Seleccionar página

¿Sabías que México ocupa el primer lugar en abuso sexual infantil? Y no solo eso, sino que también es el primer lugar a nivel mundial en violencia física y homicidio de menores de 14 años.

¿Cómo prevenir al abuso infantil?

Realmente, no existen cifras exactas, y esto es debido a que no todos los casos de abuso sexuales se denuncian. Sin embargo, como sociedad, pero principalmente como padres de familia, debemos estar alerta del cuidado de nuestros pequeños porque el riesgo de abusos reduce notablemente con la prevención. Los 8 consejos básicos son:

1-Platica abiertamente del tema con tus hijos desde edades tempranas: Puedes hacerlo desde la etapa preescolar. Aborda el tema con naturalidad y acorde a su edad, así estará preparado para impedir que suceda. Habla sobre ello antes de que esté en una situación peligrosa.

2-Olvida el mito de que solo sucede en familias disfuncionales o barrios decadentes: El campo es abierto, es decir, el abuso sexual puede ocurrir en cualquier familia, incluso entre hermanos, primos, tíos y abuelos o conocidos muy cercanos. No se trata de que se vuelvan paranoicos y desconfiados pero sí de que estén alerta.

3-No necesitas usar la expresión abuso sexual: Toca el tema sin crearles una sensación de amenaza, el autocuidado es muy diferente al miedo, así que comienza por explicar las partes íntimas y el derecho que tienen de decir “no” a alguien que intente tocarlos de manera que los incomode.

4-Háblales sobre la invasión de la intimidad: Informales sobre el abuso sin contacto, ya que el abuso sexual también puede ser a través de una llamada telefónica o exhibicionismo. Asimismo, recuérdales que no se deben dejar masajear o acariciar por nadie. Sean enfáticos diciendo “nadie, ni maestros, ni familia, ni amigos pueden decirte que está bien que te toquen o que miren tu cuerpo desnudo”.

5-Entrénalos con suposiciones y enséñalo a decir “no” enérgicamente: Supongamos que alguien se acerca y te dice que subas a su auto, ¿Qué vas a hacer?, Supongamos que un amigo te dice que te quites la ropa para jugar más cómodos, ¿Qué vas a hacer?, Supongamos que alguien mayor quiere tocarte ¿Qué vas a hacer? El punto principal es que no debes dejarte intimidar por nadie, ni hacer cosas que te hagan sentir incómodo.

6-Explícales las posibles estrategias de los abusadores: Háblales sobre las tácticas que hoy día se ven en noticias o redes sociales sobre los abusadores sexuales.

7-Hazle saber que contigo puede hablar de lo que sea: Cuida mucho tu lenguaje corporal, éste ayudará a que tus hijos confíen en ti. Si tu hijo siente que te alteras, te apenas o te inquietas al hablar de sexualidad, es posible que prefiera evitar el tema.

8-Pon atención a las señales de alerta: Si sientes que tu hijo trata de decirte algo, evita el contacto con alguien, o rechaza visitar a alguien, pregúntale como fue la última vez que estuvo ahí o como se siente con la compañía de esa persona.

Para finalizar, hagámosle entender a los hijos que nadie puede obligarlos a hacer algo que no quieren, ningún juego es divertido cuando hay un acercamiento que los incomode, nadie puede darles regalos a cambio de que hagan algo que no quieren, y mucho menos si les piden que guarden secretos.

Los padres tenemos una responsabilidad enorme en el desarrollo sano de la personalidad de nuestros hijos, si con esta información no te es suficiente, busca orientación profesional ya que un psicólogo capacitado te puede guiar. Si se necesita información adicional, se recomienda acudir con un psicólogo quien podrá orientarlo más sobre el tema.

Al final la recomendación es visitar a su Psicólogo y Psicoterapeuta o en su defecto visitar nuestro sitio web  https://medicosenmerida.mx/medicos-en-merida/psicologos-y-psicoterapeutas/ para encontrar el especialista que mejor se adapte a sus necesidades.