Seleccionar página

La otitis es una inflamación del oído producida generalmente por una infección. Se trata de una de las patologías más frecuentes que vemos en nuestra consulta de Otorrinolaringología.

En función de la parte que se vea afectada, se hace una distinción entre los tipos de otitis. Cabe destacar que el oído está dividido en oído externo (fuera del tímpano, correspondiendo a pabellón y conducto auditivo), oído medio y oído interno.

  • La otitits externa es la que se produce en relación con la humedad prolongada en el oído. Se la conoce comúnmente como la otitis de los baños, de ahí una de las razones por la que su aparición es más frecuente en verano.
  • La otitis media es la más frecuente. En este caso, se trata de la existencia de moco que puede incluir o no pus llamado exudado. Se produce como consecuencia de una mala función de la Trompa de Eustaquio. La función de esta trompa es la de drenar líquido del oído medio hacia la garganta manteniéndolo ventilado, pero si se obstruye puede acumular líquido y puede infectarse.

 

La otitis y su aumento durante el verano

¿Aumentan las consultas por otitis en verano? La respuesta es sí, especialmente por otitis externas, que está relacionada directamente con el inicio del periodo estival y de los baños.

Y es que el inicio de los baños conlleva la entrada de agua en el oído interno de forma mantenida, un hecho que favorece la irritación de la piel del conducto. Con la irritación, la piel acaba resquebrajándose, permitiendo la entrada de gérmenes.

Existen más posibilidad de que se produzca una infección en baños de agua dulce, tales como piscinas o estanques que en el agua del mar, ya que su salinidad mantiene a raya a los gérmenes.

Cabe destacar que las otitis externas pueden aparecer en cualquier época del año, ya que cualquier erosión a nivel cutáneo del conducto puede favorecer su aparición, como en el caso de la piel seca o del eccema. En estos casos, hasta cuando se lleva a cabo un rascado intenso o incluso al tratar de limpiar la zona con un bastoncillo de los oídos u otros objetos como ganchillos pueden favorecer la entrada de gérmenes y, por ende, la infección.

 

Síntomas de la otitis

El principal síntoma de la otitis externa es el dolor, que puede llegar a ser muy intenso, incluso impidiendo al que lo padece masticar y abrir la boca de forma correcta.

A su vez, puede existir enrojecimiento del conducto e incluso salida de líquido o pus por el mismo, siempre acompañándose de una sensación de presión y de taponamiento del oído.

En la misma línea, pueden aparecer una serie de bultitos en el cuello o en la zona cercana a la oreja, que corresponde normalmente a ganglios de la zona inflamados, que suelen ser dolorosos y cuyo tamaño disminuye proporcionalmente con el cuadro.

 

Tratamiento de la otitis

Lo más importante a la hora de tratar de sanar una otitis es no mojar el oído, por lo que se prohíbe bañarse en al menos una semana o diez días.

En el momento en el que el paciente vaya a lavarse el pelo es recomendable el uso y colocación de un algodón mojado en aceite de oliva en el conducto auditivo. Este algodón impregnado en aceite impedirá la entrada de agua. No obstante, no es recomendable el uso del tapones, ya que los gérmenes se quedarían en estos.

Se deben aplicar gotas con o sin antibiótico y antiinflamatorio durante al menos siete o diez días.

 

Remedios caseros para tratar la otitis

A lo largo del tiempo se ha hecho referencia a distintos remedios caseros, como por ejemplo poner aceite caliente en el conducto o un dedal de leche materna. No obstante, estos remedios no deben aplicarse. El único remedio casero recomendable es el de aplicar paños calientes con el fin de mitigar el dolor.

 

 

Prevención de la otitis

La única forma de prevenir la otitis es evitar los factores de riesgo que la favorecen:

  • No manipular el oído con bastoncillos u objetos similares
  • Evitar la entrada de agua en el oído mediante el uso de tapones, bandas acuáticas…
  • Secar los oídos con una toalla tras bañarse o ponerse gotas de una solución a base de alcohol y vinagre a partes iguales, siempre que no exista perforación timpánica.

 

Al final la recomendación es visitar a su Otorrinolaringólogo o en su defecto visitar nuestro sitio web https://medicosenmerida.mx/medicos-en-merida/otorrinolaringologos/ para encontrar el especialista que mejor se adapte a sus necesidades.