Seleccionar página

¿Sabes por qué la columna vertebral también recibe el nombre de «árbol de la vida»? La respuesta es sencilla, recibe este nombre porque en su interior alberga la pieza clave de nuestro organismo: el sistema nervioso.

Refresquemos un poquito la memoria… El sistema nervioso se compone del cerebro, de la médula espinal y  de la red de billones de nervios que inervan cada célula de tu cuerpo, cada órgano, músculo, tejido, glándulas… Esto quiere decir que todo tu cuerpo está bajo el control de los nervios.

Es gracias a tu sistema nervioso que fluye la información vital desde tu cerebro hacia la médula espinal, protegido por la columna vertebral, y luego a través de las raíces nerviosas, que emergen entre las vértebras y se ramifican por todo el cuerpo.

Cuando tu sistema nervioso funciona al 100%, la comunicación entre tu cerebro y tu cuerpo se realiza perfectamente por eso gozas de una salud óptima. Pero cuando hay un desequilibrio en tu columna vertebral, un problema postural, una torsión de tu pelvis, un hombro más alto que el otro, una pierna mas larga o demasiada tensión o contracturas en tu espalda, tus vértebras pierden su alineación correcta y se desplazan ligeramente. Esto provoca que los nervios que salen entre cada una de ellas se puedan pinzar. Eso recibe el nombre de subluxación vertebral.

Debes saber que una subluxación vertebral pocas veces duele porque solo un 10% de tus nervios pueden transmitir la señal del dolor. Se trata de un mal silencioso que comprime tus nervios pero si no se trata a tiempo la subluxación vertebral puede afectar a tu salud a todos los niveles según cuales sean los nervios pinzados y la irritación e inflamación que tengan.

De manera detallada vamos a hablar de unos síntomas que pueden aparecer según la localización de la subluxación vertebral:

  • Cuando son nervios de la zona cervical que están pinzados te puede provocar dolor de cuello, contracturas, torticolis, dolor de cabeza, migrañas, mareos, vértigos, pitidos, problemas de sueño, irritabilidad, dolor de hombro, dolor de brazo y manos, dolor de muñeca, hormigueos, pesadez en los brazos, pérdida de fuerza, sensaciones raras en las manos, adormecimiento de las manos, síndrome del túnel carpiano, problemas de sinusitis, fatiga, cansancio, fibromialgia…
  • Cuando son nervios de la espalda que están irritados poco a poco se tensa la zona dorsal, aparecen contracturas en la espalda y en los trapecios, y puede afectar a los órganos de la zona torácica, que están inervados por los nervios que salen de esta parte de la columna. Los síntomas pueden ser problemas respiratorios,  asma, alergias, problemas cardiovasculares, digestivos, dificultad en respirar por tensión del diafragma, problemas de tensión alta, dolores en el pecho, hernia hiatal, acidez de estomago, indigestión…
  • Cuando se trata de los nervios que salen entre las vértebras lumbares no solamente puede producirse dolor de lumbalgia y contracturas en la parte baja de la columna.Si los pinzamientos son importantes puede aparecer dolor de ciática y el dolor recorrer toda la pierna. A menudo también el dolor es debido al pinzamiento de un nervio por una hernia discal. Según cual es el nervio pinzado el territorio del dolor y el problema cambia completamente. Por ejemplo nos puede doler solo la ingle o afectar a la cadera; podemos notar tensión en el piramidal o todo el glúteo; a veces será la parte de delante de la pierna o solo de detrás; otras veces es la rodilla o el pie; a veces no hay dolor pero notamos calambres en las piernas o descargas eléctricas… Muchos pacientes que tienen subluxación en la zona lumbar suelen también tener problemas digestivos, dolor de barriga, irritación intestinal, constipación, diarrea,  problemas de menstruación, dolores de regla…

 

El doctor quiropráctico localiza las subluxaciones de la columna vertebral (bloqueo vertebral que pinza el nervio) y las corrige a través de ajustes específicos.

Al restituir las vértebras a su posición correcta, se eliminan los pinzamientos y el sistema nervioso recupera su funcionamiento óptimo, alcanzando el cuerpo la máxima expresión de salud.

El quiropráctico no trata la enfermedad o los síntomas, sino que al mejorar la función del sistema nervioso quitando las interferencias de los nervios permite que el cuerpo pueda recuperarse y curarse a si mismo.

Para saber si tu sistema nervioso está sano y libre de pinzamientos es importante hacerte un chequeo quiropráctico de tu columna vertebral lo antes posible.

En el Centre Quiropràctic Llevant hacemos estudios de la columna vertebral y del sistema nervioso de toda la familia para mantener una buena salud de manera natural.

Al final la recomendación es visitar a su Quiropráctico o en su defecto visitar nuestro sitio web https://medicosenmerida.mx/medicos-en-merida/quiropracticos/  para encontrar el especialista que mejor se adapte a sus necesidades.