Seleccionar página

La conjuntivitis es una inflamación de la conjuntiva, la membrana de tejido delgado y transparente que recubre la superficie interior del párpado y cubre la parte blanca del ojo. La conjuntivitis, es una enfermedad ocular común que se desarrolla tanto en niños como adultos y puede afectar uno o ambos ojos.
A pesar de que la conjuntivitis normalmente es una infección ocular leve, algunas veces se puede convertir en un problema ocular severo.

¿Qué causa la conjuntivitis?

La conjuntivitis puede ser causada por una infección bacteriana o viral.  Aun que también puede ocurrir por una reacción alérgica a agentes irritantes como el polvo, el polen, el humo, el pelo de las mascotas, el cloro de las piscinas e ingredientes de cosméticos u otros productos que entran en contacto con los ojos.

Conjuntivitis Infecciosa

La conjuntivitis bacteriana es una infección ocular muy frecuente causada principalmente por dos tipos de bacterias estafilococos o estreptococos que proviene del propio organismo. La infección también puede ocurrir por transmisiones de insectos, por el contacto físico con otras personas infectadas, por la falta de higiene (tocarse los ojos con las manos sucias) o por el uso de maquillaje para los ojos contaminado y cremas para el rostro.

La conjuntivitis viral es comúnmente causada por  diferentes tipos de virus. El medio principal por el cual se contrae esta enfermedad es por la exposición a las secreciones de personas que tienen infecciones en las vías respiratorias superiores. También puede ocurrir cuando el virus se propaga por las membranas mucosas del propio cuerpo que conectan los pulmones, la garganta, la nariz, los conductos lagrimales y la conjuntiva.

Conjuntivitis Alérgica

La conjuntivitis alérgica ocurre más comúnmente en las personas que ya poseen alergias temporales. En algún momento, las personas entran en contacto con alergenos transportados por el aire, como esporas, polen, hierba, semillas, pelo, lana, plumas etc. que provoca una inflamación e irritación en sus ojos.

Sintomas

Las personas con conjuntivitis pueden experimentar los siguientes síntomas:
Sensación de arenilla en uno o en ambos ojos
Sensación de picazón o de ardor en uno o en ambos ojos
Lagrimeo excesivo
Secreción en uno o ambos ojos
Párpados hinchados
Enrojecimiento de la parte blanca de uno o de ambos ojos
Aumento de la sensibilidad a la luz

¿Cómo se diagnostica la conjuntivitis?

La conjuntivitis se diagnostica a través de un examen completo de ojos. Las pruebas, con especial atención a la evaluación de la conjuntiva y los tejidos que la rodean, pueden incluir:

La historia médica para determinar los síntoma que experimenta el paciente, cuándo comenzaron estos cuándo comenzaron estos síntomas, y la presencia de problemas de salud generales o factores ambientales que puedan contribuir al problema.
Mediciones de la agudeza visual: para determinar hasta qué punto puede estar afectada la visión.
Evaluación de la conjuntiva y del tejido externo del ojo por medio de microscopio ocular o lampara de hendidura.
Evaluación de las estructuras internas del ojo para asegurarse de que no existan otros tejidos afectados por la enfermedad.
Pruebas complementarias pueden incluir la extracción de cultivos o frotis del tejido de la conjuntiva, especialmente en los casos de conjuntivitis crónica o cuando la enfermedad no responde al tratamiento.
Con la información obtenida en estas pruebas, su optometrista puede determinar si usted tiene conjuntivitis y determinar el tratamiento adecuado.

Al final la recomendación es visitar a su Optometrista o en su defecto visitar nuestro sitio web  https://medicosenmerida.mx/medicos-en-merida/optometristas/ para encontrar el especialista que mejor se adapte a sus necesidades.