Seleccionar página

Crisis de pareja: cuándo acudir a terapia

Crisis hay de múltiples tipos y se presentan de forma diferente en diferentes momentos de transición del cólico vital de la pareja y la familia.

Desde el Modelo Sistémico de Terapia de Familia, en general, se habla de seis etapas:

  1. Constitución de la pareja y noviazgo hasta el nacimiento del primer hijo.
  2. Del nacimiento del primer hijo, hasta la llegada del último a la escuela.
  3. De la escolarización a la adolescencia.
  4. La adolescencia de los hijos hasta su salida del hogar familiar.
  5. Primera fase Post-parental: “nido vacío” o “destete de los padres”.
  6. Retiro de la vida activa y paso a la vejez.

¿Cómo debe ser la convivencia en pareja?

En la convivencia en pareja no existe un modelo “ideal”. A día de hoy describir el concepto de pareja con una idea concreta en lo que se refiere a la convivencia es complicado. Existen parejas de un hombre y una mujer, parejas de dos mujeres, parejas de dos hombres, parejas de un hombre y varias mujeres, parejas de edades diferentes, culturas diferentes, divorciadas, que aportan hijos de relaciones anteriores… La diversidad es infinita, por tanto, establecer un modelo único dejaría sueltas muchas variables.

 

La clave de toda relación de pareja estaría en la comunicación. Si somos capaces de comunicarnos con el otro de una manera eficaz, cercana, basada en la comprensión, el entendimiento y la empatía, la convivencia se tornará mucho más agradable para ambos miembros.

 

¿Las infidelidades son un problema habitual en las crisis de pareja? ¿Es posible superarlas?

Según Pittman: “No es posible lograr ningún cambio sin crisis, pero es posible sufrir una crisis que no dé como resultado un cambio”.

La infidelidad puede considerarse como una forma de intento de cubrir una necesidad que la pareja no me está ofreciendo en estos momentos, como un síntoma de que algo va mal en la pareja y no solo como algo que está en disonancia en el miembro que es infiel. Puede indicarnos que algo no va bien dentro de la relación, una necesidad individual no cubierta (más atención, cariño…).

Es bastante común encontrar esta problemática en la consulta terapéutica de Psicología, siendo una de las mayores demandas atendidas a nivel de pareja.

Una infidelidad puede causar sentimientos de tristeza, de rabia, de no sentirse deseado por el otro, de ruptura de la confianza en la relación… El proceso de reconciliación es difícil. Muchas veces una infidelidad puede fortalecer la relación y, otras muchas, puede romperla definitivamente. Lo que sí está claro es que se tendrán que reformular muchos aspectos de la relación de pareja, y ver si ambos miembros están dispuestos y pueden asumirlos.

¿Qué papel tienen las relaciones sexuales en las crisis de pareja?

Generalmente, cuando existe una crisis dentro de la pareja, las relaciones sexuales son de los primeros aspectos que se ven afectados. Algunos problemas que pueden afectar a las relaciones de pareja pueden ser: la eyaculación precoz, la falta de deseo sexual en ambas partes de la pareja, el vaginismo, la dispareunia, etc.

La inexistencia de las relaciones sexuales puede deberse a multiplicidad de factores. Vivimos en una sociedad donde el trabajo, los compromisos y un largo etcétera nos limitan el tiempo. Esto hace que la dedicación a la parte sexual/afectiva de la relación cada vez tenga menos calidad, menor duración y por tanto, sea más escasa. Dedicarle tiempo a esta parte permitirá acercarse al otro desde un plano de intimidad emocional, que es fácil descuidar con el tiempo. Une y fortalece la relación de pareja.

 

¿Cuándo se debe acudir a un especialista por terapia de pareja?

No hay un momento idóneo para acudir a terapia. Pueden existir factores clave, tales como un aumento en las discusiones por falta de entendimiento, que estaría relacionado con la dificultad en la comunicación entre ambos miembros de la pareja. También podrían acudir al especialista cuando hubiera un problema a nivel sexual (disminución o inexistencia de las relaciones sexuales) en uno o ambos miembros. Los hijos también pueden ser causa de problemas en las relaciones de pareja, las dificultades de establecimiento de las prioridades…

Está claro que, muchas veces, acuden a consulta parejas en situaciones bastante graves, que podrían haber acudido mucho antes, pero las prioridades son muchas veces otras, antes de cuidar la relación. Es importante no esperar hasta que la situación sea desbordante.

 

Al final la recomendación es visitar a su PSICOLOGO o en su defecto visitar nuestro sitio web https://medicosenmerida.mx/medicos-en-merida/psicologos-y-psicoterapeutas/ para encontrar el especialista que mejor se adapte a sus necesidades.