Seleccionar página

¿Sabía usted que las enfermedades cardíacas y la salud bucal están relacionadas? Existen dos conexiones diferentes entre las enfermedades cardíacas y la salud bucal:

  1. Estudios han demostrado que las personas con la enfermedad de las encías (periodontal)moderada o avanzada son más propensas a padecer de enfermedades cardíacas que aquellas con encías saludables.
  2. La salud bucal nos da indicios sobre la salud general. Los estudios han demostrado que la salud bucal puede dar señales de advertencia sobre otras enfermedades o estados clínicos, incluyendo las enfermedades cardíacas.

¿Tiene algún riesgo?

Muchos de los factores de riesgo para la enfermedad de las encías son los mismos que para las enfermedades cardíacas, como el uso del tabaco, mala nutrición y diabetes. En general, las personas que tienen enfermedad de las encías crónica presentan mayores riesgos de sufrir ataques cardíacos, según la Academia de Odontología General (AGD). La enfermedad de las encías (llamada gingivitis en sus etapas iniciales y enfermedad periodontal en etapas posteriores) se debe a la acumulación de placa a lo largo y debajo de la línea de las encías. Algunos investigadores han sugerido que la enfermedad de las encías puede generar enfermedades cardíacas porque las bacterias de las encías infectadas pueden desprenderse, ingresar al flujo sanguíneo, acoplarse a los vasos sanguíneos y aumentar la formación de coágulos. Además, se ha sugerido que la inflamación causada por la enfermedad de las encías también puede desencadenar la formación de coágulos. Los coágulos disminuyen el flujo sanguíneo hacia el corazón, lo que provoca un aumento de la presión sanguínea y del riesgo de sufrir un ataque cardíaco.

Las investigaciones muestran que muchas enfermedades sistémicas, incluidas las enfermedades cardíacas, presentan síntomas orales. Los dentistas pueden ayudar a los pacientes con antecedentes de enfermedades cardíacas al examinarlos y buscar signos de dolor oral, infecciones o inflamaciones. Según la AGD, el diagnóstico y el tratamiento adecuado de las infecciones en las encías y dientes en algunos de estos pacientes llevaron a una disminución de la cantidad de medicamentos para la presión sanguínea y mejoraron la salud general. Si tiene una enfermedad cardíaca, asegúrese de contarle a su dentista sobre su enfermedad así como también sobre cualquier medicamento que esté tomando actualmente. Recuerde seguir cuidadosamente las instrucciones del médico y del dentista acerca del cuidado de la salud, y utilice los medicamentos recetados, como antibióticos, según se indique.

Signos de advertencia

La enfermedad de las encías afecta al 80% de los adultos estadounidenses y a menudo la enfermedad no se diagnostica. Entre los síntomas que deben tenerse en cuenta para la enfermedad de las encías se incluyen:

  • Encías rojas, blandas o hinchadas
  • Encías sangrantes al cepillar o usar hilo dental
  • Encías que parecen estar separadas de los dientes
  • Mal aliento crónico o un sabor desagradable en su boca
  • Dientes que están flojos o separados entre sí

Prevención proactiva

Aunque los exámenes dentales y las limpiezas regulares son necesarios para eliminar las bacterias, la placa y el sarro y para detectar los primeros síntomas de la enfermedad de las encías, usted puede tener un rol importante en la prevención de la enfermedad de las encías todos los días. La mejor forma de ser proactivo en mantener su salud general y bucal es planificar controles dentales regulares, recibir limpiezas profesionales y cepillarse y usar hilo dental con frecuencia. Tomar los pasos para detener la enfermedad de las encías desde el inicio es la mejor forma de mantener su sonrisa hermosa a cualquier edad.

Información por cortesía de la Academia de Odontología General.

A %d blogueros les gusta esto: