Seleccionar página

 

El síndrome de estrés digital es una serie de trastornos relacionados con el uso de medios digitales como computadoras, celulares, tablets, laptops, entre otros.

¿Qué es el estrés digital?

En la actualidad, en oftalmología no existe un diagnóstico formal, pero se le llama así a este padecimiento a consecuencia de que un grupo cada vez más grande de pacientes empezaron a quejarse de síntomas muy similares. Todas estas manifestaciones tenían relación con las actividades visuales relacionadas con aparatos digitales.

Los síntomas del síndrome de estrés digital están relacionados con cansancio ocular, dolor de cabeza, visión borrosa, fluctuaciones de visión, sensación de arenilla u ojo seco, entre otros. El nombre del padecimiento fue establecido en Estados Unidos y el conjunto de estos malestares sí está reconocido como un síndrome puesto que sí existen ese tipo de pacientes y sus quejas son reales.

 

Posibles causas y manifestaciones

En cuanto a las causas estructurales o anatómicas del síndrome de estrés digital, hasta el momento hay mucha controversia en cuanto a la determinación de las mismas porque hay médicos oftalmólogos que todavía no reconocen este padecimiento.

Sin embargo, cuando fueron apareciendo pacientes con estas manifestaciones, comenzaron las investigaciones sobre si en realidad existía un daño del que se tiene que advertir al paciente o no. Estudios recientes realizados por unos especialistas descubrieron, efectivamente, de manera estructural hay un trastorno en la composición de la lágrima.

El trastorno se da en un componente muy específico de la lágrima que se denomina mucina, que es la parte del moco de la lágrima y la cual disminuye durante la aparición del síndrome de estrés digital.

Los especialistas argumentan que la misma exposición a la luz de la pantalla provoca daño en unas células específicas de la conjuntiva y que al disminuir la población de estas células, reduce también la cantidad de mucina, provocando a su vez la disminución de la calidad de la lágrima del paciente.

 

Recomendaciones para evitarlo

La mayoría de las veces el síntoma del síndrome de estrés digital está directamente relacionado con el tiempo de la actividad de visión.

¿Qué factores influyen para padecer estrés digital?

El tiempo de la actividad, qué tan cerca estaba de la pantalla, el tamaño de la letra, la edad del paciente, el tipo de graduación. Todos estos factores influyen para que el paciente sea más o menos susceptible a desarrollar el síndrome de estrés digital. Es recomendable que ante las primeras molestias se acuda con un oftalmólogo para evitar el desarrollo del padecimiento.

Algunos ejercicios rápidos

Para disminuir los síntomas del síndrome de estrés digital hay muchas recomendaciones y muy generales. Por ejemplo, uno de los factores relacionados con el síndrome de estrés digital es que cuando se trabaja frente a una computadora se realizan múltiples cambios en la posición de la mirada: hacia arriba y hacia abajo.

Esos cambios tan frecuentes, muchos más que cuando se hace una lectura en papel, cansan el ojo. Una de las cosas que se sugiere es que, si el paciente va a copiar algo en la computadora, trate de colocar lo que está copiando a la misma altura para no hacer esos cambios frecuentes de la mirada. Otra recomendación muy general es lo que se conoce como “20 por 20”, rutina que consiste en descansar la mirada cada 20 minutos, por 20 segundos, entre otras sugerencias.

La importancia de la iluminación

Para el síndrome del estrés digital también sirve parpadear repetidamente y, si el paciente siente que es necesario, puede utilizar gotas de lubricante ocular, las cuales son completamente inocuas para la superficie del ojo y ayudan a disminuir la resequedad. También es importante una buena iluminación en el área donde se está trabajando o alejar la pantalla de la ventana, pues los reflejos del brillo de la ventana interfieren en el monitor causando molestias.

Aprovechando que los sistemas digitales permiten ajustes, la recomendación es adaptar el tamaño de las aplicaciones, la intensidad de la luz, el monitor, entre otras herramientas de uso cotidiano, a las necesidades visuales del paciente. El objetivo es que el paciente no sienta que, mientras trabaja, está realizando un mecanismo de enfoque innecesario.

 

Consecuencias si no es tratado

En el estudio del síndrome de estrés digital es importante recalcar que todas las actividades de visión cercana le cuestan al ojo un mecanismo de enfoque que se llama acomodación.

Consecuencias a largo plazo

Si el paciente quiere mantener su mecanismo de enfoque por mucho tiempo al realizar una actividad continua, eventualmente, se va a cansar mucho. Esto sucede porque el mecanismo de enfoque depende del músculo ciliar y es necesario dejarlo descansar de vez en cuando como en la rutina de “20 por 20” o cada 2 horas por 15 minutos. La manera de hacer descansar la visión cercana es cerrar los ojos por 5 minutos o mirar a la distancia algo lejano.

Hasta el momento no sabe que el uso de aparatos digitales cause un daño permanente en la vista. Las señales del síndrome de estrés digital, de manera estructural, son la reducción de la cantidad de mucina en el ojo, provocando a su vez la disminución de la calidad de la lágrima del paciente; manifestaciones de dolor de cabeza y síntomas de cansancio ocular, pero no va a ocurrir más eso.

Dudas frecuentes en padres de familia

Hay una preocupación muy frecuente en las mamás que llevan a sus hijos al oftalmólogo, sobre todo de niños en edad escolar, porque en esta etapa los niños pasan mucho tiempo trabajando en pantallas digitales. Esto ha provocado muchas dudas en los padres sobre si esto va a causar o no un daño en los niños de manera permanente, pero no es así.

La actividad visual y el ejercicio visual estimula que el ojo desarrolle su capacidad visual real, es decir, que pueda llegar 20/20 y en algunos pacientes a 20/15, considerando los parámetros de la cartilla de visión.

En general, para que adultos, jóvenes y niños no padezcan síndrome de estrés digital es necesario seguir algunas de las recomendaciones mencionadas, pero antes se debe acudir a un oftalmólogo para saber si el paciente tiene algún defecto de graduación que tenga que ser corregido.

Pero si el defecto de graduación está corregido, las personas pueden hacer la actividad visual frente a aparatos digitales que deseen realizar.

Al final la recomendación es visitar a su Oftalmólogo o en su defecto visitar nuestro sitio web  https://medicosenmerida.mx/medicos-en-merida/oftalmologos/ para encontrar el especialista que mejor se adapte a sus necesidades.