Seleccionar página

La sudoración incontrolable en menor y mayor grado afecta a la persona no sólo físicamente sino emocionalmente; dado que es imprescindible e incontrolable, el paciente se ve afectado en el entorno social.

 

El exceso de sudor mancha la ropa, hace que en el trabajo o entorno cotidiano la persona se sienta incómoda e incluso que decida no ser tan activa socialmente por la vergüenza de este padecimiento. Baja la autoestima y las patologías sociales son más acentuadas.

 

Existen 2 tipos de hiperhidrosis puede ser primaria o secundaria. Hiperhidrosis primaria es sin causa evidente, se puede iniciar en cualquier momento de la vida. Hiperhidrosis secundaria se puede presentar por diferentes factores como endocrinológico, oncológicos, con la menopausia o consumo de medicamentos.

 

Con hiperhidrosis severa puede interferir en las actividades diarias del paciente como la aparición de hongos, descamación, irritación y mal olor (bromohidrosis).

Es importante saber que hay tratamientos específicos para esta afección, que ayudan al paciente a tener una vida normal, devolviéndole la seguridad y la comodidad en sus diferentes actividades.

 

Los especialistas de PielClinic, utilizan tratamientos tópicos en soluciones o anti transpirantes en roll-on para aproximarse al padecimiento en primera instancia. El cloruro de aluminio y los anticolinérgicos tópicos ofrecen resultados buenos y seguros. Otra opción más efectiva que se ofrece es el tratamiento de toxina botulínica el cual inhibe la liberación presináptica de acetilcolina a nivel de terminaciones nerviosas simpáticas de manera que disminuye considerablemente la sudoración. En caso de mal olor o bromohidrosis se combina con tratamientos antibióticos.

 

La toxina botulínica para sudoración excesiva se aplica dos veces al año en la mayoría de los casos es el más eficiente y recomendado, tanto por los resultados como porque no requiere de cirugía. La toxina botulínica ha revolucionado el tratamiento de hiperhidrosis ya que es mínimamente invasivo. Se aplica de manera selectiva, y actúa directamente en la función de las glándulas sudoríparas, no requiere de tiempo de recuperación ni más de 25min, señala el Dr. Rodrigo Gutiérrez, director médico de PielClinic.

 

Los tratamientos dermatológicos disminuyen notoriamente la sudoración y por consiguiente el mal olor o bromhidrosis. Los pacientes que reciben este tratamiento pueden continuar con sus actividades cotidianas de manera cómoda, adquiriendo mayor seguridad conforme observan los resultados.

 

Al final la recomendación es visitar a su dermatólogo o en su defecto visitar nuestro sitio web https://medicosenmerida.mx/medicos-en-merida/dermatologos-4/ para encontrar el especialista que mejor se adapte a sus necesidades.