Seleccionar página

La cirugía pediátrica es una subespecialidad quirúrgica en la cual se realiza diagnósticos de medicina preventiva y tratamientos quirúrgicos, así como manejo pre quirúrgico transquirurgico y post quirúrgico, en la cual se manejan enfermedades de resolución quirúrgica congénita y adquirida en el paciente pediátrico recién nacido hasta los 18 años.

Es necesario conocer las diferencias entre el adulto y el niño:
El niño presenta diferencias fisiológicas, como son sus requerimientos de líquidos y metabolismo más acelerado y dinámicos y diferente de acuerdo a las distintas edades pediátricas sin dejar de ver que el paciente pediátrico está en crecimiento y desarrollo a diferencia del adulto, así como diferencias en sus constantes vitales las cuales varían en cada etapa de las edades pediátricas.

Las enfermedades del niño en su mayoría son congénitas (desde el nacimiento), aunque hay otras adquiridas en su proceso de crecimiento y desarrollo en las distintas edades pediátricas.

Aspectos técnicos quirúrgicos desde el calibre del material quirúrgico, técnica quirúrgicas cuidados específicos para el paciente de cuerdo a cada enfermedad de resolución quirúrgica, el paciente pediátrico requiere manejo con material y suturas adecuadas para el espesor de cada tejido, de acuerdo a la edad pediátrica.

La capacitación y formación del cirujano pediatra, el cirujano pediatra tiene una formación previa en nuestro país de pediatra para el uso adecuado de medicamentos soluciones y sustancias en su mayoría de acuerdo al peso del paciente pediátrico.

La cirugía pediátrica cuenta con subespecialistas, esto conforme a las necesidades actuales por el incremento de tecnología y conocimientos en las últimas décadas como son las siguientes:

  • Cirugía neonatal
  • Gastrocirugía
  • Cirugía plástica reconstructiva pediátrica
  • Urología pediátrica
  • Cirugía cardiovascular en padecimientos congénitos
  • Cirugía de tórax se manejan y resuelven la mayoría