Seleccionar página

Si se esté pensando en una limpieza dental, hay que preguntarse si la dentadura ha sufrido erosión dental.

¿Qué es la erosión dental?

Se habla de erosión dental cuando hay desgaste en la superficie de los dientes, la cual es ocasionada por algún tipo de ácido. Si esto sucede es importante acudir a un odontólogo. Esta erosión dental se divide en dos: la extrínseca, cuya causa es el consumo de alimentos muy ácidos, bebidas carbonatadas y bebidas alcohólicas, entre otros; o bien, la intrínseca, la cual es provocada por la producción de ácido clorhídrico del estómago, que al refluir está en contacto con la superficie de los dientes.

Cuando se habla de erosión dental intrínseca hay indicios de enfermedades gastroesofágicas como el reflujo donde hay una incapacidad de absorción rápida por parte del organismo y es así como el ácido clorhídrico tiende a refluir y entra en contacto con la superficie de los dientes.

Trastornos de alimentación como una causa común

La erosión dental también se manifiesta en pacientes con trastornos alimenticios, quienes fuerzan la expulsión del alimento y, nuevamente, el ácido clorhídrico se pone en contacto con la superficie de los dientes, ocasionando lesiones. Las lesiones, dependiendo el caso, pueden ser leves o muy severas, comienzan a dañar progresivamente las estructuras más internas de la dentadura, desde las más superficiales a las más internas.

Desafortunadamente, sólo a través del diagnóstico de la erosión dental es posible detectar un foco rojo y no antes, pues es un padecimiento silencioso. Muchas veces cuando el paciente no está enterado de todo lo que le ha provocado la erosión dental, es posible que el odontólogo lo canalice al gastroenterólogo para que evalúe que tipo de condiciones están provocando la erosión.

De esta manera, es posible detectar o, incluso, prevenir otras enfermedades importantes como el Esófago de Barrett, que es una condición precancerígena.

Síntomas de erosión dental

Los síntomas más comunes, cuando ya se trata de una erosión dental avanzada, es dolor y la disfuncionalidad dental. Una que vez que se tiene claro cuáles son los causantes es importante crear conciencia en el paciente para que evite, dentro de sus posibilidades, estar en contacto con ese tipo de ácidos. Si se trata de una erosión dental extrínseca, se debe sensibilizar a las personas sobre cuáles son esos alimentos o bebidas que están ocasionando las lesiones.

El objetivo es persuadir a los pacientes para que tengan un consumo más moderado de alimentos altos en ácidos o, si es posible, eliminarlos de su dieta. O bien, si es una erosión dental intrínseca, lo ideal es identificar cuál es la causa para que el paciente tenga los cuidados y procure detener la rápida evolución de este tipo de lesiones.

Tratamiento para lesiones moderadas a severas

El tratamiento para la erosión dental va a depender de la severidad de las lesiones en el paciente, este debe de ser ejecutado por un odontólogo certificado. En una condición de la erosión dental leve a moderada, lo que se busca es la re mineralización del sustrato que ha sido erosionado por el contacto con este ácido. En situaciones más avanzadas donde se ve no sólo un daño superficial, sino que se ve una destrucción del diente más profundo, la tendencia es la restitución o reconstrucción del tejido perdido.

Y también en este caso, dependiendo del grado de destrucción, es posible usar resinas o materiales cerámicos. Sea cual sea el tratamiento para la erosión dental, lo que se busca en la actualidad es buscar restauraciones de mínima invasión para no desgastar el diente más de lo que ya está.

 

Al final la recomendación es visitar a su Dentista o en su defecto visitar nuestro sitio web https://medicosenmerida.mx/medicos-en-merida/dentista/ para encontrar el especialista que mejor se adapte a sus necesidades.