Seleccionar página

Recibir la noticia de una cirugía cardiovascular en el núcleo familiar impacta fuertemente al paciente, a los seres queridos que conviven con él y a los conocidos que comparten una porción de su rutina diaria.
Generalmente, el centro de atención es la persona que está presentando afecciones en su corazón y las necesidades de quienes lo rodean pasan a un segundo plano, e incluso pueden ser completamente desapercibidas.
Sin embargo, el papel de los familiares es fundamental en todo el proceso, ya que es gracias a su apoyo, conocimiento y disposición que el personal médico y el paciente pueden atravesar de forma más armónica las diferentes etapas que una cirugía de esta envergadura conlleva.
Si un familiar está próximo a ser intervenido en una cirugía cardiovascular, continúe leyendo este artículo para conocer la importancia de su papel durante todo el proceso.
Primero es muy importante que dimensione el impacto que puede producir la noticia de saber que algo está fallando en el corazón de su ser querido, póngase en sus zapatos y entienda lo que la otra persona puede estar sintiendo.
Es claro, que usted también puede sentir incertidumbre sobre la condición de su familiar y entrar en un estado de ansiedad, por eso, es importante que acompañe a la persona a las consultas con el cirujano, para preguntarle todas sus inquietudes, conocer el riesgo de la operación, entender todas las etapas y cómo puede aportar y así, estar tranquilo y mantener la calma.
Su papel como soporte emocional es muy importante y la invitación es a que busque espacios para comprender la situación, a que realice meditaciones diarias que reduzcan la ansiedad y a que contacte ayuda profesional si cree que esto puede ayudarle a manejar mejor el proceso.
Recuerde que la mente suele crear escenarios imaginarios que muchas veces no se corresponden con la realidad, por eso, aquietar los pensamientos es fundamental para reducir la ansiedad.
Ahora, puede que, en algunos casos, cuando el paciente ya presenta edad muy avanzada y poca lucidez, usted sea quien deba recordar los horarios de los exámenes, las consultas y la toma de los medicamentos. En estos casos le recomendamos llevar una agenda y programar recordatorios en el celular.

Fuente: El blog de la cirugía cardiovascular.