Seleccionar página

Es una enfermedad familiar que se caracteriza por ataques recurrentes de cefalea severa (dolor de cabeza) que abarcan media cabeza y van acompañados, en muchas ocasiones, de náuseas, vómitos e hipersensibilidad al sonido y a la luz.

Migraña con aura

Puede acompañarse o precederse de síntomas habitualmente deficitarios neurológicos focales a los que se denomina aura. No todos los síntomas están presentes en cada caso ni en cada crisis.

Las personas que sufren migraña con aura, además, sufren síntomas neurológicos transitorios como alteraciones visuales, de sensibilidad, de movilidad o del habla.

Genética en los dolores de cabeza

Si se tiene en cuenta que más del 50 por ciento de las personas con migraña tienen familiares que también la padecen, es de suponer que la tendencia puede estar transmitida genéticamente.

Recientemente se ha descubierto un gen responsable de la migraña hemipléjica familiar en el cromosoma 19p13.1, en el 50% de los hijos y otros, en el cromosoma 1q31 y 1q21-23.

Lo más interesante es que las mutaciones encontradas suceden en los genes que están codificando canales de calcio cerebrales que se involucran en la depresión propagada, así como en la liberación de neurotransmisores incluida la serotonina.

Esto hace pensar a más de uno que estamos ante una canalopatía semejante a otros procesos neurológicos con manifestaciones paroxísticas. Esta idea es reforzada al comprobar estas anomalías cromosómicas en migrañas con aura no hemipléjicas y sin aura.

Estamos refiriéndonos a las migrañas primarias. Hay un grupo más importante de lo que se piensa, secundario a otros procesos que ahora comentaremos, sobre todo las intolerancias alimentarias y las calculosis.

Tratamiento de migrañas

¿Cómo la abordamos en el Hospital?

La identificación de la causa de la migraña es fundamental, ya que, si el proceso es secundario, mientras no modifiquemos la causa no terminará de resolverse. La predisposición familiar es la base sobre la que se desarrollarán crisis de migraña por múltiples factores:

  • Ionización ambiental
  • Crisis de hipoglucemias subclínicas
  • Elevación de histaminas
  • Vasodilatación por alcohol
  • Síndrome hiperestrogénico durante la fase menstrual, etc.

Una vez identificada la causa, podremos usar ordenadamente dieta, fármacos, estrategias alimentarias u hormonales.