Seleccionar página

El hipospadias es un defecto congénito del pene, que asocia tres anomalías en la anatomía y el desarrollo del pene: un orificio ventral anormal del meato uretral, que puede estar ubicado en cualquier lugar entre la parte ventral del glande y el pene, una curvatura ventral anormal del pene (encordamiento) y una distribución anormal del prepucio, con piel dorsal redundante y prepucio deficiente en la parte ventral.

 

Síntomas del hipospadias

Clínicamente el hipospadias no causa síntomas, y no está asociado a una mayor tasa de infección del tracto urinario. Los pacientes con hipospadias pueden presentar infertilidad secundaria a una eliminación anómala del semen por la localización anómala del meato y la incurvación peneana asociada.

 

Causas del hipospadias

El hipospadias está originado por alguna de las siguientes causas: 

  • Se detiene la tubulización en algún sector, del que proviene el meato ectópico
  • Falta de unión entre uretra glandular y peneana
  • La curvatura peneana se explicaría así por un desarrollo anormal de la placa uretral. La aparición de un tejido mesenquimático fibroso anormal en el meato uretral un crecimiento anómalo diferenciado de tejido de los cuerpos cavernosos normales en la parte dorsal y anormal en la parte ventral.
  • La falta de unión de los repliegues ectodérmicos serían los causantes del prepucio redundante dorsal

Se estima que existe una etiología multifactorial: un factor pertubador ambiental o endocrino, una anormalidad tisular enzimática o endocrina innata, junto con una manifestación de detención del desarrollo. 

No obstante, en la mayoría de los casos de hipospadias la etiología de la enfermedad es desconocida, y tan solo en un pequeño porcentaje de pacientes se puede explicar por un metabolismo androgénico anormal. 

Evaluación de la gravedad de un hipospadias

La exploración física que tendrá que llevar a cabo el urólogo pediátrico evaluará lo siguiente: 

  • Localización del meato uterino y el aspecto del glande. Según la posición del meato se clasifican en hipospadias distales (meato situado e la región balánica, coronal y subcoronal), medios (meato en el pene) y proximales (meato penoescrotal, escrotal o perineal).  
  • Valoración de si el meato es o no estenótico y si tiene o no un aspecto alargado o afilado, o tiene hendidura subepidérmica. 
  • Valorar si existe o no incurvación del pene, ya sea traccionando de la piel del pene hacia la raíz o preguntándole a los padres como es el aspecto del pene cuando se producen erecciones espontáneas. 

Tratamiento del hipospadias

Sin remedio, el tratamiento final del hipospadias es quirúrgico. Así, existen una serie de objetivos que se intentarán alcanzar para considerar que la reparación del hipospadias ha sido exitosa.

  • Creación de un meato uretral y del glande de tamaño normal
  • Formación del pene recto
  • Uretra normal desde su origen hasta el final
  • Cobertura cutánea
  • Posición normal del escroto con respecto al pene

Se recomienda la reparación del hipospadias cuando el bebé alcanza los 18 mese. Una gran parte de estos se pueden reparar de una vez, pero existen casos más severos en los que la reparación constará de varias etapas.

La primera fase consiste en enderezar el pene y ya de paso el exceso de piel del prepucio dorsal hacia ventral, para con ella, hacer una futura placa uretral. La segunda etapa consiste en la reconstrucción de la nueva uretra, el glande y la cubierta cutánea. 

 

Al final la recomendación es visitar a su UROLOGOS PEDIATRAS o en su defecto visitar nuestro sitio web https://medicosenmerida.mx/medicos-en-merida/urologos-pediatras/ para encontrar el especialista que mejor se adapte a sus necesidades.