Seleccionar página

Relación del dolor de pecho

El dolor de pecho puede estar relacionado con enfermedades que amenazan la vida, como los ataques o infartos cardíacos, lesiones de la aorta, o la presencia de coágulos en los pulmones o colapso pulmonar. Afortunadamente no todos los dolores de pecho son causados por estas enfermedades, los huesos, articulaciones y los músculos del tórax, el esófago y/o estómago pueden causar dolor de pecho.

 

El dolor de pecho (aplastón o sensación de falta de aire) o angina cardíaca es la manifestación de flujo de sangre insuficiente dentro del corazón. La sensación habitualmente es dolor o malestar en el centro del pecho, el cual puede extenderse hacia el hombro o parte interna del brazo izquierdo, o incluso, al cuello, garganta, mandíbula y dientes. En otras ocasiones el dolor irradia hacia la parte inferior del brazo derecho o a la espalda entre las escapulas. En ocasiones la molestia es principalmente en la parte alta del estómago y por eso frecuentemente se confunde con enfermedad gástrica. Debido a la confusión es importante acudir con un Cardiólogo para descartar riesgos.

 

El dolor inicia súbitamente y puede ser inicialmente intermitente y con una duración de 3 a 5 minutos. Las crisis de dolor habitualmente se acompañan de:

  • Sudoración
  • Náuseas y/o vomito
  • Ganas de defecar
  • Mareo
  • Ansiedad con sensación de muerte inminente
  • Dificultad para respirar o sensación de debilidad y cansancio. La sensación de falta de aire obliga a respiración más rápida y a mantenerse sentado

 

El dolor puede ser desencadenado por un esfuerzo físico mayor a lo habitual, situaciones como una emoción muy fuerte o enojo, cambios repentinos del clima e incluso una pesadilla pueden causar el inicio del dolor. El reposo o la nitroglicerina sublingual puede disminuir el dolor e incluso hacerlo desaparecer.

 

Infarto sin dolor y silencioso

Las personas con diabetes los mayores de 70 años en ocasiones pueden sentir únicamente la sensación de falta de aire con sudor, sensación de cansancios sin dolor y molestias difusas en la espalda o abdomen. Debido a estos síntomas es común que un paciente confunda un infarto con gastritis o bronquitis, por lo que existe un mayor riesgo de muerte o daño cardíaco irreversible. Aproximadamente el 40% de los pacientes con infarto no presentan dolores o son poco típicos. Los infartos sin dolor son más frecuentes en enfermos con hipertensión arterial y/o diabetes mellitus.

 

Consideraciones especiales

​Cuando un enfermo describe las características del dolor, el especialista clasifica el dolor según sus características en 2:

 

  1. Dolor Típico de angina coronaria: se correlaciona con obstrucción de las arterias del corazón en 93% de los hombres y 72% de las mujeres

 

  1. Dolor atípico o Dolor Inespecífico: Si el dolor no es típico y se define como dolor probable de angina de pecho se observa obstrucción en 66% para hombres y 36% para mujeres Cuando el dolor de pecho es inespecífico la enfermedad se demuestra en 14% hombres y 6% mujeres.

 

La enfermedad cardíaca por aterosclerosis es la principal causa de muerte entre la población de 35 y 60 años.

 

Todo sobre la aterosclerosis

La aterosclerosis o el depósito de colesterol en la pared de las arterias es progresivo y lento ya que ocurre durante años. Mientras la obstrucción de la arteria no sea más del 50% del diámetro normal, la función del corazón no se ve afectado y el paciente realiza actividad física sin ningún tipo de molestias. En ocasiones, por factores no bien establecidos la placa de colesterol se rompe y se forma un coagulo dentro de la arteria. Si el coagulo que se forma aumenta hasta tapar totalmente la arteria, el flujo de sangre se interrumpe y causa daño irreversible al corazón (infarto al miocardio). Si el coagulo no llega a ocluir totalmente la arteria y permite flujo de sangre el daño al corazón es parcial y se define como angina inestable.

 

La formación del trombo ocurre súbita y rápidamente, y puede ocurrir en personas aparentemente sanas. La obstrucción de las arterias además de causar dolor, altera el funcionamiento del corazón. Disminuye la fuerza de bombeo y puede causar acumulo de líquido en los pulmones (edema pulmonar) con dificultad para respirar e incluso muerte. No se ha podido definir concluyentemente que desencadena la ruptura de la placa de colesterol y la formación del coagulo dentro de la arteria; pero tener niveles de colesterol alto en sangre, o tener diabetes y/o presión arterial descontrolada favorece estos eventos.

 

Cuando se forma el coagulo dentro de la arteria, una región del corazón deja de tener flujo de sangre o el que recibe es insuficiente por lo que el enfermo comienza a sentir dolor o malestar de pecho. La interrupción del flujo de sangre, puede producir arritmias con pérdida del latido (paro cardíaco) y muerte súbita.

 

Reanimación por infarto

Muchos pacientes que son reanimados exitosamente por el especialista en Cardiología de una parada de corazón e informan haber tenido pródromos de dolor o malestar que aviso el colapso circulatorio.0 Por esta razón, el dolor de pecho no se debe de ignorar o minimizar hasta haber descartado razonablemente que no sean de origen cardíaco. Cualquier evento de dolor en el pecho es una situación de alarma, y debe ser valorado por médicos con experiencia para poder descartar que el dolor sea de origen cardíaco.

 

¿Qué debo hacer durante sensación de infarto?

Cuando un paciente comience a sentir los síntomas anteriormente mencionados debe solicitar ayuda inmediatamente o trasladarse a un hospital (acompañado).

 

Es importante mencionar que, no todos los hospitales ofrecen la misma atención y el retraso en el diagnóstico y/o tratamiento óptimo puede ser fatal. Por ello, el paciente debe identificar qué hospitales están preparados para atender emergencias cardiológicas las 24 horas.

 

CUÍDESE: Por miedo a causar una “falsa alarma” o por negación muchos enfermos ignoran los síntomas y esperan hasta más de 2 horas para pedir ayuda. A mayor retraso el riesgo y el daño es mayor. Por último, si miembros de su familia han tenido problemas cardíacos o tienen riesgo alto, capacitase para identificar un ataque al corazón y entrénese en reanimación cardiopulmonar básica, puede ser la diferencia entre la vida y la muerte.

Al final la recomendación es visitar a su Cardiólogo o en su defecto visitar nuestro sitio web https://medicosenmerida.mx/medicos-en-merida/cardiologos/ para encontrar el especialista que mejor se adapte a sus necesidades.