Seleccionar página

..:: ALERGÓLOGOS EN MÉRIDA::..

Los Alergólogos son médicos que se especializan en el estudio, diagnóstico y tratamiento de los trastornos del sistema inmunológico, específicamente aquellos debidos a hiper-sensibilidad (alergias), así como también las enfermedades relacionadas con la falla de algunos de los elementos del sistema inmunológico (de defensa).

Dr.José Gastón Barroeta  Hernández

Alergólogo

Alergías e Inmunología Clínica

Ced. Prof 974202 esp.4111194

  • Alergias
  • Pruebas inmunológicas
  • Rinitis alérgica
  • Vacunas antialérgica
  • Nebulizaciones
  • Prueba de sensibilización a medicamentos
  • Niños y adultos

Calle 33 #167-A x 14 y 16 garcía Ginerés

Tel. (999) 920 9080

Cel. 9991 63 65 25

gaston_barroeta@hotmail.com
Enviar whatsapp

www.alergologo.enmerida.com.mx

Dra. Alejandra Mora Nieto

Alergias e Inmunología Clínica Niños y Adultos

Ced. Esp.4831004

  • Asma
  • Rinitis alérgica
  • Dermatitis atópica
  • Conjuntivitis alérgica
  • Alergia a alimentos, medicamentos, insectos
  • Urticaria y Angioedema
  • Pruebas cutáneas
  • Vacuna Sublingual e intradérmica
  • Estimulación del sistema inmune (Inmunoestimulación)


Central Médica Chuburná 

Calle 21 #93-A x 18 y 20 Col. Chuburná de Hidalgo Mérida

Tel: (999)9810440

Enviar whatsap

www.alergias.enmerida.com.mx

alemip@hotmail.com

Dr. Manuel Baeza Bacab

 

Alergólogo

 

Centro Médico de las Americas

Dra. Sylvia Espinosa Morales

 Alergólogo

 Clínica de Mérida

Dr. Luis Rodolfo Manuel Bustos Gutiérrez

Alergólogo

 Centro Médico Pensiones. Mérida Yucatán

Dr. Luis Rodolfo Manuel Bustos Gutiérrez
Alergólogo

 Centro Médico Pensiones. Mérida Yucatán

Dr. Manuel Alberto Madera Sevilla
Alergólogo

 StarmédicaMérida Yucatán

Dr. Manuel Alberto Madera Sevilla
Alergólogo

 StarmédicaMérida Yucatán

Dra. Maria de Jesus Garcia Dominguez
Alergólogo

 Starmédica. Mérida Yucatán

Dr. Briceno Perez Jorge Carlos
Alergólogo

 Starmédica. Mérida Yucatán

Viajes Baratos por El Mundo

Viajes Baratos por El Mundo
Otoño, la estación de la alergia a ácaros del polvo

Otoño, la estación de la alergia a ácaros del polvo

Durante el cambio de estaciones corremos el riesgo de padecer ciertas patologías consecuencia del cambio de temperaturas y de los factores climatológicos. En el caso de la llegada del otoño o la primavera los ácaros reaparecen. Dentro de estas épocas, los meses otoñales son los que más afectan a los alérgicos debido a la proliferación de estos diminutos.

 

Incidencia de la alergia a los ácaros 

La principal consecuencia de este tipo de alergia es la aparición de la rinitis, una inflamación de la mucosa nasal caracterizada por los siguientes síntomas: congestión nasal, rinorrea, estornudos o picor nasal. En ocasiones estos síntomas se pueden acompañar con la sensación de falta de aire, opresión torácica o sibilancias, «pitos» al respirar, lo que los especialistas en Alergología denominamos asma bronquial.

Actualmente, la incidencia de la rinitis alérgica va en aumento; afecta entre un 3 y un 19% de la población. En general, el tipo de alergia que más frecuente es a los ácaros del polvo. Aproximadamente, el 50% de las rinitis son de tipo alérgico y surgen como reacción inmunitaria de nuestro cuerpo frente a alérgenos como ácaros, pólenes, epitelios de animales u hongos ambientales.

 

Qué son los ácaros

Los ácaros son unas arañas microscópicas de la familia de los crustáceos que residen habitualmente en el polvo de las casas y se alimentan de restos de piel y pelo de las personas y los animales que habitan en un domicilio. En Baleares, los ácaros son comunes fundamentalmente durante el otoño y la primavera y, en menor medida, en invierno, siendo en verano cuando su presencia es más baja.

Las condiciones de humedad relativamente alta y las temperaturas suaves son las que más propician el crecimiento de estos seres, es por ello que en las Islas Baleares y en toda la cuenca mediterránea sean los alérgenos más importantes. Dada la similitud estructural entre los ácaros del polvo y la familia de los mariscos (gamba, mejillón, calamar, sepia, caracol, etc), algunos pacientes pueden padecer una alergia alimentaria a causa de la ingesta de éstos últimos y presentar cuadros de prurito bucal o lingual, es decir, sensación intensa de hormigueos; urticaria e incluso sibilancias. Esto sucede sobretodo en ambientes con vahos procedentes de la cocción de estos alimentos

 

Tratamiento de la alergia a los ácaros

En caso de presentar estos síntomas el tratamiento se basa en tres pasos: prevención, tratamiento de los síntomas y específico para cada caso.

En el primer caso, la prevención y así eliminar los ácaros se consigue con una adecuada limpieza de nuestro entorno: utilizarse el aspirador en lugar de barrer, emplear una bayeta húmeda para limpiar el polvo, aspirar el colchón como mínimo una vez al mes y lavar la lencería de cama a 60º. Además, también es aconsejable mantener la temperatura ambiente fresca y seca, usar colchones y almohadas de material acrílico y evitar edredones y almohadas de plumas o lana, moquetas, alfombras y peluches.

Además de seguir estas recomendaciones, el tratamiento consiste en el uso de antihistamínicos, colirios oculares y aerosoles nasales. En caso de que el paciente padezca asma se suelen utilizar inhaladores de rescate, que no curan pero sí alivian los síntomas.
Existe también la posibilidad de vacunación que consiste en la administración progresiva y creciente de los ácaros que causan la alergia y es el único tratamiento curativo de la enfermedad.

Aunque actualmente existan distintas ayudas para suavizar los síntomas, se recomienda que en cualquier caso sea visto por un especialista en Alergología que le asesorará en el mejor tratamiento, adecuado a sus necesidades.

 

Al final la recomendación es visitar a su Alergólogo o en su defecto visitar nuestro sitio web https://medicosenmerida.mx/medicos-en-merida/alergologos/ para encontrar el especialista que mejor se adapte a sus necesidades.

Nuevos avances diagnósticos y terapéuticos para las enfermedades alérgicas

Nuevos avances diagnósticos y terapéuticos para las enfermedades alérgicas

Durante el cambio de estaciones corremos el riesgo de padecer ciertas patologías consecuencia del cambio de temperaturas y de los factores climatológicos. En el caso de la llegada del otoño o la primavera los ácaros reaparecen. Dentro de estas épocas, los meses otoñales son los que más afectan a los alérgicos debido a la proliferación de estos diminutos.

 

Incidencia de la alergia a los ácaros 

La principal consecuencia de este tipo de alergia es la aparición de la rinitis, una inflamación de la mucosa nasal caracterizada por los siguientes síntomas: congestión nasal, rinorrea, estornudos o picor nasal. En ocasiones estos síntomas se pueden acompañar con la sensación de falta de aire, opresión torácica o sibilancias, «pitos» al respirar, lo que los especialistas en Alergología denominamos asma bronquial.

Actualmente, la incidencia de la rinitis alérgica va en aumento; afecta entre un 3 y un 19% de la población. En general, el tipo de alergia que más frecuente es a los ácaros del polvo. Aproximadamente, el 50% de las rinitis son de tipo alérgico y surgen como reacción inmunitaria de nuestro cuerpo frente a alérgenos como ácaros, pólenes, epitelios de animales u hongos ambientales.

 

Qué son los ácaros

Los ácaros son unas arañas microscópicas de la familia de los crustáceos que residen habitualmente en el polvo de las casas y se alimentan de restos de piel y pelo de las personas y los animales que habitan en un domicilio. En Baleares, los ácaros son comunes fundamentalmente durante el otoño y la primavera y, en menor medida, en invierno, siendo en verano cuando su presencia es más baja.

Las condiciones de humedad relativamente alta y las temperaturas suaves son las que más propician el crecimiento de estos seres, es por ello que en las Islas Baleares y en toda la cuenca mediterránea sean los alérgenos más importantes. Dada la similitud estructural entre los ácaros del polvo y la familia de los mariscos (gamba, mejillón, calamar, sepia, caracol, etc), algunos pacientes pueden padecer una alergia alimentaria a causa de la ingesta de éstos últimos y presentar cuadros de prurito bucal o lingual, es decir, sensación intensa de hormigueos; urticaria e incluso sibilancias. Esto sucede sobretodo en ambientes con vahos procedentes de la cocción de estos alimentos

 

Tratamiento de la alergia a los ácaros

En caso de presentar estos síntomas el tratamiento se basa en tres pasos: prevención, tratamiento de los síntomas y específico para cada caso.

En el primer caso, la prevención y así eliminar los ácaros se consigue con una adecuada limpieza de nuestro entorno: utilizarse el aspirador en lugar de barrer, emplear una bayeta húmeda para limpiar el polvo, aspirar el colchón como mínimo una vez al mes y lavar la lencería de cama a 60º. Además, también es aconsejable mantener la temperatura ambiente fresca y seca, usar colchones y almohadas de material acrílico y evitar edredones y almohadas de plumas o lana, moquetas, alfombras y peluches.

Además de seguir estas recomendaciones, el tratamiento consiste en el uso de antihistamínicos, colirios oculares y aerosoles nasales. En caso de que el paciente padezca asma se suelen utilizar inhaladores de rescate, que no curan pero sí alivian los síntomas.
Existe también la posibilidad de vacunación que consiste en la administración progresiva y creciente de los ácaros que causan la alergia y es el único tratamiento curativo de la enfermedad.

Aunque actualmente existan distintas ayudas para suavizar los síntomas, se recomienda que en cualquier caso sea visto por un especialista en Alergología que le asesorará en el mejor tratamiento, adecuado a sus necesidades.

 

Al final la recomendación es visitar a su Alergólogo o en su defecto visitar nuestro sitio web https://medicosenmerida.mx/medicos-en-merida/alergologos/ para encontrar el especialista que mejor se adapte a sus necesidades.

Dermatitis alérgica a determinadas sustancias

Dermatitis alérgica a determinadas sustancias

Prevalencia

Más de 150 millones de europeos padecen enfermedades alérgicas, y en el año 2050 afectarán al 50% de la población del mundo occidental.

En Catalunya hay casi 2.5 millones de alérgicos y en España, 16 millones. Una de las patologías que más ha incrementado en la última década es la alergia alimentaria. En Catalunya casi se ha triplicado y, al igual que en Europa, uno de cada diez niños tiene una o más alergias alimentarias. Por desgracia, cada año se presentan reacciones anafilácticas mortales ocasionadas por alimentos y el número de hospitalizaciones por reacciones severas se ha multiplicado por siete.

La patología respiratoria es la más frecuente, y el asma bronquial la enfermedad alérgica más significativa. Los alérgenos más frecuentemente implicados son los ácaros del polvo doméstico, junto con los pólenes (parietaria, gramíneas, platanero, ciprés, olivo, etc.).

Se estima que la concentración de polen oscilará esta primavera alrededor de los 1500 granos por metro cúbico de aire en Barcelona. Después de los pólenes, son prevalentes los hongos ambientales (alternaria, cladosporium, etc.) y los epitelios de animales (gato, perro, caballo, etc.). Otros alérgenos relevantes son los venenos de himenópteros (abeja, avispa, polistes), fármacos (AINE, antibióticos, anestésicos, etc.), sustancias ocupacionales (cereales, disolventes, etc.) y las sustancias de contacto (metales, tintes capilares, cosméticos, etc.).

 

Avances diagnósticos

Las novedades para el diagnóstico in vitro de las enfermedades alérgicas están relacionadas con el diagnóstico molecular. Se basa en el diagnóstico por componentes, es decir, en la determinación de la inmunoglobulina IgE en paneles de alérgenos purificados, naturales o recombinantes. El objetivo es determinar la sensibilización primaria o específica y con proteínas similares. Por ejemplo, son frecuentes las reacciones cruzadas entre vegetales y entre alimentos y algunos pólenes por compartir proteínas comunes, como las proteínas transportadoras de lípidos (LTP).

 

Avances terapéuticos

A.- Las nuevas vacunas antialérgicas o la inmunoterapia específica están elaboradas con nuevos alérgenos más purificados y con mayor concentración alergénica, de forma que contribuyenauna mejor tolerancia y mejor respuesta clínica. Son el único tratamiento que puede modificar la evolución natural de la patología alérgica y además reducen los costes sanitarios, tanto los indirectos relacionados con la pérdida de productividad laboral y calidad de vida del paciente, como los gastos directos, loque disminuye un 40% los gastos en servicios médicosyun 30% en los fármacos sintomáticos.

B.- Fármacos anti-IgE. Desde hace unos diez años estamos utilizando con un gran éxito moléculas como el omalizumab, indicado en el tratamiento de cuatro patologías muy relevantes: asma bronquial grave, urticaria crónica espontánea, dermatitis atópica severayalergia alimentaria que precisa desensibilización.

Están ya en fase de desarrollo nuevas moléculas anti-IgE que presumiblemente mejorarán aún más el arsenal terapéutico, como el mepolizumab (IL-5), librikizumab (IL-13), dupilumab (IL-4 e IL-13) y lilelizumab (anti-IgE).

C.- Inmunoterapia oral con alimentos: las reacciones adversas ocasionadas por proteínas alimentarias, por mecanismos inmunológicos y que implican que no se tolere el alimento, se están tratando desde hace una década con inmunoterapia oral y, especialmente, en niños con alergia a proteínas de leche de vaca y de huevo.

 

Al final la recomendación es visitar a su Alergólogo o en su defecto visitar nuestro sitio web https://medicosenmerida.mx/medicos-en-merida/alergologos/ para encontrar el especialista que mejor se adapte a sus necesidades.

¿Uno nace o se hace alérgico?

¿Uno nace o se hace alérgico?

En la piel se presentan síntomas y signos de la mayoría de las reacciones alérgicas. En pacientes alérgicos con manifestaciones cutáneas se observan dos tipos de lesiones,  principalmente, la urticaria que está formada por habones y picor y que, en muchos casos no es debido a reacciones alérgicas; y el eccema, donde encontramos  vesículas o pequeños granos y se asocia con descamación.

El eccema se observa en la dermatitis de contacto o dermatitis alérgica. Es una inflamación de la piel causada por el contacto directo con una sustancia, como, por ejemplo, en alergias a la bisutería. El eccema también se puede observar en la dermatitis atópica, donde las lesiones presentan una distribución típica según la edad del paciente, siendo más frecuentes en niños y adolescentes. La dermatitis atópica  es una manifestación usualmente relacionada con pacientes alérgicos.

 

 

Dermatitis de contacto alérgica

La dermatitis de contacto puede ser producida por una sustancia irritante, que es la causa más común, y la inflamación resultante del contacto puede deberse al contacto con ácidos, materiales alcalinos como jabones y detergentes, disolventes u otras sustancias químicas. La lesión típica es la quemadura y la aparición suele ser inmediata.

En cambio, la dermatitis de contacto alérgica, está provocada por la exposición a una sustancia a la cual el paciente se ha sensibilizado y le produce alergia. La reacción puede aparecer varias horas después del contacto e incluso días, y se manifiesta en forma de piel enrojecida e hinchada que, a las horas, se desarrolla en pequeñas vesículas con líquido en su interior. Posteriormente las vesículas se rompen y fluye un líquido pegajoso que formará costras.

Cuando las lesiones de dermatitis de contacto alérgica se prolongan en el tiempo, la piel se muestra enrojecida y brillante y, posteriormente, se descama, pudiendo, con el tiempo, formarse una piel engrosada y seca.

A diferencia del eccema, en la urticaria las lesiones en forma de habón tienden a desaparecer en varias horas y no dejan lesión residual en la piel.

 

Causas de la dermatitis alérgica

Existen múltiples causas de la dermatitis de contacto alérgica. La más frecuente es el níquel y el cobalto, presentes en bisutería, relojes o cinturones; bálsamo de Perú, que se encuentra en algunos cosméticos; antibióticos y anestésicos locales, aplicados en la piel, tales como neomicina; fragancias de algunas colonias; formaldehído, utilizado como conservante en la industria y el hogar; conservantes localizados en cosméticos y pinturas; para-fenilenediamina, amoníaco y otras sustancias utilizadas para el tinte del pelo, entre otros muchos productos.

 

Pruebas diagnósticas para la dermatitis alérgica

En base a las lesiones de la piel y los antecedentes de exposición a sustancias irritantes o alérgenos se puede sospechar el diagnóstico de dermatitis de contacto.

La realización de pruebas alérgicas con parches cutáneos que contengan las sustancias sospechosas de la exposición en el paciente, ayudan a precisar cuál es el alérgeno responsable de la dermatitis de contacto alérgica.

 

Tratamiento de la dermatitis alérgica

Para tratar la dermatitis alérgica se debe retirar la exposición a la sustancia responsable de la dermatitis, así como evitar exposiciones futuras. Si la causa es secundaria a una exposición laboral será necesario el cambio de lugar de trabajo. Si la sustancia está en el organismo, se debe valorar retirarla dentro de lo posible.

Para la prevención de futuras exposiciones es necesario utilizar guantes protectores y cremas barreras, si la exposición a la sustancia alérgica es inevitable.

Para el tratamiento de las lesiones los expertos en Alergología recomiendan realizar un lavado y cuidados para retirar las sustancias irritantes que han quedado en al piel. Además, se deben utilizar cremas que reduzcan la inflamación. En casos de lesiones severas se deben asociar antihistamínicos e incluso corticoides orales.

 

Al final la recomendación es visitar a su Alergólogo o en su defecto visitar nuestro sitio web https://medicosenmerida.mx/medicos-en-merida/alergologos/ para encontrar el especialista que mejor se adapte a sus necesidades.