Seleccionar página

Antes de pensar en una corona dental es importante definir, desde la perspectiva dental y de la odontología, qué quiere decir estético.

Principales puntos de la estética dental

La palabra estética viene del griego y quiere decir percepción o sensación. Esto implica que la palabra estética es algo muy subjetivo porque habita en la mente de los pacientes de forma distinta. Cada uno percibe su estética dental o la interpreta de forma diferente.

Sin embargo, si de manera específica se habla sólo de los 4 elementos que agrupan las condiciones que el paciente habitualmente busca corregir, estos son: cambio en el color porque el paciente mira que sus dientes están oscuros y los quiere más blancos; modificación en la forma de los dientes porque el paciente percibe que sus dientes están chiquitos, tienen imperfecciones o se encuentran muy triangulares; arreglo en la composición o la forma en la que un diente se correlaciona con los demás; o bien, cambio en la posición, que es cuando un paciente no muestra los dientes al sonreír o muestra excesivamente tanto dientes como las encías. Así, los tratamientos estéticos están encaminados a la corrección a alguna alteración dentro de estas características.

Buscando el bienestar

La estética dental al ser subjetiva es recomendada en aquellos casos en los que los pacientes se encuentran inconformes o incómodos con algún aspecto de sus dientes y cuando ya les está causando problemas personales o sociales. Cabe mencionar que la estética dental no es una medida de salud o enfermedad, pero sí es una medida de bienestar. No se puede desestimar la estética dental en la rutina del paciente, ni la importancia de la sonrisa como aquel elemento que se convierte en la puerta de entrada al mundo.

Un paciente que se encuentra satisfecho con la forma en la que sonríe o la forma en la que interactúa con su sonrisa tiene socialmente una capacidad muy diferente alguien que se encuentra desfavorecido por ese mismo factor.

 

 

 

Tratamientos disponibles

En la actualidad, dentro de la estética dental, se tiene la capacidad de ofrecer tratamientos a los pacientes que impliquen la mínima invasión, es decir, la menor cantidad de desgaste en los dientes involucrados en la corrección estética.

Tratamientos de la estética dental

Estos tratamientos van desde un simple blanqueamiento hasta un recontorneo en los dientes, pues muchas veces cambia la posición de los dientes y, por ello, se trabaja de manera conjunta con los ortodontistas. Los ortodontistas, por lo general, ayudan a encontrar áreas de oportunidad y a alinear los dientes con el objetivo de dejar una sonrisa perfecta sin la necesidad de tener que hacer un proceso invasivo que implique hacer restauraciones.

Dependiendo de la condición del paciente, la estética dental siempre busca la mejor solución que involucre el menor desgaste o la menor intervención dental. En la actualidad se ofrecen varias opciones porque existen materiales restaurativos de altísimas capacidades o de desempeño clínico y es posible resolver condiciones estéticas con procesos que hace 20 años traían como consecuencia desgastar los dientes al aplicar coronas dentales o restauraciones más invasivas.

Duración de una restauración dental

La pregunta habitual de un paciente cuando está a punto de empezar un proceso o un tratamiento de restauración estética dental es cuánto tiempo van a durar los resultados. La respuesta es tan ambigua como la pregunta porque como especialistas dentales no se tiene la capacidad para determinar puntualmente el tiempo de duración de una restauración dental.

Lo que sí se sabe es que la vida media de una restauración dental está directamente ligada al uso o al abuso de las restauraciones. Cuando se reconstruye el diente o parte del diente con algún tipo de material restaurativo, ya sea porque el diente se encontraba incompleto, fracturado o desgastado por una acción natural a través del tiempo, los materiales utilizados en la actualidad tienen la capacidad de desempeñarse y funcionar, básicamente, como los dientes.

Sin embargo, si el paciente abusa de esos materiales mordiendo plumas, abriendo bolsas, es decir, haciendo todo tipo de procesos con los dientes que no son los adecuados, entonces las posibilidades de que exista algún tipo de riesgo o de pequeñas fracturas, es muy alto.

Por ello, lo más importante para asegurar que la vida media de estas restauraciones sea lo más larga posible, es cuidándolas y asistiendo a controles y mantenimientos en los consultorios dentales para poder identificar cómo se está comportando esa restauración, hacer pulidos mínimos si es que hay que hacerlos e identificar zonas de riesgo para prevenir potenciales problemas futuros.

 

Al final la recomendación es visitar a su tratante en medicina hiperbárica o en su defecto visitar nuestro sitio web  https://medicosenmerida.mx/medicos-en-merida/odontologia-restauradora/ para encontrar el especialista que mejor se adapte a sus necesidades.

A %d blogueros les gusta esto: