Seleccionar página

 hay tres diferencias claves entre un bariatra y un nutriólogo:

1. Grado académico. Los bariatras son médicos con especialidad en Bariatría. Esto quiere decir que tuvieron que estudiar primero seis años de Medicina, y después hacer un posgrado de dos años en Bariatría. Es decir, en total son ocho años. Por el otro lado, los nutriólogos para ejercer como tal tuvieron que cursar una carrera de cuatro años para graduarse como Licenciados en Nutrición.

2. Aplicación. La segunda diferencia que menciona el Dr. Montalvo es la aplicación que se les da a ambas especialidades. «En México la práctica de la medicina está muy reglamentada. Una persona que sea sorprendida dando consulta sin cédula profesional está incurriendo en un delito grave y puede incluso ir a la cárcel. Existe una norma oficial que especifica que el manejo del sobrepeso y obesidad lo debe tratar un médico, ya que la obesidad es considerada una enfermedad», asegura.

Lo que especifica el especialista en bariatría es que los nutriólogos sí están facultados para elaborar planes alimenticios, siempre y cuando estén bajo la supervisión de un médico porque legalmente así está especificado.

3. La práctica. La tercera observación que nos hace el Dr. va dirigida al plan de acción que seguiría una persona que posee algún grado de obesidad: «Si yo me atiendo con un Licenciado en Nutrición y sospecha que yo tengo una clase de obesidad, no puede hacer nada porque no podría solicitar estudios de gabinete; aunque los solicitara, no sabría interpretarlos; aunque los interpretara, no sabría qué hacer; aunque supiera qué hacer, no podría firmar una receta porque sólo un médico con cédula puede recetar algo», asegura y agrega que desde que un paciente llega a consulta, se empieza a examinar:

«Si noto alguna anomalía, por ejemplo que tiene el cuello con manchas negras o los nudillos de los dedos, entonces me doy cuenta que su cuerpo me está gritando que muy probablemente tiene resistencia a la insulina, por lo que el plan alimenticio no será suficiente sino que habrá que atender todas las demás consecuencias que dejó la obesidad», puntualiza.