Seleccionar página

Una arritmia es cualquier cambio en el ritmo regular y uniforme del latido del corazón. Si tu hijo tiene una arritmia, su corazón puede latir demasiado rápido o demasiado despacio, o puede saltar un latido o tener latidos de más. Una arritmia puede resultar de una enfermedad física – como un defecto del corazón – o como respuesta de factores externos, como una fiebre, infección, y ciertos medicamentos. Incluso llorar y jugar pueden alterar brevemente el ritmo cardiaco del niño.

La mayoría de las arritmias son inofensivas, pero algunas pueden ser serias e incluso mortales. Si el corazón de tu hijo late demasiado rápido (una enfermedad conocida como taquicardia), o demasiado despacio (bradicardia), puede afectar la capacidad del corazón de bombear la sangre al resto del cuerpo de manera eficiente. Un flujo de sangre irregular puede dañar los órganos, incluyendo los riñones, el hígado, el corazón, y el cerebro.

¿Cómo ocurre una arritmia?

La acción bombeadota del corazón se propulsa mediante una vía eléctrica que va por los nervios en las paredes del corazón. Con cada latido, de genera una señal eléctrica que viaja desde la parte superior del corazón a la inferior.

La señal comienza en un grupo de células en la aurícula derecha (la cámara superior derecha del corazón) llamada nódulo sinusal (SA node por sus siglas en inglés, nódulo SA). Desde allí, la señal viaja a través de vías especiales para estimular las aurículas derecha e izquierda, haciendo que se contraigan y manden la sangre a los ventrículos (las cámaras inferiores del corazón.)

La corriente continúa a través de sus circuitos hasta llegar a otro grupo de células llamadas nódulo auriculoventricular (AV node por sus siglas en inglés, nódulo AV), que está entre las aurículas y los ventrículos. Desde allí, la corriente eléctrica se mueve a otra vía llamada Haz de His, donde la señal se diversifica para estimular los ventrículos derecho e izquierdo, haciendo que se contraigan y manden sangre a los pulmones y el resto del cuerpo.

Cuando el circuito funciona adecuadamente, el corazón late a un ritmo regular y suave. Cuando hay algo que interrumpe el circuito, el latido del corazón puede volverse irregular, y pueden ocurrir arritmias.

¿Cómo puedo saber si mi hijo tiene una arritmia? ¿Cuáles son los síntomas?

El reconocer los síntomas de una arritmia depende de la edad y la madurez de tu hijo. Los niños más mayores pueden contarte como se sienten mareados o como sienten que su corazón aletea o “se salta latidos”. Para los bebés y niños pequeños, puedes notar cambios como palidez de la piel, irritabilidad, y desinterés en la comida. Algunos de los síntomas más comunes de las arritmias incluyen:

  • Debilidad
  • Cansancio
  • Palpitaciones
  • Sentirse mareado
  • Desmayos o casi desmayarse
  • Palidez
  • Dolor de pecho
  • Latido del corazón lento
  • Latido del corazón rápido
  • Sentir pausas entre los latidos
  • Sudoración
  • Falta de aliento
  • Dificultad en dar de comer (a los bebés)
  • Irritabilidad en los bebés

¿Qué causa las arritmias en los niños?

Una arritmia puede ocurrir como resultado de factores internos, como una enfermedad del mismo músculo del corazón (cardiomiopatía) o un defecto del corazón que el niño/a tuviera al nacer (enfermedad congénita del corazón). Otras causas comunes de la arritmia en los niños incluyen:

  • Infecciones
  • Desequilibrios químicos
  • Fiebre
  • Medicamentos

Fuente: www.clevelandclinic.org