retroperitoneo de ambos sexos y al aparato reproductor masculino sin límite de edad. La Urología NO atiende exclusivamente a pacientes masculinos. Las vías urinarias de las mujeres son parte de la especialidad del  Urologo. Las partes que abarca riñones, ureteros, vejiga y uretra, es frecuente que problemas vaginales afecten la vejiga o la uretra que también es taendido por el Urólogo. 

¿Que Urologo es el que necesito?

En esta pagina de Urologos en Mérida encontrará especialistas y la descripción de los padecimientos que atienden, su curriculum y demás información la podrá encontrar en sus paginas web o inclusive en sus enlaces a las redes sociales que ellos manejan, cabe mencionar que todos practican su profesión urólogo y que dedican su experiencia a ayudar pacientes masculinos y femeninos en la ciudad de Mérida Yucatán.

Si requiere mas información p ayuda para encontrar un especialista en urologia nos puede contactar:

Instituto de Urología Avanzada de Sureste.

Dr. José Augusto Aguilar Moreno

Urólogo
Cel. 9999 47 72 75
Enviar whatsapp

HOSPITAL STARMÉDICA
Calle 26 No. 199 x 15 y 7 Fracc. Altabrisa, C.P. 97133

Consultorio 427 (Piso 4)
Tel: (999) 196-07-36
Consultorio 703 (Piso 7)
Tel: (999) 943-61-33

Dr. Moisés Hernández Hernández

Urólogo
Cel. 9991 62 54 24
Enviar whatsapp

Centro Médico Metropolitano
Calle 68 #534  Centro, Mérida.
Tel.(999) 289 10 11
Tel.9991 62 5424 / 9999 47 72 75

SERVICIOS

 

  1. Cirugía Endoscópica de piedras y próstata (láser para piedras, RTUP, ureterolitotricia, cirugía percutánea).
  2. Estrechez de la uretra (estenosis).
  3. Cirugía Laparoscópica de riñón, próstata y vejiga.
  4. Litotricia Extracorpórea por Ondas de Choque (LEOCH) para piedras en los riñones y uréter.
  5. Infecciones de vías urinarias (masculino y femenino) y genitales externos masculinos (Papiloma, herpes, etc…).
  6. Corrección quirúrgica con mallas vaginales de la incontinencia urinaria femenina, vejiga caída (cistocele), prolapso genital femenino.

ver pagina web

Dr. José Luis Flores Machado

Cirujano Urólogo
Ced. 1371614
Ced. Esp.AE-Q11770

Manejo endoscópico con láser para:

  • Cálculos o piedras.
  • Próstata
  • Tumores genitourinarios
  • Incontinencia Urinaria con Mínima Invasión.
  • Vasectomía y microcirugía de reconexión.
  • Infertilidad Masculina.
  • Disfunción eréctil.

Clínica de Mérida Consultorio 329.

Tel. (999) 925 1050

Cel. 9991 63 72 32
Enviar whatsapp

www.urologialasermerida.com

Dr. Miguel Gómez Lara

Cirujano Urólogo
Ced. Prof. 6244316
Ced. Esp. 09146101

  • Cirugía endoscópica de vías urinarias
  • Manejo de cálculos urinarios
  • Disfunción eréctil
  • Infertilidad
  • Vasectomía sin bisturí y Circuncisión
  • Infecciones urinarias hombres y mujeres
  • Piedras en riñón, uréter y vejiga
  • Crecimiento prostático
  • Incontinencia urinaria
  • Cáncer de próstata
  • Cáncer de riñón
  • Cáncer de testículo
  • Cáncer de vejiga

Hospital Star Médica consultorio 730
Calle 26 #199 x 15 y 7
Fraccionamiento Altabrisa, Mérida, Yucatán

Tel. (999) 943 3232

Tel. 930 2880 ext. 2730

Cel. 9993 29 12 20

Cel. 5540 88 23 83
Enviar whatsapp

miguel.gomez.lara@gmail.com

www.urologogomezlara.com

Dra. Teresa E. González Fuentes

Cirugía Oncológica y Urología Pediátrica

UADY/ Ced. Prof. 3294951
UNAM/ Ced. Esp. 5259197

Certificada por el Consejo Mexicano de Cirugía Pediátrica

Atención a:

  • Litiasis renal (Piedras en riñones)
  • Enuresis (Pipí en la cama)
  • Hidronefrosis (Dilatación Renal)
  • Infecciones en vías urinarias
  • Descenso testicular
  • Anomalias de genitales
  • Cáncer en general

Star Médica – Consultorio 616 (piso 6)
Calle 26 #199 x 15 y 7 Fracc. Altabrisa

Telefonos:

Email: tesy_97@yahoo.com.mx

a partir del 2 de enero

Nuevo Consultorio

Torre Milenium
consultorio #405

tel (999) 5188521

Dr. Miguel Alejandro Osorio García

Cirujano Urólogo
Ced. General 5712316
Ced. Especialidad 9029709

Oncología Urológica

  • Cáncer de riñón
  • Cáncer de próstata
  • Cáncer de Vejiga
  • Cáncer de testículo

Mínima invasión en tratamiento de cálculos (piedras) en vía urinaria

  • Nefrolitotomia percutanea
  • Ureteroscopia flexible y
    ureteroscopia semirígida láser
  • Cirugía Laparoscópica para litiasis

Laparoscopía Avanzada

  • Cirugía de riñón
  • Glándula suprarrenal
  • Uréter
  • Cirugia laparoscopica para litiasis
  • Próstata
  • Vejiga (hombres y mujeres)
  • Testículos

Cirugía láser para próstata

  • Green light
  • Láser de holmio (HOLEP)

Hospital Star Médica Mérida, Calle 26 #199 x 7 y 15 Consultorio 630. 6° piso. Mérida, Yucatán

Tel: (999) 943 9929

Urgencias: 9994459431
Enviar whatsapp

Ver página web

Dr. José Enrique Ceballos López

Especialista en Urología
Ced. Prof. 6468780
Ced. Esp. 10145899
Médico certificado por el Consejo Mexicano de Urología.

  • Cirugía endoscópica de piedras en los riñones (láser)
  • Cirugía endoscópica de la próstata (crecimiento)
  • Tratamiento de la disfunción eréctil y eyaculación precoz
  • Infertilidad
  • Incontinencia urinaria y vejiga caída (prolapso de órgano pélvico)
  • Enfermedades de transmisión sexualy tratamiento de verrugas genitales en hombres. Papiloma humano.
  • Vasectomía sin bisturí (pronta recuperación). Reversión de la vasectomía.
  • Circuncisión
  • Cáncer de: riñón, vejiga, próstata, testículo.
  • Infección de vías urinarias de repetición

Calle 56 con avenida Pérez Ponce, #494 c, Colonia Centro, Edificio Platino (A un lado del anexo del Centro Médico de las Américas, frente al canal 13).

Tel: (999) 926 0924 | 926 02 85 | 688 95 01
Urgencias 9999 47 44 65
Enviar whatsapp

www.urologo.enmerida.com.mx/

Dr. José Luis Canto Pérez

Urólogo
Posgraduado del Centro Médico Nacional “20 de noviembre”- Clínica Londres.
Certificado por el Colegio Mexicano de Urología
UNAM – UADY
Ced. Prof.4281285
Ced. Esp.40123593

Atención a:

  • Litiasis (piedras en vías urinarias)
  • Prostatitis
  • Cáncer de próstata
  • Cáncer de riñón vía laparoscópica
  • Infecciones en vías urinarias mujeres y hombres
  • Tumores en vías urinarias (riñón, vejiga, próstata, testículo, pene)
  • SALUD SEXUAL
  • Disfunción eréctil
  • Vasectomía sin bisturí
  • Varicocele
  • Circuncisión

Centro Médico Pensiones
Consultorio 330 3er piso
Calle 7 #215A por 32 y 34 col. García Ginerés Mérida Yucatán
Tel. (999) 920 0125

Centro de Especialidades Médicas CEM
Consultorio 305
Calle 60 #329 B entre 35 y Av. Colón.
Mérida Yucatán
Tel. (999) 964 6454

PAGINA WEB

Dr. Antonio Esqueda Mendoza

Urólogo

Endurología | Litotricia con láser| Crioablación

Cáncer de próstata, Infecciones urinarias, enfermedades de vías urinarias, Disfunción eréctil

StarMédica, Calle 26 #199 x 7 y 15 Consultorio 911. 9no piso. Mérida, Yucatán

Tel: (999)1961074 | 943 1346

PAGINA WEB

Litiasis Urinaria

Litiasis Urinaria

Los cálculos urinarios  originan la emergencia más frecuente  en la urología que es cólico nefrítico, siendo por lo tanto la causa más común de ausencia laboral. Estos se comportan como cuerpos extraños y se manifiestan clínicamente de diversas formas, dependiendo de...

Disfunción eréctil

Disfunción eréctil

La disfunción eréctil es la incapacidad persistente para lograr y mantener una erección adecuada que permita una buena relación sexual. El interés por ésta enfermedad ha aumentado en los últimos años, gracias al desarrollo de nuevas técnicas diagnósticas y...

Priapismo ¿En que consiste, tratamiento y consecuencias?

Priapismo ¿En que consiste, tratamiento y consecuencias?

Se trata de una enfermedad que cursa con una erección no deseada, mantenida y dolorosa sin que exista excitación sexual previa. La erección se produce en los cuerpos cavernosos y no en la parte esponjosa del pene, de manera que el pene permanece erecto y el glande...

Quiste del cordón espermático

Quiste del cordón espermático

El hidrocele consiste en la presencia de una colección líquida entre las capas parietal y visceral de la túnica vaginal, que puede aparecer durante la infancia o en la edad adulta. El cierre del proceso vaginal por encima del testículo y por debajo del anillo inguinal...

Infección del tracto urinario (ITU)

Infección del tracto urinario (ITU)

Es la existencia de colonización y multiplicación de agentes microbianos en el tracto urinario, normalmente son bacterias y pueden afectar al riñón, a la vejiga, a la uretra y a la próstata. Si la infección afecta a los riñones o a la pelvis renal (vías altas) se...

Cólico nefrítico: revisión sistémica

Cólico nefrítico: revisión sistémica

La litiasis renal es una enfermedad caracterizada por la aparición de cálculos en el aparato urinario, constituye la tercera patología urológica más frecuente, tras las infecciones y la patología prostática. El cólico renal (CR) es una urgencia urológica frecuente,...

Rehabilitación en la Incontinencia Urinaria

Rehabilitación en la Incontinencia Urinaria

La Incontinencia Urinaria es la pérdida involuntaria demostrable objetivamente de orina, provocando problemas higiénicos, sociales y psíquicos en el paciente, incluso influyendo en su actividad diaria. Los escapes de orina se manifiestan al realizar algún esfuerzo...

Fimosis

Fimosis

La fimosis es una anomalía localizada el pene, que consiste en que el prepucio, la piel que cubre y protege el glande, es demasiado estrecho y no se retrae, impidiendo así dejar el glande al descubierto. La fimosis es una de las enfermedades más comunes que se pueden...

litiasis renal

litiasis renal

La litiasis renal es una enfermedad crónica caracterizada por la formación de cálculos renales. Existen factores que predisponen su formación como el bajo consumo de agua y alto nivel de dureza, elevado consumo de proteínas de origen animal, alto consumo de bebidas...

Incontinencia urinaria femenina y su realidad actual

Incontinencia urinaria femenina y su realidad actual

La incontinencia urinaria se define como la pérdida involuntaria de orina. Es muy frecuente en mujeres por arriba de los 40 años y se divide en dos tipos: de esfuerzo y urgencia. Es más común conforme se incrementa la edad, sin embargo, nunca es normal y debe ser...

¿Qué es una infección urinaria? Conoce las causas y síntomas

¿Qué es una infección urinaria? Conoce las causas y síntomas

Las enfermedades urinarias se dividen en dos grupos. Uno está conformado por la infección urinaria de transmisión sexual y el otro lo comprenden las infecciones comunes del tracto urinario. La infección urinaria común del tracto urinario tiene su origen en el...

Cáncer de vejiga: síntomas y modo de identificarlo 

Cáncer de vejiga: síntomas y modo de identificarlo 

El cáncer de vejiga es un padecimiento muy común en urología. Se trata de la cuarta neoplasia más frecuente y, desafortunadamente, no manifiesta síntomas en los periodos iniciales de la enfermedad. Algunas mujeres, si padecen cáncer de vejiga y no lo saben aún, este...

¿Por qué hay presencia de sangre en la orina?

¿Por qué hay presencia de sangre en la orina?

La presencia de glóbulos rojos en la orina se denomina hematuria. Ver sangre en la orina puede ser aterrador,  sin embargo, la mayoría de las veces la hematuria no es una amenaza para la vida. Es importante investigar la causa porque, ocasionalmente, se da por una...

Preguntas frecuentes antes de una nefrectomía

Preguntas frecuentes antes de una nefrectomía

El Dr. Jorge García-Olaverri, reconocido especialista en Urología, destaca por ser haberse especializado en cirugía de riñón, próstata y vejiga, para las que utiliza las últimas técnicas quirúrgicas. Existen algunas preguntas que los pacientes se hacen cuando van a...

Soluciones definitivas para la estenosis de uretra

Soluciones definitivas para la estenosis de uretra

La estenosis de uretra es una entidad que consiste en el estrechamiento de la luz del conducto que conduce la orina des de la vejiga hasta la punta del pene. Dicho proceso provoca dificultad para orinar, dependiendo de su severidad, dicha clínica será más o menos...

Preguntas frecuentes

 

Litiasis Urinaria

Los cálculos urinarios  originan la emergencia más frecuente  en la urología que es cólico nefrítico, siendo por lo tanto la causa más común de ausencia laboral. Estos se comportan como cuerpos extraños y se manifiestan clínicamente de diversas formas, dependiendo de su origen, localización, repercusión sobre la anatomía y función del riñón afectado y su vía de drenaje urinario. La infección es una complicación frecuente asociada a la litiasis y la obstrucción. Como manifesté el síntoma más frecuente es el dolor tipo cólico, sintomatología miccional, hematuria(sangre en la orina).

El COLICO NEFRÍTICO: Es un dolor intenso en la región lumbar que se irradia al abdomen y región genital del mismo lado, tiene un comienzo brusco que puede ceder y recidivar intermitentemente, aunque en algunas ocasiones se presenta como una molestia tolerable.

SÍNTOMAS URINARIOS: Cuando el cálculo se localiza en el uréter cerca de la vejiga se produce edema( inflamación) apareciendo síntomas relacionados con la micción como: frecuencia urinaria aumentada, disuria (dificultad para orinar), ardor, sensación de vaciado incompleto. Estos síntomas desaparecen al llegar el cálculo a la vejiga y pueden reaparecer durante la salida por la uretra, cediendo totalmente con la expulsión del cálculo.

HEMATURIA:  Es uno de los síntomas que integran el cólico nefrítico por obstrucción litiásica; en estos casos la relación entre hematuria y litiasis es clara. En otros  la hematuria macro o microscópica es la única manifestación de la litiasis. Puede ser total, sin coágulos, recidivante, de variación variable,. A veces guarda relación con la actividad física, disminuyendo o desapareciendo con el reposo o tras la expulsión de un pequeño cálculo.

En general se trata de hematurias leves, pero aun así debemos investigar otras causas, fundamentalmente de origen  neoplásico (tumoral) o infeccioso

DIAGNOSTICO Y TRATAMIENTO: El diagnóstico es clínico, basado en la historia del paciente y en la exploración física. Debe solicitarse una radiografía simple de abdomen del árbol urinario, ecografía de riñones y estudios básicos de laboratorio en sangre y orina. Al encontrar en el estudio de imágenes sospecha de cálculos urinarios es mandatorio solicitar un Urograma Excretorio (Radiografías especiales de riñones y vía urinaria).

Si las características del cálculo no permiten una migración espontánea o el dolor es muy intenso se recomiendan en la gran mayoría de los casos la Litotripsia Extracorpórea por Ondas de Choque que no es más que la pulverización de los cálculos sin introducir ningún instrumento en el organismo mediante energías especiales con enormes ventajas como no requerir de ingreso hospitalario, no cicatriz y el paciente se reintegra al trabajo en 24 horas de promedio. En cálculos que estén cerca de la vejiga también se puede realizar la Litotipsia Intracorpórea es decir a través del conducto se introduce instrumentos endoscópicos para fragmentar y extraer la litiasis.

La cirugía abierta a perdido protagonismo como solución a los cálculos y sólo queda reservada para casos muy  esporádicos.

 

Al final la recomendación es visitar a su Urólogo o en su defecto visitar nuestro sitio web https://medicosenmerida.mx/medicos-en-merida/urologos/ para encontrar el especialista que mejor se adapte a sus necesidades.

 

Disfunción eréctil

La disfunción eréctil es la incapacidad persistente para lograr y mantener una erección adecuada que permita una buena relación sexual. El interés por ésta enfermedad ha aumentado en los últimos años, gracias al desarrollo de nuevas técnicas diagnósticas y terapéuticas, a la evolución y el progreso de los conocimientos fisiopatológicos. Hasta hace algunos años se consideraba al problema psicológico como la mayoría de los casos. Actualmente, existe test diagnósticos que nos indican la existencia de causas orgánicas (daño en el pene) responsables de la disfunción eréctil en más del 75% de los casos.

La erección es un fenómeno complejo en el que intervienen factores psicológicos, neurológicos (nervios), circulatorios y hormonales. La erección ocurre cuando las terminaciones nerviosas y el endotelio liberan una sustancia llamada acetilcolina, que a su vez produce óxido nítrico originando una relajación del músculo liso del pene. Este fenómeno produce dilatación de las arterias aumentando el flujo sanguíneo y aumentado el tamaño del pene llegando a la erección.

La evaluación diagnóstica de un paciente con disfunción eréctil se basa en la historia clínica general y sexual, hay que dar importancia a enfermedades de riesgo como diabetes, hipertensión arterial, dislipidemias ( Aumento de colesterol y triglicéridos), alcoholismo y tabaquismo crónico, consumo de medicamentos.

Con un correcto interrogatorio y examen físico que incluye el tacto rectal,  pruebas de laboratorio básicas y la prueba de inyección intracavernosa con inyecciones vasoactivas se puede determinar en la gran mayoría de los casos el origen de disfunción eréctil.

Existen 2 factores: el orgánico y el psicógeno.

La disfunción eréctil de origen orgánico (daño en el pene) habitualmente es progresiva, no existen erecciones con ningún tipo de estímulos, no hay erecciones matutinas ni a la masturbación y pueden existir enfermedades que originan éste problema.

La disfunción eréctil Psicógena se origina de un momento a otro, responde a los estímulos de manera irregular, puede tener erecciones matutinas y a la masturbación, hay problemas psicógenos.

También puede haber una disfunción eréctil mixta, es decir el problema orgánico origina un fondo psicógeno empeorando la situación.

Es poco frecuente y en casos muy especiales se necesita de estudios especiales como pruebas hormonales, test de tumescencia nocturna, potenciales evocados de los nervios de la erección .

El tratamiento va encasillado al origen de la disfunción eréctil pero en la mayoría de los casos la terapia farmacológica da buenos resultados haciendo hincapié en que el fármaco ideal es el que resulte efectivo, mínimos o no efectos colaterales, fácil administración, precio cómodo. Si el resultado no es el ideal se debe pensar en la colocación de prótesis de pene, existiendo varios modelos de acuerdo a las condiciones del paciente.

Finalmente, destacar la importancia que tiene ésta enfermedad en la Urología y que de manera provechosa el hombre ya se atreve a consultar su problema debido a los distintos tratamientos exitosos que existen actualmente.

 

Al final la recomendación es visitar a su Urólogo o en su defecto visitar nuestro sitio web https://medicosenmerida.mx/medicos-en-merida/urologos/ para encontrar el especialista que mejor se adapte a sus necesidades.

 

Priapismo ¿En que consiste, tratamiento y consecuencias?

Se trata de una enfermedad que cursa con una erección no deseada, mantenida y dolorosa sin que exista excitación sexual previa. La erección se produce en los cuerpos cavernosos y no en la parte esponjosa del pene, de manera que el pene permanece erecto y el glande flácido.

Debe su nombre a Príapo, dios griego de la fertilidad. Esta enfermedad no es exclusiva del hombre, también puede darse en mujeres con la erección dolorosa y continua del clítoris.

Se trata de una enfermedad atípica, poco frecuente, 1 de cada 100.000 hombres la padecen. Se da más en niños de entre 5-10 años y varones de entre 20-50 años.

En condiciones normales durante la excitación sexual los vasos del pene se dilatan y se expanden llenándose de sangre, esto hace que el pene se ponga erecto. Después, la sangre fluye y el pene vuelve a su estado no rígido, flácido.

El priapismo se da como consecuencia de un desequilibrio entre el flujo arterial y venosos del pene. Se pueden dar varios tipos, principalmente dos:

  • Priapismo no isquémico. También llamado de alto flujo o arterial. Se debe a un flujo arterial aumentado de modo persistente siendo el flujo venoso superior al normal pero no lo suficiente para conseguir el equilibrio. Normalmente este tipo de priapismo deja pocas lesiones, ya que al acumularse sangre oxigenada no produce isquemia en los tejidos. Suele revertir de forma más sencilla con lo que tiene mejor pronóstico para erecciones posteriores. El dolor es menos intenso que en el tipo isquémico y el pene tiene una consistencia más elástica. Si se hace una gasometría de la sangre de los cuerpos cavernosos se obtiene sangre arterial. Se debe a un trastorno neuroarterial.
  • Priapismo isquémico. También llamado de bajo flujo, éxtasis o venoso. Se debe a una obstrucción mecánica o funcional del flujo venoso produciendo un éxtasis sanguíneo con la consiguiente hiperviscosidad de la sangre. Si esta situación se mantiene, tras 12-24 horas comienza a dañarse las células de las fibras musculares lisas y endoteliales. A partir de las 48 horas se producen coágulos en los espacios cavernosos, desaparecen el endotelio, se necrosa el músculo liso, vasos y nervios, aparecen trombos y fibrosis de las trabéculas. Finalmente se produce una detumescencia del pene y lesiones irreversibles. En la gasometría se detecta hipoxia y acumulación de productos metabólicos ácidos.

CAUSAS.

Entre las causas se encuentran:

  • Idiopáticas: Es la causa más frecuente. Entre un 35-50% de los casos se dan por causa desconocida, sobre todo en la edad sexual activa. Es típico de personas con historia de erecciones prolongadas durante la actividad sexual o durante el sueño que se resuelven de forma espontánea.
  • Secundarias: es más típica de niños y ancianos.
    • Medicamentos y drogas. Se da en un 21% de los casos. Sobre todo con el uso de antihipertensivos, psicofármacos, anticoagulantes, corticoides, alcohol, marihuana.
    • Alteraciones hematológicas: En torno a un 8% causa priapismo. Destaca la anemia drepanocítica, leucemias, trombocitopenia. Se produce un acúmulo de células anómalas en los cuerpos cavernosos.
    • Causas locales: Traumatismos o neoplasias que dificultan el retorno venoso peneano. Suponen el 21 %.
    • Disfunciones neurológicas: Esclerosis múltiple, traumatismo cerebral entre otras causas que estimulan el centro de la erección cerebral o medular.
    • Enfermedades infecciosas: Parotiditis.
    • Trastornos metabólicos: Diabetes juvenil o alimentación parenteral.

TRATAMIENTO.

El tratamiento excepto en neonatos (donde se resuelve de forma espontánea sin dejar secuelas) debe hacerse de forma urgente. En ambos tipos de priapismo se trata inicialmente la causa desencadenante. Si esta medida no es efectiva o la causa es idiopática, si se trata de un caso de priapismo no isquémico se opta por la observación, puesto que el 65% de los casos revierte de forma espontánea sin dejar secuelas posteriores. En caso de priapismo isquémico  o no isquémico tras 4h de evolución, se inicia tratamiento médico y si este no es suficiente, quirúrgico.

Con respecto al tratamiento médico, éste consiste en la evacuación de la sangre acompañado o no de una inyección de un fármaco simpaticomimético de tipo alfa-adrenérgicos (fenilefrina) en los cuerpos cavernosos bajo anestesia local. La función del fármaco es la de hacer vasoconstricción limitando el flujo de sangre y dilatando aquellos vasos que llevan la sangre del pene hacia el cuerpo. Se puede repetir en varias ocasiones hasta conseguir el objetivo deseado. Como efecto secundario puede aparecer cefaleas, hipertensión arterial (HTA), taquicardia, debido al paso de la medicación a la circulación sistémica. Con estas técnicas se resuelven el 30% de los casos de priapismo isquémico.

En caso de priapismo isquémico prolongado, de 48-72 horas de evolución y tras fracasar el tratamiento médico se usa una técnica de derivación llamada SHUNT que facilita el drenaje de la sangre intracavernosa. Existen tres grados de derivación que se utilizan siempre en orden de menor a mayor complejidad y por tanto complicaciones, entre las que se encuentran fístulas uretrales y cavernositis purulenta

En casos de priapismo no tratado tras varias semanas recupera su flacidez, incluso en episodios isquémicos importantes, pero dejan lesiones peneanas como la impotencia.

Pese a no existir medidas preventivas, existen una serie de recomendaciones para evitar o al menos disminuir el número de erecciones mantenidas no deseadas, entre las que se encuentran:

  • Ir al baño de forma frecuente.
  • Baños de agua tibia.
  • Beber mucha agua.
  • No prolongar la actividad sexual.
  • Evitar consumo de tóxicos.
  • Vigilar los pacientes con anemia.

 

Al final la recomendación es visitar a su Urólogo o en su defecto visitar nuestro sitio web https://medicosenmerida.mx/medicos-en-merida/urologos/ para encontrar el especialista que mejor se adapte a sus necesidades.

Quiste del cordón espermático

El hidrocele consiste en la presencia de una colección líquida entre las capas parietal y visceral de la túnica vaginal, que puede aparecer durante la infancia o en la edad adulta. El cierre del proceso vaginal por encima del testículo y por debajo del anillo inguinal interno da lugar a un tipo de hidrocele menos común, el quiste de cordón. Casi la totalidad de los hidroceles en neonatos y niños pequeños son congénitos.

Es la causa más frecuente de tumefacción no dolorosa en niños. El tratamiento quirúrgico está indicado en el quiste de cordón, hidrocele funicular e hidrocele abdominoescrotal.

 

CASO CLÍNICO

Niño de 8 meses que acude a consulta porque le han notado sus padres un testículo más grande que otro.

Antecedentes personalesRecién nacido a término, con lactancia materna con buena curva ponderal. No alergias conocidas. Inmunización al día. No intervenciones quirúrgicas.

Antecedentes familiares– No enfermedades de interés.

Exploración Física: Testes en bolsa, signo seda izquierdo positivo, aumento de tamaño escrotal izquierdo y testículo derecho de consistencia normal.

Se solicita ecografía de escroto que informa de: Ambos testes en escroto con tamaño, morfología, ecogenicidad y vascularización normales.

Longitud del teste derecho: 14,8 mm.

Longitud del teste izquierdo: 14,3 mm.

Colección anecoica, en canal inguinal izquierdo con unas dimensiones aproximadas de 3,7 x 1 cm compatible con quiste de cordón.

Resto sin hallazgos de significación.

Diagnóstico: quiste de cordón izquierdo

Tras remitirle a cirugía para valoración de hidrocele izquierdo se espera según calendario quirúrgico a los dos años de edad para intervención, realizándole a esta edad ligadura del conducto peritoneovaginal izquierdo , diagnosticándole post-cirugía de quiste de cordón izquierdo , destacándose en observaciones: gran quiste de cordón, conducto peritoneo vaginal mínimamente permeable, lipoma en cordón.

Evolución post-quirúrgica favorable.

FIGURAS:

Ver Tabla nº 1: Ecografía: Colección anecoica, en canal inguinal izquierdo con unas dimensiones aproximadas de 3,7 x 1 cm compatible con quiste de cordón
Ver Tabla nº 1: Ecografía: Colección anecoica, en canal inguinal izquierdo con unas dimensiones aproximadas de 3,7 x 1 cm compatible con quiste de cordón

DISCUSIÓN

La túnica vaginal testicular, a semejanza del peritoneo (del cual procede), consta de una capa parietal y otra visceral, que se deslizan entre sí permitiendo la movilidad del testículo. En el interior de la cavidad formada por estas dos hojas, puede producirse un cúmulo de líquido dando lugar al hidrocele. Si la túnica vaginal está normalmente constituida, el derrame que se forma es un hidrocele vaginal, mientras que si la vaginal es congénitamente atípica, se forma un hidrocele vaginoperitoneal.

El hidrocele vaginal se manifiesta clínicamente como una masa ovoidea o levemente lobulada que distiende el escroto haciendo desaparecer sus pliegues característicos, cuyo volumen es muy variable, corrientemente entre 100 y 300 ml, aunque puede alcanzar volúmenes superiores al litro de un líquido claro y cetrino. Su pared, que no es más que la capa parietal de la serosa adelgazada por la distensión, es una membrana translúcida; aunque a veces, en hidroceles de larga evolución o en los secundarios a patología de la gónada, puede engrosarse, constituyendo una paquivaginalitis (8, 9).

El conducto peritoneovaginal es permeable en el momento de nacer, pero luego se oblitera normalmente antes del primer año de vida. La obliteración puede que sea incompleta. Si queda permeable el segmento más proximal, el más cercano al orificio profundo del conducto inguinal, se producirá una hernia; si se obliteran los dos extremos, el proximal y el distal, persistiendo un segmento intermedio, se formará un quiste de cordón; si no se oblitera el segmento funicular, se desarrolla un hidrocele funiculovaginal; y finalmente, cuando el conducto peritoneovaginal no se ha ocluido en ningún punto, se constituye el hidrocele comunicante, es decir, una comunicación directa entre las cavidades vaginal y peritoneal .

Generalmente se produce por causas desconocidas: es el hidrocele primario o idiopático.

Clínicamente, Suele afectar a ambos testículos con igual frecuencia, habitualmente es indoloro y el motivo habitual de consulta suele ser para conocer la naturaleza de la masa.

Incidencia: Aunque puede aparecer a cualquier edad, es más frecuente durante la adolescencia y  periodo neonatal. A partir de la adolescencia la incidencia disminuye progresivamente.

El diagnóstico se establece con facilidad mediante la exploración física: una masa redondeada, regular, bien definida, indolora, translúcida a la diafanoscopia, sin el menor signo inflamatorio.

La ecografía, suele ser de gran utilidad para el diagnóstico de patología concomitante.

Ecografia-Dopller testicular: Permite la visualización de la anatomía intraescrotal y su vascularización, y puede distinguir áreas de flujo vascular intratesticular normal, aumentado (típico de las lesiones inflamatorias) o ausente (típico de la torsión). Alcanza una sensibilidad del 90% y una especificidad del 100%.

En casos de duda diagnóstica es la técnica de elección.

La ecografía, suele ser de gran utilidad para el diagnóstico de patología concomitante

Ecográficamente se visualiza una estructura redondeada u ovoidea, anecoica, bien delimitada, situada en el trayecto del cordón espermático, con el teste y el epidídimo situados caudalmente.

Se debe realizar diagnóstico diferencial con la hernia inguinal estrangulada, la vaginalitis meconial y el hidrocele a tensión.

El tratamiento de elección es el quirúrgico.

Recientemente se han publicado algunos estudios que emplean la escleroterapia como el tratamiento de elección frente a la hidrocelectomía, está contraindicada en pacientes jóvenes donde se sospeche la existencia de un hidrocele comunicante con la cavidad peritoneal.

En la inmensa mayoría de los casos de quistes testiculares en los niños no hay tratamiento sino observación de la evolución del quiste, una vez que se ha constatado el carácter benigno de la lesión. Suele desaparecer en el primer año de vida pero si persiste o crea molestias severas se recomienda intervención quirúrgica.

Ecografía: Colección anecoica, en canal inguinal izquierdo con unas dimensiones aproximadas de 3,7 x 1 cm compatible con quiste de cordón.

 

Al final la recomendación es visitar a su Urólogo o en su defecto visitar nuestro sitio web https://medicosenmerida.mx/medicos-en-merida/urologos/ para encontrar el especialista que mejor se adapte a sus necesidades.

 

Infección del tracto urinario (ITU)

Es la existencia de colonización y multiplicación de agentes microbianos en el tracto urinario, normalmente son bacterias y pueden afectar al riñón, a la vejiga, a la uretra y a la próstata.

Si la infección afecta a los riñones o a la pelvis renal (vías altas) se llamaría pielonefritis o infección renal, si afecta a las vías bajas como sería la vejiga se llamaría cistitis o infección vesical, a la uretra se denominaría uretritis y a la próstata sería una prostatitis.

Las infecciones urinarias son la causa más frecuente de las infecciones bacterianas. Estas infecciones son más frecuentes en mujeres, ya que el 50% de ellas presentan una infección del tracto urinario (ITU) al menos una vez en su vida, está relacionada con la actividad sexual, la edad y los embarazos.

Las infecciones del tracto urinario no son contagiosas, la fiebre es el principal síntoma cuando la infección del tracto urinario (ITU) afecta a las vías altas y el dolor y el escozor al orinar cuando afecta a las vías bajas.

En este artículo se ha llevado a cabo la revisión de gran parte de la literatura científica. Se han revisado bases de datos de Medline plus, Scielo, Cochrane plus, Intramed y Google Académico.

Las Palabras Clave utilizadas; “Infección tracto urinario”, “infección orina”, “tratamiento”, “síntomas”.

Causas

La causa principal de las infecciones del tracto urinario suelen ser las bacterias, que ascienden por la uretra provocando una infección, que con mayor frecuencia suele ser en la vejiga, pero puede llegar hasta los riñones. La infección suele estar causada por una bacteria intestinal que proviene de las heces, llamada Escherichia coli. También puede estar causada por otros agentes patógenos como son proteus, klebsiella, enterobacter, Candida albicans, etc.

Factores de riesgo

  • Relaciones sexuales frecuentes
  • Diabetes mellitus
  • Uso de anticonceptivos como diafragmas
  • Esperar demasiado tiempo para orinar
  • Tener sonda vesical
  • Edad avanzada
  • Embarazo y puerperio
  • Predisposición genética
  • Hábitos higiénicos
  • Ingesta insuficiente de líquidos
  • Incontinencia intestinal
  • Cálculos renales

Síntomas

  • Dolor y escozor al orinar
  • Necesidad de orinar con más frecuencia y con urgencia
  • Sangre en la orina
  • Dolor con las relaciones sexuales
  • Orina con mal olor y turbia
  • Dolor y presión en la vejiga

Si la infección se propaga a los riñones, los síntomas principales pueden ser:

  • Escalofríos y temblores
  • Dolor espalda
  • Fiebre
  • Nauseas y vómitos
  • Fatiga
  • Piel enrojecida y caliente
  • Dolor abdominal fuerte

Diagnóstico

La infección del tracto urinario (ITU) se puede diagnosticar mediante exploración física, palpando la zona baja del abdomen para comprobar si existe dolor o inflamación.

Lo más común es realizar un análisis de orina en el que se puede comprobar si hay una infección. Para saber qué tipo de bacteria es la causante y para poder determinar el tratamiento adecuado, se realiza un urocultivo.

Otras pruebas de diagnóstico son: a citoscopia para comprobar el estado de la uretra y de la vejiga, la ecografía abdominal y la urografía, que es una radiografía de riñón con contraste.

Tratamiento

El tratamiento para la infección del tracto urinario, son los antibióticos si la infección está causada por bacterias, o antivirales si está causada por virus, como por ejemplo el aciclovir.

Los antibióticos más usados son la amoxicilina, la ampicilina y el trimetroprim.

Otra clase de fármacos que también se están empleando son las quinolonas, como son la ciprofloxacina, trovafloxina y ofloxacina.

Es aconsejable cambiar los hábitos diarios cuando se tiene una infección del tracto urinario (ITU), como por ejemplo aumentar la ingesta de agua, no fumar, no tomar café, ni beber bebidas alcohólicas y evitar las comidas con especias durante el periodo de infección.

 

Al final la recomendación es visitar a su Urólogo o en su defecto visitar nuestro sitio web https://medicosenmerida.mx/medicos-en-merida/urologos/ para encontrar el especialista que mejor se adapte a sus necesidades.

Cólico nefrítico: revisión sistémica

La litiasis renal es una enfermedad caracterizada por la aparición de cálculos en el aparato urinario, constituye la tercera patología urológica más frecuente, tras las infecciones y la patología prostática.

El cólico renal (CR) es una urgencia urológica frecuente, que comporta una de las formas más angustiantes de dolor en el ser humano, por lo que requiere de un rápido diagnóstico y tratamiento.

Se denomina cólico nefrítico al dolor originado por el paso de un cuerpo sólido desde el riñón a las vías urinarias. Tiene mayor prevalencia en varones de mediana edad.

El dolor es la manifestación principal y suele ser de inicio súbito, unilateral y muy intenso. Se localiza en la fosa lumbar y en el ángulo costovertebral resiguiendo el margen inferior de la 12ª costilla. Se irradia característicamente siguiendo el trayecto ureteral antero-descendente hasta vejiga, genitales externos, e incluso, cara interna del muslo.

La causa principal es la litiasis, predominando los cálculos compuestos por sales cálcicas (oxalato y fosfato).

En este artículo se ha llevado a cabo la revisión de gran parte de la literatura científica. Se han revisado bases de datos de Medline, Cuiden, Cochrane plus y Google Académico.

Las Palabras “cólico nefrítico”, “litiasis renal”, “tratamiento”, “etiología”, “diagnóstico”.

Introducción:

El cólico renal es un síndrome doloroso y paroxístico, debido a alteraciones mecánicas o dinámicas del flujo urinario. Es la presentación más frecuente de litiasis renal.

Se denomina cólico renoureteral o, más comúnmente, cólico nefrítico, al dolor originado por el paso de un cuerpo sólido desde el riñón a las vías urinarias.

El 12% de la población se ve afectada por la litiasis renal a lo largo de su vida siendo frecuentes las recurrencias. El 25% de los pacientes con cólicos renales por litiasis tienen antecedentes familiares de urolitiasis.

Se caracteriza por la aparición de un dolor en un lado del abdomen o de la región lumbar, de inicio brusco, que produce una sensación de pinchazo o quemazón, de tipo cólico, con exacerbaciones y remisiones, que se irradia a los genitales y a la parte baja de la espalda y que puede acompañarse de agitación, inquietud, náuseas, vómitos, sudoración y, en ocasiones, molestias urinarias como necesidad de orinar muchas veces en pequeña cantidad, quedarse con ganas de orinar inmediatamente después de ir al aseo y sensación de escozor durante la micción.

Estadísticamente, su frecuencia es mayor en los meses cálidos y a primera hora de la mañana, siendo los hombres de mediana edad el grupo más afectado por la enfermedad.

El tamaño de los cálculos varía desde minúsculas partículas hasta grandes cálculos coraliformes. Pueden complicarse provocando infección y/o obstrucción. Si los cálculos taponan los dos sistemas colectores aparece oliguria e insuficiencia renal aguda (IRA).

  • En el 90% de los casos el cólico está causado por una litiasis, entre los cuales: El 75-80% de los cálculos están compuestos por sales cálcicas (oxalato y fosfato), el 5-10% por ácido úrico y el 8-10% por fosfato amónico magnésico (estruvita). Más raramente el constituyente principal es la cistina o la xantina.
  • Entre el 5 y el 10% de los casos, la causa es endoluminal, pero no litiásica (coágulos, pus, necrosis papilar, atonía ureteral por pielonefritis, síndrome de la unión pieloureteral, tuberculosis renal…).
  • En el resto de los casos, la causa puede ser parietal (estenosis del uréter) o extrínsecas (neoplasias ginecológicas, hematológicas, retroperitoneales, embarazo, causas digestivas apendicitis, Crohn).
  • Entre las enfermedades favorecedoras de la formación de cálculos nos encontramos las siguientes: hiperparatiroidismo, acidosis tubular renal, cistinuria, infecciones recurrentes del tracto urinario, etc.

La patogenia del cólico renal comprende tres fases que se suceden “en cascada”, activando una a la siguiente. El mecanismo inicial es la irritación del uréter por la litiasis o causa desencadenante. La primera fase comprende los primeros 60-90 minutos y se   produce un aumento del flujo sanguíneo renal (FSR) y la presión ureteral (PU), produciendo dolor por distensión de la cápsula renal, en la segunda, que puede durar de 1,5 a 5 horas, cae el flujo sanguíneo renal mientras la presión ureteral continúa aumentando, y finalmente, encontramos una tercera fase, más allá de las 5 horas, donde flujo sanguíneo renal y presión ureteral disminuyen conjuntamente.

La cascada de acontecimientos de la segunda y tercera fase desembocan en una disminución de la presión ureteral que se asocian a una mejoría espontánea de los síntomas.

Diagnóstico

El diagnóstico es clínico, siempre es conveniente descartar la presencia de fiebre porque puede orientarnos hacia otros cuadros clínicos que requieren diferente abordaje.

Al realizar la entrevista al paciente, debemos prestar más atención a los siguientes datos:

  • Características del dolor: súbito, intenso, irradiación, duración, cortejo vegetativo…
  • Antecedentes familiares y personales de urolitiasis (triplica el riesgo).
  • Malformaciones de tracto urinario, infecciones urinarias, maniobras urológicas.
  • Episodios previos (50% de recurrencias).
  • Embarazo
  • Enfermedades previas y tratamiento habitual

Cuadro clínico

  • Dolor cólico lumbar agudo unilateral severo irradiado a ingles o a genitales.
  • Dolor abdominal de inicio agudo y de menos de 12 horas de evolución.
  • El dolor no mejora con el reposo ni con cambios posturales.
  • Náuseas y vómitos muy frecuentes, su ausencia debería hacernos dudar del diagnóstico. Polaquiuria, disuria y tenesmo.

Exploración Física

  • Exploración abdominal: Mostrará ligera defensa en el flanco, dolor, puño percusión renal positiva.
  • Constantes vitales: para excluir signos de shock o de infección sistémica.

Pruebas complementarias

  • Confirmación de hematuria microscópica en la tira reactiva de orina. La presencia de

leucocitos o nitritos podría indicar infección asociada.

  • Posible visualización del cálculo en el estudio radiológico simple de abdomen. La

ausencia de este dato no excluye la litiasis, pues la radioopacidad y radiotransparencia dependen tanto de la composición como del tamaño del cálculo. Así, no son visibles

los cálculos de ácido úrico, los de cistina menores de 4 mm ni los de fosfato amónico

  • menores de 2 mm.

Para el diagnóstico de cólico nefrítico deben cumplirse dos de los tres criterios siguientes: cuadro clínico compatible, exploración física positiva y microhematuria.

En la consulta de urgencias se realiza exclusivamente tira reactiva de orina para comprobar la presencia de sangre.

Si el dolor no cede tras la segunda dosis de analgésicos (cólico nefrítico resistente) deben solicitarse las siguientes exploraciones complementarias:

  • Radiografía simple de abdomen para valorar el tamaño de las siluetas renales y la existencia de cálculos radiopacos.
  • Hematimetría con fórmula y recuento leucocitarios.
  • Bioquímica sanguínea que incluya glucosa, urea, creatinina, sodio, potasio y amilasa, y si hay fiebre, proteína C reactiva.
  • Estudio de coagulación, si se cree necesaria la realización de un procedimiento instrumental.
  • Orina completa con sedimento. Si hay insuficiencia renal se especifica en la petición urea, creatinina, sodio y potasio para el cálculo de la fracción de excreción de sodio. Si se sospecha infección se solicita cultivo de orina.
  • Ecografía renal, si existe embarazo, insuficiencia renal, fiebre, paciente monorreno o diagnóstico dudoso de litiasis.

Diagnóstico diferencial

  • Pielonefritis: pensar en ella si hay fiebre.
  • Salpingitis o embarazo ectópico: pensar en él en mujeres en edad fértil.
  • Ruptura de aneurisma abdominal: tenerlo en cuenta en mayores de 60 años.
  • Diverticulitis
  • Apendicitis
  • Isquemia miocárdica aguda.
  • Isquemia intestinal.
  • Obstrucción intestinal.
  • Dolor músculo esquelético.
  • Cólico biliar.
  • Trombosis, embolismo o disección de la arteria renal.

Plan de actuación

Consiste en analgesia e hidratación inmediata. El tratamiento concreto depende del tipo de cálculo. Si el cálculo obstruye el flujo de salida o se acompaña de infección, hay que eliminarlo. Cabe esperar que los cálculos menos de 6mm se expulsen de manera espontánea, pero un 10-30% no lo hacen. Los cálculos ureterales o pélvicos grandes, y los obstructivos de tamaño intermedio, suelen requerir procedimientos intervencionistas como la litotricia percutánea o intraluminal, y en raras ocasiones la cirugía.

  1. Analgésicos: Los más usados son la noramidopirina o el metamizol, aunque a veces son necesarios analgésicos mayores como la pentazocina, meperidina o incluso mórfico.
  2. Antiinflamatorios: como el diclofenaco Ketorolaco o indometacina. Disminuyen el edema local ayudando a la migración del cálculo.
  3. Antieméticos, si hay vómitos: metoclopramida.
  4. Hidratación: oral si es posible, en otro caso intravenosa. Favorece la expulsión del cálculo. Se recomienda siempre mantener una diuresis alta (> 2,5 l/día).
  5. Antibióticos en caso de infección concomitante.

Si el paciente no llega a ingresar la aplicación de calor seco y los baños de asiento con agua caliente alivian el dolor.

Conclusiones

Es importante conocer la clínica y el correcto manejo terapéutico de los cálculos nefríticos ya que representan una de las urgencias urológicas más frecuentes en el medio hospitalario, adoptando el tercer lugar en cuanto a patologías urológicas más frecuentes. Aunque inicialmente no revista gravedad, provoca un dolor muy incapacitante en los pacientes por lo que es importante un rápido diagnóstico y tratamiento.

 

Al final la recomendación es visitar a su Urólogo o en su defecto visitar nuestro sitio web https://medicosenmerida.mx/medicos-en-merida/urologos/ para encontrar el especialista que mejor se adapte a sus necesidades.

Rehabilitación en la Incontinencia Urinaria

La Incontinencia Urinaria es la pérdida involuntaria demostrable objetivamente de orina, provocando problemas higiénicos, sociales y psíquicos en el paciente, incluso influyendo en su actividad diaria. Los escapes de orina se manifiestan al realizar algún esfuerzo físico, estornudo o toser. Desde la fisioterapia se puede mejorar la calidad del paciente con los ejercicios de Kegel ayudando a fortalecer el suelo pélvico, cuando estos músculos están debilitados.

Los componentes del control de la vejiga deben actuar en conjunto, como los músculos de la pelvis (que sujetan la vejiga y la uretra), músculos del esfínter (que deben abrir y cerrar la uretra) y los nervios (que deben controlar los músculos de la vejiga y suelo pélvico). La incontinencia es una alteración en la fase de llenado vesical, es más común entre mujeres, niños y ancianos, afectando a un 20% de mayores de 65 años y a un 35% de los pacientes ingresados en un hospital.

Las causas del cambio en la micción pueden ser debidas:

  • Obstrucción en el aparato urinario debido a que la uretra pierde capacidad de cierre en el llenado, o por pérdida del control voluntario de la vejiga y/o por un mal funcionamiento de la uretra y la vejiga.
  • A problemas neurológicos o cerebrales.
  • Demencia u otros problemas de salud mental que dificultan el hecho de sentir y responder a las ganas de orinar.
  • Por problemas y transformaciones del aparato urinario, donde se observan alteraciones anatómicas y funcionales. También puede ser debido al crecimiento prostático, disminución de células vaginales y debilidad del suelo pélvico o prolapsos.
  • Trastornos neuromusculares, con modificaciones en el aparato locomotor y con reducción de la movilidad o problemas de accesibilidad.
  • Polifarmacología, anticolinérgicos, sedantes e hipnóticos.

La incontinencia se puede clasificar en:

  • Transitoria: es de corta evolución y reversible, menos de cuatro semanas y se considera funcional.
  • Crónica o establecida: superior a cuatro semanas y de carácter estructural. En los adultos mayores hay de varios tipos:
    • La incontinencia por estrés es el aumento brusco y momentáneo de la presión intraabdominal. Las pérdidas de orina se producen al toser o en la actividad física.
    • La incontinencia de urgencia o micción imperiosa es un deseo intenso y súbito de orinar. Las causas se deben a una vejiga inestable, trastornos genitourinarios, cálculos, cistitis o demencias.

En la incontinencia por rebosamiento, la micción es en pequeñas cantidades, para disminuir la presión de la vejiga, provocando una sensación de plenitud vesical, no necesariamente unida a la presión intraabdominal. Las causas pueden ser por estenosis uretral, prostática, vejiga hipotónica, diabetes o lesión medular.

La incontinencia funcional es la incapacidad física o falta de ganas para ir al baño. Las causas son deterioro de la movilidad o carencia de cuidadores, además puede ir unida a una depresión. Por otro lado, la incontinencia total es la falta total del control de la micción. En este caso, las causas pueden ser lesiones nerviosas, demencias graves o empeoramiento y/o deterioro cognitivo.

La valoración es una herramienta importante donde se recogen los antecedentes previos del paciente y los problemas actuales. Se evalúa la frecuencia del problema, los síntomas asociados, si existen problemas fecales, polimedicación, dificultades de movilidad y presencia de barreras arquitectónicas. Para ello se realiza un registro diario durante siete días, con la ayuda del paciente y si es necesario familiar o educadores.

Dentro de la valoración, y mediante el uso de la exploración física se evalúa la movilidad, la capacidad de traslado y la destreza manual, así como cuestiones relacionadas con las necesidades orgánicas y musculoesqueléticas de la zona urogenital y especialmente los músculos del suelo pélvico:

  • Se le pregunta por los problemas que pueda tener en relación con su patología, se observa la orientación y memoria además de la capacidad de autocuidado.
  • Las pruebas complementarias que normalmente se solicitan son: analítica de sangre con bioquímica, sedimento o urocultivo, así como diferentes pruebas urodinámicas.

Los objetivos a tratar en función del tipo de incontinencia que sufra el paciente y del estadio en el que se encuentre:

  • En la incontinencia el fin es disminuir las pérdidas urinarias a expensas de fortalecer la musculatura del suelo pélvico.
  • En la incontinencia de urgencia se intenta aumentar capacidad vesical y disminuir las circunstancias en que se producen las pérdidas de orina.
  • Mejorar la calidad de vida con una rutina diaria en función del tipo de incontinencia y enseñar al paciente a tener conciencia de sus problemas urinarios.
  • Para modificar la Influencia de la incontinencia en las AVD, debe ingerir menos líquidos para evitar ir al baño. Anotar la ingesta diaria de líquidos. Perder el miedo a realizar algunas actividades por las posibles consecuencias. Durante la higiene debe mantener la zona perianal siempre limpia y seca, para evitar dermatitis, ulceraciones e infecciones.
  • Hoja de registro de micciones.
  • La rehabilitación se fundamenta en técnicas para modificar la conducta del paciente.
  • Entrenamiento vesical. Para ello tiene que estar en unas condiciones mentales y funcionales óptimas con las que pueda cooperar. La técnica consiste en que el paciente vaya a intervalos fijos al baño y utilice un recipiente donde depositar la orina. Se comienza de forma suave para aumentar progresivamente en función de los resultados.
  • En el entrenamiento del control de la vejiga se crea un hábito en el horario para ir al baño, se le pide al paciente que miccione con intervalos previamente establecidos de acuerdo con el ritmo del paciente.

Rehabilitación:

Los ejercicios de Kegel fortalecen la musculatura del suelo pélvico y el esfínter externo que tiene un control voluntario mejorando su eficacia. Hay factores que los debilitan, como la edad, embarazos, obesidad, estreñimiento crónico y la menopausia.

Tumbados en una superficie plana, con las piernas flexionadas y con la cadera en posición neutra, ni en anteversión ni en retroversión de pelvis, el ejercicio se realiza en tres fases:

  • Se contraen los músculos que rodean los orificios del periné, la uretra, la vagina y el ano como si quisiera cerrarlos y elevarlos hacia el interior de su cuerpo. No cambiar el patrón respiratorio habitual de esta forma será capaz de activar el suelo pélvico ante aumentos de presión como la acción de toser.
  • Se mantiene esa posición, de forma bien alineada.
  • Se vuelve a la posición inicial, relajando la musculatura despacio.
  1. La Biorretroalimentación es una técnica no invasiva, que ayuda a ejercitar los músculos pélvicos. Se colocan dos sensores, uno en vejiga y otro en el abdomen. El sensor lee las señales, mostrándolas en la pantalla y permite aprender cómo fortalecer de forma efectiva los músculos.
  2. La técnica de conos vaginales permite aprender a contraer los músculos pélvicos, en sesiones de 15 minutos diarios en la mujer. Se fundamenta en retener un pequeño cono en la vagina por un suave reflejo de contracción, provocado por la sensación de que se va a deslizar hacia afuera.
  3. La electroestimulación permite fortalecer los grupos musculares por estimulación eléctrica de alta o baja frecuencia. Mejora el flujo sanguíneo de la zona tratada, reforzando el periné. Esta técnica está contraindicada en personas portadoras de marcapasos o en mujeres embarazadas.

Conclusión

La incontinencia urinaria se debe a un fallo en los mecanismos de contención de la uretra y la vejiga. Tener los músculos del suelo pélvico fortalecidos permite una mayor calidad en la continencia sobre la orina. La fisioterapia es fundamental para enseñar al paciente a potenciar dicha musculatura de forma sencilla y eficaz, disminuyendo las pérdidas de orina, y aumentando el tono muscular, creando una rutina.

 

Al final la recomendación es visitar a su Urólogo o en su defecto visitar nuestro sitio web https://medicosenmerida.mx/medicos-en-merida/urologos/ para encontrar el especialista que mejor se adapte a sus necesidades.

 

Fimosis

La fimosis es una anomalía localizada el pene, que consiste en que el prepucio, la piel que cubre y protege el glande, es demasiado estrecho y no se retrae, impidiendo así dejar el glande al descubierto.

La fimosis es una de las enfermedades más comunes que se pueden dar en el pene, a pesar de que se suele dar en su mayoría en niños, de los cuales un 95% en una edad muy temprana suele padecer esta enfermedad, puede aparecer por diversas causas en personas de cualquier edad.

Se ha llevado  a cabo una búsqueda y revisión bibliográfica en las bases de datos más importantes: Cochrane, Cuiden, Elsevier, Medline así como en revistas científicas y libros especializados. Para la búsqueda hemos utilizado los deCs con los siguientes descriptores: ”fimosis”, ”cuidados”, ”cirugía”, “tratamiento”.

Síntomas

– Retracción del prepucio dificultosa generando mala higiene y dificultades, durante el acto sexual.

– Sensación de tensión durante la erección

– Inflamación del prepucio durante la micción

– A veces puede producirse dificultad para la micción, inflamación del prepucio y glande además de un acumulo de restos blanquecinos en el mismo.

Grados de fimosis

Grado 1: Se puede retraer perfectamente sin ningún problema, limitado únicamente por adhesiones congénitas al glande.

Grado 2: Se puede retraer totalmente. El prepucio queda apretado una vez retraído.

Grado 3: Exposición parcial del glande. El prepucio es el factor limitante.

Grado 4: Retracción parcial. Sólo el meato es visible.

Grado 5: Ligera retracción. Ni el meato ni el glande están visibles.

Grado 6: Ningún tipo de retracción es posible.

Tipos de fimosis

Fimosis Fisiológica o congénita

Este tipo de fimosis es la que se produce cuando los niños nacen con el prepucio estrecho pero la separación se produce de forma natural con el tiempo, en el 90% de los casos, esta fimosis  desaparece por sí sola.

Fimosis patológica

Este tipo es el que se produce debido a la cicatrización, infección o inflamación, puede afectar a niños y adultos. Generalmente existen lesiones en la piel del prepucio y del pene, cambios de coloración, secreciones, dolor, descamaciones y ardor.

Causas

En el niño la fimosis suele ser congénita, en el adulto generalmente las causas de fimosis son infecciones como la balanopostitis crónica o recidivante, la balanitis xerótica obliterante y traumatismos.

Tratamiento

La fimosis se trata a base de alargar o extirpar el prepucio, con el objeto de posibilitar una buena higiene corporal, una evacuación de orina y una correcta actividad sexual.

Aplicar una crema a base de cortisona durante un mes aproximadamente permite que la piel del prepucio se estire en niños.

En el adulto prácticamente siempre el tratamiento es quirúrgico.

El tratamiento quirúrgico consiste en realizar una circuncisión total o parcial.

La cirugía es necesaria en los siguientes casos

– Infecciones frecuentes en el pene, y en la orina.

– Dolor y dificultad al orinar.

– Dolor durante las relaciones sexuales.

– Presencia de parafimosis.

Contraindicaciones de circuncisión

Está contra-indicada para todos los niños que nacen con hipospadias.

– Historia de sangrados

– Hidrocele bilateral gigante

– Prematuros

Complicaciones

Las complicaciones más habituales de la fimosis son Infecciones reiteradas, al no poder retirar la piel para realizar una correcta higiene. Balanitis causada por la acumulación del material secretado por las glándulas peneanas y parafimosis que requiere tratamiento urgente.

Además de estas complicaciones pueden surgir otras tras la cirugía tales como sangrado postoperatorio, hematoma o la infección de la herida quirúrgica aunque son poco frecuentes.

 

Al final la recomendación es visitar a su Urólogo o en su defecto visitar nuestro sitio web https://medicosenmerida.mx/medicos-en-merida/urologos/ para encontrar el especialista que mejor se adapte a sus necesidades.

litiasis renal

La litiasis renal es una enfermedad crónica caracterizada por la formación de cálculos renales. Existen factores que predisponen su formación como el bajo consumo de agua y alto nivel de dureza, elevado consumo de proteínas de origen animal, alto consumo de bebidas alcohólicas y antecedentes familiares de litiasis. Los objetivos fueron describir prevalencia de litiasis renal en esta población e identificar relación entre algunos factores dietéticos litogénicos, la composición iónica del agua y antecedentes familiares con litiasis renal.

Se realizó estudio observacional, descriptivo y transversal inicial y analítico de casos controles después para describir características de la litiasis renal y sus factores de riesgo. Se calcularon, medias, proporciones, porcentajes, desviación Standard, Chi cuadrado. Se introdujo regresión logística. Se utilizó Odd Ratio (OR) e intervalo de confianza. La prevalencia fue de 3,1%. La dureza del agua alcanzó valores de 75.6 ppm. No existieron diferencias significativas en cuanto a sexo y antecedentes familiares de litiasis renal. El alto consumo de queso, carnes y la ingestión de menos de un litro de agua por día; fueron factores litogénicos. Se concluyó que el grado de dureza del agua no constituye factor litogénico; factores dietéticos favorecieron la aparición de urolitiasis como carnes y quesos así como la baja ingestión de agua.

Introducción

La litiasis renal es una enfermedad crónica caracterizada por la formación de cálculos en el aparato urinario, es multifactorial y se han implicado aspectos epidemiológicos, geográficos, dietéticos y hereditarios de las poblaciones estudiadas. Representa una de las entidades clínicas, que con mayor frecuencia se encuentran en la práctica diaria del médico general. Ocurre a todas las edades, aunque con mucha menor frecuencia por debajo de los 2 años, y a diferencia del adulto, apenas existen diferencias entre ambos sexos. La elevada concentración de determinadas sustancias en la orina favorece la precipitación en forma de cristales y la aglomeración, provocando la aparición de los cálculos urinarios.

Las personas que beben poca cantidad de agua, se encuentran especialmente predispuestas a sufrir cálculos urinarios. El papel de la dureza del agua en el desarrollo de litiasis urinaria es aún motivo de controversia. La Organización Mundial de la Salud no tiene valores de referencia pero recomienda 200 ppm como límite mínimo en la dureza total del agua para consumo humano y 500 ppm como máximo. En el estado Zulia, de acuerdo a la bibliografía consultada, no existen trabajos acerca de la dureza del agua, sin embargo, se cuenta con mediciones de la empresa regional de acueductos y alcantarillados de la Costa Oriental del Lago (HIDROLAGO), la cual realiza muestreos mensuales de la dureza del agua en las fuentes de abasto. En general se acepta como dieta litogénica aquella que ofrece un aporte reducido de líquidos y/o un aporte excesivo de alimentos ricos en calcio, proteínas animales, oxalato y sal.

Desde nuestra llegada a este sector comenzamos a consultar un número relativamente elevado de casos aquejados de esta enfermedad. En nuestra labor diaria de terreno así como en los encuentros cara a cara con nuestros pacientes nos pudimos percatar que mantenían un consumo elevado de proteínas sobre todo grandes cantidades de queso, además de una gran ingesta de bebidas alcohólicas, así como no poseían una adecuada educación sanitaria en cuanto al consumo de agua potable. Toda esta problemática nos motivó a realizar esta investigación para tratar de identificar la prevalencia y los principales factores de riesgo de esta enfermedad en nuestro sector de trabajo.

Objetivo General.

Describir las características de la litiasis renal y sus factores de riesgo en el consultorio Los Andes II del municipio Santa Rita durante enero a diciembre del 2006.

Objetivos específicos.

 Describir la prevalencia de litiasis renal en esta población.

Identificar la relación entre algunos factores dietéticos litogénicos, la composición iónica del agua y los antecedentes familiares con la litiasis renal en la población en estudio.

Metodología

Se realizó un estudio observacional, descriptivo y transversal en una primera fase que permitió identificar de forma presuntiva la existencia de litiasis renal mediante un cuestionario y posteriormente uno analítico de tipo casos y controles para describir las características de la litiasis renal y sus factores de riesgo en el consultorio Los Andes II. Para ello se identificaron pacientes mayores de 15 años que tenían diagnóstico ultrasonográfico de litiasis renal y que estuvieron de acuerdo en participar en la investigación así como dos controles por cada caso, lo que arrojó una muestra de 150 pacientes con un universo de estudio de 1596 pacientes, aplicándosele a la muestra una encuesta mediante una entrevista estructurada. Se seleccionaron los controles, teniendo en cuenta que estos fueran los dos vecinos más cercanos y con una diferencia de edad de más menos 5 años a los cuales se les realizó un ultrasonido que descartó la presencia de litiasis renal.

Para el análisis de la dureza del agua se tomaron las medias mensuales durante 6 meses registradas en la empresa regional de acueductos en el año 2006 y se calculó la media anual. Se calcularon como indicadores resumen números absolutos, medias, proporciones y porcentajes y como medidas de dispersión la desviación estándar. Para hallar la significación de la asociación entre dos variables cualitativas se usó la prueba de Chi Cuadrado y la comparación de medias entre dos grupos de una variable cuantitativa la prueba t de Student. Para analizar la influencia de las variables explicativas como posibles factores de riesgo sobre la litiasis renal como variable de respuesta, se introdujeron en un modelo de Regresión Logística y se determinaron las variables que resultaron significativamente asociadas con la existencia de litiasis renal y en que magnitud lo hicieron, controlando el efecto del resto de las variables sobre la de respuesta. Como medida de riesgo se utilizó el Odd Ratio (OR) y su intervalo de confianza. Las hipótesis se docimaron con una confiabilidad del 95%. El procesamiento de la información se realizó a través del paquete estadístico SPSS versión 10.0.

Resultados y Discusión.

Determinación de la prevalencia. Se estimó que la prevalencia para litiasis renal en el periodo estudiado es de 3.1 por cada 100 habitantes, superior a la mundial, que es de 0.4 a 1.7 casos por cada 100 habitantes. Pensamos que esto está influenciado por el clima cálido durante todo el año lo cual aumenta las pérdidas insensibles y de esta manera la concentración de solutos.

 

Al final la recomendación es visitar a su Urólogo o en su defecto visitar nuestro sitio web https://medicosenmerida.mx/medicos-en-merida/urologos/ para encontrar el especialista que mejor se adapte a sus necesidades.

Incontinencia urinaria femenina y su realidad actual

La incontinencia urinaria se define como la pérdida involuntaria de orina. Es muy frecuente en mujeres por arriba de los 40 años y se divide en dos tipos: de esfuerzo y urgencia. Es más común conforme se incrementa la edad, sin embargo, nunca es normal y debe ser tratada si deteriora la calidad de vida de quien la padece.

La incontinencia de esfuerzo se refiere a la pérdida de orina durante esfuerzos físicos, como la tos, correr o levantar cosas pesadas. El factor de riesgo más común son los embarazos, y especialmente partos. Se origina por una pérdida del soporte de la uretra (el conducto a través del cual sale la orina). La distensión de los tejidos, provoca un desplazamiento de los ligamentos que la sostienen, y por esta razón se presenta un desplazamiento durante los esfuerzos que provoca la salida de orina.

La incontinencia de urgencia, o vejiga hiperactiva, se refiere a la pérdida involuntaria de orina asociada a un deseo súbito de orinar, provocando fugas antes de llegar al sanitario. Se origina por anormalidades en la función de la vejiga que provocan que ésta se contraiga en momentos inapropiados.

 

La incontinencia urinaria de esfuerzo puede ocurrir cuando se ejerce presión en la vejiga, por mínima que sea, es decir, al toser, estornudar, reír muy fuerte, hacer ejercicio (incluso caminar rápido) o levantar algún objeto pesado.

 

Diagnóstico y tratamiento de la incontinencia urinaria

Como ya se expuso, el origen de cada tipo de incontinencia es diferente, por lo tanto, el diagnóstico adecuado es la piedra angular en un tratamiento exitoso, ya que la corrección de un componente no provocará la mejoría en el otro. Una vez que se decide realizar tratamiento invasivo, se recomienda realizar estudios para poder determinar de manera más precisa los mecanismos que originan el problema. Dicho estudio es la urodinamia, que consiste en la medición de presiones dentro de la vía urinaria durante diferentes momentos, lo cual nos permite conocer con precisión la razón por la que se presenta la incontinencia y elegir el tratamiento más adecuado. El paso inicial en el manejo de la incontinencia de esfuerzo es realizar ejercicios de piso pélvico, sin embargo, esto sólo logrará una mejoría significativa en el 30% de los casos. La mayor parte de las pacientes que busquen una cura prolongada y significativa del problema, requerirán cirugía, que consiste en la colocación de una cinta para volver a dar soporte a la uretra. Es importante destacar que la corrección de la “vejiga caída” no mejorará la incontinencia, ya que se trata de dos enfermedades distintas. La probabilidad de éxito cuando se elige el tratamiento adecuado es de 95%. Dicha cirugía se puede hacer ambulatoria, con pronta recuperación y reincorporación a las actividades diarias.

 

Aproximadamente entre el 9 y el 72% de las mujeres son incontinentes, dicho padecimiento se presenta primordialmente entre los 45 y los 54 años, y entre los 75 y los 84 años

 

¿Qué hacer con la vejiga hiperactiva?

En el tratamiento de la vejiga hiperactiva, la mayor parte de las pacientes podrán ser manejadas con medicamentos que buscan eliminar estas contracciones anormales de la vejiga. Cuando la respuesta a los medicamentos no es suficiente, o los eventos adversos son muy importantes, se puede optar por el manejo invasivo, que se divide en dos tipos, la aplicación de toxina botulínica, o la colocación de un electrodo estimulador en el nervio que va hacia la vejiga con el implante de una especie de “marcapasos” para la vejiga. Ambos tratamientos son muy eficaces y bien tolerados, y la elección de cada uno dependerá de cada caso. En conclusión, la incontinencia es una enfermedad muy común que deteriora de manera significativa la calidad de vida. Es susceptible de tratamiento con excelentes resultados cuando se tenga un buen diagnóstico, y hoy en día existen diversas opciones que ofrecen tasas de curación muy altas, con bajas probabilidades de complicaciones.

 

Ejercicios de Kegel contra la incontinencia

La rehabilitación del piso pélvico puede realizarse a través de los ejercicios de Kegel, los cuales deben realizarse a diario y de forma regular, para que de esta manera los músculos se ejerciten y tonifiquen, con el fin de mejorar los síntomas de la incontinencia urinaria.

Se pueden realizar de la siguiente manera:

– Hay que comenzar por vaciar la vejiga

– Se deben contraer sólo los muslos del suelo pélvico

– Para identificar estos músculos, se puede hacer la prueba de interrupción del chorro de orina, que es tratar de detener la salida de la orina. Se realiza cuando la paciente está sentada, se debe inclinar un poco el tronco hacia adelante y separar las piernas. Esto solo se hace una vez para identificar el músculo, el resto de los ejercicios no son durante la micción

– Se deben contraer los músculos, sostener la contracción por 5 segundos y relajar por 5 segundos y repetir 10 veces

– Después se deben hacer 10 ejercicios de contracción y relajación rápida

– Lo ideal es hacer 10 ejercicios similares, 1 vez al día. De esta manera se verán fortalecidos los músculos y se disminuirá la incontinencia en algunos casos.

 

Al final la recomendación es visitar a su Urólogo o en su defecto visitar nuestro sitio web https://medicosenmerida.mx/medicos-en-merida/urologos/  para encontrar el especialista que mejor se adapte a sus necesidades.