Seleccionar página

En la actualidad, la anestesia es un procedimiento muy seguro como consecuencia de su constante evolución como ciencia y de la preparación de los profesionales de la medicina dedicados a ejercerla.

A ninguna persona le gusta el dolor, es por eso que cuando nos tenemos que someter  a una cirugía nos aplican anestesia para evitarlo.

El doctor Pedro Méndez Carrillo, Director Clínico del departamento de Anestesiología del Hospital San José, explica: «la anestesia es un estado de insensibilidad al dolor al que se somete a una persona para que le sea realizado algún procedimiento, ya sea diagnóstico o quirúrgico, sin que se le provoque ningún tipo de sufrimiento».

Sin embargo, la anestesia es un elemento esencial para las cirugías y es manejada por un especialista llamado Anestesiólogo, cuyo trabajo es monitorear durante el procedimiento las funciones vitales como el ritmo cardiaco, la presión sanguínea, la temperatura del cuerpo y su respiración.

La anestesia es un procedimiento que implica algunos riesgos, pues modifica de alguna manera las funciones del organismo, comenta el doctor Méndez: «se teme a la anestesia porque esos cambios en la fisiología en algún momento pueden llevar al paciente a una situación de peligro en la que puede presentarse alguna complicación. Sin embargo, en la actualidad la anestesia es un procedimiento muy seguro, como consecuencia de su constante evolución como ciencia y de la preparación de los profesionales de la medicina dedicados a ejercerla», aclaró.

La razón por la que las personas desarrollan temor hacia la anestesia es debido a que no cuentan con la información adecuada, y siempre se debe tener en mente que, con cualquier procedimiento, se pueden presentar riesgos.

Algunas cosas que se necesitan saber es que existen diferentes tipos de anestesia y es aplicada dependiendo de la condición del paciente, y puede ser:

  • Anestesia local:es aquélla que causa insensibilidad en un área específica  donde será practicado el procedimiento.
  • Anestesia general:abarca un área más extensa y es la que provoca  un estado de inconsciencia y de insensibilidad para estudiar o intervenir en el cuerpo.

Las reacciones a la anestesia son diferentes en cada persona y cuando alguien es sometido a ella y despierta, puede tener síntomas como: frío, adormecimiento de partes del cuerpo, pesadez, insensibilidad o somnolencia y, como posibilidad remota, de que la anestesia deje secuelas. Al respecto, el doctor explica: «la aplicación de anestesia en la columna vertebral, bajo ciertas circunstancias puede dejar consecuencias temporales o definitivas, desde un ligero dolor en el sitio de alguna punción hasta una parálisis incapacitante». Pero no es común esta última.

Los miedos más comunes en los procedimientos son: despertar durante la cirugía y sentirla, no despertar o tener una reacción alérgica a los químicos y medicamentos usados. Todos estos son riesgos que en algún momento pueden ocurrir. No obstante, la tecnología médica ha avanzado tanto, que el ser sometido a la anestesia tiene un alto margen de seguridad, es decir, la posibilidad de que algo falle con la anestesia es casi nula.

Lo más importante de recordar antes de cualquier procedimiento es mantener la calma y preguntar toda la información que desee a los especialistas.