Seleccionar página

La rodilla es una de las articulaciones que más presión sufre debido a que es la encargada de soportar todo el peso del cuerpo cuando realizamos diversas actividades como caminar, saltar, pararse, levantar objetos, hacer deporte, entre otros, que la pone en propensión a sufrir diversas lesiones a cualquier edad. ¡Conoce más sobre las lesiones de rodilla! 

 

¿Qué son las lesiones?

 

 

Las lesiones son aquellos cambios que sufre la morfología y estructura de alguna parte del cuerpo, en este caso las rodillas. Las lesiones de rodillas se clasifican de acuerdo a el tipo de lesión y a la gravedad de la misma. Pueden ser consideradas de graves o crónicas, estas ultimas requieren de un mayor tiempo de tratamiento y rehabilitación, pero existen diversas opciones de tratamiento que permiten recuperar la movilidad en un tiempo menor y con resultados eficaces.

 

Este tipo de lesiones es más común en personas de edad avanzadadeportistas de alto rendimiento después de una larga carrera deportiva o personas que realizan actividades extenuantes que representan un gran desgaste para las rodillas.

 

¿Cómo identificarlas?

 

Es posible identificar las lesiones de rodilla por una serie de síntomas que no cesan después de un periodo de tiempo como: dolor en una o ambas rodillas, inflamación en la rodilla o zona circundante, inestabilidad o bloqueo meniscal, es decir, se siente que se traba la rodilla.

 

Una vez identificado los síntomas será necesario acudir con un especialista en Ortopedia y Traumatología el cual determinara el tipo de lesión y tratamiento de acuerdo a tres factores: identificar como ocurrió la lesión, realizar un examen físico de la zona afectada y por último una resonancia magnética para confirmar el diagnóstico.

 

Tipos de lesiones

 

Las lesiones en las rodillas pueden ocasionar no solo por el desgaste articular, si no también pueden ser causadas por caídasgolpes o torsiones mientras se realizan actividades extenuantes o cotidianas, también están los daños degenerativos, es decir, los provocados cuando los meniscos están enfermos o desgastados por el uso y la edad.

 

El tipo de lesión más común es la de los meniscos que son unas pequeñas estructuras de fibrocartílago en forma de media luna y tiene como función estabilizar las rodillas, aumentar la superficie de contacto entre el fémur y la tibia, amortiguar la carga que exista sobre la articulación, entre otras. Su tratamiento dependerá del tipo de lesión y el estado de la salud general del paciente y las actividades cotidianas que realice.

 

De lesión a lesión

 

Cada lesión es diferente, no es lo mismo tratar a un adulto que aun joven, ni mucho menos la lesión de un deportista a un oficinista, por ello es importante siempre recurrir a un especialista en Ortopedia y Traumatología el cual determinara el tratamiento adecuado para cada paciente que va desde prescripción de medicamentos hasta la cirugía, esta última siendo la más común ya que ofrece evitar las posibles secuelas que pudieran provocar estas lesiones, pero dependerá del tipo de daño, las características físicas y de salud del paciente, y la existencia de lesiones asociadas, puesto que es común la presencia de otros problemas, principalmente en los ligamentos, músculos o el cartílago, que condicionen la lesión y puedan provocar una secuela permanente.

 

La rodilla siempre estará expuesta a sufrir lesiones, por lo que es importante cuidarlas, realizando actividades con precaución y manteniendo una alimentación balanceada para retardar el desgaste natural por envejecimiento.

 

Al final la recomendación es visitar a su Ortopedista o en su defecto visitar nuestro sitio web https://medicosenmerida.mx/medicos-en-merida/ortopedistas/ para encontrar el especialista que mejor se adapte a sus necesidades.