Seleccionar página

​El tratamiento actual tienen como objetivo mejorar los síntomas (calidad de vida) y que la progresión de la enfermedad sea más lenta, la utilidad de los esteroides e inmunosupresores está en discusión. 

fibrosis

La fibrosis pulmonar (FP) es una condición en que el tejido en el interior de los alvéolos o entre ellos cicatriza y se vuelve más grueso y rígido, a este tipo de cicatrización se le llama fibrosis. Esto dificulta el paso del oxígeno a través de los alvéolos al torrente sanguíneo dificultando la respiración de la persona. Con esto, los órganos vitales, como el corazón y el cerebro, no reciben suficiente oxígeno para funcionar con normalidad.

Causas

No hay certeza sobre la causa exacta de esta reparación anormal de tejido pulmonar, algunas incluyen contaminantes ambientales, polvos, gases o humos, quimioterapia o radioterapia, infección, genética, algunos medicamentos o enfermedades del tejido conectivo; y en la mayoría de los casos, no se encuentra el origen y a esto se le llama fibrosis pulmonar idiopática.

Síntomas y diagnóstico de la fibrosis pulmonar

Los  síntomas más comunes son dificultad para respirar o falta de aire, tos seca que no mejora, fatiga y pérdida de peso sin razón aparente.

Otros malestares pueden ser dolores en los músculos y en las articulaciones, acropaquia o dedos en palillo de tambor (las puntas de los dedos de las manos y los pies se agrandan y las uñas se toman una forma como curva).

Debido a que la fibrosis pulmonar tiene síntomas y un patrón de cicatrización similar a otras alteraciones pulmonares, puede ser difícil de diagnosticar. De hecho, en algunos casos se define después de descartar otras enfermedades.

Al respecto, debe realizarse una historia clínica adecuada, examen físico completo y cuidadoso, radiografía de tórax inicialmente; y en la mayoría de las veces, se requiere de una tomografía de tórax de alta resolución, asimismo siempre deben tener pruebas de función pulmonar (espirometría, pletismografía, DLCO, gasometría, caminata de 6 minutos).

Tratamiento de la fibrosis

El tratamiento actual tienen como objetivo mejorar los síntomas (calidad de vida) y que la progresión de la enfermedad sea más lenta, la utilidad de los esteroides e inmunosupresores está en discusión. Un tratamiento prometedor que está ya aprobado para algunas de las formas muy específicas de fibrosis pulmonar es la pirfenidona. Algunos otros tratamientos están en periodo de investigación. El trasplante pulmonar es otra opción.

¿Tiene cura? 

La enfermedad es progresiva, y a medida que pasa el tiempo provoca un incremento en la cicatrización pulmonar y un empeoramiento de los síntomas. Desafortunadamente es finalmente incapacitante. Hasta ahora no hay cura para la enfermedad y en algunos casos puede llegar a ser mortal.

Algunas recomendaciones

  1. Es indispensable llevar un tratamiento completo, incluyendo oxígeno si así lo requiere, de la forma que esté prescrito por su médico.
  2. Si fuma, es muy importante que deje de hacerlo. Existen programas y productos que pueden ayudarle a dejar de fumar, infórmese con su medico.
  3. Realice ejercicio moderado como caminar y bicicleta estática. Se recomienda hablar su doctor antes de iniciar un nuevo programa de ejercicio.
  4. Si ya practica ejercicio, siga con él. Esto ayudará a mantener una mejor función pulmonar. Aquellos pacientes que lo requieran, deben utilizar oxígeno durante el ejercicio.
  5. Intégrese a un programa de rehabilitación pulmonar para ayudar a incrementar su resistencia donde le enseñen técnicas de respiración que le serán de mucha utilidad.