Seleccionar página

¿Qué es el síndrome de colon irritable y cómo nos afecta?

El SII es el trastorno gastrointestinal más comúnmente diagnosticado y la segunda causa de absentismo laboral tras el resfriado común. Entre un 10-20% de la población experimenta a lo largo de su vida síntomas de SII.

El Síndrome del Intestino Irritable (SII), más conocido como colon irritable, es un trastorno funcional crónico del tubo digestivo. Sus síntomas principales son el dolor o molestia abdominal, la hinchazón abdominal y la alteración del hábito intestinal (estreñimiento y/o diarrea). Suele manifestarse con recaídas sin que exista una enfermedad orgánica de base que lo explique.

El SII es el trastorno gastrointestinal más comúnmente diagnosticado y la segunda causa de absentismo laboral tras el resfriado común. Entre un 10-20% de la población experimenta a lo largo de su vida síntomas de SII, aunque solo un 15% de ellos solicitan valoración médica.

¿Cuáles son los síntomas o cómo podemos detectarlo?

  • Dolor y espasmo abdominal (esto puede desaparecer después de una evacuación intestinal).
  • Distensión abdominal y gases.
  • Estreñimiento.
  • Diarrea.
  • Cambio entre el estreñimiento y la diarrea.
  • Fuerte necesidad de tener una evacuación intestinal.
  • Sentir que todavía necesita tener una evacuación intestinal después de haber tenido una.

Los síntomas son diferentes para cada persona. Es posible que tenga algunos o incluso todos los síntomas mencionados anteriormente. La mayoría de personas tienen síntomas leves, pero algunas personas tienen síntomas graves que afectan su vida diaria.

Para que el médico diagnostique el síndrome del intestino irritable, de acuerdo con los criterios de Roma, usted debe haber experimentado al menos 2 de las siguientes situaciones:

  • Dolor o incomodidad que desaparecen después de tener una evacuación abdominal.
  • Dolor o incomodidad que iniciaron cuando la consistencia (apariencia) de las heces cambió; por ejemplo, pasó de tener heces normales a tener heces sueltas o secas.
  • Dolor o incomodidad que comenzaron cuando la frecuencia de sus evacuaciones intestinales cambió; por ejemplo, pasó de tener 1 evacuación abdominal por día a tener 3 cada día o a solo tener 1 de vez en cuando.

Principales causas

El mayor problema es que al día de hoy no se conoce con precisión su causa, ni existen pruebas que puedan diagnosticarlo. Existen varias teorías sobre cómo y por qué se produce el SII, pero a pesar de la intensa investigación sobre la materia, la causa aún no está clara. Una teoría sugiere que el SII está causado por contracciones anómalas del colon y del intestino delgado (de ahí el término colon espástico, que ha sido utilizado a veces para describir el SII). Contracciones vigorosas del intestino pueden causar calambres, que se tratan con antiespasmódicos y fibra (ambos ayudarían a regular las contracciones del colon). Sin embargo, las contracciones anormales no explicarían el SII en todos los pacientes, y no está claro si las contracciones son un síntoma o la causa del desorden. Las personas con SII que visitan al médico por este motivo tienen más probabilidad de sufrir ansiedad y estrés que aquellas que no consultan. El estrés y la ansiedad pueden afectar al intestino.

Las intolerancias alimentarias son comunes en pacientes con SII, alimentando la posibilidad de que se deba a una alergia o sensibilidad alimentaria. Esta teoría ha sido difícil de probar

Opciones de tratamiento existen

No hay cura para el síndrome del intestino irritable. La mejor manera de ayudar a controlar los síntomas es:

  • Llevar un estilo de vida saludable: Comer una dieta variada, saludable y beber mucha agua. Intentar comer 5 o 6 porciones más pequeñas al día, en lugar de hacer 3 comidas. Hacer ejercicio con regularidad y asegurarse de dormir lo suficiente.
  • Evitar las comidas que empeoran los síntomas: Es probable que observe que los síntomas empeoran cuando come ciertos alimentos. Los alimentos que pueden hacer que los síntomas del síndrome del intestino irritable empeoren, incluyen las bebidas con cafeína (café, té), bebidas gaseosas, productos lácteos, alcohol, chocolate, ciertas frutas, frijoles o repollo (que puede provocar gases). Para poder saber si cierto alimento le molesta, lleve un registro alimenticio. Registre lo que come y si tiene algún síntoma del síndrome del intestino irritable. Si encuentra un patrón repetitivo, consulte con su médico para saber si debe eliminar esa comida de su dieta y cómo encontrar sustitutos saludables.
  • Encontrar formas para manejar el estrés: Sus síntomas pueden empeorar cuando está bajo estrés, es decir cuando viaja, asiste a eventos sociales o cambia su rutina diaria. Hable con el médico de su familia sobre las formas de tratar el estrés, tal como hacer ejercicio, practicar la relajación o meditación.

 

Al final la recomendación es visitar a su GASTROENTEROLOGO o en su defecto visitar nuestro sitio web https://medicosenmerida.mx/medicos-en-merida/gastroenterolgos-en-merida/ para encontrar el especialista que mejor se adapte a sus necesidades.

A %d blogueros les gusta esto: