Seleccionar página

En la primera evaluación de la recién nacida los ginecólogos pueden detectar tempranamente un himen perforado, que es una de las consultas más frecuentes y tardías. Otra malformación congénita que es identificada por la ginecología infanto-juvenil son los tabiques vaginales.

 

La importancia de la ginecología infanto-juvenil

Desafortunadamente, la ginecología infanto-juvenil es una de las especialidades menos conocidas.

Los especialistas en ginecología infanto-juvenil, muchas veces, deberían estar en la consulta de los bebés recién nacidos, que es cuando se detecta tempranamente cualquier malformación: producto de alguna anomalía congénita.

 

Examen ginecológico en bebés recién nacidos

En la primera evaluación de la recién nacida por parte de la ginecología infanto-juvenil es posible identificar malas diferenciaciones durante el desarrollo de las bebés.

Los ginecólogos también logran detectar tempranamente un himen perforado, que es una de las consultas más frecuentes y tardías.

Otra malformación congénita, que es señalada por la ginecología infanto-juvenil, son los tabiques vaginales.

Examen ginecológico para otras enfermedades

En general, la ginecología infantil ayuda a detectar con prontitud alguna enfermedad, sobre todo las que están relacionadas con el desarrollo sexual de las niñas.

Pero también, en una primera consulta de la bebé recién nacida, los médicos especializados en ginecología infanto-juvenil revisan el funcionamiento de los riñones.

Por tal motivo, sí es muy importante que la primera consulta de ginecología infantil se lleve a cabo de la misma manera en la que se realiza la revisión del pediatra.

Se puede determinar hasta cierto punto cuándo la niña o la adolescente deben acudir a una consulta con el ginecólogo. En primera instancia el especialista debe revisar a la recién nacida para detectar problemas en sus órganos, la otra es cuando la adolescente se acerca a su primera menstruación.

 

 

Segunda consulta ginecológica

Después de la primera consulta que los especialistas en ginecología infanto-juvenil hacen a los bebés recién nacidos, es importante realizar una segunda revisión.

Esta segunda consulta se lleva a cabo en las adolescentes cuando ya están cercanas al desarrollo, entendiendo que el crecimiento ha sido normal y que ya han sido evaluadas por los pediatras durante la niñez.

 

Consulta ginecológica en la adolescencia

La segunda revisión por parte de la ginecología infanto-juvenil se realiza cuando las adolescentes están cercanas a la menarquia o primera menstruación, con el objetivo de que el ginecólogo las oriente sobre este proceso natural.

En la segunda revisión es posible detectar si la adolescente tuvo una consulta previa de recién nacida y corroborar que, efectivamente, la ginecología infanto-juvenil no haya señalado alguna anomalía que impida el sangrado menstrual y se convierta en una urgencia.

¿A qué edad se debe ir al ginecólogo?

Es muy importante que las niñas sean sometidas a este tipo de consultas ginecológicas, tanto en el momento de nacer como en la adolescencia.

Para la ginecología infanto-juvenil la primera consulta se debe llevar a cabo en el momento en que las niñas nacen.

La segunda consulta con el especialista es cuando las adolescentes están cercanas a su primera menstruación.

 

Las adolescentes deben tener una buena comunicación con sus padres, ya que es importante que éstos tomen medidas una vez que se comienza con los periodos menstruales de la menor. El primer contacto con un ginecólogo es también crucial.

 

Importancia de la revisión antes de la primera menstruación

Si por algún motivo, una adolescente no fue revisada por un médico especializado en ginecología infanto-juvenil antes de su primera menstruación, la recomendación es llevar a cabo una consulta posterior a este proceso natural.

Esta revisión por parte de la ginecología infanto-juvenil posterior a la menarquia tiene como objetivo buscar que las pacientes tengan un desarrollo ginecológico normal y adecuado.

 

Dudas sobre la menstruación para aclarar en la consulta ginecológica

La consulta ginecológica para adolescentes, después de la primera menstruación, permite a los especialistas aclarar muchos tabúes o mitos que surgen a partir de este periodo de la mujer.

La idea es que la ginecología infanto-juvenil se convierta en un apoyo de las jóvenes y los padres sobre su desarrollo sexual futuro.

 

¿Por qué es importante la visita al ginecólogo?

Otro objetivo de las consultas preventivas, desde la ginecología infanto-juvenil, es guiar a las jóvenes y a su padres para que sepan cómo enfrentar en el mundo de la sexualidad en redes sociales, en el colegio e, incluso, en la misma familia.

Además, la ginecología infanto-juvenil también brinda indicaciones específicas sobre lo que hay que hacer para protegerse en algún caso de abuso sexual.

Perimenopausia: diferencia con la menopausia y síntomas

La perimenopausia es un término que se utiliza para referirse a la etapa que comprende los años cercanos a la menopausia.

 

La menopausia es cuando ocurre el último periodo menstrual en la vida de una mujer. Para declarar que efectivamente se trata de la menopausia deben pasar 12 meses sin sangrado. La perimenopausia comprende desde 1 año antes hasta 1 año después de la menopausia.

 

Premenopausia entre los 35 y 49 años de edad

Cabe mencionar que existe un periodo que llama premenopausia y comprende desde los 35 años, hasta la edad en la que ocurre la menopausia. En México la menopausia sucede, en promedio, entre los 48 y 49 años de edad, según algunos estudios.

 

Por tal motivo, a partir de los 35 años una mujer puede comenzar a tener algunas molestias como alteraciones en el estado de ánimo o insomnio.

 

Debido a que los síntomas, a veces suelen ser muy sutiles o muy severos, las pacientes no los relacionan con cambios hormonales y por no acuden con el ginecólogo.

 

Manifestaciones de la perimenopausia

En específico la perimenopausia se identifica como los cambios que anteceden a la perimenopausia un año antes y que continúan un año después de la menopausia.

 

Estos cambios pueden comenzar a partir de los 46 o 47 años de edad en las mujeres. Esto considerando las estadísticas mencionadas en líneas anteriores sobre la menopausia.

 

En la perimenopausia pueden surgir algunas alteraciones, sobre todo de tipo menstrual o algunos otros síntomas como bochornos, insomnio o cambios en los estados de ánimo. La perimenopausia se conoce como la etapa que sucede 1 año antes y 1 año después de la menopausia, aproximadamente.

 

La menopausia es la fecha del último de periodo de sangrado menstrual en la vida de una mujer.

 

La perimenopausia se asocia con síntomas como alteraciones en el estado de ánimo, palpitaciones cardiacas rápidas o aceleración del corazón, susceptibilidad, irascibilidad, llanto e insomnio. Estas manifestaciones están relacionadas con el periodo en el que la mujer deja de producir hormonas.

 

Uno de los síntomas de la perimenopausia más comunes son los bochornos, que es cuando las mujeres sienten mucho calor en la cabeza o en la parte superior del cuerpo.

 

El bochorno durante la perimenopausia se da en una fracción de segundo en una sola parte del organismo y posteriormente recorre todo el cuerpo en una forma muy rápida. Hay personas que no llegan a sentir bochorno como tal, nada más sienten que tienen mucho calor.

 

Los bochornos son de los síntomas más frecuentes en la perimenopausia y pueden estar asociados con palpitaciones cardiacas rápidas o alteraciones menstruales. Esto quiere decir que, si la mujer tenía ciclos menstruales regulares, en la perimenopausiacomienza a tener periodos más cortos o más largos. Un ejemplo claro es que, si la paciente reglaba cada 28 días, empieza a presentar ciclos menstruales de 21 o 22 días; o bien, de 35 o 40 días.

 

La importancia de acudir a consulta ginecológica

Es muy importante que, si la paciente comienza a ver esos cambios en su organismo y en sus actitudes, acuda con su médico de confianza.

 

Es necesario que solicite una consulta ginecológica para saber si es hora de que inicie algún tratamiento hormonal para la perimenopausia, o bien, que siga algunas recomendaciones por parte del especialista.

 

Al final la recomendación es visitar a su ginecólogo o en su defecto visitar nuestro sitio web https://medicosenmerida.mx/medicos-en-merida/ginecologos/ para encontrar el especialista que mejor se adapte a sus necesidades.