Seleccionar página

Una alteración en la intensidad, el timbre y/o el tono de la voz, ya sea ocasionado por un trastorno funcional o por una alteración orgánica de la laringe, es conocida como disfonía. En  los casos en los que la voz se acaba por completo, se habla de afonía.

 

¿Qué causa la afonía y la disfonía?

Existen tres tipos de causas:

  • Funcionales: se trata de trastornos que alteran las funcionalidades de la laringe, sin que se aprecien lesiones en la exploración.
  • Orgánicas: en estos casos, la propia laringe o algún órgano cercano tienen algún tipo de alteración. Pueden ser congénitas, como quistes o malformaciones, o adquiridas, como los tumores malignos o la laringitis.
  • Por lesiones asociadas o mixtas: estos problemas empiezan con el mal uso vocal, aparecen con el tiempo lesiones orgánicas como nódulos vocales, pólipos o edema de Reinke.

 

 ¿Qué síntomas tiene?

  • Carraspeo
  • Dolor y fatiga cuando se intenta hablar
  • Voz ronca
  • Pérdida de la voz al término de la jornada.

Profesores, locutores y gente que pasa muchas horas al día hablando son más susceptibles a sufrir disfonías.

 

¿Cómo se diagnostica?

La técnica de exploración que más se utiliza a día de hoy es la fibrolaringoscopia. Gracias a esta prueba se puede diagnosticar con exactitud el problema que existe en las cuerdas vocales. Si existiesen dudas, se puede realizar un vídeo estroboscopia, para diferenciar entre lesiones intracordales y lesiones de la mucosa de las cuerdas vocales.

 

¿Cómo se trata?

Dejando de lado lesiones malignas, que requieren de un tratamiento especial, cabe mencionar las lesiones benignas y de etiología aguda inflamatoria, que son las más frecuentes en esta patología. Para tratar alteraciones inflamatorias de carácter agudo tales como la laringitis, el tratamiento con antiinflamatorios y el reposo vocal suelen ser suficientes. Lesiones benignas como los pólipos, edemas de grado severo, quistes o nódulos deben ser eliminados vía quirúrgica. La microcirugía de la laringe es la cirugía de las cuerdas vocales, practicada bajo anestesia general. En casos de disfonías fluctuantes, nódulos vocales incipientes o edematosos —causa más frecuente en niños y adultos— se plantea la reeducación vocal o la logopedia.

 

¿Qué medidas de higiene vocal existen a modo de prevención?

No abusar de la voz: es importante no gritar, no carraspear, no forzar la voz al cantar y reposar la voz varias horas al día. No hacer un uso adecuado de la voz: evitar hablar con un tono bajo y monótono, evitar inicios bruscos y con tensión en la voz, realizar pausas para respirar, no estar tensión.

 

Al final la recomendación es visitar a su Otorrinolaringólogo o en su defecto visitar nuestro sitio web https://medicosenmerida.mx/medicos-en-merida/otorrinolaringologos/ para encontrar el especialista que mejor se adapte a sus necesidades.