Seleccionar página

Como comentábamos la medicina nuclear es una rama de las imágenes médicas que utilizan pequeñas cantidades de material radioactivo para llegar a conocer y determinar la gravedad de la enfermedad en cuestión, incluye muchas enfermedades que es capaz de detectar: tipos de cáncer, enfermedades del corazón, enfermedades gastrointestinales, neurológicos y otras anomalías.

La medicina nuclear utiliza un agente de la imagen que una vez dentro en el cuerpo es capaz de emitir una señal, esa señal es detectada por un dispositivo de detección de imagen capaz de desarrollarla y comprender qué está ocurriendo en ese organismo. Las sondas de imagen se acumulan en un órgano específico, se unen a ciertas células, permiten la visualización y medición de procesos biológicos y también de la actividad celular.

En medicina nuclear, el agente de la imagen es un compuesto molecular que incluye una parte muy pequeña de agentes radiactivos y éstos son los encargados de detectar mediante una gammacámara o una cámara de PET las señales recibidas.

Los médicos utilizan esta moderna técnica para los siguientes procedimientos:

Corazón: visualizan el flujo sanguíneo, comprueban la función del corazón, detectan la enfermedad de la arteria coronaria y el grado de estenosis coronaria. Además, es capaz de evaluar los daños después de un ataque al corazón, evalúa las opciones para los pacientes que se van a someter a un bypass o una angioplastia, así como el detectar un rechazo de transplante y evaluación después de la quimioterapia.
Pulmones: se realiza esta técnica para detectar los problemas de flujo de sangre y problemas respiratorios, al igual que para detectar un posible rechazo de transplante.
Huesos: evalúa los huesos en una fractura, infección o artritis. Evalúa prótesis, tumores óseos e identifica los sitios de biopsia.
Cerebro: es ideal para investigar anomalías, convulsiones, pérdida de memoria y alteraciones en el flujo sanguíneo. Puede llegar a detectar la enfermedad de Parkinson, tumores cerebrales y ayuda a una buena planificación quirúrgica.
Cáncer: localiza ganglios linfáticos antes de la cirugía en pacientes con cáncer de mama o de piel, así como la detección de los tejidos blancos. Tumores raros en el páncreas o en las glándulas supranerrales.
Riñones: la medicina nuclear ayuda a analizar la función nativa y el posible transplante, detecta la obstrucción de las vías urinarias, evalúan la hipertensión relacionada con las arterias renales.