Seleccionar página

Hay alimentos que pueden elevar o reducir el riesgo de cáncer.

Los investigadores han estudiado de qué forma se relacionan determinados alimentos, nutrientes y patrones de alimentación con el riesgo de cáncer.

Alimentos de origen vegetal. Estos alimentos almacenan sustancias que ocurren naturalmente denominadas fitonutrientes. Entre los ejemplos se incluyen los siguientes:

  • Los  carotenos que se encuentran en verduras de color rojo, naranja, amarillo.
  • Los polifenoles, que se presentan en las hierbas, las especias, las verduras, el té, el café, el chocolate, las nueces, las manzanas, las cebollas, las bayas y otras plantas.
  • Los compuestos de Allium, almacenados en las cebolletas, el ajo, el puerro y las cebollas.

Antioxidantes. El beta caroteno, selenio y vitaminas C y E. Los antioxidantes protegen de los oxidantes, que son sustancias que pueden causar daño celular. Los oxidantes pueden ocurrir naturalmente, ser creados por procesos celulares normales, o medioambientales como la contaminación o el humo del cigarrillo.

Otras vitaminas y minerales. Incluyen el calcio, el yodo, las vitaminas A, D y K, y las vitaminas del grupo B.

Fibra alimentaria. La fibra ayuda a la evacuación ya que mueve los alimentos más rápidamente a través del sistema digestivo.  La fibra ayuda a la  microbioma que esta en el estomago y cuando esta saludable es asociada con un riesgo de cáncer menor.

Entre los alimentos que tienen fibra se incluyen:

  • Cereales integrales y semillas, incluida la cebada, la avena,  el maíz  y el centeno
  • Pan y pastas integrales
  • Legumbres, entre ellos  frijoles, los garbanzos, las lentejas y los guisantes partidos
  • Frutas y verduras

Proteína:

  • carne de res
  • pescado
  • carne de aves
  • mariscos
  • productos lácteos
  • huevos

De la lista anterior las carnes rojas y procesadas son las que generan mayor preocupación con respecto al riesgo de cáncer. Las carnes rojas incluyen el cerdo, la res, la ternera y el cordero. La carne procesada incluye tocino, jamón, embutidos, carne seca, salchichas, salami y otros productos de charcutería. Toda la carne procesada cualquiera sea la cantidad y más de 18 onzas de carne fresca por semana están estrechamente asociadas con el riesgo de cáncer.

 

Relación entre los alimentos y el cáncer

Es muy difícil encontrar relaciones específicas entre un alimento y el cáncer debido a lo siguiente:

  • La mayoría de las personas comen y beben diversos alimentos. Esto genera interacciones que son difíciles de estudiar.
  • Los efectos varían según la cantidad que se come.
  • Algunas investigaciones muestran que la preparación de los alimentos puede influir en el riesgo o los beneficios.