Seleccionar página

La hipermetropía son enfermedades de la vista conocidas como defectos de refracción.

Los defectos refractivos son causados porque la imagen que debe entrar al ojo no llega a la parte de atrás que es la retina.  Esto trae como consecuencia el desenfoque de las imágenes en la vista del paciente.

Para entender las enfermedades de la vista con errores de refracción es importante mencionar la naturaleza de cada una.

La miopía se caracteriza porque el paciente ve mejor de cerca que de lejos. En el caso contrario, la hipermetropía se caracteriza porque el paciente ve mejor de lejos que de cerca.

El astigmatismo es una distorsión de la visión. El paciente ve borroso tanto de lejos como de cerca.

 

Defectos refractivos congénitos

La miopía, el astigmatismo y la hipermetropía son enfermedades de la vista que el paciente puede llegar a tener desde el nacimiento.

Algunas de estas enfermedades de la vista congénitas, durante la etapa de crecimiento del paciente, se pueden erradicar, otras logran reducirse y otras aumentan.

 

Por tal motivo, es muy importante que los padres sometan a sus hijos a una constante valoración oftalmológica para comprobar que no padecen miopía, astigmatismo o hipermetropía; sobre todo en la etapa de desarrollo.

 

El riesgo de que un paciente llegue a tener alguna de estas enfermedades de la vista es la disminución en el aprovechamiento académico en la escuela porque no alcanza a ver cómo debe de ser, o bien, se cansa a la hora de hacer la tarea o el trabajo de clase. Es muy común que cuando un paciente tiene algún defecto refractivo fuerce la visión. Por tal motivo, es indispensable que los padres pongan atención en la salud visual de los niños y jóvenes, pues es muy frecuente que en la primaria no usen lentes, pero que en la secundaria sí los necesiten.

 

Tratamiento para defectos refractivos

En cuanto al tratamiento para enfermedades de la vista como miopíaastigmatismo y la hipermetropía es importante que el paciente se plantee, principalmente, si se es necesaria una intervención quirúrgica.  Este cuestionamiento es básico porque no siempre es necesaria una operación, sobre todo cuando se trata de padecimientos como miopía, astigmatismo o hipermetropía.

 

Cirugía, anteojos o lentes de contacto

Para rehabilitar la visión, además de la cirugía, existen muchas otras alternativas de tratamiento para corregir las enfermedades de la vista como anteojos y lentes de contacto.

Esto se determina después de la realización de un examen oftalmológico donde el especialista puede saber qué tan sano se encuentran los ojos del paciente. En caso de que el paciente necesite cirugía, entonces sí es sometido a un procedimiento de este tipo.

Al final la recomendación es visitar a su Optometrista o en su defecto visitar nuestro sitio web  https://medicosenmerida.mx/medicos-en-merida/optometristas/ para encontrar el especialista que mejor se adapte a sus necesidades.