Seleccionar página

La pérdida súbita de la audición neurosensorial, comúnmente conocida como sordera súbita, se produce como una pérdida rápida e inexplicable de la audición. Por lo general ocurre en un solo oído, ya sea de pronto o poco a poco durante varios días. La sordera súbita es una emergencia médica. Cualquier persona que tiene una pérdida súbita de la audición debe ir de inmediato al médico, ya que la posibilidad de recuperación es mayor si la pérdida de audición se trata a tiempo. A veces, las personas con sordera súbita no consultan al médico enseguida porque piensan que su pérdida de audición se debe a alergias, sinusitis, cera que está tapando el conducto auditivo, u otras causas comunes. Sin embargo, retrasar el diagnóstico y tratamiento de la sordera súbita puede disminuir la eficacia del tratamiento.

Nueve de cada 10 personas con sordera súbita pierden la audición en un solo oído. La sordera súbita se diagnostica con una prueba de audición. Los decibeles son una medida del sonido (fuerte o débil) y la frecuencia es una medida del tono (agudo o bajo). Si la prueba muestra una pérdida de al menos 30 decibeles en tres frecuencias conectadas, la pérdida de audición se diagnostica como sordera súbita. Por ejemplo, una pérdida de audición de 30 decibeles haría que una conversación normal se escuche como si fuera un susurro.

Muchas personas notan que tienen sordera súbita cuando se despiertan por la mañana. Otras personas la notan como al hacer una llamada telefónica. En cambio, algunos notan un fuerte sonido explosivo como “pop”, justo antes de que desaparezca su audición. Las personas con sordera súbita a menudo se sienten mareadas, tienen un timbre o silbido en el oído (tinnitus), o tienen ambos síntomas.

Aproximadamente la mitad de las personas con sordera súbita podrá recuperar su audición parcial o completamente de forma espontánea. Por lo general, esto ocurre dentro de una o dos semanas. El 85 por ciento de los que reciben tratamiento de un otorrinolaringólogo recuperarán parte de su audición. El otorrino, como también se conoce, es un médico que se especializa en trastornos del oído, nariz, garganta y cuello (ear, nose, throat, and neck doctor, ENT).

Los expertos calculan que la sordera súbita afecta a una de cada 5,000 personas cada año, y por lo general, son adultos de 40 a 59 años. Es posible que el número real de casos nuevos de sordera súbita sea mucho mayor cada año, ya que muchos casos no se diagnostican. Muchas personas se recuperan rápidamente y nunca buscan ayuda médica.

¿Qué causa la sordera súbita?

La causa de la sordera súbita es difícil de identificar. Sólo en un 10 al 15 por ciento de las personas diagnosticadas con sordera súbita se puede identificar una causa. Las causas más comunes son:

  • las enfermedades infecciosas,
  • trauma, como una lesión en la cabeza,
  • las enfermedades autoinmunitarias, como el síndrome de Cogan,
  • los medicamentos ototóxicos (medicamentos que dañan las células sensoriales del oído interno),
  • problemas de circulación de la sangre,
  • un tumor en el nervio que conecta el oído al cerebro,
  • enfermedades y trastornos neurológicos, como la esclerosis múltiple y
  • los trastornos del oído interno, como la enfermedad de Ménière.

Fuente: www.nidcd.nih.gov

A %d blogueros les gusta esto: