Seleccionar página

Casi un 75% de todas las mujeres adultas han tenido, al menos una vez en su vida, una infección genital producida por este tipo de hongos.

Los lugares húmedos como piscinas o playas donde generalmente todos nos refrescamos, relajamos, practicamos deporte o pasamos un buen día en familia aumentan las posibilidades de contraer infecciones vaginales y por hongos, como por ejemplo la candidiasis.

A continuación te compartimos cómo prevenir la aparición de este tipo de infecciones en las zonas genitales y, sobre todo, qué soluciones hay en caso de contraerla.

La candidiasis vulvovaginal es motivo de consulta frecuente en ginecología. Consiste en la inflamación de la mucosa genital debido a un aumento exagerado de la Cándida, un hongo que se puede encontrar en la flora vaginal.

¿Cómo se contrae?

Depende tanto de factores fisiológicos como de las condiciones ambientales. Así los recién nacidos, las mujeres en el período menstrual o embarazadas y las personas con Síndrome de Down, diabetes o leucemia tienen más probabilidades de contraer esta infección.

Entre los factores ambientales, frecuentar lugares húmedos, utilizar toallas que no permitan transpiración, uso de ropa interior húmeda o uso de trajes de baño que permanezcan húmedos mucho tiempo, proporcionan la infección por hongos.

¿Eso significa que no debemos abusar de la piscina o la playa?

No exactamente. Podemos disfrutar de estos lugares tantas veces como queramos, pero siempre con precaución. Evitando llevar de forma prolongada el traje de baño húmedo.

¿Cómo se diagnostica?

La paciente que tiene este tipo de infección padece síntomas como son picores, escozor, irritación o inflamación en la zona.

El diagnóstico es simple: un interrogatorio de la paciente, un examen físico y la inspección del trato genital podrán determinar si se trata de candidiasis. En el caso de la repetición de las infecciones el diagnóstico se completa con un cultivo para hongos.

¿Se puede contagiar a través de las relaciones sexuales?

La candidiasis se puede contagiar a través de las relaciones sexuales. Por lo tanto, se aconseja abstenerse de tener relaciones sexuales durante la infección y, sobre todo, utilizar preservativo.

En el caso de infección, es aconsejable también tratar a la pareja.

¿Cómo se trata?

El primer paso es tratar con crema y productos tópicos.  Los tratamientos orales también son efectivos.

No obstante, se debe valorar cada caso y aplicar el tratamiento más adecuado  en función de la severidad de los síntomas, el tiempo de duración y si es repetitiva.

¿alguna recomendación para no volver a contraer esta infección?

No utilizar jabones perfumados o duchas vaginales. Tampoco se recomienda el uso de papel higiénico coloreado o perfumado.

Evitar llevar de forma prolongada el traje de baño húmedo o ropa interior mojada.

Utilizar prendas poco ajustadas y de tejidos naturales como el algodón.

En caso de ser diabética, controlar los niveles de azúcar en sangre.