Seleccionar página

La ginecología regenerativa incluye todos los tratamientos médicos y quirúrgicos que restauran la anatomía, apariencia y funcionalidad de la vagina, la vulva y el suelo pélvico. Incluye las nuevas tecnologías como el láser, la radiofrecuencia, la fotodinámica, además de bioestimulación de los tejidos mediante microinyecciones con plasma autólogo rico en factores de crecimiento plaquetario.

 

Cuándo recurrir a la ginecología regenerativa

La ginecología regenerativa se aplica cuando los tejidos han sufrido pérdidas de fuerza muscular, elasticidad, lubricación, volumen, flacidez y cambios de pigmentación provocando una pérdida de funcionalidad y de comodidad para la paciente. Estos cambios están provocados por traumatismos o episiotomías durante el parto, cambios o déficits hormonales o simplemente el paso del tiempo.

Se recomienda que las pacientes recurran a la ginecología regenerativa si padecen las siguientes patologías:

  • Síndrome de la relajación vaginal o laxitud vaginal
  • Síndrome genitourinario de la menopausia que provoca sequedad y atrofia vaginal y grandes dificultades y dolor en las relaciones sexuales
  • Incontinencia urinaria leve y urgencia miccional
  • Cambios en la apariencia de los genitales externos que provocan malestar a la paciente
  • Dolor vulvoperineal

 

Todos estos tratamientos pretenden mejorar el bienestar físico, emocional y social de la mujer, sobre todo relacionado con la sexualidad.

 

Tratamiento individualizado en cada caso

Tanto el láser como los tratamientos por radiofrecuencia emiten calor provocando cambios regenerativos que remodelan los tejidos para tratar la laxitud vaginal, la sequedad y las leves incontinencias de orina. En muchas ocasiones se combinarán varios tratamientos.

Por ejemplo, la mujer post menopáusica que sufre sequedad vaginal y dolor en las relaciones sexuales puede beneficiarse de varias sesiones de láser o radiofrecuencia, seguido por un tratamiento de ácido hialurónico o plasma autólogo en la entrada de la vagina. También se puede añadir un tratamiento hormonal local o tópico que no tiene efectos sistémicos.

Otro ejemplo es combinar un tratamiento de láser vaginal a las seis semanas de un parto para reforzar los tejidos debilitados durante el parto con sesiones de fisioterapia del suelo pélvico.

 

Cuidados antes y después del tratamiento de ginecología regenerativa

La mayoría de los tratamientos son mínimamente invasivos y se practican en la consulta externa sin anestesia o con anestesia local. La recuperación es casi inmediata sin impedir las actividades diarias o laborales de la paciente. Hay que descartar infecciones o cualquier tipo de patología ginecológica antes de intervenir a cualquier paciente.

 

Resultados de la ginecología regenerativa

Los resultados son muy favorables en la gran mayoría de los casos y se notan desde el primer tratamiento. Las pacientes suelen ser muy agradecidas. Sin embargo, los tratamientos por láser, radiofrecuencia y bioestimulación no son permanentes y pueden requerir tratamientos de mantenimiento.

 

Al final la recomendación es visitar a su Ginecólogo o en su defecto visitar nuestro sitio web https://medicosenmerida.mx/medicos-en-merida/ginecologos/  para encontrar el especialista que mejor se adapte a sus necesidades.