Seleccionar página

La gastritis es la inflamación aguda o crónica de la mucosa estomacal .
Puede ser superficial, erosiva o atrófica y su forma de detección y diagnóstico es a través de una endoscopía digestiva.
Se clasifica en dos tipos :

  • Gastritis de Tipo A: localizadas en el fundus y en el cuerpo del estómago. Su mecanismo es autoinmunitario contra la célula oxíntica o parietales.
  • Gastritis de Tipo B: abarca todo el estómago, incluyendo el antro. Tiene anticuerpos contra las células G. Se asocia a la bacteria Helicobacter Pylori

Ambos tipos de gastritis suelen ser crónicas. La gastritis aguda se debe mayormente a la ingesta de tóxicos, aspirinas, alcohol, excesos de café, té, mate y stress.

Causas posibles de la gastritis

La gastritis puede ser causada por:

  • una infección bacteriana (helicobacter pylori) o viral
  • padecer anemia perniciosa, una enfermedad autoinmune donde no se puede ni absorber ni digerir la Vitamina B12
  • reflujo biliar hacia el estómago
  • sustancias agresivas e irritantes para el estómago como:
    • bebidas alcohólicas
    • café
    • tabaco
    • vómitos crónicos
    • uso de medicamentos como antiinflamatorios
    • estrés (genera exceso de secreción de ácidos gástricos)
    • temperaturas extremas en bebidas y comidas

Síntomas de gastritis

Algunas personas no presentan síntomas, pero los más comunes son:

  • mala digestión (dispepsia)
  • distención abdominal
  • ardor estomacal
  • náuseas y vómitos (algunos con sangre)
  • pérdida del apetito
  • deposiciones de color oscuro

Recomendaciones nutricionales

El tratamiento de la gastritis dependerá de su causa y debe consultarse con el médico de familia. Con respecto al tratamiento dietético, este trastorno requiere una alimentación suave y no irritante para la mucosa estomacal.
Las normas generales de la alimentación adecuada para la gastritis la engloba el régimen adecuado gástrico:

  • masticar lentamente los alimentos, evitando comer con apuro o prisa
  • fraccionar la ingesta en 5 comidas diarias
  • evitar temperaturas extremas, es decir que los alimentos y bebidas estén templados
  • utilizar métodos de cocción sencillos, evitando fritos y grasas
  • evitar bebidas estimulantes: café, té y bebidas carbonatadas
  • evitar el alcohol
  • evitar alimentos grasos
  • evitar los picantes
  • evitar frutas y verduras crudas, preferirlas cocidas

Ahora bien, puntualizaremos algunos alimentos que convienen aumentar o evitar su consumo cuando se padece gastritis:

¿Qué alimentos debemos consumir más?

Es aconsejable aumentar la ingesta de:

  • AVENA: los copos de avena cocidos, suavizan y protegen la mucosa gracias a los mucílagos que contiene.
  • ARROZ: tiene un efecto antiinflamatorio y astringente en el estómago e intestino.
  • AGUACATE: neutraliza el exceso de ácido y a su vez suaviza, protege y desinflama la mucosa estomacal.
  • CALABAZA: cuando se prepara en puré, es un alimento excelente ya que neutraliza también la acidez y protege la mucosa.
  • COL: protege y desinflama.
  • CHIRIMOYA: resulta una excelente fruta, ya que neutraliza los ácidos
  • MANZANA: asada y en compota se tolera perfectamente, contiene pectinas y taninos que desinflaman la mucosa estomacal.
  • PATATA: siempre cocidas, pero nunca fritas, resultan muy beneficiosas, ya que son neutralizantes, sedantes y calmantes.
  • TAPIOCA: suaviza y protege la mucosa, gracias a sus mucílagos, siempre cocida en caldos sin grasa
  • ZANAHORIA: resulta calmante, regula la producción de ácido y neutraliza su exceso, gracias a los betacarotenos y a su fibra. Tanto cruda como cocida es beneficiosa.

¿Qué alimentos debemos reducir o evitar?

Es aconsejable reducir o evitar la ingesta de:

  • AZÚCARES: irritan la mucosa y además favorecen la proliferación de bacterias.
  • ALCOHOL: también irrita la mucosa estomacal, provocando una reacción inflamatoria. El consumo habitual de bebidas alcohólicas provoca una inflamación continuada, a lo que llamamos gastritis crónica. La cerveza es especialmente nociva en casos de gastritis ya sea con o sin alcohol.
    BEBIDAS ESTIMULANTES: café, té y mate, resultan nocivas para la gastritis, debido al contenido de cafeína.
  • BEBIDAS CARBONATADAS: todas contienen sustancias irritantes como aditivos, azúcares, ácidos, cafeína, etc.
  • CAFÉ: todas las sustancias que constituyen el café, ya sea con cafeína o descafeinado, resultan nocivas, puesto que favorecen la secreción de ácidos.
  • CARNES: las purinas de las carnes inflaman la mucosa gástrica.
  • ESPECIAS PICANTES: inflaman la mucosa gástrica, lo cual aumenta la producción de jugos gástricos, favoreciendo la gastritis.
  • CÍTRICOS: por su acidez resultan indigestos y agresivos en caso de gastritis
  • MARISCOS: de difícil digestión, inflaman la mucosa
  • HELADOS: contienen azúcares, grasas y es frío, siendo agresivo para la mucosa gástrica.