Seleccionar página

Una prueba de gonadotropina coriónica humana (GCH) o prueba de embarazo, mide el nivel específico de la GCH en la sangre, una hormona producida en el cuerpo durante el embarazo.

Otros exámenes para GCH abarcan:

  • Prueba de GCH en orina
  • Prueba de GCH cualitativa en sangre

Forma en que se realiza el examen

Se necesita una muestra de sangre. Esta casi siempre se toma de una vena. El procedimiento se llama venopunción.

Razones por las que se realiza el examen

La GCH aparece en la sangre y en la orina de mujeres embarazadas incluso ya a los 10 días después de la concepción. La medición cuantitativa de esta hormona ayuda a determinar la edad exacta del feto y también pueden diagnosticar embarazos anormales, como los embarazos ectópicos, los embarazos molares y abortos espontáneos potenciales. También se utiliza como parte de una prueba de detección para el síndrome de Down.

Este examen también se hace para diagnosticar afecciones anormales sin relación con el embarazo que pueden elevar el nivel de GCH.

Resultados normales

El nivel de GCH se eleva rápidamente durante el primer trimestre del embarazo y luego desciende ligeramente.

Significado de los resultados anormales

El nivel superior a lo normal puede indicar:

  • Embarazo normal
  • Más de un feto, por ejemplo, gemelos o trillizos
  • Coriocarcinoma uterino
  • Mola hidatiforme uterina
  • Cáncer ovárico
  • Cáncer testicular (en los hombres)

Los niveles inferiores a lo normal pueden indicar:

  • Mortinato
  • Aborto incompleto
  • Amenaza de aborto espontáneo (aborto natural)
  • Embarazo ectópico

Riesgos

Los riesgos de la extracción de sangre son leves, pero pueden ser:

  • Sangrado excesivo
  • Desmayo o sensación de mareo
  • Acumulación de sangre debajo de la piel (hematoma)
  • Infección (un riesgo leve cada vez que se presenta ruptura de la piel)