Seleccionar página
Hay tres grados de esguince de tobillo: 

  • Esguinces de grado I: los ligamentos se estiran. Es una lesión leve que puede mejorar con un poco de estiramiento suave.
  • Esguinces de grado II: los ligamentos están parcialmente rotos y posiblemente se necesite usar una férula o un yeso. 
  • Esguinces de grado III: los ligamentos están totalmente rotos. A menudo se necesita cirugía para esta lesión grave. 

Estos dos últimos tipos de esguinces con frecuencia están asociados con un desgarro o ruptura de vasos sanguíneos pequeños, lo cual hace que la sangre se filtre a los tejidos y cause una coloración negra y azul. La sangre puede no aparecer durante varios días y generalmente se absorbe desde los tejidos al cabo de dos semanas.  Si el esguince es más grave: 

  • Usted puede sentir dolor fuerte y tener mucha inflamación. 
  • Puede que usted no sea capaz de caminar o que caminar le resulte doloroso.  

Algunos esguinces de tobillo pueden volverse crónicos (de larga duración). Si esto le sucede, su tobillo puede seguir: 

  • Presentando dolor e hinchazón
  • Estando débil o «doblándose» fácilmente

El médico puede ordenar una radiografía para buscar una fractura de hueso o una resonancia magnética para buscar una lesión al ligamento.

Para ayudar a que el tobillo sane, el médico puede tratarlo con un aparato ortopédico, un yeso o una férula y puede suministrarle muletas para caminar. Le pueden solicitar que coloque sólo una parte o nada de peso sobre el tobillo afectado.