Seleccionar página

Para que un medicamento sea lo más efectivo posible debemos tener en cuenta cómo introducirlo en nuestro organismo.

Vía oral

Ventajas: Es la vía más habitual y cómoda. El medicamento se administra por la boca en forma de comprimidos, cápsulas, grageas, jarabes, soluciones, suspensiones y granulados. Desde la farmacia indican que además es una forma segura de tomar un medicamento, ya que, en caso de sobredosificación se puede efectuar un lavado gástrico.

Inconvenientes: La absorción es lenta y muy variable. “Parte el fármaco puede sufrir procesos de biotransformación en el aparato digestivo por acción de los jugos gástricos o por inactivación hepática y la posible irritación de la mucosa gástrica”.

Cómo tomarlo: En el caso de las cápsulas, se deberían tomar enteras salvo que sean de cubiertas entéricas o el prospecto lo desaconseje. Los comprimidos efervescentes están formulados para ser diluidos en agua, ayudando a la disolución del principio activo o a mantenerlo en suspensión. Los especialistas indican que también se puede preparar una suspensión extemporánea para que “hay que añadir agua hasta la marca que tiene el envase, pero nunca de una sola vez, sino que iremos añadiéndola y agitándola”.

Vía sublingual

El comprimido se coloca debajo de la lengua y se disuelve solo. Sus principales ventajas es que evita la acción de los jugos gástricos y la inactivación hepática y no es necesario tomarla con líquidos ni tragarla. Como inconveniente podría ser que tuvieran un sabor que no sea de nuestro agrado.

Vía tópica

El medicamento busca una acción local, por lo que se aplica en forma de pomada, geles, lociones, cremas, polvos y ungüentos.

Vía transdérmica

Se trata de parches transdérmicos en los que el fármaco pasa a través de la piel. Es sencillo de utilizar y muy efectivo por su rápida absorción. Para personas que tienen un problema en la piel puede ser desaconsejable.

Vía oftalmológica

Son medicamentos que buscan la acción local en los ojos, donde se aplican. “La biodisponibilidad es baja, pero esta vía permite alcanzar concentraciones de principio activo elevadas”. Como desventaja, hay que tener mucho cuidado para que el envase no toque el ojo y el fármaco no se contamine.

Vía inhalatoria

El principio activo se absorbe a través de la mucosa. Su efecto es local y sistémico. Es cómodo de utilizar porque se administra a través de nebulizadores e inhaladores con una dosis en cada pulsación.

Vía rectal

El medicamento se administra a través del ano en forma de supositorios o enemas. “La absorción por vía rectal es buena al ser una zona muy vascularizada por las venas hemorroidales. Además, se evita el paso por el hígado de la sangre que lleva el fármaco desde la mucosa rectal (evitamos el llamado “efecto de primer paso”)”.

Vía vaginal

Se administra por la vagina a través de pomadas, comprimidos y óvulos vaginales que buscan la acción local y que se absorben a través de la membrana lipoidea. Contienen un aplicador para una cómoda aplicación, aunque hay que asegurarse de usarlo correctamente leyendo el instructivo.

Vía parental

La vía parenteral es una vía de urgencia que se aplica mediante una inyección.

Intravenosa: El medicamento se inyecta en venas. Para líquidos, se hace a través de venas superficiales o cutáneas. El farmacéutico indica que su principal ventaja es que, al llegar directamente a la sangre, su distribución es la más rápida y que permite administrar grandes volúmenes del medicamento. Su inconveniente es que, precisamente por su rapidez, de actuación, es muy difícil frenar sus efectos si son adversos.

Intramuscular: El medicamento se inyecta en un músculo. Al ser una zona muy vascularizada, se difunde rápidamente por las fibras y se absorbe. La desventaja es que no se puede aplicar en grandes cantidades: “Normalmente no se aplican más de cinco mililitros” .

Subcutánea: El medicamento se inyecta bajo la piel. Al no ser una zona, muy vascularizada, su principal desventaja es que su absorción es lenta. “Se puede inyectar en pequeñas cantidades  en forma de suspensión o solución o se pueden administrar pellets o comprimidos de liberación sostenida”.Su ventaja es que su efecto es sostenido y duradero.

Fuente: Cuidate