Seleccionar página

El colesterol es una sustancia necesaria para la realización y regulación de funciones como la formación de los ácidos biliares o las hormonas. No obstante, un alto nivel de colesterol en sangre es también un factor de riesgo de determinadas enfermedades cardíacas.

La hipercolesterolemia se produce cuando la presencia de colesterol en sangre está por encima de los estándares normales. Este aumento está asociado a problemas coronarios, la dieta, el sexo y el estilo de vida.

 

Causas de la hipercolesterolemia

La hipercolesterolemia se puede producir por varias causas. Por ejemplo, por malos hábitos alimenticios, causas hereditarias o por enfermedades hepáticas.

Unos malos hábitos alimenticios con una abundante ingesta de grasas animales hacen que el organismo consuma antes otro tipo de nutrientes favoreciendo la presencia del colesterol acumulado en las arterias.

La causa familiar o hereditaria también es una de las más significativas en este tipo de patología. La hipercolesterolemia se produce por un defecto genético que no consigue eliminar el colesterol de manera que estos van aumentando cada vez más.

Otra causa de la hipercolesterolemia es la producida por enfermedades hepáticas.

 

Tipos de hipercolesterolemia

Se pueden distinguir dos tipos de hipercolesterolemia según el origen o la causa que la produce: primaria y secundaria.

Las hipercolesterolemias primarias como las dislipidemias se producen por diferentes problemas con el colesterol y los factores genéticos heredados.

Las hipercolesterolemias secundarias: este tipo de hipercolesterolemia se vincula con patologías hepáticas, renales y endocrinas.

 

Análisis clínicos para diagnosticar hipercolesterolemia

La hipercolesterolemia debe ser diagnosticada por un especialista en Medicina Familiar que realizará la exploración y establecerá el nivel de colesterol en sangre.

Para la hipercolesterolemia primaria hará falta detectar qué factores influyen en el aumento de nivel de colesterol (hábitos alimenticios, causa familiar, enfermedades hepáticas o la administración de algún fármaco) que favorecen el desarrollo de patologías coronarias.

Para la hipercolesterolemia secundaria se realizará un análisis de orina revisando la composición de glucosa, fosfatasa alcalina y tirotropina.

 

Cómo prevenir la hipercolesterolemia con buenos hábitos

La mejor manera para prevenir o controlar la hipercolesterolemia es mantener unos buenos hábitos alimenticios y la realización de ejercicio físico moderado unas tres veces a la semana. La combinación de las dos acciones contribuirá al aumento de colesterol HDL y reducirán el colesterol LDL.

Al final la recomendación es visitar a su Médico General Familiar o en su defecto visitar nuestro sitio web  https://medicosenmerida.mx/medicos-en-merida/medicina-general/ para encontrar el especialista que mejor se adapte a sus necesidades.