Seleccionar página

No hay nada más placentero que poder disfrutar de los beneficios del sol. Pero ¡ojo! debes de cuidar tu piel y extremar tus precauciones si estás embarazada.

Estando embarazada es bueno tomar el sol ya que el cuerpo sintetiza la vitamina D cuando nos exponemos al él y ésta contribuye a la correcta absorción de calcio. Esta buena absorción se manifiesta fortaleciendo los huesos, en el caso de las embarazadas, tanto los de la madre como los del bebé, que todavía se están formando.

En las mujeres embarazadas, al igual que en las mujeres que toman anticonceptivos, el cuerpo produce una cantidad de melanina superior a la habitual. Esta sobre producción de melanina favorece la aparición de manchas denominadas cloasmas en la piel, especialmente en la zona de la cara.

Por ello, es especialmente importante en estas ocasiones que usemos crema solar con un filtro de +50 y que nos la apliquemos cada 2 horas. Además deberíamos evitar tomar el sol en las horas más intensas, de 12 a 16 horas aproximadamente. Si cumplimos con esta simple recomendación podremos disfrutar de los beneficios del sol sin correr ningún riesgo. Así que ya lo sabes, ahora ¡a ponerlo en práctica!