Seleccionar página

Alrededor del 15% de las parejas son infértiles después de haber estado tratando de quedar embarazada durante
un año sin éxito. La infertilidad de factor masculino se refiere a cuando un hombre tiene dificultades en
embarazar a una mujer después de haberlo intentado por lo menos por un año.
Cerca de un tercio de las veces, la infertilidad es por un problema con el hombre. Otro tercio es de causa
femenina y, a veces, no se puede encontrar una causa.
La fertilidad en el humano depende la integridad de un eje que conocemos con hipotálamo-hipófisisgónada (testículo u ovario). El hipotálamo y la hipófisis son estructuras que se encuentran en el cerebro que secretan sustancias conocidas como hormonas que
estimulan la secreción de testosterona en el testículo o estrógenos en el ovario femenino. El desarrollo normal de los testículos, que depende de la integridad de este eje, desde que estamos en formación en el vientre materno, va a influir sobre nuestra fertilidad,
esto quiere decir, que, si el eje esta íntegro, vamos a tener espermatozoides normales. Ahora, una vez que tenemos espermatozoides normales, las vías de expulsión de los espermatozoides (conductos deferentes, vesículas seminales, próstata, uretra) también deben de estar íntegras y sanas para que podamos tener un eyaculado normal y podamos alcanzar el óvulo femenino y lograr
la fecundación.

CAUSAS
De acuerdo a lo anterior, podemos dividir las causas de infertilidad masculina en tres orígenes:
1) Pre testicular o las que suceden antes del testículo, es decir, a nivel cerebral (hormonal). Son las más raras,
pero tratables.
2) Propias del testículo (anormalidades anatómicas y vasculares o a nivel celular del propio espermatozoide).
Son las más frecuentes y muchas de ellas son tratables y otras no.
3) Post testiculares o las que suceden después del testículo, es decir, el testículo es sano, pero las vías de
expulsión del semen tienen alguna alteración que no se logra tener un esperma sano.
La causa más común de infertilidad masculina es el varicocele, que no es más que la presencia de várices en el testículo. Las venas que drenan la sangre del testículo tienen unas válvulas que permiten regresar la sangre al corazón y, en el caso del varicocele, estas venas no
cumplen esta función con normalidad y hace que se estanque la sangre en el testículo.
Esto hace que aumente la temperatura del mismo y se dañe la producción de espermas. Puede ocurrir en uno (más frecuente de lado izquierdo) o en ambos testículos.
Es una enfermedad bastante frecuente en los jóvenes y la causa más frecuente de dolor testicular, motivo por el cual, la mayoría de la gente consulta.

Es importante detectarlo a tiempo porque, mientras más pase el tiempo entre que se detecta y se corrige, más difícil es recuperar la fertilidad.

Nos vemos en la siguiente publicación. Puedes dejarnos tus comentarios, dudas y preguntas en la Fan Page de la revista o en nuestra página de internet www.urologiadelsureste.com