Seleccionar página

La menopausia es una etapa de la vida de las mujeres que coincide con el cese de la ovulación: los ovarios dejan de producir óvulos y se acaba la menstruación. Esto ocurre entre los 45 y 55 años, con una media de 50 a 52 años. Después de los 55 años se considera menopausia tardía y, antes de los 40 años, menopausia precoz o prematura La menopausia puede ser también inducida o artificial, como consecuencia de una intervención quirúrgica en la que se extirpan los ovarios, el útero o ambos.

La menopausia no es ninguna enfermedad. Es una etapa biológica que se produce en todas las mujeres, aunque cada una vive este proceso de una manera particular: para unas es un alivio al cesar la preocupación de quedar embarazada o las molestias de la regla, viviendo más plenamente su sexualidad. Otras lo viven como un signo de envejecimiento.

El que una mujer se sienta o no enferma en esta etapa depende de factores socioculturales, del entorno familiar, social y laboral, del carácter y de su actitud psicológica.

Los cambios no los presentan todas las mujeres y su intensidad varía de unas a otras. Los más importantes son: sofocaciones, sudoraciones nocturnas, dificultad para dormir y sequedad vaginal.

Cuando la mujer atraviesa la barrera de los 50 años, pueden aparecer otros problemas de salud que se atribuyen a la menopausia, como: °

  • Pérdida de masa ósea (osteoporosis).
  • Aumento de peso, con dolor osteo-articular asociado.
  • Riesgo de padecer accidentes cardiovasculares.
  • Síntomas psicológicos que se deben a otros factores, como tener que cuidar a los padres, mayores, a los nietos y a la propia familia. El deterioro de las relaciones de pareja o el mito de asociar menopausia con vejez no tiene razón de ser hoy, cuando la esperanza de vida de la mujer es de 84 años.

TRATAMIENTO CON ACUPUNTURA: La Medicina Tradicional China es una medicina fundamentalmente energética, se basa en regular la propia energía del organismo, cuyo desequilibrio, por exceso o por defecto, causa las diferentes enfermedades. El tratamiento se basa en reequilibrar la energía. Energéticamente, el riñón, de naturaleza Yin, además de producir la orina e intervenir en el metabolismo del agua, tiene otras funciones, coma dirigir la procreación.

La menopausia se inicia con un descenso de las hormonas femeninas. El Yin de riñón, asociado a los líquidos, disminuye y se produce sequedad en la pelvis, que afecta a los órganos sexuales, dando sequedad en vagina y uretra. El calor, que durante la etapa fértil se eliminaba cada mes con la sangre de la regla, en la menopausia se va acumulando y asciende hasta la cara dando sofocaciones. Las sudoraciones nocturnas se producen por el déficit de Yin de riñón. Con este déficit hay menos líquidos, pero el Yin se recupera un poco por la noche y por ello aparecen sudoraciones nocturnas.

El tratamiento consiste en tonificar el Yin de riñón con los puntos adecuados, dirigir el calor ascendente hacia abajo y tratar síntomas como ansiedad e insomnio con puntos de relajación. acompañado de varios consejos: Evitar todos los estimulantes (café, té, chocolate…), carne roja y alimentos picantes porque aumentan el calor y el Yang.