Seleccionar página

A lo largo de la historia y particularmente en las últimas décadas ha habido muchas más infecciones que han saltado de animales a humanos. Estas incluyen la gripe aviar y el Síndrome Respiratorio del Medio Oriente o MERS (otra cepa de coronavirus).
Pero la transmisión de enfermedades por contacto con los animales no se limitan a la mutación viral. Pueden ser por picaduras o mordeduras que transmiten directamente a los humanos virus o bacterias malignas. También por ingerir alimentos o agua contaminadas con parásitos.
Tal es el caso de la peste negra o bubónica -por picadura de pulgas trasportadas por ratas-, la malaria, el dengue o el zika -por picadura de diferentes mosquitos- o la rabia -por mordedura de perros o animales salvajes-.
Esa peligrosa relación entre especies es inevitable, pero seguirá aumentando inexorablemente, a medida que vivamos en mayor proximidad con animales domésticos -tanto en casas como en grajas o mercados- que invadamos más los predios silvestres, o que la poblaciones de animales portadores se multipliquen con el cambio climático.
En la actualidad, la OMS estima que, a nivel mundial, cada año se producen alrededor de mil millones de casos de enfermedades y millones de muertes por zoonosis.
Alrededor del 60% de las enfermedades infecciosas emergentes que se informan a nivel mundial son zoonosis. Se han detectado más de 30 nuevos patógenos humanos en las últimas tres décadas, el 75% de los cuales tuvieron un origen animal.
El síndrome respiratorio de oriente medio (MERS, por sus siglas en inglés) es una enfermedad respiratoria grave que involucra principalmente al tracto respiratorio superior. Causa fiebre, tos y dificultad para respirar. Aproximadamente el 30% de las personas que han contraído esta enfermedad han muerto. Algunas personas solo tienen síntomas leves.
El MERS es causado por el coronavirus del síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS-CoV, por sus siglas en inglés). Los Coronavirus son una familia de virus que pueden causar la infección respiratoria de Oriente Medio. Se reportó por primera vez en Arabia Saudita en 2012 y luego se propagó a otros países. La mayoría de los casos se propagaron a partir de personas que viajaron a países de Oriente Medio.
Hasta la fecha, solo ha habido 2 casos de MERS en los Estados Unidos. Fueron en personas que viajaron a los Estados Unidos desde Arabia Saudita y fueron diagnosticados en 2014. El virus presenta un riesgo muy bajo para las personas.
El virus del MERS viene del MERS-CoV, el virus se contagia de animales a humanos. También se ha encontrado en camellos y la exposición a estos animales es un factor de riesgo para desarrollar MERS.
El virus puede propagarse entre personas que tienen contacto estrecho. Esto incluye a los trabajadores de salud que atienden a las personas con MERS.
El período de incubación de este virus no se conoce con precisión. Se trata del lapso que transcurre entre el momento en que una persona se expone al virus y en que presenta los síntomas. El período de incubación promedio es de aproximadamente 5 días, pero hay casos en que se presentaron de 2 a 14 días después de la exposición.

Los síntomas principales son:

  • Fiebre y escalofríos
  • Tos
  • Dificultad para respirar

Los síntomas menos comunes incluyen tos con sangre, diarrea y vómitos.

Algunas de las personas infectadas con el MERS-CoV tuvieron síntomas leves o no tuvieron síntomas. Algunas personas con MERS desarrollaron neumonía y disfunción renal. Aproximadamente de 3 a 4 de 10 personas murieron. La mayoría de personas que desarrolló la enfermedad grave y murió tuvo otros problemas de salud que debilitaron su sistema inmunológico.
En este momento, no existe ninguna vacuna contra el MERS y no hay ningún tratamiento específico. Se administran cuidados de apoyo.

Fuente: Medine plus