Seleccionar página

La terapia familiar es una forma de intervención psicoterapéutica que ayuda a que los miembros de la familia evolucionen.

¿Por qué es necesaria la terapia familiar?

La terapia familiar debe ser llevada por un psicólogo pues cada ciclo vital requiere una nueva readaptación hacia la demanda los diferentes miembros de la familia. En caso de que no se realice esa terapia familiar, la cual tiene como objetivo la readaptación para facilitar la cohesión de los miembros de la familia, se puede provocar algún conflicto en el núcleo familiar. El conflicto se manifiesta en el síntoma o la conducta problemática de alguno o algunos de los integrantes de la familia.

Es importante considerar que el acudir a la terapia familiar ayuda a que la conducta disruptiva, problemática o la sintomatología de alguno de los miembros de la familia, pueda ser abordada como un malestar concreto.

Por un sistema familiar vivo y menos doloroso

Por lo general, durante la terapia familiar se revela el problema o la dificultad del sistema familiar ante una situación de crisis, pues es común que los mismos integrantes de la familia no se estén dando cuenta de que cada uno de los miembros necesita un reacomodo para lograr la evolución colectiva.

De manera específica, la terapia familiar logra un sistema familiar vivo, y para ello se requiere un constante cambio. La rigidez de alguno o algunos miembros de la familia ante la posibilidad de adaptación, casi siempre, es expresada a través de la negación para acudir a terapia. En ocasiones, no toda la familia quiere acudir a las sesiones terapéuticas, sin embargo, con uno de los miembros de la familia que desee influir en el sistema familiar, se puede comenzar a trabajar en todo el entorno.

 

Generalmente las personas se rehúsan a acudir a una terapia familiar. Esto sucede no porque no quieran ayudar al familiar que está sufriendo, sino porque existe una negación natural a la posibilidad de que, por acción o por omisión se pueda estar influyendo en el malestar de alguno de los miembros de la familia.

¿Qué situaciones resuelve la terapia familiar?

Cualquier problema que sufra algún miembro de la familia tratado de manera colectiva es una forma de intervención mucho más útil a que si solamente se acude de manera individual a la terapia psicológica. Algunas problemáticas más atendidas en la terapia familiar son alcoholismo, consumo de drogas, trastornos de conducta, problemas de aprendizaje, violencia intrafamiliar e infidelidad, entre otras. Todos estos conflictos provocan en los integrantes de la familia malestar, depresión, ansiedad, tristeza e, incluso, trastornos alimenticios.

Es a través de la terapia familiar donde se va a revelar de manera clara que el sistema familiar requiere asesoría o ayuda buscar nuevas formas de conexión y de adaptación. Esto tendrá como resultado que el malestar o la problemática sea manifestado a través de otras vías.

Negación ante la posibilidad de ayuda especializada

Generalmente las personas se rehúsan a acudir a una terapia familiar. Esto sucede no porque no quieran ayudar al familiar que está sufriendo, sino porque existe una negación natural a la posibilidad de que, por acción o por omisión, se pueda estar influyendo en el malestar de alguno de los miembros de la familia, lo cual provoca miedo.

El miedo surge ante la posibilidad de ser culpados de ser o no responsables de la problemática a tratar en una terapia familiar.

El que los miembros de la familia no quieran acudir a una terapia familiar evita que los problemas se resuelvan de una manera más rápida y efectiva. Un mito común es que el miembro de la familia que requiere ayuda, se le ve como una persona enferma.

En vez de esto, hay que mirar al familiar y a la problemática en general como una situación a resolver en la que todos los miembros de la familia tengan la disposición de readaptarse.

Al final la recomendación es visitar a su Psicólogo y Psicoterapeuta o en su defecto visitar nuestro sitio web  https://medicosenmerida.mx/medicos-en-merida/psicologos-y-psicoterapeutas/ para encontrar el especialista que mejor se adapte a sus necesidades.