Seleccionar página

El de la nariz taponada o el de la obstrucción nasal es un problema que afecta con frecuencia a una gran parte de la población. Se trata de un problema que puede ser causado por múltiples factores, que puede ser persistente o transitoria, y que puede ser unilateral o bilateral. La tolerancia a la congestión nasal varía mucho en función de cada persona, por lo que puede influir más o menos en la calidad de vida.

¿Qué síntomas tiene la obstrucción nasal?

  • Sensación frecuente de nariz tapada
  • Dificultades para respirar por la nariz
  • Dolor de cabeza o en la cara
  • Oídos taponados
  • Boca seca
  • Dificultades para conciliar el sueño
  • Alteraciones en olfato y/o gusto

 

¿Qué consecuencias tiene la obstrucción nasal?

El taponamiento nasal provoca que el cuerpo no logre oxigenarse de manera adecuada, dificultando la filtración de aire y el descanso, pudiendo dar lugar a lo siguiente según el diagnóstico de su especialista:

  • Cansancio y somnolencia durante el día. Disminución de la concentración y de la actividad.
  • Problemas para conciliar el sueño
  • Problemas cardiovasculares
  • Deterioro del olfato
  • Facilidad para bronquitis, laringitis, faringitis
  • Irritabilidad

 

¿Qué causa la obstrucción nasal?

Las causas más frecuentes de la obstrucción nasal son:

  • Desviación del tabique nasal: puede ser de origen congénita o adquirida.
  • Hipertrofia de los cornetes inferiores. Aumento exagerado de volumen de mucosa nasal
  • Rinitis vasomotora: alteraciones del funcionamiento nasal, con irritación de la mucosa nasal. Puede ser alérgica (ácaros, animales, polen…) o no alérgica, como los cambios de temperatura o el estrés.
  • Sinusitis y pólipos nasales
  • Abuso de medicamentos descongestionantes
  • Cambios hormonales durante embarazo y menopausia
  • Alteraciones endocrinas como problemas de tiroides, sobrepeso obesidad
  • Hábitos tóxicos como el tabaquismo alcoholismo

 

¿Cómo se puede solucionar la obstrucción nasal?

  • Tratamiento farmacológico en función de los síntomas del paciente
  • Reducir o eliminar el uso de descongestionantes nasales
  • Tratamiento quirúrgico: corrección del tabique nasal, reducción del volumen de los cornetes inferiores, cirugía endoscópica nasal.
  • Corrección del tabique nasal: también se la conoce como septoplastia nasal, que generalmente no modifica estéticamente la nariz.
  • Reducción del volumen de los cornetes inferiores, realizada mediante láser o radiofrecuencia.
  • Cirugía endoscópica nasal, utilizada para eliminar pólipos nasales o sinusitis crónicas.

 

Al final la recomendación es visitar a su Otorrinolaringólogo o en su defecto visitar nuestro sitio web https://medicosenmerida.mx/medicos-en-merida/otorrinolaringologos/ para encontrar el especialista que mejor se adapte a sus necesidades.