Seleccionar página

Etimológicamente hablando, el término ANDROPAUSIA significa el cese de las funciones masculinas, por lo tanto, es un término mal utilizado estrictamente hablando, sin embargo, todos entendemos a que se refiere, por tanto, lo voy a emplear indistintamente en este artículo. Desde el punto de vista médico, la andropausia se define como el proceso por el cual las capacidades sexuales del hombre disminuyen con la edad, al igual que otras funciones orgánicas, resultado de los bajos niveles de testosterona en el organismo, o bien por el mal funcionamiento de los receptores de testosterona.
No es un proceso tan drástico como en la mujer; es más lento y progresivo y conforme pasan los años, tiende a producirse un descenso en la producción de testosterona, hormona masculina, que provoca cambios
importantes en los hombres. Puede empezar tan temprano como a los 50 años en algunos hombres, pero lo más frecuente es que las manifestaciones clínicas se empiecen a presentar a partir de los 60-65 años.
MANIFESTACIONES CLÍNICAS
Tenemos algunas manifestaciones clínicas en común con la mujer; las principales son: bochornos, cambios en el estado de ánimo (irritabilidad, depresión), disminución de la libido, disfunción eréctil, aumento de peso, pérdida de masa muscular, disminución del volumen y fuerza de la eyaculación entre otros. Lo que más nos preocupa como hombres, y el principal motivo de la consulta con el urólogo, son las manifestaciones con relación a la calidad de vida sexual, sin embargo, tenemos otros datos clínicos que tenemos que tomar en cuenta para poder llegar al diagnóstico.
DIAGNÓSTICO
Hoy en día el diagnóstico de la ANDROPAUSIA o SÍNDROME DE DEFICIENCIA DE TESTOSTERONA
EN EL ADULTO MAYOR, lo hacemos mediante estudios clínicos (CUESTIONARIOS) y de laboratorio (MEDICIÓN DE TESTOSTERONA EN SANGRE). No podemos hacer diagnósticos integrales solo con uno
u otro. Van de la mano ambas valoraciones para poder tener la seguridad de brindar el mejor tratamiento posible.
TRATAMIENTO
En el caso del tratamiento, al igual que en la mujer, el REEMPLAZO HORMONAL con testosterona es la piedra angular. Una vez establecida la presencia de síntomas y asociado con niveles bajos de testosterona, se deben descartar la presencia de contraindicaciones para la aplicación del reemplazo hormonal dentro de las que se incluyen: cáncer de próstata, cáncer de mama (absolutas), policitemia significativa, apnea de sueño, insuficiencia cardiaca severa y síntomas urinarios obstructivos asociados a hiperplasia prostática obstructiva (relativas).
Bien indicado, una terapia de reemplazo hormonal no tiene por qué darnos miedo, al contrario, nuestra calidad de vida seguramente irá para arriba y nos sentiremos mejor en todos los aspectos.
Pregúntale a tu urólogo de confianza sobre esta condición y lo más importante, acude con él para hacer una evaluación clínica antes de iniciar cualquier tratamiento.

Dr. José A. Aguilar Moreno
CIRUJANO URÓLOGO CERTIFICADO POR CONAMEU
Ced. Esp: 6323674 UNAM
www.urologiadelsureste.com
Tels: (999) 196.07.36 y (999) 943.61.33