Seleccionar página

La disfunción eréctil es la incapacidad persistente para lograr y mantener una erección adecuada que permita una buena relación sexual. El interés por ésta enfermedad ha aumentado en los últimos años, gracias al desarrollo de nuevas técnicas diagnósticas y terapéuticas, a la evolución y el progreso de los conocimientos fisiopatológicos. Hasta hace algunos años se consideraba al problema psicológico como la mayoría de los casos. Actualmente, existe test diagnósticos que nos indican la existencia de causas orgánicas (daño en el pene) responsables de la disfunción eréctil en más del 75% de los casos.

La erección es un fenómeno complejo en el que intervienen factores psicológicos, neurológicos (nervios), circulatorios y hormonales. La erección ocurre cuando las terminaciones nerviosas y el endotelio liberan una sustancia llamada acetilcolina, que a su vez produce óxido nítrico originando una relajación del músculo liso del pene. Este fenómeno produce dilatación de las arterias aumentando el flujo sanguíneo y aumentado el tamaño del pene llegando a la erección.

La evaluación diagnóstica de un paciente con disfunción eréctil se basa en la historia clínica general y sexual, hay que dar importancia a enfermedades de riesgo como diabetes, hipertensión arterial, dislipidemias ( Aumento de colesterol y triglicéridos), alcoholismo y tabaquismo crónico, consumo de medicamentos.

Con un correcto interrogatorio y examen físico que incluye el tacto rectal,  pruebas de laboratorio básicas y la prueba de inyección intracavernosa con inyecciones vasoactivas se puede determinar en la gran mayoría de los casos el origen de disfunción eréctil.

Existen 2 factores: el orgánico y el psicógeno.

La disfunción eréctil de origen orgánico (daño en el pene) habitualmente es progresiva, no existen erecciones con ningún tipo de estímulos, no hay erecciones matutinas ni a la masturbación y pueden existir enfermedades que originan éste problema.

La disfunción eréctil Psicógena se origina de un momento a otro, responde a los estímulos de manera irregular, puede tener erecciones matutinas y a la masturbación, hay problemas psicógenos.

También puede haber una disfunción eréctil mixta, es decir el problema orgánico origina un fondo psicógeno empeorando la situación.

Es poco frecuente y en casos muy especiales se necesita de estudios especiales como pruebas hormonales, test de tumescencia nocturna, potenciales evocados de los nervios de la erección .

El tratamiento va encasillado al origen de la disfunción eréctil pero en la mayoría de los casos la terapia farmacológica da buenos resultados haciendo hincapié en que el fármaco ideal es el que resulte efectivo, mínimos o no efectos colaterales, fácil administración, precio cómodo. Si el resultado no es el ideal se debe pensar en la colocación de prótesis de pene, existiendo varios modelos de acuerdo a las condiciones del paciente.

Finalmente, destacar la importancia que tiene ésta enfermedad en la Urología y que de manera provechosa el hombre ya se atreve a consultar su problema debido a los distintos tratamientos exitosos que existen actualmente.

 

Al final la recomendación es visitar a su Urólogo o en su defecto visitar nuestro sitio web https://medicosenmerida.mx/medicos-en-merida/urologos/ para encontrar el especialista que mejor se adapte a sus necesidades.