Seleccionar página

Cuando visitas a tu quiropráctico, ¿sabías que muchas informaciones que nos proporcionas durante la primera visita nos permiten evaluar el tratamiento quiropráctico que más conviene a tu condición? Por ejemplo, está claro que existe una relación evidente entre la edad y la rapidez de la recuperación con la quiropráctica aunque lo cierto es que en unos casos vemos a pacientes mayores recuperarse más rápidamente que pacientes jóvenes, y viceversa. La recuperación tras un tratamiento quiropráctico no diferencia a sus pacientes por la edad.

Lanzamos una pregunta al aire, ¿cómo podemos determinar que nuestro cuerpo va a recuperarse en 3 semanas o en 3 meses? ¿Cuáles son los factores que nos permiten establecer la frecuencia y la duración del tratamiento quiropráctico? Estamos hablando entonces de actividad física, ejercicios de postura o incluso de fumar y tener una mala dieta o falta de hidratación. Está claro que todos nuestros hábitos, tanto los malos como los buenos influyen en la curación de nuestro cuerpo y en la recuperación con la quiropráctica.

Hoy queremos hablar de los factores que tienes que tomar en consideración para acelerar nuestra correcta recuperación con un tratamiento quiropráctico.

 

  • En primer lugar, las personas que suelen hacer ejercicio físico de forma regular se recuperan más rápidamente porque su cuerpo está más acostumbrado a los movimientos. Como los ajustes quiroprácticos ayudan a liberar las articulaciones, a devolver la movilidad, la elasticidad y la flexibilidad vemos que los pacientes acostumbrados a moverse se recuperan mejor y de forma más rápida.

 

  • Luego hay que ver el caso de los trabajadores de oficina y los de la construcción. Muchos pensaran erróneamente que los trabajos que implican esfuerzo físico corren mayor riesgo de padecer dolor de espalda comparado a los trabajadores de oficina. Está claro que los accidentes de trabajo son poco frecuentes en el entorno de oficina pero no obstante hay que saber que la postura sentada es muy mala para las articulaciones, la columna vertebral y, por supuesto, para los nervios. Si vuestro trabajo requiere que permanezcáis sentados durante mucho tiempo, lo correcto sería que aproveches cada pausa y momento de descanso para moveros. Lo ideal es levantarse poco tiempo cada 30 minutos para mover las articulaciones.

  • Por último, los pacientes fumadores se sorprenden bastante cuando les explicamos que este mal hábito tiene mucho que ver con su dolor de espalda y puede retrasar su recuperación con la quiropráctica. Todos nuestros tejidos, incluso nuestras articulaciones, necesitan un buen flujo de sangre para que funcionen correctamente. Dicho esto, y como ya sabéis, el tabaco afecta a la circulación sanguínea, da lugar a una degeneración más rápida y  una mala oxigenación de los tejidos, que es esencial para ponerse bien.

En tu próxima visita con tu quiropráctico, aprovecha  la oportunidad para informarte de otros factores clave de la salud que podrían favorecer tu recuperación con la ayuda de la quiropráctica.

Al final la recomendación es visitar a su Quiropráctico o en su defecto visitar nuestro sitio web https://medicosenmerida.mx/medicos-en-merida/quiropracticos/  para encontrar el especialista que mejor se adapte a sus necesidades.