Seleccionar página

El reflujo gastroesofágico ocurre debido a la relajación excesiva del músculo entre el esófago (también conocido como la garganta) y el estómago. Como consecuencia, la comida que ha tomado el bebé se mezclará con el ácido del estómago y luego subirá en el esófago causando dolor e incomodidad. El reflujo gastroesofágico es más común en los bebés que tienen otros problemas, como los que tienen alergia a la proteína de la leche de vaca, la parálisis cerebral o los bebés que tienen problemas con la garganta baja. El reflujo gastroesofágico ocurre en uno de cada dos bebés, y puede convertirse en una enfermedad que conduce a un aumento de peso deficiente, vómitos extremos y un crecimiento deficiente. Líder pediatra consultor , el Dr. Dieudonné Birahinduka , explica cómo reconocer reflujo en su bebé, y cómo se puede tratar.

 

¿Cómo sabes si tu bebé tiene reflujo gastroesofágico?

 

Sabemos que el bebé tiene reflujo gastroesofágico al observar el comportamiento del bebé, especialmente después de alimentarlo. Cuando el bebé regurgita la leche que ha tomado, la leche puede tener un olor ácido. El comportamiento de un bebé con cólicos es completamente diferente, ya que a menudo el bebé levanta las piernas, grita y luego se detiene, mientras que el reflujo gastroesofágico es más continuo.

El diagnóstico de un reflujo gastroesofágico es sencillo para los pediatras . Se basa en el reconocimiento de patrones del comportamiento del bebé durante las tomas y después de las tomas.

Sin embargo, en algunos casos se necesita un estudio de pH que implique colocar una sonda en el esófago y medir el grado de acidez. Esto demuestra que el ácido ha pasado del estómago al esófago. En casos muy raros, se pueden requerir estudios de endoscopia o bario, pero la mayoría de los bebés con reflujo gastroesofágico se diagnostican mediante observación.

 

¿Qué causa el reflujo gastroesofágico en los bebés?

 

Sabemos que el reflujo es muy común en los bebés porque son muy jóvenes y aún no han desarrollado los músculos en el esófago. Con la edad, los músculos se vuelven más fuertes y no debería haber leche que vaya del estómago a la garganta.

 

¿Cómo se maneja el reflujo en un bebé?

 

La mayoría de los bebés con reflujo gastroesofágico no necesitan tratamiento. El tratamiento de la afección consiste principalmente en garantizar que minimizamos la posibilidad de que la leche pase del estómago al esófago. Esto se puede hacer asegurándose de que el bebé esté en posición vertical.

El otro paso del manejo sin medicación sería asegurarse de que la leche esté espesa. Eso nuevamente reducirá la posibilidad de que la leche pase del estómago a la garganta ya que es menos líquida.

En algunos bebés, recomendamos que, además de colocar y espesar la leche, el bebé debe reducir la cantidad de leche extraída. Así, por ejemplo, el volumen que reciben cada tres horas se reduce a dos horas. Esto significa que a medida que el volumen es bajo, el contenido en el estómago es más bajo de lo que el estómago puede contener. Como consecuencia, la leche no volverá al estómago.

En casos raros, es posible que tengamos que darle al bebé algún medicamento. El medicamento administrado para el reflujo gastroesofágico comienza con uno simple: Gaviscon, que es principalmente para mejorar el revestimiento del estómago.

Si esto no funciona, entonces tenemos que pensar en administrar medicamentos para reducir la acidez en el estómago. En esos casos, administramos ranitidina u omeprazol en algunos casos. Esto funciona al reducir la cantidad de daño causado por el reflujo ácido.

Si le preocupa el reflujo gastroesofágico en su bebé, puede hacer una cita con un pediatra consultor.

 

Al final la recomendación es visitar a su PEDIATRA o en su defecto visitar nuestro sitio web https://medicosenmerida.mx/medicos-en-merida/pediatras/ para encontrar el especialista que mejor se adapte a sus necesidades.