Seleccionar página

La cirugía paliativa alivia los efectos secundarios causados por un tumor. Mejora en gran medida la calidad de vida de las personas con cáncer avanzado o enfermedad diseminada. Por ejemplo, la cirugía puede usarse para lo siguiente:

  • Aliviar el dolor o recuperar las funciones físicas cuando un tumor causa los siguientes problemas:
    • Presión en un nervio o la médula espinal.
    • Obstrucción de los intestinos.
    • Presión u obstrucción en otra parte del cuerpo.
  • Detener el sangrado. Ciertos tipos de cáncer son más propensos a causar sangrado:
    • Cáncer en áreas con gran cantidad de vasos sanguíneos, como el útero.
    • Cáncer en órganos que son delicados y pueden sangrar con facilidad cuando los alimentos y desechos pasan por la zona, como el esófago, el estómago y los intestinos.

El sangrado también puede ser un efecto secundario de algunos fármacos que se usan para tratar el cáncer. Cuando es necesario realizar una cirugía para detener el sangrado, con frecuencia, se utiliza una técnica denominada ligadura por transfixión. Esta cirugía une los vasos sanguíneos con sutura quirúrgica.

  • Introduce una sonda de alimentación para administrar fármacos si el cáncer o el tratamiento ha hecho difícil la ingesta de alimentos. Se coloca una sonda de alimentación directamente en el estómago o el intestino a través de la pared abdominal. También, podría introducirse una sonda en una vena para administrar analgésicos o medicamentos de quimioterapia.

 

Fuente: Cancer.net